logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer entra a restaurante y le pide al dueño que cuide a su hijo: ella no aparece durante años - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una extraña dejó a su bebé en los brazos del dueño de un restaurante y nunca regresó. El hombre asumió que nunca averiguaría por qué la madre había dejado a su hijo. Pero un día, descubrió la sorprendente razón.

Publicidad

Camilo era adinerado, encantador, muy generoso y súper amable, las cualidades de las que cualquier mujer se enamoraría. Además, era dueño de uno de los restaurantes más exquisitos del estado y su negocio iba bastante bien.

Pero él no tenía a nadie en su vida. Sin pareja, sin familia, a nadie. Tal vez por eso era un adicto al trabajo y amaba su labor más que cualquier otra cosa.

Mesas en un restaurante. | Foto: Unsplash

Mesas en un restaurante. | Foto: Unsplash

Publicidad

Una mañana, Camilo estaba sentado en su restaurante sorbiendo cómodamente su café cuando notó que entraba una mujer. La dama atrajo su atención porque no era como los demás clientes.

Parecía cansada, exhausta y, sobre todo, asustada y aterrorizada. Ella miraba a su alrededor mientras acunaba a su bebé cerca de ella. Luego se dirigió a una camarera.

El hombre la vio decirle algo a la mesera. Tenía lágrimas en los ojos y las manos entrelazadas como si estuviera haciendo una petición. Decidió acercarse a las mujeres, curioso por lo que estaba pasando.

Lee más: Hombre ve a una joven embarazada que sale corriendo del supermercado llorando - Historia del día

Publicidad

Mientras se acercaba, escuchó a la madre decir: “¡Por favor, se lo ruego! Mi madre está enferma... necesito verla. ¿Pueden cuidar a mi bebé? Regresaré en una hora”.

“Bueno, señora”, dijo la mesera. “No podemos...”.En ese momento, Camilo la interrumpió. "¡Claro que podemos!", dijo, tomando al bebé en sus brazos. “Su hija es encantadora. ¿Cuántos años tiene?”, preguntó él, sonriendo.

“Hijo”, susurró ella. “Su nombre es Arturo. Es mi hijo... tiene tres meses. “¿En serio? ¡¿Pueden cuidarlo?!”, preguntó ella, mirándolo a los ojos.

“Por supuesto, señora”, dijo el dueño. “Volverá en una hora, ¿verdad?”.

Publicidad
Una mujer cargando a un bebé. | Foto: Pexels

Una mujer cargando a un bebé. | Foto: Pexels

“Sí, sí... ¡Y gracias!”, respondió ella y luego salió corriendo del restaurante sin mirar a Camilo o a su hijo a los ojos.

Publicidad

El hombre la vio irse y luego volvió a mirar al niño en sus brazos, con una brillante sonrisa en su rostro.

Pasó una hora y no hubo señales de la madre del bebé. El pequeño estaba llorando y no importaba lo que hiciera el hombre, no dejaba de llorar.

Finalmente, tuvo que buscar la ayuda de una camarera que lo ayudó a cambiar los pañales de Arturo. Camilo decidió esperar un poco más a la madre, pensando que podría estar atrapada en el tráfico.

Poco a poco, la tarde se convirtió en noche. El restaurante cerró y la mujer aún no había aparecido. En ese momento, el dueño del restaurante supo lo que tenía que hacer.

Publicidad

Inmediatamente acudió a la policía y presentó una denuncia contra la madre. Los oficiales le sugirieron que entregara al bebé a las autoridades, pero él no quería separarse de Arturo.

Las manitas del pequeño agarraban el cuello de su camisa mientras dormía profundamente en sus brazos. Parecía que el niño necesitaba que él estuviera presente mientras su madre no lo estaba.

Como resultado, Camilo solicitó a la policía que le permitiera quedarse con Arturo hasta que regresara su mamá.

Una persona sosteniendo la mano de un bebé. | Foto: Pexels

Una persona sosteniendo la mano de un bebé. | Foto: Pexels

Publicidad

Los policías presentaron la identificación del hombre y algunos otros documentos. Después de hacer algunos trámites, le permitieron llevar a Arturo a casa con él.

Regresó a su vivienda y acostó al niño en su sofá, rodeándolo con almohadas para evitar que se cayera. Se sentó a su lado, sus ojos no querían dejar al pequeño por un momento, y luego notó algo. El bebé se parecía un poco a él cuando era un bebito.

Camilo descartó su pensamiento. Sintió que estaba cavilando demasiado, pero algo en su corazón le decía lo contrario. Empezó a pensar en su pasado, en la posibilidad de que el niño realmente estuviera relacionado con él.

Publicidad

A la mañana siguiente llamó al detective a cargo del caso de Arturo para averiguar si había noticias sobre la madre del niño, pero se sabía nada. Esto continuó durante días, semanas y meses. No encontraban a la madre del bebé por ninguna parte.

Por otro lado, Camilo había decidido adoptar al niño. Cuando la policía anunció que cerrarían el caso porque no pudieron encontrar a la madre, él lo adoptó y se convirtió en su padre.

Tres años después, hizo lo impensable. El hombre eventualmente se persuadió a sí mismo para hacerse una prueba de ADN con Arturo. No podía evitar la sensación de que había una posible conexión entre ellos.

Publicidad

No importaba cuánto intentara suprimirla, no podía vencerla, especialmente cuando veía cuánto se parecía Arturo a él a medida que crecía.

Un hombre recostado en una cama con un bebé. | Foto: Pexels

Un hombre recostado en una cama con un bebé. | Foto: Pexels

Publicidad

Los resultados de la prueba de ADN llegaron una semana después, y las palabras “25% de coincidencia” hicieron sentir mareado a Camilo. Casi dejó caer los resultados de la prueba de sus manos y miró a Arturo riéndose en el sofá detrás de él.

“¿Cómo es esto posible?”, dijo con incredulidad. Y de repente le vino algo a la mente. Camilo se dio cuenta de que la madre de Arturo podría ser su hija, Camila.

Él se había casado cuando era demasiado joven y descubrió que su esposa Samanta estaba esperando una niña. Camilo planeaba obtener su maestría mientras trabajaba en un restaurante para mantener a su familia ese año.

Después del nacimiento de la niña, él trató de ser un padre responsable para ella, pero nada de lo que hacía era suficiente para Samanta.

Publicidad

Además, nunca sintió una conexión con Camila, principalmente porque ella no se parecía en nada a él a medida que crecía. Incluso llegó a pensar que no era su hija, y eso provocó peleas entre él y su esposa.

Cansado de sus constantes discusiones, él las abandonó a ambas y huyó a otra ciudad. Camila solo tenía cuatro años entonces. ¿Era Arturo hijo de Camila? ¿Ella lo dejó en su restaurante a propósito?

Ahora tenía muchas preguntas en la cabeza. Pero primero tenía que encontrar a la madre del niño, aunque eso parecía imposible. Incluso los policías no pudieron hacerlo. ¿Cómo lo lograría?

Una pareja con un bebé en la orilla de una playa. | Foto: Pexels

Una pareja con un bebé en la orilla de una playa. | Foto: Pexels

Publicidad

Tres meses después…

Camilo iba de camino a casa un día después de comprar ropa nueva para Arturo cuando vio a una mujer sin hogar en una esquina. Se acercó a ella para ofrecerle dinero, pero dejó caer las bolsas de la compra de sus manos cuando vio su rostro.

Era ella, la madre de Arturo, o como lo vería Camilo, la hija que había abandonado años atrás. “¿Camila? ¿Eres tú?”, preguntó atónito.

La mujer miró hacia arriba y un estallido de ira se apoderó de ella.

Lee también: Hombre abandona a su novia embarazada en el día de su boda porque el karma hace su trabajo - Historia del día

Publicidad

“¡Vete! ¡No te acerques a mí!”, gritó mientras se ponía de pie, alejándose del hombre y del niño. “Yo, no puedo amarlo. Soy una madre terrible. ¡Y todo es por tu culpa! ¡TÚ me abandonaste!”.

“¡Mamá murió! ¡Mi novio me abandonó! Todos me dejaron sola. ¡Estaba tan deprimida que no podía amar a mi hijo! ¡Te odio!”.

El hombre palideció ante la reacción de Camila. No podía creer que ella hubiera pasado por tanto. Se arrodilló frente a ella y se disculpó.

“Lo siento, Camila. Mira, no puedo arreglar lo que pasó en el pasado, pero puedo ayudarte a ti y a Arturo. ¿Qué tal si vienes conmigo? No te estoy obligando, pero...”.

Publicidad
Una mujer sin hogar sentada en el suelo recostada de un muro. | Foto: Unsplash

Una mujer sin hogar sentada en el suelo recostada de un muro. | Foto: Unsplash

“¿Por qué no hiciste eso hace años?”. De repente empezó a llorar. “¿Por qué todos me abandonaron? No fue mi culpa en absoluto. No hice nada malo. ¡Por el amor de Dios, soy tu hija!”. Se agachó y hundió la cara entre sus manos.

Publicidad

Camilo se acercó a ella suavemente y le acarició el cabello. Estaba claramente destruida y necesitaba ayuda. El hombre sabía que, hasta cierto punto, él era el responsable.

“Camila. Lo entiendo, me equivoqué. No debería haberte dejado. Lo siento. Puedes castigarme por eso. ¡Haré lo que digas! Pero Arturo realmente te necesita. Solo míralo”.

Ella levantó la cabeza lentamente y miró a su hijo, que intentaba abrazarla. Se sintió aliviada y un poco más tranquila cuando lo abrazó, pero sus lágrimas no se detuvieron.

El hombre finalmente la convenció y la llevó a casa. Consultó a un médico en busca de ayuda y Camila tuvo que someterse a un tratamiento.

Publicidad

Mientras tanto, Camilo se sintió aliviado de recuperar a su hija y sabe que nunca más la abandonará. Pero siempre se arrepentiría de haberla dejado y de no haber estado al tanto de ella ni una sola vez en todos esos años.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No puedes evitar el karma. Años después de que Camilo abandonara a su hija, el destino lo volvió a acercar a ella y le hizo darse cuenta de su error.

Todos pagan por sus errores tarde o temprano. Camilo, en cierto modo, contribuyó a la angustia por la que pasó Camila, y él se dio cuenta de ello.

Tus decisiones también afectan a tus hijos. Camila se sintió traicionada porque su padre la había dejado cuando era una niña. Eso la atormentó durante años y, a medida que las cosas se volvían más desafiantes para ella, solo aumentó su angustia.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Mi esposa acarició a un recién nacido, pero no tenía idea de que era nuestro hijo - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Tras muerte de exesposo, anciana halla carta de despedida que él escribió tras 63 años de matrimonio - Historia del día

30 de marzo de 2022

Mujer adopta a niña pobre cuya madre murió al dar a luz y nota que es idéntica a ella - Historia del día

30 de marzo de 2022

Chica queda confundida cuando anciana llega a su casa y dice que es dueña del lugar - Historia del día

31 de marzo de 2022

Joven madre le pide a sus vecinos que cuiden a su hija unas horas y desaparece por años - Historia del día

29 de abril de 2022