Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer que sufrió abortos se despierta a diario con la risa de niños en su patio: sale y no ve a nadie - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

La mujer había sufrido un aborto espontáneo y pensaba que estaba alucinando por su pérdida. Pero después de escuchar el sonido de risitas varios días seguidos en su patio trasero, descubrió algo impactante.

Publicidad

Melanie y Daniel Bermúdez habían estado intentando tener un hijo durante años, pero desafortunadamente, cada vez que las buenas noticias tocaban a su puerta, las malas llegaban poco después.

Ella había tenido varios abortos espontáneos a lo largo de los años y, en un momento, su esposo había perdido la fe en que alguna vez podrían tener hijos.

Un hombre abrazando a su esposa embarazada. | Foto: Pexels

Publicidad

Como resultado, Daniel trató de persuadir a Melanie para que considerara la adopción, pero la respuesta de su esposa fue un rotundo no.

Ella le dijo que deseaba experimentar la alegría de ser madre y la calidez y el amor de una nueva vida creciendo dentro de ella. La mujer insistió en que esperaría a que eso sucediera y que daría a luz algún día.

Por otra parte, ella era una persona supersticiosa y razonó que su casa les traía mala suerte. Pensaba que por eso habían concebido muchas veces, pero no habían logrado tener hijos.

Lee más: Cada día, anciana ve a trillizas solas y descalzas pescando en un estanque y las sigue - Historia del día

Publicidad

Entonces, un día, le sugirió a Daniel que se mudaran a una nueva casa y tuvieran un nuevo comienzo.

El hombre tenía dudas al respecto y alegó que estaba demasiado ocupado con el trabajo y que no creía en cosas como la mala suerte. Pero Melanie lo convenció y comenzaron a buscar nuevas casas.

Afortunadamente, no mucho después, se encontraron con una hermosa vivienda blanca en un vecindario cerca de la oficina de Daniel.

Esta tenía un hermoso jardín y unos lindos columpios de madera en el patio trasero. Melanie se enamoró de la casa, y ella y su esposo finalmente la compraron.

Publicidad

Una mujer sonriente con una prueba de embarazo en su mano. | Foto: Pexels

Un día, la mujer estaba ayudando a Daniel a empacar sus cosas viejas antes de mudarse a la nueva casa cuando de repente sintió náuseas. Dudaba que pudiera estar embarazada y tenía un kit de prueba de embarazo en casa, así que se hizo la prueba para estar segura.

Publicidad

Cuando mostró dos líneas, Melanie no podía creer lo que veía. Corrió hacia su esposo y lo abrazó.

“¡DANIEL, ESTOY EMBARAZADA!”, gritó a todo pulmón llena de emoción.

“¿Qué?”. Ella le mostró el kit de prueba y el hombre comenzó a llorar. “¡Dios mío! Esto es muy difícil de creer. ¡Espero que todo salga bien esta vez!”.

“¡Así será!”, le aseguró Melanie. “Nos estamos mudando a una nueva casa, y la energía positiva de un nuevo comienzo ya ha comenzado a dar sus frutos. Sigamos así, ¿de acuerdo?”.

Daniel la abrazó de nuevo y la besó en la frente. Más tarde ese día, fueron al ginecólogo de Melanie para un chequeo regular.

Publicidad

El Dr. Sánchez confirmó que estaba embarazada, pero la noticia más tranquilizadora para la pareja fue que tanto el bebé como la madre estaban bien y los informes eran normales.

¡Melanie y Daniel estaban muy felices! Mientras buscaban nuevos muebles para su nuevo hogar, decidieron remodelar una de las habitaciones para su bebé por nacer.

Una mujer embarazada decorando una habitación para su bebé. | Foto: Pexels

Publicidad

La futura madre comenzó a comprar todo tipo de cosas que quería para su hijo. Habían vendido su vivienda anterior y se estaban quedando con los padres de Daniel en ese momento.

Los futuros abuelos estaban igualmente entusiasmados con la llegada de un bebé y todos esperaban que las cosas salieran bien.

Pero desafortunadamente, cuando Melanie tenía 19 semanas de embarazo, un día experimentó un dolor agudo en el abdomen. Al principio, lo descartó como un dolor regular y tomó un analgésico.

Lee también: Mujer desesperada adopta a un niño que resulta ser el hijo que perdió hace 10 años - Historia del día

Publicidad

Pero la medicina no mostró ningún efecto. El dolor empeoró y, cuando los padres de Daniel la llevaron al hospital, descubrieron que había tenido un aborto espontáneo nuevamente, por cuarta vez.

Esta vez su estado empeoró y fue admitida en cuidados intensivos. Cuando su esposo llegó del trabajo al hospital, Melanie estaba en su sala después de la cirugía, inconsciente.

Lo peor era que la habitación del bebé, que habían estado planeando durante meses, estaba casi terminada, pero ningún niño regresaría a casa con ellos.

Una mujer afligida sentada en el suelo en una habitación oscura. | Foto: Pexels

Publicidad

Después de recibir el alta del hospital, la mujer le dijo a su esposo que quería que vivieran solos en su nuevo hogar y que no quería ver ni visitar a nadie, incluidos los padres de Daniel.

El hombre estuvo de acuerdo con todo lo que Melanie le pidió. Cuando se mudaron, lo primero que hizo ella fue ir a la habitación donde se había imaginado cantándole canciones de cuna a su bebé.

No podía dejar de llorar mientras miraba alrededor de la habitación. Ella había pensado que tendría una niña e incluso había elegido un nombre para ella: Mariana. Pero la bebé ya no estaba y no podía hacer nada para traerla de vuelta.

Melanie no podía dejar de llorar esa noche mientras yacía en el suelo de la habitación de su bebé junto a la cuna que ella y Daniel habían comprado.

Publicidad

La mujer se despertó sobresaltada temprano en la mañana por el sonido de unas risitas. Sonaba como si varios niños estuviesen riendo y jugando en los columpios en el patio trasero.

La mujer corrió al lugar, esperando ver qué hacían niños allí tan temprano en la mañana, pero no vio a nadie. El patio estaba completamente vacío, y los columpios se balanceaban con la brisa.

Un columpio en un patio. | Foto: Unsplash

Publicidad

Melanie volvió adentro, sollozando desconsoladamente. Creía que estaba alucinando por la pérdida de su bebé. Pero luego escuchó el sonido nuevamente al día siguiente, temprano en la mañana. Y luego de nuevo al otro día, a la misma hora.

Esta vez, Melanie decidió despertar a su esposo para asegurarse de que las risas no fuesen producto de su imaginación. “¡Daniel!”, dijo ella. “¡Levántate! Escuchas ese sonido, ¿no?”.

“¿Qué?”, ​​preguntó medio dormido. “¿Qué es ese ruido? Cierra la ventana, quiero dormir”.

“También escuchas eso, ¿no? ¿Las voces de alguien riéndose?”.

Publicidad

“Mmm, sí”, se quejó. “Por eso te pido que cierres la ventana. Muero de sueño”.

“¡Entonces es real! Los sonidos...”, pensó Melanie. “¡No, no puedes dormirte! ¡Levántate!”, le dijo la mujer a su esposo que se estaba quedando dormido de nuevo.

“Este sonido me ha estado molestando durante días y creo que proviene de nuestro patio trasero. ¡Es como si unos niños estuvieran usando los columpios! Escucha con atención”.

“¿Qué? Tengo mucho sueño”, se quejó Daniel y se cubrió los oídos con una almohada, pero Melanie insistió. “¡Daniel! ¡Por favor!”.

Un hombre abrazando una almohada mientras duerme. | Foto: Pexels

Publicidad

“¡Puf! ¡Está bien!”. Se sentó en la cama, medio despierto, frotándose los ojos. Y mientras se concentraba en las voces, se dio cuenta de que Melanie tenía razón. “¡Vaya! ¡Tienes razón! ¿Pero quiénes podrían ser?".

Daniel bajó corriendo las escaleras hacia el patio trasero y ella lo siguió. El hombre abrió ligeramente la puerta trasera y casi se desplomó en el suelo después de lo que vio.

“¡Dios! ¡Hay alguien ahí! ¡No hagas ruido!”, le susurró a Melanie, que venía corriendo detrás de él. “¡Los veo en los columpios! ¡Hay una niña y un niño!”.

“¿Qué?”, dijo la mujer. Ella no podía creer lo que veía cuando se asomó por la puerta entreabierta. “¡Dios mío! ¡No estaba alucinando!”.

Publicidad

De repente, Daniel abrió la puerta. “¿Quiénes son ustedes?”, preguntó con voz enojada. “¿Qué están haciendo en mi patio trasero?”. Los niños se asustaron y saltaron del columpio.

“¡Daniel, ¿qué te pasa? ¡Deja de asustarlos!”, dijo Melanie mirando fijamente a su esposo. “Niños, no les vamos a hacer nada malo. No se preocupen. Solo queremos saber qué están haciendo aquí a esta hora”, les dijo ella suavemente a los pequeños.

Los niños se miraron entre sí, entonces el niño habló. “¿Promete que no nos denunciará a la policía?”.

“¿Policía?”, preguntó Melanie. “Bueno, no, no le diremos a la policía, supongo”, dijo ella, mirando a Daniel. “Pero sean honestos con nosotros. ¿Vienen aquí todos los días? He escuchado sus risas varias veces”.

Publicidad

Un niño y una niña jugando sobre el pasto. | Foto: Unsplash

“Lo siento”, dijo el chico. “Soy Lucas, y esta es mi hermana, Eva. Soy el mayor de los dos. Tengo ocho años y ella cinco. Solíamos vivir en esta casa, pero nos enviaron a un orfanato después de que nuestros padres murieran”.

Publicidad

“Los extraño mucho, y nuestras habitaciones también, así que decidimos venir aquí. Nosotros...”, dijo el niño haciendo una pausa. “Nos escapamos del orfanato todas las noches cuando las enfermeras duermen para venir aquí, y regresamos antes de que se despierten”.

“Pero chicos”, dijo Daniel. “Eso no está bien. ¿Qué tal si…?”. Quería decirle a Melanie que podían adoptar a los niños, pero sabía que ella no estaría preparada para eso.

Así que todo lo que dijo fue: “Pueden venir aquí y jugar cuando quieran, ¿de acuerdo? ¿Verdad, Melanie? Después de todo, alguna vez fue su hogar y extrañan a sus padres”.

“Qué, eh, está bien, como quieras”, dijo ella.

Publicidad

De repente, Eva se acercó a ambos y tomó sus manos entre las suyas. “¡Gracias por ayudarnos a Lucas y a mí! Mamá y papá eran como ustedes. Nunca nos impedían jugar aquí”.

Los ojos de Melanie se llenaron de lágrimas cuando vio a los niños irse ese día. Quería acogerlos, pero su corazón aún no estaba preparado para ello. Entonces, cada vez que los pequeños venían a jugar, ella se sentaba en silencio en su patio trasero y los observaba.

Una mujer afligida recostada de una pared de madera. | Foto: Pexels

Publicidad

Unas semanas después, ella se había encariñado con los chicos y había comenzado a unirse a ellos en sus juegos. Un día, Daniel la vio feliz y jugando con los niños, y le propuso adoptarlos.

Ella inmediatamente estuvo de acuerdo. Él no podía creer que Melanie finalmente aceptara adoptar. Se alegraba de que ella finalmente hubiera superado el dolor.

El proceso de adopción comenzó una semana después, pero tomó mucho tiempo. Un día, cuando estaban en medio de la verificación de documentos, Melanie se desmayó en la oficina. Daniel la llevó al hospital de inmediato y descubrieron que estaba embarazada de nuevo.

Meses después se reveló que esta vez esperaban mellizos. Todo era abrumador para los esposos y nuevamente temían lo peor. Pero de alguna manera, tener a Lucas y a Eva a su alrededor les daba esperanza y positivismo.

Publicidad

“Tienes que tener fe en el plan de Dios, Melanie”, le dijo Daniel una noche. “No te preocupes, todo estará bien”. Y, afortunadamente, eso fue lo que pasó.

La pareja finalmente fue bendecida con dos hijas gemelas al final de los nueve meses. Lucas y Eva estaban muy emocionados al ver que ahora eran hermanos mayores. Melanie besó a las bebés y no pudo dejar de llorar cuando se las entregaron.

Más tarde, cuando las bebés llegaron a casa después del alta del hospital, Daniel agregó dos columpios más en su patio trasero para sus dos hijas, Mariana y Cindy.

Una mujer sentada sobre el pasto abrazando a dos niñas. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Ten fe en el plan de Dios. Melanie y Daniel se asustaron cuando descubrieron que estaban un bebé por quinta vez, pero confiaron en el plan de Dios y todo salió bien.

No pierdas la esperanza en tiempos difíciles. Melanie y Daniel habían perdido la esperanza de convertirse padres, pero Dios los bendijo con no uno, ni dos, sino con cuatro hijos. Hay algo bueno en todo lo que sucede. Los esposos conocieron a Lucas y a Eva porque estaban destinados a convertirse en sus padres.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad

Lee más: Mujer adopta a niño huérfano: pocos años después, millonario toca su puerta y dice ser el padre - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.