Getty Images
Fuente: Getty Images

Mariska Hargitay ya había pasado dos días con su hijo adoptivo cuando se lo pidieron de vuelta

Guadalupe Campos
12 may 2022
16:00
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

La experiencia de Mariska Hargitay con la maternidad no ha sido fácil. Su primer hijo nació cuando ella ya había pasado sus 40, y sus dos últimos llegaron a su vida a través de la adopción.

Publicidad

Mariska Magdolna Hargitay llegó al mundo en Santa Mónica, California, el 23 de enero de 1964. Fue la menor de tres hijos, y estudió teatro en la UCLA. Su primera película fue "Ghoulies", de 1984.

La actriz es conocida por sus papeles en programas como "ER" y "Law & Order: Special Victims Unit (SVU)", donde interpreta el papel de la detective Olivia Benson.

Mickey y Mariska Hargitay en los American Women in Radio and Television Gracie Allen Awards, 2004, Nueva York. | Foto: Getty Images

Publicidad

COMPLICACIONES DE PARTO

Mariska tenía 42 años cuando dio a luz a su primer hijo con Peter Hermann, el 28 de junio de 2006. August Miklos Friedrich pesaba más de 4,7 kilos cuando nació.

La actriz sufrió diabetes gestacional, lo que llevó al alto peso de August al nacer, y Mariska debió someterse a una cesárea de urgencia. A pesar de que el parto tuvo sus dificultades, su hijo estaba sano, y la actriz expresó:

"Nadie deseaba estar embarazada más que yo".

LA DECISIÓN DE ADOPTAR

Cuando Mariska era una niña, perdió a su madre, Jayne Mansfield, a causa de un accidente automovilístico. Ella y sus hermanos, Zoltan y Mickey Jr., fueron criados por su padre, Mickey Hargitay, y su madrastra, Ellen Siano Hargitay.

Publicidad
Publicidad

En una entrevista para People de junio de 2019 Mariska dijo que después de haber crecido con una madrastra y medio hermanos, entendió que las familias se podían construir de manera diferente. Aprendió que tener una familia no se trataba solo de biología, y de ahí vino la decisión de adoptar.

Hablando con el medio Good Housekeeping en 2012, la estrella de "Law & Order: SVU" contó que su hijo quería hermanos, y ella y Peter también deseaban una gran familia. Ambos esposos habían crecido en familias numerosas.

La pareja también sentía que tenían mucho amor para dar. Mariska estaba dispuesta a quedar embarazada y tener gemelos. Pero sabía que terminarían adoptando en algún momento.

Publicidad

PRIMERA ADOPCIÓN

La actriz siempre había querido tener una hija, y ella y su marido estaban emocionados cuando se enteraron de que una joven estaba teniendo una. Tras el proceso de selección, se acordó un encuentro.

Lee también: La madrastra de Mariska Hargitay la "acogió" y "abrazó" tras perder a su mamá biológica a los 3 años

Esta era la tercera vez que la actriz televisiva y su esposo trataban de adoptar y no querían hacerse ilusiones. Sin embargo, la estrella estaba encantada cuando conoció a la futura madre.

Publicidad

La opción de adopción cerrada, que implica que la madre biológica no tendría acceso a su hija en el futuro, protegía a Mariska, por ser una persona pública. Ella era, además, la única postulante para adoptar a esa bebé.

Mariska y la mujer hablaron durante un mes con la estrella, asegurándose de que quería entregar a la niña. La actriz se conectó con un vínculo maternal por la chica, y a su vez la joven mamá sintió que la estrella sería la madre de su hija.

PERDER A LA NIÑA

Mariska estaba en el set de "SVU" cuando recibió una llamada de la madre biológica diciéndole: "¡Vente, es hora!". La actriz pudo tener en brazos a la recién nacida en el hospital, y eligieron su nombre.

Publicidad

Sin embargo, esto también terminaría en una frustración: cuando llevaba dos días con la niña, la madre biológica cambió de parecer, y pidió que le devolvieran a la bebé. La actriz describió así el momento:

"Fue nada menos que devastador".

La famosa aprendió que la adopción no era para los débiles de corazón. Sin embargo, este no sería el fin de su incursión en la adopción.

Publicidad

ADOPCIÓN DE AMAYA

Peter y Mariska, a través de sus representantes, encontraron a otra mujer que esperaba un bebé. Fue poco después de la adopción fallida. Todo parecía perfecto y hasta demasiado bueno para ser verdad.

Lee también: Mariska Hargitay adoptó a niños de distintas razas, uno de los cuales "cayó del cielo" tras un proceso doloroso

La pareja deseaba una niña, pero estaban dispuestos a adoptar al bebé, que era varón, hijo de una madre biológica afroamericana. Entonces descubrieron que había habido un error, y que la mujer en realidad esperaba una niña.

Publicidad

A la madre biológica no le molestaba que su hijo fuera criado por padres blancos, y la raza no era un problema para Mariska y Peter. La pareja nombró a la niña Amaya y la actriz estuvo presente durante el parto.

LLEGADA DE ANDREW

Después de dar la bienvenida a Amaya a la familia, Peter y Mariska estaban felices. Planeaban volver a aplicar para otra adopción en un año y medio. Por ese entonces, la estrella recibió la impactante noticia de que un amigo íntimo suyo, Andrew, había fallecido.

El abogado llamó para ver a Amaya esa misma semana e informó a la pareja que otro bebé, dos meses prematuro, estaba disponible para adopción. El abogado sabía que habían terminado de adoptar por el momento, pero aún así preguntó si estaban interesados.

Publicidad
Publicidad

Peter y su esposa decidieron ir a por ello, y en dos días se convirtieron en papás de un bebé varón. Para honrar a su amigo fallecido recientemente, la actriz nombró al niño en su honor.

LECCIONES APRENDIDAS DE SU FAMILIA

En marzo de 2018, Mariska habló con People sobre su familia. Con lágrimas brotando de sus ojos, la estrella afirmó que lo que la hacía una mejor madre eran sus tres hermosos hijos.

Dijo que su hogar le enseñó a escuchar correctamente. Mariska describió a sus hijos como sus maestros y a su esposo como su Estrella del Norte y señaló que su familia era perfecta para ella.

Publicidad

Reveló lo felices, caóticos, alegres y locos que eran. La actriz dijo que no había conocido nada en su vida que fuera mejor que su adorable familia.

PERSPECTIVA DE AUGUST SOBRE SU FAMILIA

Mariska se rió cuando compartió cómo su primer hijo pensó que todo el asunto de la adopción era idea suya. Quería una hermanita antes de que la pequeña Amaya entrara en la familia.

Lee también: Mariska Hargitay y su esposo han estado felizmente casados por 17 años aunque él la hizo llorar en su primera cita

Luego les dijo a sus padres que quería un hermanito, y entonces llegó Andrew. ¡La actriz reveló que su hijo se sentía bastante poderoso y contento consigo mismo!

Publicidad