logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hombre da la bienvenida al nuevo vecino y se desconcierta al ver una vieja foto de su madre en su casa - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un hombre le da la bienvenida a un nuevo vecino y se sorprende al ver una foto de su madre perdida hace mucho tiempo cuando era joven en su casa.

Publicidad

Samuel Duarte había crecido como hijo único, criado por una madre soltera, y siempre había anhelado tener una gran familia. Cuando se casó con Francis, ambos acordaron que tendrían muchos hijos.

Diez años más tarde, los esposos tenían tres hermosos hijos, una bonita casa y una vida muy cómoda. Samuel debería haber estado feliz, pero siempre sintió que faltaba algo, hasta que Alex Vargas se mudó a la casa de al lado.

Una pareja con sus hijos caminando a través del pasto. | Foto: Unsplash

Publicidad

El hombre vio llegar el camión de mudanzas el sábado por la mañana y le dijo a su esposa: “¡Parece que finalmente vendieron la antigua casa de los García! ¡Espero que los nuevos vecinos sean buenas personas!”.

“¡Espero que tengan hijos!”, respondió Francis. “Sería bueno que nuestros hijos tuvieran nuevos compañeros de juego”.

Al final resultó que Alex no tenía hijos. Era soltero, unos cinco años mayor que Samuel, pero era una persona muy agradable. Y resultó que los dos hombres tenían mucho en común.

Lee más: Mujer ayuda su vecina a dar a luz y descubre que su esposo es el padre - Historia del día

Publicidad

Francis comenzó a invitar a Alex a cenar al menos una vez a la semana y, en poco tiempo, se había convertido en parte de la familia. Los niños incluso comenzaron a llamarlo tío Alex. En cuanto a Samuel, finalmente tenía a alguien con quien compartir sus actividades varoniles.

Los dos hombres iban a jugar a los bolos, a pescar y jugaban durante horas con la Harley-Davidson antigua de Alex. Samuel siempre había querido una motocicleta así, pero Francis le había dicho que no a su esposo.

Sin embargo, ¡no podía oponerse a que Samuel saliera con Alex de vez en cuando! Criado sin padre ni hermanos, él siempre había deseado el tipo de vínculo masculino que ahora experimentaba con Alex.

Publicidad

Unas personas bajando unos objetos de un camión de mudanzas. | Foto: Unsplash

El vecino parecía muy interesado en su amistad, pero a veces se volvía distante, y eso siempre parecía suceder cuando Samuel hablaba sobre su madre, quien había fallecido solo dos años antes.

Publicidad

Cuando el hombre mencionaba a su mamá, Alex se retiraba, pero Francis notó que escuchaba atentamente cada palabra. Una vez, los niños le habían mostrado a Alex unas fotos de su abuela Liliana, y Francis podría haber jurado que había visto lágrimas en los ojos del vecino.

“Hay algo raro en Alex”, le dijo la mujer a su esposo una noche.

“¡Pensé que te agradaba!”, dijo el hombre, asombrado.

“Sí”, dijo ella. “Pero hay algo que está ocultando. Una angustia tal vez, pero está ocultando algo...”. Él se quejó y pensó que era propio de una mujer encontrar algo para meterse con el mejor amigo de un hombre.

Publicidad

Samuel tomó un par de cervezas, caminó hasta la puerta del vecino y la tocó. Escuchó los sonidos de un piano tocando una melodía familiar, luego la música terminó y escuchó los pasos de Alex.

“¡Hola!”, dijo el hombre tendiéndole las cervezas a su vecino. “¡Pensé que te gustaría disfrutar de una bebida fría en un día tan caluroso!”.

Dos hombres sonriendo mientras conversan. | Foto: Unsplash

Publicidad

Alex sonrió y dio la bienvenida a su amigo. “¿Eres tú quien toca el piano?”, preguntó Samuel. “¡Eres bastante bueno! Mi mamá solía cantarme esa canción”.

El rostro de Alex se puso triste. “La mía también...”.

“Nunca has hablado de tu madre”, le dijo Samuel a su vecino suavemente.

Alex se encogió de hombros. “La perdí cuando tenía cinco años. Mi padre me crio, pero no era un hombre muy paciente...”, explicó. “Pero eso no importa. Dime, ¿qué harás mañana? Si no tienes planes...”.

Samuel se retorció, avergonzado. “Mañana es el cumpleaños de mi mamá. Francis, los niños y yo vamos a visitar su tumba”, dijo. “Es algo que hacemos todos los años, pero tal vez podría reunirme contigo después”.

Publicidad

Cuando el hombre regresó a casa, le dijo a su esposa: “Tienes razón, hay algo extraño en Alex, pero no es algo malo ni nada por el estilo. Creo que está muy solo en el mundo. Creo que nos adoptó como su familia”.

Al día siguiente, Samuel, Francis y los tres niños fueron a la tumba de su madre. Llevaron con ellos un hermoso arreglo de flores silvestres y una docena de globos llenos de helio en colores brillantes.

Un hombre tocando un piano. | Foto: Unsplash

Publicidad

Después, los cinco almorzaron en un restaurante cercano que había sido el favorito de su madre y luego se dirigieron a casa. Samuel le dijo a su esposa: “Estoy preocupado por Alex. Siento que algo no está bien. Voy a pasar a verlo”.

Cuando Samuel llegó a la puerta de al lado, volvió a escuchar el sonido del piano. Las puertas del patio estaban abiertas, así que entró. Alex estaba sentado frente al instrumento tocando y cantando, con lágrimas corriendo por sus mejillas.

Había una foto que él nunca había visto sobre el piano en un marco plateado, y el rostro de la mujer en ella era inquietantemente familiar. Se parecía mucho a su madre cuando era joven, pero había un brillo de felicidad en sus ojos que Samuel nunca había visto.

Publicidad

Lee también: Señora no deja que nadie pase a su casa: un vecino entra después de su muerte - Historia del día

“¿Por qué Alex tiene una foto de mi madre?”, se preguntó Samuel. Luego, su vecino comenzó a cantar con la melodía familiar, pero la letra era inusual: “Si alguna vez me pierdo en el bosque, no lloraré, seré bueno, porque sé que mi mamá me cuidará...”.

Samuel dio un paso dentro de la habitación y quedó impactado. “Mi madre me cantaba eso, exactamente así... su propia letra”.

Alex dejó de tocar abruptamente y se dio la vuelta. “La mía también”, dijo.

Publicidad

Fotografía de una mujer. | Foto: Unsplash

“¡Esa es mi madre!”, dijo Samuel señalando el retrato en el marco plateado.

“Sí”, dijo Alex. “Y la mía también, hermano”.

Publicidad

“Pero, ¿cómo... quién... qué está pasando?”, preguntó el hombre.

“Cuando tenía cinco años, mi padre se divorció de mi madre y obtuvo mi custodia total”, sonrió Alex con amargura. “Era un hombre muy rico y muy amargado. Siempre conseguía lo que quería”.

“Él no dejaba que mi madre me viera. Durante años, después de que cumplí 18, la busqué, pero no pude encontrarla. Descubrí dónde estaba porque un motor de búsqueda encontró su obituario en línea. Llegué demasiado tarde”.

“Entonces supe de ti. Descubrí tu fecha de nacimiento e hice los cálculos. Ella debe haber estado embarazada cuando se fue, pero no se lo dijo a mi padre para no perderte a ti también”.

Publicidad

“¡Ella nunca me habló de mi padre... o de un hermano!”, dijo Samuel. “Pero a veces se veía muy triste... Creo que estaba pensando en ti, extrañándote”.

“Me mudé aquí con la esperanza de conocerte, aprender un poco más sobre mamá”, explicó Alex. “Pero nunca esperé encontrar al mejor amigo que he tenido”.

Dos hombres abrazándose. | Foto: Unsplash

Publicidad

“¿No es eso lo que son los hermanos?”, preguntó Samuel con lágrimas en los ojos. “Siempre quise un hermano... ¡Ahora puedo decir que realmente lo tengo todo!”.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Los hijos no deben sufrir por los errores de sus padres. Si no hubiera sido por el amargo divorcio de sus padres, Samuel y Alex podrían haber crecido juntos.

La familia es el regalo más grande que cualquiera puede tener. Alex terminó con una familia, un hermano, sobrinas y sobrinos, y poco a poco se curó de su dolor y soledad.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad

Lee más: Hijo que no visitó a su madre durante años llega y ve su casa destruida - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad