logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Tras la muerte de su hermanito, niño comienza a desaparecer después del colegio hasta que su mamá lo sigue - Historia del día

Vanessa Guzmán
18 may 2022
05:45
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un niño luchó con la pérdida de su hermano pequeño, lo que lo obligó a crecer antes de lo que hubiera querido. Después de la muerte de su hermanito, comenzó a ir a casa a horas extrañas, lo que provocó que su madre lo siguiera un día para llegar al fondo del asunto.

Publicidad

Martín creció demasiado pronto después de enterarse de que su hermano pequeño José había muerto. Sucedió hacía dos años, cuando Martin tenía cinco.

José había estado enfermo la mayor parte de su corta vida y finalmente no regresó a casa del hospital. Su mamá, Anna, le explicó a Martín que José se había convertido en un ángel y estaba cuidando a su familia desde el cielo.

Niño llorando. | Foto: Pexels

Publicidad

Su familia ahora solo estaba formada por Anna y Martín, ya que el padre del niño los dejó poco después de que a José le diagnosticaran su enfermedad. Anna trabajó incansablemente para mantener a sus niños y los crio valientemente como madre soltera.

Desde que era un chiquitín, Martín escuchaba historias sobre el cielo. Sabía que el cielo estaba muy lejos, y mientras su hermano volaba allí con sus alas de ángel, alguien necesitaba cuidar de su desconsolada madre.

Entonces, después de la muerte de José, Martín ayudó a su madre tanto como pudo. A los cinco años, lavaba los platos, sacaba la basura, barría el piso y ponía la mesa.

Publicidad

Luego, después de ayudar en las tareas del hogar, se encerraba en su cuarto y lloraba. Todo en su habitación le recordaba a su hermano pequeño, ya que solían compartirlo. El cuarto estaba lleno de juguetes y libros de José, lo que hacía más difícil para Martín sobrellevar la pérdida.

Habían pasado dos años y Martín ya tenía siete años. Por lo general, tomaba el autobús escolar y caminaba de regreso a casa desde la parada más cercana. Pero un día no llegó a casa a la hora habitual.

Por lo general, Anna estaría preparando la cena cuando Martín llegaba de la escuela. Sin embargo, la mesa estaba puesta ese día en particular y él no estaba por ninguna parte.

Publicidad

"¡¿Dónde has estado?!". Anna lo regañó cuando llegó una hora y media más tarde de lo habitual. "¡Estaba muy preocupada! ¿Por qué tardaste tanto?", le gritó a su hijo.

"No te preocupes, mamá", respondió Martín pasivamente. "Estaba leyendo en la biblioteca y perdí la noción del tiempo".

Autobús escolar. | Foto: Pexels

Publicidad

Anna sospechó algo, ya que a su hijo no le gustaba leer libros. Martin no pensó que ella comprobaría si estaba diciendo la verdad, pero lo hizo.

Llamó a la biblioteca de la escuela de Martín para preguntar si había estado allí el día anterior. "No, señora. Martín vino ayer", le dijo la bibliotecaria.

Anna estaba lista para reprender a Martín una vez que llegara a casa de la escuela, pero nuevamente, llegó tarde. Ella estaba furiosa y volvió a preguntarle: "¿Cuál es tu excusa esta vez? ¿Dónde has estado?".

Lee también: Niña de 9 años a menudo desaparece después de la escuela: el papá sigue su rastro hasta el bosque - Historia del día

Publicidad

"Estaba en la casa de mi amigo haciendo un proyecto escolar. La casa de Carlos Díaz", respondió.

Esa noche, Anna llamó a la mamá de Carlos, a quien conoció una vez en una conferencia de padres y maestros. Quería ver si Martín le estaba mintiendo o no.

"No, Anna, Carlos ha estado enfermo durante una semana y no ha ido a la escuela. No he visto a Martín en mucho tiempo", respondió la mamá del otro niño.

Anna estaba desconcertada. No entendía por qué su hijo seguía mintiéndole. Al día siguiente, decidió salir temprano del trabajo para poder seguir a Martín en su camino de regreso de la escuela.

Publicidad

Lo vio salir de clases, pero él caminó en lugar de subirse al autobús escolar. Anna lo siguió desde una distancia segura, curiosa por conocer a dónde iba.

Martín caminó un par de cuadras antes de detenerse en las afueras del pueblo. Anna no podía creer lo que estaba viendo. "¿Qué hace mi hijo en estas calles oscuras y sucias?", pensó.

Mujer conduciendo. | Foto: Pexels

Publicidad

Martín caminó casualmente hacia una casa abandonada y entró. Anna se puso pálida y corrió tras su hijo después de un par de segundos.

Cuando entró en la casa abandonada, estaba llena de habitaciones vacías. No pudo ver a dónde fue su hijo a primera vista, pero de repente escuchó su voz.

Siguió la voz y finalmente vio a su hijo, con los ojos llenos de lágrimas. Había asumido que el chico estaba haciendo algo terrible, pero se demostró que estaba equivocada.

Observó a Martín sentado frente a una niña de 6 años, leyéndole un libro. "¿Qué está pasando aquí, Martín?". Dijo Anna suavemente, con una sonrisa en su rostro.

Publicidad

Martín se sobresaltó al ver a su madre, pensando que se volvería a enfadar. "Mamá, puedo explicarlo", le dijo.

"Ella es Lisa. Se escapó de su familia adoptiva porque no la trataban bien. Se ha estado quedando aquí en esta casa abandonada. La conocí cuando mi clase fue al parque, no muy lejos de aquí", explicó Martín.

"Cuando conocí a Lisa, me sentí mal y quise ayudarla. Me dijo que quería aprender a leer, así que le he estado leyendo después de la escuela. Por eso a veces me voy tarde a casa. Lo siento, mamá", le dijo Martín a Anna.

Anna negó con la cabeza. "Gracias por ser honesto conmigo, Martín. Desearía que me lo hubieras dicho antes para que pudiéramos haber ayudado a Lisa juntos".

Publicidad

Casa abandonada. | Foto: Pexels

Ante eso, Martín le sonrió a su mamá y decidió presentar a la niña. "Lisa, ella es mi madre, Anna. Trabaja como doctora", le dijo a la chiquilla. "¡Mamá, Anna también quiere ser doctora cuando sea grande!".

Publicidad

Al escuchar estas palabras, Lisa corrió hacia Anna y le dio un fuerte abrazo. "¡José dice que eres la mejor mamá del mundo!".

Anna pudo sentir que su cuerpo se tensaba al escuchar sus palabras. "¿José? ¿Quién es José?", dijo, sorprendida.

"¡Mi amigo, José!", respondió la niña.

Anna miró a Martín, pensando que se había estado presentando como José. En cambio, reveló que Lisa tenía un amigo imaginario.

"José, mamá. Nuestro José. Ella dice que ha estado hablando con él, y José le ha estado contando historias sobre nosotros", explicó Martín.

Publicidad

Lisa asintió. "José me dijo que ustedes serán mi familia".

Anna estaba incrédula. De repente recordó a su dulce hijo José y se preguntó si el amigo de Lisa era o no su difunto hijo.

Martín y su mamá llevaron a Lisa a su casa, donde la alimentaron y le dieron ropa limpia. Martín siguió siendo un buen amigo de la niña y eventualmente se convirtieron en hermanos.

Lee también: Tras muerte de hijo, madre entra a su habitación y llora al oír la voz de un niño decir "Hola, mamá" - Historia del día

Después de un largo proceso, Anna pudo adoptar a Lisa y se convirtieron en una feliz familia de tres. Juntos, honraron constantemente la memoria de José, mientras creaban nuevos recuerdos propios.

Publicidad

Hermanos leyendo un libro. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La familia no siempre se trata de sangre sino de amor: Martín y Anna abrieron sus corazones y su hogar a Lisa, quien anhelaba una familia a la que pudiera amar y apreciar por el resto de su vida.

Publicidad

Las personas afrontan las pérdidas de manera diferente: Martín lamentó perder a su hermanito. Mientras su madre pensaba que estaba siendo desobediente, él estaba tratando de colmar de amor y cuidado a otra persona. Cuidó a Lisa, como cuidaba a José, y ella terminó convirtiéndose en su hermana.

Comparte esta historia con tus seres queridos. Podría inspirarlos y alegrarles el día.

Este relato está inspirado en la historia de nuestro lector y escrito por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad