logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Tras 58 años de feliz matrimonio, anciano ve a su esposa con otro hombre en un café todos los días - Historia del día

Georgimar Coronil
23 may 2022
16:05
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Luis y Paula tuvieron un matrimonio perfecto durante muchos años y nunca se pelearon. Pero un día, él la vio tomando un café con otro hombre. Decidió seguirla al día siguiente y ocurrió lo mismo. Cuando ella se presentó en su casa con un ramo de flores, él la llamó y ocurrió algo impactante.

Publicidad

Luis había quedado con unos amigos para reunirse en el bar de un restaurante cercano a su casa. Todos tenían más de 80 años, pero aún disfrutaban de tomar un buen brandy y hablar de sus vidas.

El anciano iba tarde a su compromiso, y caminar con un bastón no ayudaba. De repente, algo le hizo detenerse. Su mujer estaba sentada en una cafetería con otro hombre. Luis no podía creerlo.

Hombre. | Foto: Pexels

Publicidad

Su matrimonio nunca había tenido problemas. Durante años, sus hijos y nietos habían presumido de su relación y esperaban emularlos. Pero ahora, Luis pensaba que todo había sido una mentira. Ella le estaba engañando.

Algunas personas consideran que la amistad entre hombres y mujeres es posible, pero Luis era de otra generación. Para él resultaba totalmente inaceptable, especialmente porque Paula le había mentido al respecto. Dijo que iba a ir al supermercado, y estaba tomando un café con un desconocido como si no importara.

El hombre decidió volver a casa y llamó a sus amigos para decirles que tenía gripe. No podía reunirse con ellos en ese estado. Estaba demasiado enfadado. Pero con suerte, su mujer tendría una explicación para lo que había hecho.

Publicidad

Lee también: La ex de mi novio regresó y lo obligó a echarnos a la calle - Historia del día

“Por supuesto que ella lo explicará todo. Probablemente, fue un malentendido”, dijo Luis y esperó a que ella llegara a casa.

Sin embargo, cuando su esposa llegó, le saludó como si no hubiera pasado nada. Cuando él le preguntó qué había hecho en todo el día, ella le respondió que había estado en el mercado y se había entretenido hablando con su vecina, la señora Carmen.

Luis no podía creerlo. Ella le había mentido. Era la primera vez que lo hacía. ¿O lo era? ¿Todo su matrimonio era un fraude? ¿Le había engañado antes? ¿Qué debía hacer ahora?

Publicidad

Paula empezó a cocinar como si nada hubiera pasado, y Luis se quedó perplejo. Decidió dejarlo pasar, pero pensaba seguirla al día siguiente.

Mujer con taza de café. | Foto: Pexels

Publicidad

***

Siguió a Paula durante una semana y ocurrió lo mismo. Ella se encontraba con el mismo hombre, y él no sabía cómo abordarlo. Pero su paciencia se estaba agotando, especialmente porque le seguía mintiendo al respecto.

"¿Adónde vas, cariño?", le preguntó a Paula cuando ya casi había salido por la puerta. Era domingo, y normalmente no tenía nada que hacer ese día.

"Voy a ver a Lidia", respondió, haciendo referencia a su hija. "Tenemos muchas cosas de las que ponernos al día. Hasta luego".

Luis esperó un rato después de que se fue y luego caminó hacia el café lentamente. Como siempre, esperaba que ella no estuviera allí, pero se equivocó. Paula estaba sentada en el mismo lugar, hablando con el mismo desconocido.

Publicidad

Quiso irrumpir, pero nunca había sido una persona conflictiva. Por lo tanto, volvió a casa como los otros días y decidió hablar con Paula finalmente esa noche.

Sin embargo, su esposa entró en su casa con un ramo de flores en las manos, y algo en la cabeza de Luis explotó.

"¿Qué hacías en la cafetería con un hombre?", le gritó a su mujer por primera vez en casi seis décadas.

Paula se estremeció ante su grito. Sus ojos se abrieron de par en par porque su marido nunca había hecho algo así.

Mujer en la cocina. | Foto: Pexels

Publicidad

"¿De qué estás hablando? ¿Me has estado siguiendo?", dijo ella, colocando el ramo en una mesa cercana y poniendo las manos en la cintura.

"¡No cambies de tema, Paula! ¿Me has estado engañando? ¿Desde cuándo?", insistió Luis.

"¡Por el amor de Dios, Luis! Yo nunca haría eso", dijo Paula,

"¿QUIÉN ES ESE HOMBRE?", preguntó él.

Lee también: Mujer lleva flores a la tumba de su esposo y se desconcierta al ver que otra mujer las tira - Historia del día

"¡TU HERMANO!", respondió ella.

Publicidad

"¿Qué? ¿Mi hermano? ¡Eso es imposible! Claudio desapareció después de la guerra de Vietnam”, contestó.

"¡Sí, ese es tu hermano! ¡Llevo años intentando localizarlo! Finalmente, lo hice, y he tratado de convencerlo de que vuelva a verte. Íbamos a darte una sorpresa esta noche”, expresó. "¡Ah, y compré las flores para que nuestra casa se viera bonita para él!".

"Lo siento mucho, cariño. Era la primera vez que te pillaba en una mentira. Debo admitir que no vi bien al hombre. ¿Perdonarás a este tonto de marido?", le preguntó.

Anciano. | Foto: Pexels

Publicidad

"Te perdono, pero solo porque tu hermano vendrá en unas horas. Tengo que preparar la cena y tú me ayudarás", dijo Paula.

"¡Claro!", aceptó de inmediato, y se pusieron a trabajar. Se moría de ganas de volver a conectar con Claudio y preguntarle todo sobre su vida. Pero, sobre todo, no podía creer que su maravillosa esposa hubiera conseguido algo que él creía imposible.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Es mejor no sacar conclusiones antes de pedir una explicación: En lugar de gritar a su mujer, Luis debió preguntarle a Paula qué pasaba.

Hay que decir siempre la verdad: Paula no debería haber mentido sobre su paradero a su marido, aunque lo hiciera con buena intención. Mentir siempre lleva a malentendidos.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad