logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hombre visita a su madre por primera vez en años: echa a la adolescente que la visita todos los días - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Carlos decidió visitar a su madre por primera vez en años. Entonces descubrió que una adolescente la había estado visitando. Él comenzó a sospechar de sus intenciones y la ahuyentó. Luego sucedió algo horrible que le dio una lección al hombre.

Publicidad

“¿Por qué viniste aquí tan de repente sin previo aviso?”, le preguntó la Sra. Buendía a su hijo, Carlos, a quien no había visto en años.

“¿No estás feliz de verme?”, le preguntó él, colocando su bolso en el suelo y quitándose la chaqueta.

Una mujer mayor sonriendo sentada frente a una mesa. | Foto: Pexels

Una mujer mayor sonriendo sentada frente a una mesa. | Foto: Pexels

Publicidad

Él vivía en otra ciudad y decidió visitar a su madre por primera vez en años para arreglar algunas cosas. Después de todo, ella estaba envejeciendo.

“Estoy feliz, pero normalmente estás ocupado”, comentó la mujer mayor, mirando a su hijo.

“Bueno, finalmente no estoy tan ocupado, y en realidad tengo algunas cosas que discutir contigo, mamá”, explicó. “¿Deberíamos sentarnos?”.

“Claro”, respondió la mujer mayor, y se sentaron.

Lee más: Anciana solitaria recibe regalos de desconocido cada día: el último fue una casa nueva - Historia del día

Publicidad

Carlos quería hablar sobre algunos asuntos relacionados con el final de la vida con su madre. Se preguntaba qué quería hacer con sus bienes, incluida su casa, y si deberían comenzar a hablar con los abogados sobre cómo hacer un testamento.

Sin embargo, la Sra. Buendía lo sorprendió. “No te preocupes por nada de eso, Carlos. Ya lo arreglé todo”, respondió ella, bebiendo un poco de té y evitando su mirada.

“¿Qué quieres decir?”.

“Está todo arreglado. No te preocupes por esas cosas”, continuó la mujer mayor, aparentemente queriendo terminar con el tema.

Una adolescente con los brazos cruzados. | Foto: Pexels

Una adolescente con los brazos cruzados. | Foto: Pexels

Publicidad

Carlos quiso protestar, pero sonó el timbre y su madre se levantó emocionada. “¡Ah! ¡Esa debe ser Natalia!”, anunció felizmente la señora, haciéndolo fruncir el ceño.

Entró una adolescente con bolsas de comestibles y la señora la presentó. “¡Estoy muy feliz de conocerlo! He estado ayudando a la Sra. Buendía con algunas de sus cosas por un tiempo”, dijo la joven, dirigiéndose a la cocina y guardando todo.

A Carlos no le gustaba lo cómoda que se sentía una perfecta extraña en la cocina de su madre. Comenzaron a hablar sobre cómo Natalia había ayudado a la mujer mayor con sus compras en una ocasión en una parada de autobús.

Publicidad

Cuando la Sra. Buendía se lastimó el tobillo, la adolescente comenzó a ayudarla con más frecuencia. Después, Natalia comenzó a visitarla todos los días y a pasar el rato con ella, lo que hizo que Carlos sospechara aún más.

¿Por qué una adolescente perdería el tiempo con una mujer mayor? No tenía sentido para él.

Un día abrió la puerta mientras su madre aún estaba en su dormitorio. Natalia estaba justo afuera con una sonrisa. Ella había llevado galletas para compartir con los dos y Carlos estaba cansado de su actuación.

“Ahora niña, dime exactamente lo que estás planeando aquí”, le cuestionó a la chica.

Publicidad

“¿Disculpe?”.

Un hombre con rostro serio. | Foto: Pexels

Un hombre con rostro serio. | Foto: Pexels

“Dime la verdad”, continuó. “¿Qué quieres con una anciana? ¿No tienes amigos con quienes pasar el rato? ¿Deberes que hacer? ¿Fiestas? No sé nada, pero nadie se junta voluntariamente con una anciana”, le preguntó Carlos a la adolescente.

Publicidad

“Me gusta estar cerca de ella. No tengo abuela y ella es increíble. Vivo a unas casas de distancia, así que no hay problema. Sus historias son bastante interesantes. Realmente la amo”, dijo Natalia.

Carlos respiró hondo y se cruzó de brazos. No le creyó. “Mi mamá no necesita a una adolescente. No sé qué quieres, tal vez quieras la herencia de mi madre, pero no lo permitiré. Vete y no vuelvas”, exigió, casi amenazante.

Lee también: Mamá regresa con su familia después de abandonarlos hace muchos años - Historia del día

Natalia trató de negar las acusaciones, pero Carlos se enojó aún más. Él le gritó que se fuera, y la adolescente no quería problemas, así que lo hizo. La Sra. Buendía murió unos días después y Natalia estaba desconsolada.

Publicidad

A pesar de las duras palabras del hombre, volvió a visitar la casa de la mujer mayor para ofrecerle sus condolencias, pero él ni siquiera la dejó pasar el umbral. “¡Te dije que nunca volvieras!”.

El funeral estaba programado para varios días y la familia había viajado de todo el país. Natalia realmente quería ir, pero sus esperanzas se desvanecieron rápidamente cuando Carlos apareció en su casa un día.

Una joven con rostro sorprendido. | Foto: Pexels

Una joven con rostro sorprendido. | Foto: Pexels

Publicidad

“¡TÚ, HORRIBLE CAZAFORTUNAS! ¡De hecho lograste que mi madre cambiara su testamento! ¡ELLA TE DEJÓ TODO!”, le gritó él en la puerta de su casa, sorprendiendo a sus padres. “¡TE DEMANDARÉ! ¡NO VERÁS UN CENTAVO DE ESE DINERO!”.

Después de hacer esa amenaza, Carlos se fue enojado, y Natalia tuvo que explicar sus acusaciones a sus padres, y que no tenía idea de lo que estaba hablando con respecto al testamento de la Sra. Buendía. Por supuesto, ellos le creyeron y la apoyaron.

Natalia quería aclarar las cosas con Carlos. No quería que la vieran como alguien que podía aceptar dinero de una mujer mayor. Ella no quería nada de ella. Por lo tanto, fue a ver al hombre a la casa de la Sra. Buendía acompañada de sus padres.

Publicidad

Se ofreció a darle a Carlos todo lo que la señora le dejó. A cambio, todo lo que quería era tener la oportunidad de despedirse de ella en su funeral. El hombre aún sospechaba, pero la adolescente parecía honesta y sus padres le habían asegurado que ellos tampoco querían nada.

Carlos finalmente estuvo de acuerdo y Natalia asistió al funeral unos días después. Todo el vecindario estaba allí, y el hombre se dio cuenta de lo amada que era su madre.

Pero sucedió algo más. Los vecinos lo habían oído gritarle a Natalia y susurraban sobre él en el funeral.

“Viene aquí después de años de ausencia y le grita a la niña que ha estado cuidando a su madre...”.

Publicidad
Unas flores sobre un ataúd. | Foto: Pexels

Unas flores sobre un ataúd. | Foto: Pexels

“Probablemente vino para asegurarse de que heredaría el dinero de la difunta”.

“Pobre Natalia. Es una chica increíble...”.

Publicidad

Carlos estaba sentado al frente y, a pesar del sermón del sacerdote, podía escuchar todos los chismes que circulaban. Se sintió horrible por sus acciones y comenzó a llorar porque en su mayoría tenían razón.

Había descuidado a su madre y solo la había visitado por primera vez en años para hablar de asuntos prácticos. Aparte de eso, nunca se había preocupado por su salud o su bienestar.

Lo peor de todo era que había ahuyentado a la chica que amaba mucho a su madre solo unos días antes de que muriera. Sus hombros se encorvaron por la vergüenza y quería que el servicio terminara rápidamente.

Cuando terminó el evento, pidió hablar con Natalia. Se disculpó profusamente y la invitó a ella y a sus padres a su casa para discutir algunos asuntos.

Publicidad

Él le pidió que le contara historias sobre la vida de su madre, y la adolescente estaba demasiado ansiosa por hablar sobre la Sra. Buendía. Ella amaba a la anciana.

“Tenía el mejor gusto para los libros y me prestó muchos de su colección”, dijo Natalia. “También tenía un gran sentido del humor y la mejor receta de lasaña del mundo. La extrañaré por siempre”.

Un hombre con un sombrero sonriendo levemente. | Foto: Pexels

Un hombre con un sombrero sonriendo levemente. | Foto: Pexels

Publicidad

Natalia continuó, e incluso sus padres intervinieron con algunas historias. Al ver a esta familia, Charles se dio cuenta de su gran error y decidió que tenía que hacer las cosas bien nuevamente al honrar los deseos de su madre.

Dejó que la joven se quedara con todo lo que su madre le había dejado. Luego volvió a casa y trató de ser una mejor persona cada día.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Es mejor no sacar conclusiones precipitadas antes de conocer toda la historia. Carlos calificó a Natalia de cazafortunas de inmediato, pero no sabía cuánto amaba a la Sra. Buendía.

Publicidad

A veces, la vergüenza puede obligarte a aprender las lecciones más duras. Carlos no entendió lo horribles que eran sus acciones hasta que escuchó a los vecinos susurrar sobre él. Por suerte, hizo las cosas bien al final.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Millonario no visitó a sus hijos durante años: regresa a casa y la ve destruida - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Hombre se burla de esposa por engordar después de dar a luz: él halla su diario tras ser hospitalizada - Historia del día

03 de marzo de 2022

Novio llega a la iglesia y ve a su novia casándose con otro hombre - Historia del día

20 de mayo de 2022

Esposa ve a su marido millonario visitando a mujer con trillizas y se entera de que ellas heredarán su mansión - Historia del día

25 de abril de 2022

Esposo abandona a su familia tras 16 años: el hijo culpa a su madre y se niega a vivir con ella - Historia del día

05 de mayo de 2022