logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer alquila su apartamento a nuevo inquilino: desconfía al ver adolescentes visitándolo constantemente - Historia del día

Mayra Pérez
31 may 2022
14:40
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Katherine presintió que había algo sospechoso en su nuevo inquilino. Así que decidió espiarlo para averiguar lo que ocurría, y al confrontarlo él le reveló algo inesperado.

Publicidad

A ninguno de los vecinos le gustaba Katherine Wilson. Les era tan antipática que no se presentaron en su fiesta de cumpleaños número 50.

El exmarido de Katherine era un exitoso agente inmobiliario. Después de que él la engañara con su joven secretaria, ella se divorció de él y lo demandó por la mitad de sus propiedades.

Una mujer mayor viendo algunas fotografías. | Foto: Pexels

Una mujer mayor viendo algunas fotografías. | Foto: Pexels

Publicidad

Katherine fue la envidia de todos cuando se mudó a la gran mansión de su ex con sus dos perros y cinco gatos.

“¡Esa es una casa enorme para ella!”, murmuraron algunos a sus espaldas.

También vendió sus autos porque no sabía conducir. Para seguir aumentando su fortuna personal, Katherine decidió alquilar una casa antigua en la ciudad, y poco después, recibió una llamada de un extraño.

“Hola, señora Wilson... Soy Roberto Muñoz”, le dijo el hombre por teléfono. Llamo por la casa en alquiler”.

Katherine estaba encantada y le dio una cita para revisar la propiedad. Esa tarde, ella lo esperaba ansiosamente. Finalmente, una camioneta se detuvo y un hombre se bajó. Pero algo en su apariencia le hizo fruncir el ceño. El hombre estaba muy mal vestido.

Publicidad

“¡Hola!, ¿señora Wilson?”, preguntó Roberto.

“Si”, dijo ella, extendiendo su mano para saludar. “Un gusto conocerte, Roberto”, dijo al hombre.

Después de recorrer el edificio, Katherine dudó antes de darle la cifra que estaba pidiendo por el alquiler. Pensó que quizás el hombre se desanimaría al escucharlo. Para su sorpresa, él ofreció pagar un poco más de lo que ella tenía en mente.

“Me encanta este lugar, podría pagarte 1500 dólares al mes”, sugirió Roberto.

Fachada de una gran mansión. | Foto: Unsplash

Fachada de una gran mansión. | Foto: Unsplash

Publicidad

Ella comenzó a sospechar que había algo extraño en este hombre, pero decidió firmar el contrato de alquiler porque el monto era tentador.

Un mes después, Katherine fue hasta su propiedad, para cobrar la renta. Entró y se detuvo al ver a un adolescente salir de allí. Eso le pareció muy extraño.

Roberto le entregó el dinero del alquiler, y se despidió de ella rápidamente. “Tengo que irme ahora, así que si no le importa, ¡la veo el siguiente mes!”.

Katherine quedó sorprendida. Él ni siquiera la había invitado a entrar. Cerró la puerta con llave mientras ella permanecía afuera con incredulidad. No había sido para nada cortés.

Publicidad

“¿El próximo mes? De ninguna manera... Vendré mañana. Necesito saber que pasa aquí”, murmuró Katherine en voz baja mientras se alejaba.

Al día siguiente, Katherine se despertó más temprano que de costumbre y, después de alimentar a sus mascotas, se fue a la ciudad. Se bajó del taxi y se dirigió a un pequeño café frente a la casa de Roberto.

Estaba tomando con mucha calma una taza de café mientras miraba ansiosamente la residencia. Vio a muchos adolescentes entrar a la casa y salir en un corto tiempo.

Un poco más tarde, entró una pandilla de chicas. Esto alimentó las sospechas de Katherine, por lo que decidió irrumpir en la casa y averiguar qué estaba pasando...

Publicidad
Un hombre extiende la mano. | Foto: Pexels

Un hombre extiende la mano. | Foto: Pexels

“Señora Wilson”, exclamó Roberto después de verla entrar a su residencia. “¿Puedo ayudarla con algo?”.

Publicidad

Lee también: Niño encuentra un auto abandonado en el bosque y nota una caja vieja adentro - Historia del día

Las chicas salieron del lugar, riéndose, y Katherine no tenía idea de lo que estaba pasando. Intentó a entrar a la casa, pero Roberto no se lo permitió. En este punto, ella se alteró.

“¡Quiero saber qué está pasando en mi casa!”, le gritó a Roberto. “¡LLAMARÉ A LA POLICÍA AHORA MISMO SI NO ME LO DICES!”.

Roberto se sorprendió por el temperamento de su casera y supo que no había otra salida que decirle la verdad.

“Entiendo... entiendo, señora Wilson”, le dijo. “Si pudiera volver a visitarnos mañana, le prometo que sabrá todo…”.

Publicidad

Katherine estaba furiosa, pero aceptó. Regresó a la misma hora al día siguiente. Roberto la saludó y le ofreció sentarse.

“Ahora sabrá lo que está pasando aquí…”, le dijo a Katherine mientras ella esperaba ansiosa.

Vista aérea de un taxi. | Foto: Unsplash

Vista aérea de un taxi. | Foto: Unsplash

Publicidad

Unos minutos más tarde, dos adolescentes entraron al edificio. Saludaron a Roberto y sacaron un montón de libros viejos de sus mochilas.

“Aquí tienes, son $5 por un libro”, dijo Roberto y les dio a los niños $30 y seis libros nuevos.

Katherine estaba atónita. “¿Qué está pasando aquí? No estoy segura de entender”, dijo.

Roberto sonrió y le pidió que lo siguiera. Katherine lo acompañó algo insegura. No estaba preparada para lo que vio. Roberto había convertido toda su habitación en una mini biblioteca.

Tenía enormes estantes abarrotados con varios cientos de libros y una gran mesa de centro estaba en el lugar de la cama con papeles esparcidos sobre ella. Katherine estaba confundida y miró a Roberto en busca de una explicación.

Publicidad

“Los niños de la ciudad toman prestados mis libros y los devuelven cuando terminan de leerlos”, le explicó. “¡Les doy $5 por cada libro que leen!”.

Katherine se sorprendió y le preguntó como podía estar seguro de que los habían leído. Él le dijo que los chicos debían hacer una breve sinopsis de su lectura antes de recibir el pago.

“Hago esto para intentar mantenerlos por el buen camino... ¡Debe estar al tanto de los crecientes crímenes en esta zona!”, agregó.

Katherine estaba sorprendida y complacida con lo que escuchaba. Ella le pidió prestados cinco libros al azar y prometió visitarlo poco después de leerlos.

Publicidad

“¡Si los lees, recibirás $25!”, le dijo a Roberto con humor y se despidió con una sonrisa.

Grupo de jóvenes con sus mochilas. | Foto: Pexels

Grupo de jóvenes con sus mochilas. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Publicidad

No debemos hacer juicios de valor solo por las apariencias. Cuando Katherine vio a los adolescentes entrar y salir de la casa de Roberto, sospechó que él estaba haciendo algo ilegal, principalmente porque la propiedad estaba en una zona muy peligrosa.

Hay muchas maneras de ayudar al prójimo. Roberto estaba tratando de fomentar la lectura entre los niños de la ciudad. Les ofrecía $5 por cada libro que leyeran, con la idea de mantenerlos por el buen camino.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: Chofer de bus ve a niña congelada del frío y la ayuda: 10 años después se encuentran en la calle - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

En su primer día en escuela nueva, niña entra al aula y conoce a una chica idéntica a ella - Historia del día

13 de febrero de 2022

Hombre mayor lleva a esposa a la ciudad donde creció: ella ve a un mendigo que es idéntico a él - Historia del día

17 de abril de 2022

Mujer rica salva al mesero que pagó la comida de ella y su papá hace 17 años cuando eran pobres - Historia del día

27 de mayo de 2022

Anciano lloroso llama a nieta que no ha visto en años y le ruega que vaya a su casa - Historia del día

29 de mayo de 2022