logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer se detiene abruptamente en la carretera al ver a un niño descalzo y él le pregunta: "¿Eres mi mami?" - Historia del día

Georgimar Coronil
12 jun 2022
07:50
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Si había algo que Elena Rodríguez odiaba más que conducir, era hacerlo bajo la lluvia. Se encorvaba sobre el volante y miraba ansiosamente a través del limpiaparabrisas.

Publicidad

Su esposo Gerardo murió conduciendo a casa durante una noche lluviosa, y desde entonces, Elena se había convertido en una reclusa y salía solo cuando se veía obligada a hacerlo.

Un día, volvía de una cita con el médico, cuando vio una pequeña figura desamparada al lado de la carretera bajo la lluvia torrencial. Era un niño.

Carro. | Foto: Pexels

Carro. | Foto: Pexels

Publicidad

La mujer frenó bruscamente y el carro derrapó de lado. Consiguió controlar el vehículo y se detuvo junto al niño.

Era un chico pequeño, de unos cuatro o cinco años, que llevaba una camiseta fina, pantalones cortos y no tenía zapatos.

En cuanto vio a Elena, su cara se iluminó. "¡Hola!", dijo. "¿Eres mi mami?".

Lee también: Chofer de bus ve a niña congelada del frío y la ayuda: 10 años después se encuentran en la calle - Historia del día

"No", respondió Elena mientras la lluvia la empapaba en segundos. "¡No lo soy! ¿Qué haces aquí? ¿Dónde están tus padres?".

Publicidad

"Oh", dijo el chico, decepcionado. "Estaba seguro de que eras tú. No sé dónde está mi madre. Me dejó en la carretera cuando llovía y creo que debe estar buscándome".

"¡Dios mío! ¿Cuándo pasó eso? ¿Llevas mucho tiempo aquí? Vamos, entra en el coche".

Niño. | Foto: Pexels

Niño. | Foto: Pexels

Publicidad

"Sucedió hace mucho tiempo, porque no fui un buen chico", dijo el pequeño con tristeza.

"¿Pero dónde vives?", preguntó Elena mientras sacaba una vieja manta del asiento trasero para intentar secar al niño.

"Vivo ahí abajo..." el niño señaló hacia la carretera, y luego dijo: “En el orfanato”.

"¡Pero eso está lejos!" Justo en ese momento, se produjo un terrible relámpago y llovió aún más mientras los truenos surcaban el cielo.

"Vamos", dijo Elena. "Te voy a llevar a casa. Llamaré al orfanato para que vengan a buscarte".

Publicidad

Elena se llevó al niño a casa. No sabía muy bien qué hacer con él, así que encendió un calefactor y lo sentó frente a él todavía envuelto en la manta.

Orfanato. | Foto: Unsplash

Orfanato. | Foto: Unsplash

Publicidad

Luego buscó en Google el orfanato y los llamó: "¿Hola? Soy Elena Rodríguez. Acabo de encontrar a uno de sus niños en la carretera... Espere... Déjeme preguntar...".

Se volvió hacia el niño y le preguntó: "¿Cómo te llamas?".

"Soy David", dijo él.

Lee también: Hombre ve a niña idéntica a su hija mendigando en la calle y la sigue - Historia del día

Elena retomó su llamada. "Dice que se llama David. Parece tener unos cinco años, ¿tal vez? No sé mucho sobre niños... ¿Puedes venir a buscarlo? ¿Cómo que no? No puedo conducir hasta allí, está lloviendo... Siento que su furgoneta esté atascada en el barro... No, no puedo quedarme con él esta noche. No sé nada de niños, ni siquiera me gustan los niños...".

Publicidad

Suspirando, Elena colgó el teléfono y miró al niño. "¿Y ahora qué?", pensó. Entonces su gato Gandalf entró a la casa y se frotó contra las piernas de Elena, ronroneando.

Elena tomó al gato y le besó la cabeza. "Vamos, mi bebé. Mamá te va a dar de comer..." Cuando levantó la vista, se sobresaltó al ver el anhelo en los ojos de David.

Gato. | Pixabay

Gato. | Pixabay

Publicidad

"Me gustaría ser tu gato", dijo con nostalgia.

"Oh...", dijo Elena con incomodidad. "¿Por qué? ¿También tienes hambre?".

"No", respondió David. "Solo quiero el amor que le das..." Elena soltó a Gandalf, y rodeó al niño con sus brazos.

"¡Oh, cariño!", susurró Elena y las lágrimas corrieron por su rostro, mientras mecía a David en sus brazos. Por primera vez, la ternura maternal se agitó en su corazón.

Cuando la mujer del orfanato llegó a casa de Elena esa noche, encontró a David y a Elena jugando y comiendo macarrones con queso en la mesa de la cocina. Gandalf estaba tumbado sobre las piernas del niño.

Publicidad

Elena había pensado que la partida de David sería un alivio, pero una vez que se fue, la casa se sintió extraña, vacía. Al día siguiente, se dirigió al orfanato para preguntar por David.

Mujer abraza a un niño. | Foto: Unsplash

Mujer abraza a un niño. | Foto: Unsplash

Publicidad

"¿Está bien? Me preocupaba que se resfriara...".

El personal le aseguró que David estaba en perfecto estado de salud. Le dijeron a Elena que si quería verlo tendría que volver por la tarde porque estaba en el colegio.

"¡Nunca salgo más que una vez cada dos o tres semanas! Hoy ya es bastante extraordinario..." Pero de alguna manera, esa tarde, Elena se encontró conduciendo de vuelta al orfanato.

Lee también: Taxista encuentra a niña sola en la calle: 10 años después la madre biológica aparece y le dice que es millonaria - Historia del día

La mujer empezó a visitar a David casi todos los días y, poco a poco, fue saliendo de su caparazón. Tres meses después, habló con el director y le preguntó por la posibilidad de adoptar a David.

Publicidad

"No es un proceso fácil", le advirtió el director. "Pero si quieres a este niño, ¡merece la pena! Primero, te sugeriría que solicitaras ser madre de acogida, y luego pasar a la adopción formal...".

El director tenía razón. No fue nada fácil, pero un año después, Elena se llevó a David a casa. "Supongo que SOY tu mamá, David", le dijo. "Creo que por eso Dios hizo que nos encontráramos al lado de esa carretera. Para que yo pudiera rescatarte y tú pudieras salvarme...".

Mujer cargando a un niño. | Foto: Unsplash

Mujer cargando a un niño. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No hay encuentros al azar: El destino nos coloca donde tenemos que estar para cumplir nuestra misión en la vida, y la de Elena era amar y proteger a David.

La familia tiene que ver con el amor, no con la genética: David se convirtió en el hijo de Elena y ella lo amó y cuidó toda su vida.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Mujer sigue a su perro que se escapó y lo encuentra con un niño huérfano cerca de una tumba - Historia del día

05 de mayo de 2022

Mujer se despierta con la voz del piloto y se da cuenta de que la escuchó por última vez hace 20 años - Historia del día

06 de abril de 2022

A 30 años de la muerte del papá, 3 hijos reciben carta diciendo que se reúnan en el bosque cerca del puente viejo - Historia del día

02 de abril de 2022

Hijo lleva a su anciano padre soltero a su ciudad natal y accidentalmente conoce a su madre, a quien nunca antes había visto - Historia del día

26 de mayo de 2022