logo
Una mujer mayor caminando por la calle | Foto: Shutterstock
Una mujer mayor caminando por la calle | Foto: Shutterstock

Anciana que trabaja limpiando piensa que su cuenta bancaria está casi vacía: ve que hay más de $360.000 en ella - Historia del día

Una mujer mayor obligada a trabajar como limpiadora mucho después de la edad de jubilación se sorprende al encontrar una gran suma de dinero en su cuenta bancaria.

Publicidad

¿Qué es más aterrador que envejecer solo y sin dinero? Lucía Martín tenía sesenta y siete años y había trabajado duro toda su vida como administradora de nivel medio en una gran empresa.

Sin embargo, poco antes de jubilarse, ella y sus colegas descubrieron que el dinero del fondo de jubilación de la empresa había desaparecido. Ella pudo vislumbrar el espectro de una vejez miserable, pues se había evaporado el sueño de una jubilación cómoda.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Lucía se vio obligada a jubilarse por la disolución de la empresa días antes de cumplir sesenta y cinco años. Tenía que conseguir un trabajo, cualquier trabajo, y a su edad, todo lo que encontró fue un empleo como limpiadora en la universidad local.

Publicidad

Afortunadamente, ella no era el tipo de persona que lloraba por lo que no se podía remediar o de las que se quejaban por las injusticias de la vida. Así que se ajustó los pantalones. Se enorgullecía mucho de hacer su trabajo y de hacerlo bien.

Durante los casi tres años que Lucía había estado trabajando como limpiadora en los dormitorios de la universidad, se había convertido en una especie de abuela no oficial del campus.

Los estudiantes sabían que, si tenían un problema y necesitaban un hombro para llorar, ella estaba allí para ellos. Cuando notaba que un nuevo estudiante estaba luchando por adaptarse, Lucía hacía todo lo posible para que se sintiera como en casa.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Publicidad

En un invierno particularmente miserable, varios de los chicos en el dormitorio contrajeron una gripe terrible y terminaron postrados en cama durante varios días.

Durante ese tiempo, Lucía iba a diario después del horario escolar con un termo de sopa de pollo caliente y los mimaba a todos. Además, les daba té caliente y tostadas, les llevaba jugo de naranja y básicamente hacía como si fuera la madre de los chicos.

Para muchos de los estudiantes, algunos fuera de casa por primera vez, Lucía era un regalo del cielo. Su sonrisa y sus bromas maternales sacaban a los tímidos de su aislamiento y calmaban a los ansiosos.

“Hola, abuela Lucía”, gritó Mateo Farías, uno de los estudiantes que se estaba recuperando. “¡Tu sopa de pollo es una poción mágica! Tus hijos tienen mucha suerte”.

Para sorpresa del chico, los ojos de la mujer mayor se llenaron de lágrimas y su brillante sonrisa se atenuó. “Ah, solo tengo una hija, y vive muy lejos de aquí”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“¡Oye!”, dijo Mateo, confundido y preocupado. “Es casi el Día de Acción de Gracias, así que pronto estarás con ella, ¿verdad?”.

Pero Lucía no pareció sentirse consolada por el comentario del chico. Ella se llevó la mano a la boca y salió corriendo del dormitorio. Regresó una hora más tarde y tenía los ojos rojos e hinchados. Era obvio que había estado llorando.

“Lo siento, Lucía”, dijo Mateo. “Por favor, dime qué te pasa. Siempre me has apoyado. ¿Recuerdas cuando quería cambiar de curso y tenía miedo de decírselo a mi papá? Déjame ser un amigo para ti como tú lo has sido para mí”.

La mujer mayor se sentó a los pies de la cama de Mateo y se puso a llorar. “Lo siento mucho”, dijo ella cuando se calmó un poco. “Verás, no he visto a mi hija en más de tres años”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“No puedo pagar el viaje y ella tampoco. Tiene dos bebés y su esposo está desempleado”, explicó Lucía. “Ella necesita ayuda, y no puedo dársela”.

Mateo tenía tomada la mano de la mujer mayor mientras ella le explicaba cómo había perdido todos sus ahorros y el fondo de pensiones en una estafa, y por qué tenía que trabajar tan duro a su edad.

El chico dijo: “Oye, ¿recuerdas lo que me dijiste cuando estaba deprimido? La vida siempre te sorprende y cada dificultad trae nuevas fuerzas. Yo lo creí, ahora es tu turno...”.

Lucía salió de la habitación de Mateo sintiéndose extrañamente reconfortada, pero cuando estaba saliendo del dormitorio, vio a una de las estudiantes de segundo año sentada en los escalones llorando, con un sobre arrugado en la mano.

“¡Liz!”, dijo la mujer mayor, olvidando inmediatamente sus propias penas. “¿Qué pasa, cariño?”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Ay, abuela Lucía”, sollozó la joven. “Tengo que abandonar la universidad. Mi beca solo paga las tres cuartas partes de mis gastos y el banco se negó a extender mi préstamo estudiantil. Mis padres están pasando por un momento difícil, por lo que tampoco pueden ayudarme...”.

“Dios mío”, dijo Lucía, sentándose junto a Liz y pasando un brazo alrededor de su hombro. “¡Y tan bien que te estaba yendo en clases! ¿Para cuándo necesitas ese dinero?”.

“Para septiembre”, dijo la chica. “¡Pero no sé cómo voy a obtener $15.000 para entonces!”.

“Bueno. ¡No más llanto, mi niña! ¡Ánimo! Algo surgirá. Como siempre digo, ¡la vida tiene una forma de sorprendernos!”, dijo la mujer mayor con firmeza.

Lucía tenía razón. En ese mismo momento Mateo Farías estaba trabajando en su computadora porque había tenido una idea brillante, y estaba seguro de que sus compañeros estarían ansiosos por ayudar a lograr un milagro.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Cuando la mujer mayor fue al cajero automático para retirar dinero dos meses después, se llevó el susto de su vida. El saldo en su cuenta era de $364.563.

Lucía entrecerró los ojos. “¡Eso no puede ser correcto!”, pensó. Entró al banco y le pidió al empleado que le diera un extracto bancario. Ahí estaba de nuevo: $364.563.

“¡Esto es un error!”, le dijo Lucía al cajero. “Cometiste un error. ¡Ese dinero no es mío!”.

“Sra. Martín, el dinero fue depositado en su cuenta hace tres días por el Sr. Mateo Farías”, dijo el cajero. Lucía, nerviosa, le agradeció al empleado y salió corriendo.

Fue al dormitorio, pero Mateo estaba en clase, así que lo esperó. ¡Allí estaba él, caminando con su brazo alrededor de una linda chica! “¡Mateo!”, gritó la mujer mayor. “¿Qué está pasando?”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Publicidad

El chico se acercó a la mujer mayor con una gran sonrisa en su rostro. “Veo que fuiste al banco...”.

“Pero... pero...”, dijo ella tartamudeando. “¿De dónde sacaste todo ese dinero?”.

Mateo guiñó un ojo. “¡Fue magia!”, le dijo él. “Comenzamos una página GoFundMe. Los estudiantes de esta universidad y sus padres querían mostrarte un poco de amor. $363.000 en amor. Puedes visitar a tu hija, ayudarla y mudarte para estar con ella”.

Lucía tenía lágrimas en los ojos. “¡Niños locos!”, dijo atragantándose. “Estás loco, loco...”. Pero incluso mientras le agradecía a Mateo, la mente de la mujer pensaba en algo más.

¡Tal vez, solo tal vez, esta maravillosa y mágica ganancia inesperada podría ayudar a alguien más! Al día siguiente, la mujer mayor llamó a la puerta de la habitación de Liz y en su mano había un cheque por $20.000.

“Esta es tu parte de mi milagro”, le dijo Lucía a la chica. “Porque ya ves, cuando la vida te sorprende, hay que devolverle un poco de ese amor…”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • No te desesperes, porque la vida te puede sorprender. Lucía quedó atónita cuando sus estudiantes recaudaron dinero para ayudarla a jubilarse y estar con su hija.
  • Los milagros deben ser compartidos. Los milagros son un poco como el helado de chocolate: siempre son mejores cuando los compartes, tal como lo hizo Lucía con Liz.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Hijos se enteran de que su madre de 62 años sale con un hombre más joven y los excluye de su testamento - Historia del día

20 de junio de 2024

Anciana sin hogar gasta todo su dinero en un regalo para un niño rico - Historia del día

19 de marzo de 2024

Mi hijo adolescente fue muy grosero con una mujer de la limpieza del restaurante - Le enseñé una valiosa lección

21 de junio de 2024

¿Me equivoco por darle una lección a mi nuera después de que hiciera pagar a mi esposa un servicio de limpieza?

10 de junio de 2024

A un viudo le impiden embarcar vuelo con su bebé recién nacido y Meredith, de 82 años, lo ayuda - Historia del día

18 de abril de 2024

El día de la boda, el novio se entera de que su esposa borró el nombre de su madre adoptiva de la lista de invitados - Historia del día

08 de junio de 2024

5 historias de cómo ayudar desinteresadamente a desconocidos cambió para siempre la vida de las personas

25 de junio de 2024

Huérfana encuentra viejas cartas de amor en tienda de antigüedades, se da cuenta de que conoce a los remitentes - Historia del día

26 de junio de 2024

Millonario descubre accidentalmente que su anciana madre vive en un viejo invernadero abandonado - Historia del día

27 de mayo de 2024

3 historias impactantes de suegras que se pasaron de la raya con sus nietos

21 de marzo de 2024

Tras la muerte de su marido millonario, una anciana viuda se ve obligada a vivir en un viejo y sucio remolque - Historia del día

14 de junio de 2024

Anciana se divorcia de su esposo tras 50 años de matrimonio, pero luego se arrepiente - Historia del día

11 de junio de 2024

Hombre rico excluye a 7 hijos de su testamento, anciana indigente hereda toda su propiedad - Historia del día

26 de junio de 2024

Jefe despide a mesera por llevarse sobras del restaurante, al día siguiente le da todo su dinero - Historia del día

26 de junio de 2024