logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer le lleva leche a una anciana a diario y un día encuentra una dolorosa carta junto a la puerta - Historia del día

Vanessa Guzmán
17 jun 2022
08:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una mujer le lleva leche a su vecina anciana todos los días, y una mañana, mientras dejaba el paquete en su puerta, descubre una carta dirigida a ella. Cuando la lee, se queda perpleja y llora porque está cargada de ira en su contra.

Publicidad

Shirley Harris era la típica madre estadounidense trabajadora que se había mudado recientemente a un nuevo vecindario tras haber sido transferida de su trabajo. Tenía una familia encantadora junto a su hija y su esposo que la adoraban tanto como ella los amaba a ellos.

Una semana después de que Shirley se mudara a su nueva casa, estaba muy ansiosa por conocer a sus vecinos. Un fin de semana preparó unas galletas y fue a ver a su primera vecina, una anciana llamada Evelyn, que vivía al lado.

Mujer tomando café. | Foto: Pexels

Mujer tomando café. | Foto: Pexels

Publicidad

La mujer mayor tardó en abrir la puerta. Era vieja y encorvada y caminaba con bastón. Cuando Shirley se presentó y le dio las galletas, el rostro de la mujer mayor se iluminó. "¡Oh, eres un amor!", exclamó con una sonrisa. "¡Por favor entra!".

Shirley pasó al hogar de Evelyn y notó que la anciana apenas podía levantar la tetera por sí sola. Por tal motivo, la ayudó a preparar el té y, cuando terminaron, lo disfrutaron juntas con unas galletas.

"Tu casa es hermosa, Evelyn", dijo Shirley mientras miraba alrededor de la pequeña sala de estar de su vecina. Tenía una pared cubierta con hermosas fotos de ella cuando era mucho más joven.

Publicidad

"¿Te importa si te pregunto quiénes son estas personas en la foto contigo?", consultó Shirley señalando un marco en la pared.

"Oh, son mi esposo y mi hija, querida", explicó Evelyn. "Después de que mi amado esposo muriera y mi hija se mudara, vivo sola en la casa. Verás, apenas puedo valerme por mí misma. Sería bueno si mi hija me visitara de vez en cuando".

Durante su charla de té, Shirley se dio cuenta de que Evelyn necesitaba ayuda en la casa, así como con su gata gruñona, Milly. Evelyn mencionó que le molestaban las rodillas y que eso le impedía conseguir leche para su mascota y alimentos para ella con regularidad.

Publicidad

Preocupada, Shirley se ofreció a comprarle leche todos los días y ayudarla en la casa los fines de semana. La mujer mayor estaba llorando y profundamente agradecida con Shirley por eso.

Después de salir de la casa de Evelyn ese día, Shirley se reunió con los otros vecinos antes de regresar a casa. Al día siguiente, comenzó a entregar leche a la casa de su vecina, como había prometido. A veces, incluso hacía sus compras, y la sonrisa de la mujer mayor al recibirlas le alegraba el día.

Lee también: Joven cuida a solitaria mujer discapacitada: un día no la encuentra en casa y ve una carta en su cama - Historia del día

Publicidad

Con el tiempo, las vecinas se hicieron íntimas amigas. Pero una mañana, algo extraño sucedió cuando Shirley visitó a Evelyn.

Anaqueles llenos de alimentos. | Foto: Unplash

Anaqueles llenos de alimentos. | Foto: Unplash

Publicidad

Shirley llamó a la puerta de Evelyn, pero nadie respondió. Como iba a llegar tarde al trabajo, decidió dejar la leche en el porche, donde descubrió una carta dirigida a ella. "Para Shirley", decía en la parte superior.

Ella la abrió y comenzó a llorar al leerla. Decía:

"Ya has hecho suficiente por mí y ya no te quiero cerca. Por favor, abstente de visitar mi casa en el futuro. Valoro mi privacidad y te agradecería que no te metieras en mis asuntos".

-Evelyn".

"Evelyn... ¿Por qué dices eso?", se preguntó Shirley, con los ojos llorosos. Salió de la casa de la mujer mayor molesta con la carta en sus manos. Era incapaz de entender por qué su vecina le pediría que se mantuviera alejada.

Publicidad

Ese día, la mente de Shirley no podía concentrarse en el trabajo y regresó temprano a casa. Después de refrescarse, se sentó en su balcón, mirando la casa de Evelyn y preguntándose cómo solucionaría este desorden inesperado.

De repente, notó que un camión se detuvo frente a la casa de la mujer mayor. Dos hombres se bajaron y se dirigieron al interior. Cuando salieron, cargaban muebles y cajas de cartón. “¿Qué está pasando? ¿Evelyn se está mudando?”. Shirley no pudo evitar preguntarse qué estaba pasando.

Cuando fue a la casa de Evelyn, la vio a través de la puerta principal. Evelyn estaba sentada en el sofá, las lágrimas corrían por su rostro.

Publicidad

"Evelyn, ¿qué... qué pasó?", preguntó Shirley mientras se acercaba a la puerta principal, dudando en entrar debido a la carta.

Retrato de mujer mayor en medio de flores. | Foto: Pexels

Retrato de mujer mayor en medio de flores. | Foto: Pexels

Publicidad

Evelyn lloró aún más cuando la vio. "Oh, Shirley, por favor ayúdame", suplicó. "Por favor, ayúdame, cariño".

Shirley no podía entender el repentino cambio de humor de Evelyn, especialmente dada la carta de la mañana, pero optó por ayudarla a pesar de todo. "¿Qué pasa, Evelyn? Por favor, cálmate y dime. Te ayudaré".

"Mi hija Sara...”, comenzó diciendo Evelyn, entre sollozos. "Me está obligando a ir a un asilo de ancianos. Contrató a estos hombres para que quitaran los muebles y pudiera poner la casa a la venta. Shirley, no quiero ir a ningún lado. Amo mi casa”.

“Esta mañana me llamó y me dijo que ella no me dejaría quedarme aquí. Estaba aterrorizada cuando no apareciste... me moría por contarte todo... estaba asustada y sola".

Publicidad

En ese momento, Shirley recordó la carta que Evelyn le había dejado. Se lo devolvió a Evelyn y resultó que ella no la había escrito. De hecho, era la letra de Sara. "¡Yo nunca haría algo como esto! No puedo creer que Sara lo haya hecho. ¡Dios mío!”, lloró Evelyn.

Shirley le aseguró que todo estaría bien y que no perdería su hogar. Luego llamó a su esposo, Jorge, y le pidió que se pusiera en contacto con un amigo abogado para obtener ayuda en el caso de Evelyn.

También instruyó a los hombres que estaban empacando las pertenencias de Shirley para que se detuvieran de inmediato.

Más tarde, Shirley llamó al 911 y, cuando llegaron los oficiales, presentó una denuncia contra Sara por torturar a Evelyn y obligarla a salir de su casa. Afortunadamente, el amigo de Jorge los ayudó y la casa de Evelyn finalmente se salvó.

Publicidad

Cuando la policía interrogó a Sara, se reveló que ella hizo todo por celos. Siempre había querido la casa de Evelyn, y un día, cuando la visitó, notó que Evelyn estaba con la familia de Shirley.

Manos unidas. | Foto: Pexels

Manos unidas. | Foto: Pexels

Publicidad

Se fue a casa ese día sin ver a Evelyn y comenzó a vigilarla. Le preocupaba que debido a lo unida que estaba su madre con su vecina, la anciana podría dejarle la herencia a Shirley en lugar de a ella. Como resultado, decidió instigar una disputa entre ambas.

"Muchas gracias, Shirley y Jorge", dijo Evelyn. "Ustedes dos son como una familia para mí. Nadie haría tanto por sus vecinos".

"Está bien, Evelyn. Eres nuestra familia, así que nunca te sientas sola, ¿de acuerdo?", manifestó Shirley y le dio un abrazo.

"Eres un ángel”, susurró la mujer mayor.

Lee también: Antes de la Pascua, niña le lleva víveres a anciana solitaria y la mujer reconoce su anillo - Historia del día

Publicidad

A partir de ese día, las vecinas se hicieron aún más cercanas. La hija de Shirley comenzó a llamar a la mujer mayor cariñosamente "Abuela Evelyn" y se convirtieron en una familia feliz que vivía en casas adyacentes. Afortunadamente, Sara nunca volvió a aparecer en su vida para molestarlos.

Mujeres compartiendo un bello momento frente al mar. | Foto: Pexels

Mujeres compartiendo un bello momento frente al mar. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Un poco de amabilidad puede abrir un largo camino lleno de amor: El amable acto de Shirley de ayudar a Evelyn a comprar leche y comestibles salvó a la anciana de su cruel hija y los unió como una familia.

Los miembros de la familia también pueden ser tóxicos: Fue desgarrador para Evelyn tener una hija como Sara que quería enviarla a un hogar de ancianos. Afortunadamente, Shirley entró en su vida y la salvó.

Este relato está inspirado en la historia de nuestro lector y escrito por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
info

AmoMama.es no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AmoMama.es habla en contra de lo anteriormente mencionado y AmoMama.es promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.

Publicaciones similares

Niño con ropa pulcra va de puerta en puerta pidiendo dinero: todos lo echan excepto un anciano - Historia del día

08 de junio de 2022

Mujer ve a una vecina adinerada buscando comida en la basura - Historia del día

20 de marzo de 2022

Hombre deja a su anciana suegra con pandilleros: regresa más tarde y no reconoce su casa - Historia del día

06 de junio de 2022

Anciana ve a las trillizas de su vecina fuera de la ciudad con un hombre sucio: la madre no contesta sus llamadas - Historia del día

11 de junio de 2022