logo
Flickr / cemer_p
Fuente: Flickr / cemer_p

Hombre se acuesta tras un duro día de trabajo y se da cuenta de que no es su esposa la que está a su lado en la cama - Historia del día

Mayra Pérez
20 jun 2022
09:30
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Tomás se quedó dormido en su habitación con su esposa, Lisa. Un poco más tarde, sonó su teléfono y supo que ella no estaba allí. Si no estaba en casa, ¿quién estaba en su cama? Levantó la manta en busca de respuestas y se congeló en el acto.

Publicidad

Tomás Torres acababa de terminar de fresar la última tabla de madera. Estaba exhausto mientras gotas de sudor rodaban por su frente. “Es tarde”, murmuró mientras corría hacia su camioneta.

El único consuelo de Tomás es que era viernes. Fue a casa para descansar un poco, antes de planear una salida de fin de semana con su esposa, Lisa.

Una alfombra de bienvenida en la puerta de una casa. | Foto: Unsplash

Una alfombra de bienvenida en la puerta de una casa. | Foto: Unsplash

Publicidad

Al final de su día agotador, ver a Lisa en la puerta era lo único que dibujaba una sonrisa en su cansado rostro. Pero ese viernes por la noche, no la vio allí. Tomás pensó que era raro y se apresuró a entrar para buscarla...

“¿Lisa? Estoy en casa…”, dijo en tono alegre. “¡Mira lo que tengo para ti!”.

Todos los viernes, Tomás compraba pescado fresco y disfrutaban de hacer barbacoas en su jardín. Pero como estaba demasiado agotado, los puso en el refrigerador y miró a su alrededor con ansiedad. “Lisa... ¿Cariño?”, llamó mientras se dirigía a la cocina.

Buscó a su esposa por todas partes, pero no estaba a la vista. Entró a su dormitorio y, a través de la puerta entreabierta, vio a Lisa dormida. “¡Dios mío... estás aquí!”, suspiró.

Publicidad

Le pareció extraño que su esposa estuviera durmiendo en el lado equivocado de la cama. Odiaba que hiciera eso.

“¿Qué te pasa hoy?”, murmuró.

La manta cubría el rostro de Lisa. Tomás no podía verla lo suficiente, ni siquiera su cabello rizado que tanto amaba. Frunció el ceño y fue al baño a refrescarse. Unos 15 minutos después, se deslizó al otro lado de la cama, exhausto.

La habitación estaba en silencio, excepto por el reloj de pared que marcaba la hora y el teléfono que empezó a sonar.

Pies de una persona dormida en una cama. | Foto: Pexels

Pies de una persona dormida en una cama. | Foto: Pexels

Publicidad

Tomás estaba medio dormido cuando temblorosamente agarró su celular para ver quién había llamado. Pero era un mensaje de texto de Lisa.

“Cariño, ¿ya estás en casa? Llegaré un poco tarde, pero no te preocupes, Mary está conmigo. Te amo”.

Tomás se frotó los ojos y vio la hora. Eran las 7:45 de la noche y el mensaje había llegado unos minutos antes.

“¿Lisa?”, gritó Tomás. Se dio la vuelta y saltó de la cama con miedo. “Si Lisa no está en casa, entonces ¿quién está a mi lado?”.

Tomás se estremeció mientras retiraba lentamente la manta de la persona que estaba en su cama. Se quedó helado y boquiabierto de horror.

Publicidad

“¡Despierta! ¿Quién eres y qué haces en mi casa y en mi dormitorio?”, increpó a la anciana que dormía profundamente en su cama.

La mujer se despertó y miró a Tomás, y sus ojos se llenaron de lágrimas. “Lo siento mucho... No supe cuándo me quedé dormida”, lloró.

Tomás ayudó a la mujer a bajar las escaleras y le dio un vaso de agua fría. “Ahora, dime, ¿cómo entraste aquí?”, le preguntó. “¿No sabes que entrar sin autorización es un delito? Podrías ir a la cárcel por ello”.

Hombre revisa su celular acostado en la cama. | Foto: Pexels

Hombre revisa su celular acostado en la cama. | Foto: Pexels

Publicidad

La mujer parecía asustada y agotada. Sus ojos estaban cansados ​​y su piel un poco bronceada. Cualquiera podría decir que había vagado todo el día bajo el sol abrasador con solo mirarla...

“Soy Alicia y estaba con mi yerno, Samuel”, dijo. “Me dijo que iría a cargar gasolina y me dejó en la carretera... Pero nunca regresó, y se hizo más oscuro”.

Tomás estaba desconcertado. Le preguntó a Alicia si tenía teléfono, pero no lo tenía. Tenía más de 70 años y apenas podía recordar el número de contacto de nadie. “Averiguaremos qué sigue, pero todavía no me dijiste cómo llegaste aquí”, dijo Tomás.

Al final resultó que Lisa había olvidado cerrar la puerta con llave antes de salir de la casa ese día. Alicia deambulaba cerca del patio de Tomás cuando sintió sed.

Publicidad

“Nadie respondió al timbre y a mis golpes... La puerta estaba abierta, así que entré para pedir ayuda”, relató Alicia tímidamente. “Estuve buscando al dueño del lugar y antes de darme cuenta me quedé dormida en el dormitorio de arriba... Estaba exhausta y hambrienta”.

Tomás sintió pena por Alicia. Le sirvió unos fideos e inmediatamente llamó a su hijo, Leo, para que viniera. Era un joven abogado que lo llenaba de orgullo, y estaba seguro de que podría hacer algo por la anciana.

“Entonces, ¿tu yerno te dejó en la carretera?”, le preguntó Leo a Alicia. “¿Qué hace él para ganarse la vida?”.

Samuel era agente inmobiliario. Después de la muerte de su esposa, vivió con Alicia para que ella pudiera ayudarlo a criar a su hija, que ahora tenía 18 años.

Publicidad
Una larga carretera. | Foto: Unsplash

Una larga carretera. | Foto: Unsplash

“Esa casa es el único tesoro que tengo después de la muerte de mi esposo”, sollozó Alicia. “Hubo momentos en que Samuel quiso llevarme a una vivienda asistida y convertir esa casa en un hotel”.

Publicidad

Tomás y Leo entendieron lo que había ocurrido. Condujeron a Alicia a su casa según las instrucciones que ella les dio. Vieron a Samuel recorrer la casa con algunos hombres cuando llegaron.

“Quiero que se elimine esta fuente, y en su lugar tendremos un acuario enorme…”, les decía a los visitantes, cuando Leo lo interrumpió con algunos documentos.

“¡No harán nada! ¡Esta casa pertenece a la señora Alicia Cortés!”, gritó desde el pasillo.

Samuel se sorprendió al ver a su suegra en casa. “¿Quién eres y qué derechos tienes en mi casa?”, preguntó con altanería al joven abogado.

Publicidad

Leo le mostró los documentos y le dijo que ahora era el asesor legal de Alicia para su propiedad. Samuel palideció. “Te enviaré un aviso legal por traspasar su propiedad”, dijo Leo.

Lee también: Hombre mayor lleva a esposa a la ciudad donde creció: ella ve a un mendigo que es idéntico a él - Historia del día

Después de una breve pelea legal, Alicia recuperó su propiedad. Le prohibió a Samuel volver a entrar y decidió recompensar a los dos hombres que la habían ayudado.

Fachada de una gran casa. | Foto:Unsplash

Fachada de una gran casa. | Foto:Unsplash

Publicidad

“¡Lo siento, señora Cortés, pero no puedo aceptar eso!”, dijo Leo, negando la oferta de Alicia de quedarse con su casa como regalo. “Esta es su casa, y tiene que disfrutar sus días en paz aquí”.

Pero Alicia fue insistente. Nada la convencería de cambiar de opinión. Poco después, convirtió a Leo en el heredero legal de su casa. Fue un regalo inesperado, y aunque el joven abogado podía venderla rápidamente y pagar sus deudas de estudios, decidió quedarse con ella.

Alicia quedó impresionada, así que le dio algunas piezas de joyería reliquia para empeñar y pagar sus deudas. Esta vez fue una oferta que Leo no pudo resistir. “¡Las recuperaré muy pronto!”, prometió.

Publicidad

Tomás y Leo le ofrecieron a la anciana un lugar en sus respectivos hogares, para que estuviera cuidada y protegida por el resto de su vida.

“¡Sabes, serías una gran abuela para mi hijo!”, le dijo Leo a Alicia mientras la palmeaba de camino a casa. “Por cierto, ¡Amy está embarazada!”, añadió, y los tres se rieron a carcajadas.

A partir de ese día, tomaron a Alicia bajo su ala. Se quedaba tres días en la casa de Tomás y el resto de la semana con Leo y su esposa embarazada.

“¡Gracias por enviarme aquí!”, suspiró, mirando al cielo cuando estaba en la casa de Tomás un fin de semana en particular.

Publicidad
Una anciana sonrie feliz. | Foto: Pexels

Una anciana sonrie feliz. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Trata a los mayores con respeto y consideración. Cuando Tomás y Leo se enteraron de la historia de Alicia, decidieron ayudarla a recuperar su propiedad de manos de Samuel y le ofrecieron mudarse con ellos. Su encuentro casual cambió el destino de todos, y tuvieron una vida pacífica en el futuro.

Publicidad

Es necesario escuchar antes de reaccionar contra alguien. Aunque Tomás inicialmente estaba molesto cuando supo que Alicia se había colado en su casa, decidió ayudarla después de enterarse de su difícil situación. También se asoció con su hijo Leo y buscó justicia para la anciana.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: Tras la muerte de mamá, hijo encuentra foto suya de la infancia con ella y un niño que se parece a él - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
info

AmoMama.es no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AmoMama.es habla en contra de lo anteriormente mencionado y AmoMama.es promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.

Publicaciones similares

Hombre que echó a su hija con su bebé la busca por 5 días: ve su cochecito bajo un puente - Historia del día

11 de mayo de 2022

Esposo no tiene permitido ingresar a la habitación de esposa enferma: días después ella oye su voz en la radio - Historia del día

16 de mayo de 2022

Cartero escucha fuerte llanto en una casa abandonada y se apresura a entrar - Historia del día

08 de mayo de 2022

Cada día, viuda ve a joven solitario limpiando la basura afuera de su casa - Historia del día

23 de abril de 2022