logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Cajero echa groseramente a mujer rica por no tener $11 y la señora que limpia lo agarra por el cuello - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una mujer recibió ayuda de alguien inesperado cuando no pudo pagar sus compras en una tienda de comestibles, después de que el cajero arremetiera en su contra. La ayuda provino de una señora de la limpieza que le dio una lección al hombre.

Publicidad

María era una mujer que había trabajado duro toda su vida y había logrado convertirse en propietaria de una empresa de cosméticos.

Al mismo tiempo, era madre soltera de dos hijos que había criado sola después de que su esposo, Jonathan, muriera unos meses antes.

Una mujer escribiendo en una pizarra acrilica. | Foto: Pexels

Una mujer escribiendo en una pizarra acrilica. | Foto: Pexels

Publicidad

La pérdida de su amado había sido un duro golpe para la mujer. Él había sido un gran sistema de apoyo para ella cuando se trataba de equilibrar su trabajo y su paternidad.

Eventualmente la empresaria se encontró incapaz de equilibrar el trabajo y sus hijos. Por ese motivo, tuvo que contratar a una niñera para que cuidara a los pequeños, que tenían 3 y 5 años.

Un día, María tenía prisa por salir al trabajo, pero como la niñera no había llegado, tuvo que esperar. Estaba revisando frenéticamente su reloj, pues tenía una reunión importante más tarde ese día.

Lee más: Niña paga víveres de mendigo: su papá recibe $520.000 de él para tratamiento de su esposa al día siguiente - Historia del día

Publicidad

Cuando llegó la niñera, la madre tenía tanta prisa que ni siquiera tuvo tiempo de enfadarse con la señora por haber llegado 10 minutos tarde. En condiciones normales la habría regañado porque valoraba mucho el tiempo.

María tomó las llaves del auto y su bolso, y condujo directamente a su oficina, diciéndole a la niñera que cuidara de los niños.

Pero cuando llegaba al último semáforo antes de llegar a su trabajo, comenzó a sentirse mareada. No había desayunado porque tenía prisa y además estaba a dieta.

Una mujer haciendo compras en una tienda de comestibles. | Foto: Pexels

Una mujer haciendo compras en una tienda de comestibles. | Foto: Pexels

Publicidad

Decidió comprar algunos bocadillos en una tienda cercana. De todos modos, estaba bastante cerca de la oficina. Cogió unas cuantas barras de granola y una botella de jugo de naranja y se dirigió a la caja.

“¡Son $11!”, anunció el hombre, colocando las compras en una bolsa de plástico.

“Está bien”, dijo ella, metiendo la mano en su bolso. En ese momento notó que había dejado su teléfono y su monedero con todo su dinero y sus tarjetas de crédito en casa por haber salido a toda prisa.

"Ay, no", murmuró avergonzada al notar que no podía pagar los artículos. “Lo siento. Parece que he dejado el dinero y el teléfono en casa. Mi oficina no está muy lejos ¿Podrías apartar esto y enviaré a alguien a recogerlo?".

Publicidad

El hombre volteó los ojos y miró a María de pies a cabeza. “¿Por qué las personas entran a las tiendas cuando no tienen dinero para pagar?”, murmuró enojado mientras alejaba las cosas de María del mostrador.

“¡Qué pérdida de tiempo!”, agregó. El cajero lo dijo lo suficientemente fuerte intencionalmente para que la mujer pudiera escucharlo.

“¿Disculpa? Sabes que puedo oírte, ¿no?”, respondió ella, irritada. “Simplemente te pedí que reservaras mi compra porque dejé mis pertenencias en casa. También valoro mucho el tiempo. ¡Así que, por favor, relájate!”.

Un cajero detrás del mostrador en una tienda. | Foto: Pexels

Un cajero detrás del mostrador en una tienda. | Foto: Pexels

Publicidad

“¡Supongo que se está olvidando de que usted es la culpable aquí!”, refutó el cajero. “Está usando ropa bonita y joyas, y honestamente, ¿no tiene $11 en ese enorme bolso que lleva?”, remarcó burlonamente.

“¡Los clientes como usted hacen cosas como esta para llamar la atención! ¡Váyase de aquí si no puede pagar!”.

“Disculpe, señor... No estoy segura de si alguien le ha dicho esto alguna vez, ¡pero es demasiado grosero! ¡Quédese con sus productos, ya no enviaré a nadie para buscarlos!”, gritó María enojada, dándose la vuelta para irse cuando una señora de la limpieza la tomó de la mano.

“¡No se irá, señora!”, dijo ella. “¡Un momento!”. La mujer mayor se acercó inmediatamente al cajero y lo agarró del cuello de la camisa. Todos en la tienda se quedaron perplejos ante lo que había hecho.

Publicidad

“¡Sra. Márquez! ¿Qué está haciendo? ¿Se volvió loca? ¡Suélteme!”, gritó el cajero.

“Mira, muchacho... ¿Te gusta cuando te hago esto?”, inquirió ella rígidamente.

“¡Sra. Márquez, por favor!”, gritó el hombre, apartando su mano de un tirón y realineando su uniforme. “¿Por qué me trata de esta manera cuando no le he hecho nada malo?”.

Una persona usando productos de limpieza para el aseo. | Foto: Pexels

Una persona usando productos de limpieza para el aseo. | Foto: Pexels

Publicidad

“Tienes razón, José. No me has hecho nada malo. ¡Pero insultaste a nuestra clienta solo porque no podía pagarte! Así se sintió ella cuando te burlaste, a pesar de su promesa de que alguien vendría a pagar los productos”.

“Te escuché mientras limpiaba uno de los pasillos, cariño. ¡Lo que hiciste estuvo muy mal!”.

José miró a todos los presentes que lo observaban y bajó los ojos humillado. Probó su propia medicina y se sintió terrible por la forma en que las miradas de la gente estaban fijas en él.

Lee también: Empleado echa de tienda a niño pobre que quiere comprar una muñeca para su madre enferma - Historia del día

Publicidad

Algunos compradores incluso murmuraban cosas terribles sobre su persona.

María agradeció a la Sra. Márquez por ayudarla. “Gracias, señora. ¡Usted es un amor!”.

“¡No fue nada, cariño!”. La señora de la limpieza se encogió de hombros. También pagó la cuenta de María, a pesar de que esta le dijo que no tenía que hacerlo.

Cuando salía de la tienda ese día, la empresaria le pidió la dirección a la Sra. Márquez para poder visitarla y devolverle su amabilidad. “¡Muchas gracias de nuevo, señora!”, exclamó María mientras se alejaba hacia su auto.

Una mujer mayor sonriendo. | Foto: Pexels

Una mujer mayor sonriendo. | Foto: Pexels

Publicidad

Ese fin de semana, la empresaria fue a la casa de la mujer mayor con una bolsa de comestibles y algunas frutas. Para su sorpresa, una niña en silla de ruedas abrió la puerta.

“Hola, ¿cómo puedo ayudarla?”, preguntó la pequeña con voz chillona.

“¡Hola! ¿Rosa Márquez vive aquí? Ella me dio esta dirección hace unos días cuando la conocí en la tienda donde trabaja”.

“Sí, pase por favor”, respondió la niña, y María la siguió adentro.

La Sra. Márquez salió de la cocina, limpiándose las manos con una toalla. “¡Ah, querida! ¡Eres tú!”, dijo la mujer mayor sonriendo al ver a María. Le sirvió té y galletas y le agradeció por traerle las frutas y los suministros.

Publicidad

Durante su charla, la empresaria descubrió que la niña en la silla de ruedas era su nieta, Laura, quien necesitaba una cirugía costosa para poder volver a caminar.

Su padre, el hijo de la Sra. Márquez, Eduardo, trabajaba en el extranjero y estaba tratando de recaudar fondos para la cirugía de su hija.

Preocupada por la pequeña, María inmediatamente se ofreció a pagar el tratamiento. La mujer mayor dudó al principio, pero cedió cuando la mujer más joven insistió.

Una niña en silla de ruedas sonriendo. | Foto: Pexels

Una niña en silla de ruedas sonriendo. | Foto: Pexels

Publicidad

“Usted me ayudó, señora, a pesar de que yo era una completa extraña. ¡Permítame que la ayude, por favor!”.

La Sra. Márquez se puso a llorar mientras la abrazaba. “¡No sé cómo agradecerte, cariño! ¡Ay, eres un ángel para mi Laura!”, susurró, con los ojos llorosos.

Con el tiempo, la familia de la Sra. Márquez y María se hicieron cercanas. La mujer mayor empezó a visitar la casa de la empresaria y a ayudarla con sus hijos. Mientras tanto, Eduardo estaba de regreso en casa por su hija y la cirugía de Laura se completó con éxito.

El hombre estaba más que agradecido con María por su ayuda. Él y ella se hicieron buenos amigos al principio, pero finalmente se dieron cuenta de que estaban enamorados.

Publicidad

Se casaron un año después de que comenzaran a salir, y la Sra. Márquez ahora era abuela de tres niños maravillosos. Tienen una gran familia feliz.

Una mujer mayor abrazando a una mujer más joven. | Foto: Pexels

Una mujer mayor abrazando a una mujer más joven. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No te apresures a juzgar a los demás. José asumió que María estaba fingiendo que no tenía dinero solo para llamar la atención, pero estaba equivocado.

Si haces una pequeña cosa buena a alguien, serás recompensado. La Sra. Márquez acudió al rescate de María, y ese único acto cambió su vida para mejor. Su nieta no solo recibió tratamiento, sino que también ganó una familia encantadora.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Cajero se niega a atender a una mujer en el supermercado y le dice: "Odio a la gente como tú" - Historia del día

Publicidad

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
info

AmoMama.es no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AmoMama.es habla en contra de lo anteriormente mencionado y AmoMama.es promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.

Publicaciones similares

Joven viuda de un hombre rico descubre que él dejó herencia de $4,7 millones a desconocida de 81 años llamada Ana - Historia del día

13 de mayo de 2022

Mujer rica sigue a su hija y descubre que visita un viejo garaje todos los días - Historia del día

23 de febrero de 2022

Cada día, anciana ve a trillizas solas y descalzas pescando en un estanque y las sigue - Historia del día

20 de abril de 2022

Mujer lee por casualidad el pedido de ayuda de una señora, va hasta su casa y la ve tendida en el suelo - Historia del día

26 de abril de 2022