logo
Flickr / sese_87
Fuente: Flickr / sese_87

Pobre mesero es despedido por alimentar a perro hambriento, luego el dueño del café se entera de que era su perro - Historia del día

Mayra Pérez
08 jul 2022
18:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

El mesero de un café con problemas financieros es criticado y despedido por alimentar a un perro hambriento durante su turno. Más tarde, las cosas toman un giro inesperado cuando la hija del dueño del lugar lo defiende.

Publicidad

Pedro Calderón era un hombre muy trabajador que intentaba ayudar a su madre enferma. Era mesero en uno de los cafés más populares de la ciudad, y aunque su paga no era tan buena, amaba su trabajo.

Un día, estaba trabajando en su turno habitual cuando vio un perro al otro lado de la calle. La gente pasaba junto a él sin prestarle mayor atención al pobre animal, que miraba a todos con ojos tristes.

Un perro comiendo con apetito. | Foto: Pexels

Un perro comiendo con apetito. | Foto: Pexels

Publicidad

Solo con verlo, Pedro se dio cuenta de que el perro tenía hambre, así que tomó algunas sobras para alimentarlo. Cuando le ofreció la comida, el animalito se abalanzó sobre ella y resultó evidente que no había comido en días.

“Está bien, más despacio. Hay suficiente comida para ti”, le dijo al perro, acariciando su pelaje mientras comía.

Cuando el perro terminó de comer, comenzó a lamer la palma de la mano de Pedro para expresar su gratitud. “Está bien, amigo mío”, dijo, sonriendo. De repente, notó el collar alrededor de su cuello.

“¿Te escapaste?”, le preguntó al perro, como si pudiera responder. Luego examinó el collar y encontró un número de contacto.

Publicidad

Llamó al número, y resultó ser una chica de 16 años. Ella estaba muy agradecida con Pedro por haber encontrado a su perro.

“¡Muchas gracias por encontrar a Chuck y darle de comer!”, le dijo a Pedro. “Se escapó de mi casa hace un par de días. Soy Layla”.

“¡Encantado de conocerte!, soy Pedro. ¡Tu perro es muy lindo! Le di mucha comida, así que no lo alimentes más por hoy”.

“Así lo haré. ¡Gracias!”, dijo y se fue con su mascota en brazos.

Una chica con un perro en sus brazos. | Pexels

Una chica con un perro en sus brazos. | Pexels

Publicidad

Cuando Pedro regresó al café, el gerente estaba parado allí, con los brazos cruzados. “¡Vete!”, gritó, dejando perplejo a Pedro. “¡FUERA DE AQUÍ! ¡ESTÁS DESPEDIDO!”.

“¿Qué?”. Pedro estaba desconcertado. “Pero, ¿por qué de repente... quiero decir, hice algo mal, señor Moreno?”.

“¡Acabo de ver lo que pasó! ¡Alimentaste a un perro asqueroso! A los empleados como tú no se les permite trabajar aquí. ¡Te denuncié con el dueño y me dijo que te comunicara que estás despedido! Pasa mañana a cobrar tu indemnización por despido…”.

“Pero, señor Moreno”, intentó argumentar. “El perro tenía hambre y no podía verlo de esa manera. Además, iba a ir al baño y asearme antes de ir a la cocina. Por favor, usted sabe la condición de mi madre”.

Publicidad

“¡Nada de eso importa! ¡Estás despedido!”, declaró con firmeza. “¡Y tienes que marcharte de inmediato!”.

Pedro no tuvo más remedio que seguir las órdenes de su superior. Salió del café con los ojos llorosos y preguntándose cómo manejaría sus gastos ahora que no tenía trabajo. Su salario apenas alcanzaba para cubrir sus facturas mensuales y ahora solo tendría su indemnización por despido.

Lee también: Anciano que ha estado solo toda su vida ve en su puerta a un niño que le dice: "Abuelo, llegamos" - Historia del día

Cuando Pedro fue al café al día siguiente a cobrar su paga, el dueño, el señor Gómez, estaba allí. Había regresado temprano de su viaje de negocios.

Publicidad
Un hombre tomando café. | Foto: Pexels

Un hombre tomando café. | Foto: Pexels

Pedro decidió disculparse con él e intentar convencerlo de que lo contratara nuevamente. Así que fue directamente a su oficina y llamó a su puerta, confiado en que su plan funcionaría.

Publicidad

“Buenos días, señor Gómez. Mi nombre es Pedro Calderón. ¿Le importaría si yo…?”. Se detuvo abruptamente cuando vio a Layla allí.

El señor Gómez empujó su silla hacia atrás y se puso de pie de un salto tan pronto como reconoció a Pedro.

“Si mi memoria no me falla, ¡eres el mesero que entró en el café durante su turno después de alimentar a un perro asqueroso! ¿Te das cuenta del error que cometiste? ¡Podríamos haber perdido clientes por tu culpa! ¿Quién querría comer en un café asqueroso?”. Hizo una pausa. “Estoy ocupado en este momento, ¡por favor, sal de mi oficina!”.

“Quería que me escuchara, señor Gómez. Yo iba a asearme…”.

Publicidad

“¿No fui lo suficientemente claro?”, interrumpió el dueño. “¡No me interesan tus excusas! ¡Estás despedido! ¡Recoge tu paga y sal de aquí!”, le gritó a Pedro.

Pero Layla de repente gritó. “¡No, papá! ¡Estás cometiendo un error!”.

El señor Gómez se sorprendió, al igual que Pedro. En ese momento, se dio cuenta de que Layla era la hija del dueño.

“¿Acabas de levantarme la voz?”, le preguntó su padre muy enojado.

Una jovencita en una cafetería con su celular. | Foto: Pexels

Una jovencita en una cafetería con su celular. | Foto: Pexels

Publicidad

“Lo siento papá, pero necesito que me escuches. Perdí a Chuck hace unos días... Tú no estabas en casa y yo estaba muy preocupada y triste. Afortunadamente, lo encontré ayer. ¡Gracias a Pedro! Él no solo lo alimentó, sino que me llamó para que lo pasara buscando. ¡Por favor, es una buena persona, y muy amable!”.

“¿Eso es cierto?”. El tono del hombre cambió repentinamente.

“Sí, papá….”, respondió la jovencita al borde de las lágrimas.

Luego de escuchar lo que Pedro había hecho por Chuck, el señor Gómez se sintió culpable por haberle gritado. Se aclaró la garganta. “Lo siento, Pedro… Fui demasiado duro. Debería haberte dado la oportunidad de explicarte”.

Publicidad

“Está bien, señor”, respondió Pedro con humildad. “Solo quisiera pedirle algo. Quiero conservar mi trabajo porque necesito dinero para cuidar a mi madre enferma. ¿Pueden volver a contratarme?”.

“Por supuesto, lo siento mucho. No debí haber actuado así... En realidad, pienso que te mereces un ascenso por tu amabilidad y generosidad. Estaba buscando un subgerente para el café, ¡y creo que encajarás perfectamente! Considera esto como una disculpa”.

Pedro estaba atónito y no sabía qué decir.

“Cuando la vida te ofrezca una oportunidad, ¡aprovéchala al máximo, jovencito!”, le dijo su jefe con firmeza. “¡Te lo has ganado! ¡Así que prepárate para asumir tareas adicionales de inmediato!”.

Publicidad

Pedro estaba agradecido por la promoción. Tenía más responsabilidades, pero también un aumento de salario, lo que le permitió comprar una moderna silla de ruedas para su madre, que le dio a la anciana una mayor movilidad y una mejor calidad de vida.

Una pareja con un perro. | Foto: Pexels

Una pareja con un perro. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Tu amabilidad siempre traerá cosas buenas a tu vida. Pedro no pudo ignorar a un perrito que parecía perdido y hambriento, y aunque inicialmente fue despedido por eso, posteriormente fue promovido con grandes beneficios.

Identifica a tus mascotas. Cuando el perrito de Layla se perdió, Pedro pudo localizarla, tan pronto se acercó a auxiliar al hambriento perro gracias a que el perro tenía una identificación. Sin esa placa, el pobre perrito nunca habría tenido la oportunidad de regresar a su hogar.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad

Te puede interesar: Mujer de 67 años queda devastada cuando su jefe la despide: semanas después, él le ruega que vuelva - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Millonario ve a mujer sin hogar mendigando afuera de su tienda: la echa hasta que le ve la cara - Historia del día

17 de marzo de 2022

Hijo humillado por su familia adoptiva encuentra cartas que le escondieron – Historia del día

29 de marzo de 2022

Huérfano discapacitado observa la mansión de un millonario al otro lado del lago: el hombre lo ve y se acerca - Historia del día

27 de abril de 2022

Niños de familia rica fingen ser mendigos: "Queremos ayudar a nuestro amigo", le dicen a la gente - Historia del día

14 de abril de 2022