logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Vecina se burla de mujer pobre por el aspecto sucio de su casa: se disculpa tras entrar - Historia del día

Vanessa Guzmán
14 jul 2022
02:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Sara Terán recibió varias quejas sobre el estado de su casa de parte de una de sus vecinas, la Sra. Carrillo. La mujer mayor le gritó por no poder arreglar todo rápidamente. Pero en lugar de enojarse, Sara la invitó a ella y a otros dos vecinos a su casa, lo que sorprendentemente cambió todo.

Publicidad

Sra. Terán,

"¡Es un desastre! Tienes que arreglar tu patio de inmediato. Hace que nuestro vecindario se vea horrible, y todas nuestras casas están perdiendo valor, ya que estás a la vuelta de la esquina. ¡Por favor, hágalo con prontitud!”.

Sinceramente,

Sra. Carrillo.

Mujer tomando café. | Foto: Pexels

Mujer tomando café. | Foto: Pexels

Publicidad

Sara suspiró después de leer otro de los mensajes de la Sra. Carrillo. La mujer mayor dejó notas pegadas a la puerta de su casa durante las últimas dos semanas, pero Sara no podía hacer nada por ahora. Suspiró y arrugó la carta en sus manos, llevándola adentro y arrojándola con fuerza a su basurero.

"Esta mujer horrible y entrometida no entiende nada", se dijo a sí misma y comenzó a guardar los pocos víveres que acababa de comprar y continuó con su ajetreado día. Todo lo que tenía que hacer ahora era ignorar la situación y esperar que se calmaran.

Cerró la puerta y miró a través de las cortinas. Tres de sus vecinos se habían detenido a unos metros de distancia y estaban discutiendo algo intensamente.

Publicidad

Sin embargo, Sara debería haber esperado lo que sucedió al día siguiente.

Muy temprano en la mañana alguien comenzó a golpear con fuerza su puerta de entrada.

Sara frunció el ceño mientras levantaba la cabeza de cambiar el pañal de su hijo de un año. Se preguntó quién sería la persona que le estaba dando puños a la puerta y tocando el timbre desesperadamente.

Sara no quería que su esposo, quien estaba muy cansado, se despertara. Andrés recién había llegado a casa después de un largo turno nocturno en la fábrica donde trabajaba,

Además, su bebé se podría intranquilizar por el escándalo y ella quería paz. Si esto no fuera una emergencia, quienquiera que estuviera afuera no tendría que estar exigiendo su atención de esa manera.

Publicidad

Su ceño se mantuvo fruncido cuando abrió la puerta y vio a tres de sus vecinos. Ella no estaba sorprendida. Era solo cuestión de tiempo antes de que se cansaran de que ella ignorara las quejas sobre su patio.

Lee también: Mujer acusa a su vecina de arruinar su jardín: a la mañana siguiente se despierta con el sonido de una ambulancia - Historia del día

Uno de ellos era la Sra. Carrillo. También estaban el Sr. Sarmiento y la Sra. Lugo. Todos vivían en la misma calle y Sarah los había conocido en algún momento, pero brevemente. "Hola... ¿qué está pasando?", preguntó ella, confundida por sus rostros enojados.

Mujer mayor. | Foto: Pexels

Mujer mayor. | Foto: Pexels

Publicidad

"Señora Terán, le he enviado muchas notas y, al parecer, todas han pasado desapercibidas", dijo la señora Carrillo. La mujer gesticulaba y movía las manos en señal de molestia. Tenía un tono burlón que a Sara no le gustaba.

"Pareces pensar que tener un patio en estas condiciones es perfectamente normal, sin mencionar el exterior de tu casa, que se está cayendo a pedazos por completo. Estamos a punto de establecer una asociación de propietarios, ¡y serás multada por esto! ¿Es eso lo que quieres?".

Los otros vecinos detrás de ella asintieron con la cabeza, agregaron algunas quejas propias e incluso se rieron en algún momento. La Sra. Carrillo tuvo la peor carcajada de todos. Sara sabía que se veía terrible, pero arreglar su patio no estaba en su lista de prioridades.

Publicidad

Quería responder a todo el vitriolo que le dio la mujer mayor. ¿Cómo se atreven estas personas a venir a su casa y burlarse de ella y amenazarla? No tenían idea de lo que estaba pasando con su vida. Además, si no se unía a la Asociación, no podrían multarla.

Quería devolverles sus declaraciones e incluso burlarse de ellos también. Pero esa no era su personalidad. Sara era mucho más y mejor que eso.

"Señora Carrillo, señora Lugo y señor Sarmiento, ¿podrían pasar?". Sara les ofreció, haciendo un gesto con la mano para que pudieran entrar a la casa.

Los tres vecinos obviamente se sorprendieron por sus palabras. Esperaban una pelea, pero ella no se rebajaría a su nivel. "Podemos hablar más sobre este tema adentro mientras tomamos un café".

Publicidad

Los hizo pasar a su casa y les dijo que se sentaran en su sala de estar mientras preparaba el poco café que le quedaba y reunía todo su coraje para enfrentarlos con la verdad. Respiró hondo, sonrió y volvió a la sala de estar.

"Aquí tienen", dijo con la voz más educada que pudo reunir.

Foto de una mujer con cabello rizado. | Foto: Pexels

Foto de una mujer con cabello rizado. | Foto: Pexels

Publicidad

La Sra. Carrillo tomó su taza con aparente indiferencia, preguntándose por qué Sara estaba siendo amable con ellos. "Entonces, ¿vas a hacer algo al respecto?", preguntó.

Finalmente, Sara se sentó. "Señora Carrillo, he leído todos sus memorandos. Pero la verdad es que la jardinería no es una prioridad para mi familia en este momento. Nuestro niño pequeño está muy enfermo. ¿Escucha el ruido de una máquina a la distancia?", preguntó, señalando hacia el pasillo.

Los vecinos asintieron, aunque no se habían dado cuenta hasta que Sara lo mencionó. "No es tan ruidoso, pero se puede escuchar. Esa es la máquina de respiración de mi bebé. Está enfermo y su condición de salud hace que peligre su vida”.

Publicidad

“Además, mi esposo perdió su gran trabajo después de que la empresa quebró. Lo único que tiene que ha podido encontrar en esta recesión es un turno de noche en una fábrica de latas. Es agotador, por lo que ahora mismo está durmiendo. Miren, la puerta de mi habitación está cerrada", continuó.

La Sra. Carrillo quería hablar. "Bueno eso es…"

Pero Sara no la dejó continuar, aunque su voz seguía siendo serena y amable. "Y tengo otros dos hijos que atender. Simplemente, no tengo tiempo ni dinero para arreglar mi patio. Todo se destina a la comida, las necesidades del hogar y facturas médicas. ¿Pueden entender la situación?".

Publicidad

Los tres vecinos se miraron solemnes ahora que ella había terminado de explicar su situación.

Finalmente, la Sra. Lugo dijo algo. "No lo sabíamos. Lo sentimos mucho, señora Terán. Esperamos que su bebé se mejore rápidamente", dijo con sinceridad.

"Gracias", respondió Sara, asintiendo con la cabeza. Los demás se hicieron eco del sentimiento, y la Sra. Carrillo parecía haber sido regañada como nunca antes.

Ventanas cerradas. | Foto: Pexels

Ventanas cerradas. | Foto: Pexels

Publicidad

Se excusaron rápidamente, agradeciéndole a Sara por la taza de café y agregando más disculpas. Sara mantuvo su fachada amable durante todo el intercambio, con la esperanza de que dejaran de quejarse y burlarse de su patio.

Pero cerró la puerta y los miró a través de las cortinas. Los tres se habían detenido a unos metros de distancia y estaban discutiendo algo intensamente. Se encogió de hombros y fue a ver a su hijo.

Unas horas más tarde, escuchó el sonido revelador de una cortadora de césped y vio al Sr. Sarmiento podando el césped del deteriorado patio. Estuvo a punto de decirle que era innecesario, pero la Sra. Carrillo y la Sra. Lugo se unieron a él con herramientas de jardinería.

Publicidad

Para su sorpresa, aparecieron otros vecinos, trayendo flores, más herramientas y todo lo necesario para ayudar a arreglar el exterior de la casa. Sara salió a darles las gracias y se ofreció a colaborar, pero ellos querían hacerlo ellos mismos.

"Cariño, fui terrible contigo por mis quejas. Lo siento mucho. Déjanos hacer esto por ti, para compensarte", insistió la Sra. Carrillo mientras acompañaba a Sara de regreso dentro de su casa.

Los ojos de Sara se llenaron de lágrimas mientras miraba a sus vecinos a través de la ventana, y Andrés finalmente se despertó para ver lo que estaba sucediendo. Ella le explicó todo y él le dijo algo que nunca olvidaría.

Publicidad

"La gente es intrínsecamente buena y quiere hacer el bien. Solo tenemos que recordárselo a veces", dijo y se fue a preparar algo para comer. Sara asintió, secándose las lágrimas.

Pero sus vecinos no se enfocaban solo en la jardinería. Pronto, el Sr. Sarmiento hizo algunas llamadas y consiguió una entrevista para de trabajo para Andrés en una gran corporación.

Lee también: Estudiantes arreglan el jardín de ancianos y discapacitados y muestran lo que es la verdadera humanidad

La oferta de trabajo consistía en horas regulares y un salario similar al que tenía antes de ser despedido. Afortunadamente, consiguió el trabajo y todo cambió para la familia.

Publicidad
Persona podando cesped. | Foto: Pexels

Persona podando cesped. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La gente es buena de corazón, pero a veces hay que recordárselo: Tan pronto como los vecinos de Sara descubrieron su situación, decidieron tomar medidas y ayudarlos.

Publicidad

Respeta a tus vecinos pase lo que pase: Los vecinos de Sara se burlaron y se quejaron hasta que se dieron cuenta de lo dura que era la vida de esa familia. Pero pronto expiaron sus acciones.

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Cada día, anciana ve a trillizas solas y descalzas pescando en un estanque y las sigue - Historia del día

20 de abril de 2022

Mujer le lleva leche a una anciana a diario y un día encuentra una dolorosa carta junto a la puerta - Historia del día

17 de junio de 2022

Anciana ve a las trillizas de su vecina fuera de la ciudad con un hombre sucio: la madre no contesta sus llamadas - Historia del día

11 de junio de 2022

Niño con ropa pulcra va de puerta en puerta pidiendo dinero: todos lo echan excepto un anciano - Historia del día

08 de junio de 2022