logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Anciana pasa la noche en la calle por culpa de su hija - Historia del día

Georgimar Coronil
23 ago 2022
12:55
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Janet estaba encantada de hacer un viaje de cumpleaños a Vietnam con su hija Mónica. Pero la experiencia no fue lo que ella esperaba.

Publicidad

Ella y su hija tenían un vuelo temprano al día siguiente, y en lugar de dormir un poco, la anciana estaba ansiosa.

Janet levantó ligeramente su antifaz para comprobar la hora en su teléfono. Y en ese vistazo, vio las viejas fotos en su mesita de noche.

Mujer sostiene una foto. | Foto: Getty Images

Mujer sostiene una foto. | Foto: Getty Images

Publicidad

Estudió la foto de su yo más joven con un sombrero vietnamita y un vestido de verano. Parecía tonta y se reía demasiado cuando le hicieron la foto. Pero siempre era así cuando posaba con su amiga María.

Janet no podía dejar de mirar a María. Su sonrisa era tan contagiosa que atravesaba la foto y se extendía hacia su rostro. Su amiga sostenía a una niña en una de las fotos, era Mónica.

Parecía una época diferente, pero el recuerdo era tan fresco y palpable como ayer. Janet no le había dicho a nadie lo mucho que la amistad de María había significado para ella.

Y aunque María tuvo que dejar Estados Unidos y viajar de vuelta a Vietnam después de unos pocos meses, seguía siendo una de las personas favoritas de Janet en el mundo. Probablemente, María había sido olvidada por todos menos por Janet. O eso pensaba ella.

Publicidad

Mónica había crecido escuchando historias sobre María y sus vibrantes relatos sobre la cultura vietnamita. Aunque no tenía ningún recuerdo personal de su niñera vietnamita, se la imaginaba como un alma gentil y amable con una voz dulce, que cambió la vida de su madre.

Lee también: Mujer que trabaja como enfermera para anciana rica reconoce que es la conserje de la que se burlaba en la escuela - Historia del día

Y cuando se acercaba el cumpleaños número 70 de Janet, Mónica supo exactamente qué regalarle. Reservó dos boletos a Vietnam.

El paradero de María seguía siendo un misterio. Pero Mónica sabía que significaría mucho para su madre ver y revivir las historias y los recuerdos que su amiga narró en su día.

Publicidad

El viaje hasta la bulliciosa ciudad de Ho Chi Minh fue largo y agotador, pero la aromática taza de té del hotel rejuveneció al instante a las dos mujeres. Janet no podía ubicar el sabor, y el menú del té solo estaba escrito y explicado en vietnamita, como todo lo demás.

Mercado. | Foto: Getty Images

Mercado. | Foto: Getty Images

Publicidad

"Mamá, vamos. Vamos al mercado. Quizá podamos evitar las grandes multitudes si empezamos temprano".

Janet se puso rápidamente el sombrero y las gafas de sol y siguió a Mónica fuera de la cafetería. Mónica parecía la clásica turista, inmersa en la navegación por el mapa de su teléfono y sosteniendo su bolso y un montón de libros de frases vietnamitas y guías de la ciudad en la otra mano.

Janet sabía que tenía que seguirla de cerca. "Soy demasiado vieja para caminar tan rápido, Mónica. Ve más despacio".

Después de caminar por una serie de callejones y giros estrechos durante unos 20 minutos, Janet y Mónica finalmente divisaron un edificio. Un edificio con letras grandes y llamativas que decían: "Mercado Fernando Thanh".

Publicidad

"¡Esto es increíble! Entremos". Mónica tomó la mano de Janet para cruzar la calle y llegar al edificio.

Janet también estaba emocionada, pero estaba algo más nerviosa que entusiasmada. Ese mismo día, había enumerado todas sus preocupaciones e inhibiciones ante su hija durante el desayuno.

Mónica le explicó que la barrera del idioma, las direcciones confusas y la información general iban a ser resueltas por esta nueva aplicación para viajeros primerizos. Janet olvidó el nombre de la aplicación y, de alguna manera, todas esas características no lograron tranquilizarla.

El interior del edificio de aspecto sencillo era como un país en sí mismo. El mercado era el más grande de Ciudad Ho Chi Minh, y era quizás el mayor choque cultural que Janet había experimentado en su vida. El lugar rebosaba de un mar de gente.

Publicidad
Mujer. | Foto: Getty Images

Mujer. | Foto: Getty Images

El aire estaba vivo con misteriosos aromas que se mezclaban entre sí a medida que se caminaba. Había más colores de los que los ojos podían captar y más puestos de los que uno podía contar. Cada estatua, cada pieza de ropa y cada manjar era único y nuevo para ambas mujeres.

Publicidad

Pronto, Janet y Mónica tenían más bolsas de las que podían llevar. Las rodillas de Janet también estaban actuando. "Creo que deberíamos irnos ya, Mónica".

Mónica también estaba cansada, pero aún no había terminado de comprar. "Solo hay un puesto que tengo que volver a visitar. He visto algunos recuerdos para Fernando y papá". Fernando era el marido de Mónica, y ésta había visto los sombreros cónicos perfectos para ambos.

"Mamá, ¿por qué no vuelves al hotel?" Sabía que su madre no se sentiría cómoda con una aplicación, así que le entregó un mapa en su lugar.

Lee también: Bibliotecaria triste bota pila de papeles en contenedor de basura y oye una voz débil adentro - Historia del día

Publicidad

Mónica trazó una ruta en el mapa, tratando de mostrar a Janet exactamente cómo volver al hotel. Pero Janet estaba demasiado avergonzada para admitir que no podía oírla con claridad por encima de todo el ruido o que era terrible con los mapas en general.

"Me gustaría que volvieras conmigo, Monica".

Mónica debería haber ido con Janet. Porque tratar de encontrar el camino de vuelta al hotel era tan complicado como Janet imaginaba.

Se perdió dos giros y llegó a un lugar que no recordaba haber visto en el camino. Intentó pedir indicaciones, pero los lugareños no hablaban ni una palabra de inglés y ella tampoco entendía el vietnamita. A mitad de camino, se dio cuenta de que había dejado su teléfono y sus gafas con Mónica.

Publicidad
Mujer acostada en un banco. | Foto: Getty Images

Mujer acostada en un banco. | Foto: Getty Images

Janet estaba varada. No sabía el camino de ida ni el de vuelta. Consiguió señalar un café en el menú de una cafetería callejera y, por suerte, la taza de auténtico café helado vietnamita era un refrigerante perfecto para el caluroso día.

Publicidad

Habían pasado horas desde que salió del mercado y Janet seguía perdida. Ahora se encontraba en una calle estrecha sin apenas transeúntes. Había agotado las monedas que tenía en el bolsillo y sus rodillas la obligaban a sentarse en la acera. El sol se había puesto hacía rato.

Janet desistió de su búsqueda y, rendida, se tumbó en un banco. No se dio cuenta cuando se quedó dormida.

Por la mañana, la despertó un grupo de policías uniformados que se cernían sobre ella. "Janet Fer... Fer... Fernan..." Intentaban leer su apellido desde el teléfono.

Lee también: Vecinas juzgan a embarazada de 50 años a sus espaldas hasta que se enteran del nombre del padre del bebé - Historia del día

Publicidad

"¡Janet Fernández, sí, esa soy yo!", dijo con alegría.

Con gran dificultad, los hombres le pidieron que entrara en el vehículo oficial. Lo que siguió fue un viaje de 40 minutos hasta la comisaría local. En cuanto entró en las dependencias, vio a Mónica y sintió un gran alivio.

La madre y la hija se abrazaron durante mucho tiempo, mientras los lugareños se quedaban mirando y sonriendo en el momento del reencuentro. Janet pudo sentir las lágrimas de Mónica goteando sobre su blusa. "¡Lo siento, mamá! No debería haberte dejado ir sola. Estábamos tan preocupados".

Janet se enteró más tarde de que fue su veterano marido, Daniel, quien consiguió ponerse en contacto con su viejo amigo de Vietnam. El amigo utilizó sus contactos en el departamento de policía para localizar a Janet con éxito.

Publicidad
Mujeres abrazadas. | Foto: Getty Images

Mujeres abrazadas. | Foto: Getty Images

Por supuesto, Dan seguía teniendo un montón de amigos influyentes en diferentes países. Solo él podría haber ayudado en una situación como ésta. Janet le llamó inmediatamente.

Publicidad

"Dan, gracias. Muchas gracias. Y por favor, dale las gracias a tu amigo de mi parte".

"Bueno, cariño, no eres la única que tiene viejos amigos en Vietnam", respondió Dan, con una ligera burla en su voz que hizo sonreír a Janet.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No hay que abandonar a los ancianos en situaciones en las que puedan estar indefensos: Mónica debería haber vuelto al mercado más tarde, en lugar de enviar a su madre por su cuenta a una ciudad completamente nueva. Debería haber tenido en cuenta las limitaciones de Janet.

Mantener vivas las viejas amistades: Janet no pudo mantener el contacto con María durante varios años, pero mantuvo vivos los recuerdos narrándolos a su hija. Y cuando tuvo problemas, fue el viejo amigo de Dan, con el que mantuvo el contacto, el que pudo ayudarla.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Niño ayuda a señora con equipaje en el aeropuerto y se queda dormido: se despierta y ve que sus padres lo dejaron - Historia del día

21 de junio de 2022

Maestra viuda renuncia y se niega a ver a nadie hasta que oye que tocan su puerta - Historia del día

23 de junio de 2022

Señora visita la tumba de sus padres y ve a una indigente de su edad dejando flores allí - Historia del día

10 de mayo de 2022

Anciana celebra su cumpleaños 80 sola en geriátrico: ninguno de sus hijos va a visitarla - Historia del día

23 de abril de 2022