logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hombre rico hospeda a hermana pobre: en la mañana ve que ella se fue y dejó a un niño que él no sabía que existía - Historia del día

Georgimar Coronil
02 ago 2022
16:20
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

La hermana de Sergio, Alana, se presentó en su puerta durante una fuerte lluvia y pidió refugio. Él la recibió con los brazos abiertos. Pero a la mañana siguiente, encontró a un bebé en la habitación de invitados junto con un mensaje.

Publicidad

"¿Puedo entrar?", preguntó Alana, quien estaba empapada de pies a cabeza. Los ojos de Sergio se abrieron de par en par porque nadie de su familia la había visto en muchos años.

Sergio era un estudiante de honor que obtuvo becas y ahora trabajaba en una gran empresa, ganando mucho dinero. Tenía una esposa, Lucy, y dos hijos. Sin embargo, Alana había tomado un camino completamente diferente.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

No hizo planes para ir a la universidad, aunque sus padres trataron de aconsejarla, tuvieron una gran pelea y ella se escapó de su casa para "seguir sus sueños". Nadie sabía sobre su paradero.

Ahora, ella estaba en su puerta y pedía entrar, y Sergio la aceptó con amor. "¡Por supuesto! Pasa por favor. Alana, gracias a Dios estás bien", dijo.

Sergio la envolvió en sus brazos con todo el amor del mundo y no le importó que estuviera mojada. Ella le devolvió el abrazo.

"¡Lucy, cariño!", llamó a su mujer. "Por favor, trae unas toallas. Mi hermana está aquí".

Lee también: Nadie sabe que viejo profesor ha estado viviendo en una camioneta por 1 año hasta que tienen una reunión urgente - Historia del día

Publicidad

Su esposa llegó al salón y se sorprendió al ver a Alana, ya que su hermana ni siquiera había venido a su boda. Charlaron un poco mientras Alana trataba de secarse con la toalla, y Lucy también le sirvió una taza de café caliente.

"Los dejaré hablar a solas", dijo Lucy, dejándolos en la cocina.

"Alana, me alegro mucho de verte. ¿Puedo llamar a mamá y a papá? Llevan mucho tiempo preocupados", expresó Sergio.

Después de unos momentos, ella negó con la cabeza. "No, Sergio. Ahora no. Por favor, necesito un lugar donde quedarme y... esperaba que pudieras encontrarme un trabajo".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Sergio se puso a pensar y asintió. "Te ayudaré en lo que sea. Claro".

“Necesito un buen trabajo. Algo que me cambie la vida. Puede ser en tu empresa".

Publicidad

"Alana, no conozco las ofertas de trabajo actuales, y lo siento, cariño, pero no tienes un título, ¿verdad? Puedo ayudarte a conseguir un empleo y a inscribirte en las clases. Si te has graduado, seguro que podemos conseguirte algo", explicó el hermano mayor y empezó a planificar.

Alana se quedó callada tras su respuesta y de repente preguntó: "¿Puedo irme a dormir ya? Estoy muy cansada".

"¡Claro!", respondió él y la llevó a la habitación de invitados de su casa. Sus hijos ya se habían dormido cuando ella llegó, pero estaba deseando presentarles a su tía.

***

Publicidad

"Alana, ¿te has levantado?" Sergio llamó a la puerta del dormitorio de invitados. "He llamado desde el trabajo y tengo algunas ideas sobre tus estudios y demás".

Sin embargo, nadie respondió. De hecho, la habitación estaba demasiado silenciosa, y tuvo un mal presentimiento, así que abrió la puerta y no pudo creer lo que había dentro.

Alana se había ido, aunque él no la había oído salir. Le preguntaría a Lucy sobre eso más tarde, pero no podía concentrarse en eso. Un bebé se revolvía en la cama y no tenía ni idea de dónde había salido.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Lucy!", gritó en el pasillo mientras corría hacia el bebé, y su esposa llegó corriendo.

"Oh, Dios mío ¿Es el bebé de Alana?".

"No... lo sé", contestó él, tomando al bebé en sus manos y mirando el hermoso rostro que le recordaba tanto a sus hijos. "Tiene que serlo".

"No lo tuvo anoche", afirmó Lucy, llevándose la mano a la boca. Pero su mirada se desvió hacia donde había una nota. "Es un mensaje de Alana".

Lee también: Hermanos pelean por la herencia de su padre hasta que ven a 2 niños pobres dividiendo una manzana en la calle - Historia del día

Publicidad

“Querido Sergio, no puedo hacer esto. No puedo ser madre. No tengo nada que ofrecerle a este bebé. Estará mucho mejor si está a tu cuidado. Gracias, y lo siento. Alana”.

No tenían ni idea de cómo había colado al bebé en la casa sin que se dieran cuenta, pero Lucy dijo que estaría bien criarlo como su hijo.

"Te quiero por eso, cariño. Pero no puedo perder a mi hermana otra vez. Necesita rehacer su vida y yo también tengo que ayudarla", le dijo Sergio y cogió su teléfono. Tenía algunos contactos en el departamento de policía, y por fin iba a utilizarlos.

Nunca había tomado esas medidas, pensando que Alana se merecía tomar sus propias decisiones, pero estaba cometiendo un gran error. Se arrepentiría de haber renunciado a su bebé de esa manera.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Finalmente, sus contactos encontraron el número de su teléfono móvil y la llamó. "Por favor, no cuelgues. Alana, te arrepentirás de esto para siempre. Vuelve. Puedes quedarte aquí con tu bebé. Te lo ruego. Estamos aquí. Te queremos. Te apoyaremos. Puedes cambiar las cosas. Puedes hacer cualquier cosa. El dinero no es tan importante. El amor de una madre por su hijo es más valioso que eso. ¡Por favor!

Publicidad

"Soy una perdedora, Sergio. No puedo".

"¡No, no lo eres! Puedes venir aquí. Puedes ir a la escuela y trabajar, y Lucy y yo te ayudaremos con el cuidado del niño. Te ayudaré porque lo único que necesitas es trabajar duro para dar un giro a tu vida", insistió. Su voz no podía ser más desesperada.

Alana lloró por teléfono, pero finalmente aceptó y se presentó en su puerta unas horas después. Esta vez, inició un fuerte abrazo con Sergio, y él le prometió que nunca más dejaría que su hermanita se descarriara.

Lee también: Bebés de esposa rica y viuda pobre son intercambiados por error al nacer: se enteran 27 años después - Historia del día

Publicidad

En algún momento, finalmente le preguntó cómo había metido al bebé en la casa sin que ellos se dieran cuenta. Alana reveló que había dejado al niño en su coche antes y que había salido cuando todos dormían.

Al cabo de unos días, llamaron a sus padres y se alegraron de tener a Alana de vuelta. Le ofrecieron un lugar en su casa, pero ella decidió quedarse con Sergio y su familia.

Se matriculó en la universidad y empezó a trabajar en el supermercado. Finalmente, Sergio le consiguió unas prácticas en su empresa, y poco a poco empezó a ascender en la escala corporativa.

Cuando su hijo, Andrés, cumplió seis años, por fin estaba en condiciones de conseguir su propio puesto, y empezó a salir con un ejecutivo de la empresa.

Publicidad

Años después, Sergio pronunció un discurso en su boda, recordándole que nunca es demasiado tarde para encontrar la felicidad. Nunca es demasiado tarde para luchar por los que amas, y que el amor de la familia es más importante que todo el dinero del mundo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad
¿Qué podemos aprender de esta historia?

El amor de una madre vale más que todo el dinero del mundo: Sergio creía de todo corazón que Alana tenía que volver. Por supuesto, habría podido criar bien a su sobrino, pero tener a su madre sería infinitamente mejor.

Nunca es demasiado tarde para cambiar tu vida si eres infeliz o tienes problemas: Alana pensaba que tenía que desaparecer porque era una perdedora, pero, en cambio, Sergio le demostró que podía cambiar, trabajar duro y ser la persona que quería ser.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Chico vende viejo brazalete de su difunta abuela para pagar cirugía de su madre: lo ve en su puerta al otro día - Historia del día

10 de abril de 2022

Hombre se divorcia tras el nacimiento de su 5ta hija: accidentalmente ve a su exesposa años después - Historia del día

09 de abril de 2022

Bebés de esposa rica y viuda pobre son intercambiados por error al nacer: se enteran 27 años después - Historia del día

06 de mayo de 2022

Hombre encuentra vieja foto de sus hijastros gemelos con otro niño que es idéntico a ellos - Historia del día

07 de mayo de 2022