logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Bebés de esposa rica y viuda pobre son intercambiados por error al nacer: se enteran 27 años después - Historia del día

Georgimar Coronil
06 may 2022
09:30
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Karla no tenía ni idea de que su hijo Luis no era suyo hasta que, 27 años después, se hizo una prueba de ADN y descubrió la verdad.

Publicidad

Karla Juárez creció en un entorno humilde y sabía que el dinero podía cubrir las necesidades básicas, pero el amor y la unión eran más importantes. Sus padres la adoraban y la animaron a ir a la universidad a pesar de sus problemas económicos. Allí conoció al hombre de sus sueños, Sebastián Juárez.

Sebastián era rico, el único heredero de la empresa de su padre. Pero sus diferencias no les impidieron casarse e instalarse en una hermosa casa.

Madre e hijo. | Foto: Pexels

Publicidad

Cuando Karla quedó embarazada tres años después, Sebastián la llevó a ver al mejor médico de la ciudad. Pero Karla insistió en dar a luz en el mismo lugar que su madre: un modesto hospital. Después de todo, ¿qué podría salir mal?

Por desgracia, Sebastián estaba de viaje de negocios cuando Karla dio a luz. Al llegar, su bebé ya estaba en los brazos de Karla.

"¡Sebastián!", dijo ella con alegría. "¡Míralo! ¿No es precioso?".

"Lo es, cariño. Es impresionante, exactamente como tú. Los quiero a los dos". Sebastián besó a Karla en la mejilla y acunó con cuidado a su recién nacido en brazos. No podía dejar de llorar de la emoción. Todo parecía perfecto. ¡Él sería el mejor padre y Karla, la mejor madre!

Publicidad

Lee también: Mamá se encuentra con su hijo en cementerio y le pregunta por qué está allí: "No sé quién eres", responde él - Historia del día

A medida que Luis crecía, registraba rasgos físicos similares a los de ellos, como el pelo negro y los ojos marrones. Por ello, nunca se cuestionaron la posibilidad de que su bebé no fuera suyo.

A veces, la gente miraba a Luis y comentaba sobre sus preciosos ojos marrón oscuro, que todos los miembros de la familia de Sebastián tenían. "Tu hijo es precioso", le dijo una vez a Karla una madre de su colegio. "¡Apuesto a que se parece a su padre! Ya sabes, los hijos que se parecen a su padre son afortunados". Y Karla no podía estar más contenta.

Publicidad

Karla y Sebastián hicieron todo lo posible para brindarle a Luis lo mejor y lo criaron con mucho amor. Sebastián murió dos años después de que Luis se incorporara a la empresa de su padre. Volvía de otra ciudad tras una reunión de negocios cuando murió en un accidente de coche.

A Karla se le rompió el corazón después de aquello, y Luis era lo único que tenía. Estaba aliviada de que al menos su hijo, estuviera con ella hasta que el hermano de Sebastián, Sergio, apareció de la nada, queriendo una buena parte del negocio.

Hombre. | Foto: Pixabay

Publicidad

"¡Vamos, Karla! ¡No puedes quedarte con todo para ti! No tienes ni idea de cómo funciona un negocio!", dijo.

"¡Sal de mi casa, Sergio, antes de que llame a la policía!", replicó ella. "¡Y sí, la empresa que has venido a reclamar es de mi hijo! No voy a dejar que lo toques!".

"¿Tu supuesto hijo, que no tiene ningún parecido contigo ni con Sebastián? Dime, sinceramente, ¿lo adoptaste y mantuviste la verdad oculta todos estos años? ¿Por qué? ¿Tenías miedo de que te abandonara? ¿Le dolería descubrir que no eres su madre biológica?".

"¡Basta, Sergio!", dijo ella. "¡Luis ES MI HIJO Y MI SANGRE! Tiene los ojos marrones oscuros y el pelo negro de su padre".

Publicidad

Sergio se rio. "¡Eso es, Karla! ¡Eso es lo único que tiene en común contigo! ¿Y su aspecto físico? ¡No se parece en nada a ustedes! ¡Piénsalo, querida! Y, por supuesto, ¡te veré en el tribunal! ESE ASUNTO ES MÍO!".

"¿Quién tiene miedo? ¡No voy a dejar que ganes! Voy a hacer una prueba de ADN para demostrar que te equivocas!", gritó ella con firmeza. "¡Siéntate y espera!".

Esa semana, Karla se hizo la prueba de ADN, convencida de que Sergio estaría tan equivocado, tan mortificado cuando le demostrara que estaba equivocado. No podía esperar a ver su expresión cuando le arrojara los resultados de la prueba a la cara. Sin embargo, cuando llegaron los resultados, la vida de Karla se derrumbó a su alrededor.

Publicidad

"¡0% DE COINCIDENCIA! ¿Cómo es posible?" No podía creer lo que veían sus ojos. "¡Esto debe ser un error! ¿Cómo es posible que Luis no sea mío?" Estaba tan aturdida que repitió la prueba en otro hospital, pero los resultados fueron los mismos.

Mujer sentada con la mano sobre la frente. | Foto: Pexels

Publicidad

Karla no pudo evitar llorar delante de Luis. "¡Cariño, no soy tu madre!", gritó, apretando los resultados de la prueba en sus puños. "¡No puedo creer lo que estoy escuchando! ¿Qué le ha pasado a mi hijo? Sé que di a luz a un niño sano. ¿Dónde se ha metido?".

"Hola, mamá", la abrazó Luis. "A quién le importa si me diste a luz o no, siempre serás mi mamá. Me criaste y me quisiste toda la vida. Vamos a buscar a tu hijo".

Karla abrazó a Luis con fuerza. "Siento mucho haber sido tan egoísta, Luis".

"Está bien, mamá", dijo él. "¿Qué tal si empezamos por el hospital donde diste a luz?".

Publicidad

Lee también: A pobre mamá le impiden abordar avión para llegar a casa con su hijo: "¡Necesito ver a mi bebé!", grita - Historia del día

"¿Qué? La maternidad..." Karla no fue la única paciente en su sala. Había otra mujer con ella llamada Lily. Era viuda. También había dado a luz a un hijo, y cuando le dieron el alta del hospital, Karla le regaló a su hijo un precioso gorro azul. Lily no estaba bien.

Desesperada por obtener respuestas, Karla corrió al hospital de maternidad.

"¿Dónde está mi hijo? Sé que han hecho algo. Dame la dirección de Lily. Fue admitida en la misma sala del hospital que yo. Consigue sus datos ahora mismo", gritó Karla al llegar al hospital, exigiendo la dirección de Lily.

Publicidad

"Mamá, cálmate", dijo Luis.

Hospital. | Foto: Pixabay

"No puedo relajarme, Luis. Échale un vistazo. No me mira a los ojos. Definitivamente, está ocultando algo".

Publicidad

"No podemos compartir los registros de los pacientes", dijo el Dr. Hernández. "Eso va en contra de la política".

"¿Qué tal una demanda entonces? Estoy seguro de que tiene el dinero para luchar contra ella".

"¿Qué? Por favor, ¡no!", suplicó. "Lo siento, pero no pudimos decírselo antes porque, como sabe, somos un hospital pequeño, y enfrentarnos a una disputa judicial sería caro, pero despedimos a la enfermera que cambió a su hijo", reveló. "Ella admitió el error. En ese momento era una doctora principiante. Le pido disculpas".

"¡Disculpa!" Repitió Karla. "¡Rápido! ¡Solo me importa mi hijo! Si no lo recupero, ¡prepárate para una demanda!".

Publicidad

Al final, el Dr. Hernández le entregó la dirección.

Karla y Luis condujeron hasta la casa de Lily, pero cuando llegaron allí, se quedaron boquiabiertos al ver la cochambrosa casa de campo en la que habían estado viviendo.

Luis llamó a la puerta y surgió una vívida imagen de Sebastián. Karla no pudo asimilarlo y se agarró a los brazos de Luis. "Eres mi hijo", susurró. "¡ERES TÚ!".

Hombre con lentes. | Foto: Pixabay

Publicidad

"¿Perdón?", preguntó el joven, sin inmutarse. "Supongo que te has equivocado de dirección. Me llamo David Maldonado y soy el hijo de Lily Maldonado. ¿Pero quién es este hombre que está contigo? Se parece mucho a... bueno... ¡Mi padre!".

"¿Podrías llamar a Lily? ¡Infórmale que Karla desea verla!".

"Bueno, ella no podrá venir aquí. Tendrá que entrar".

Luis y Karla siguieron a David al interior y descubrieron a una Lily enferma en la cama. Su cara estaba marcada con arrugas y círculos negros, sus mejillas hundidas. Se descubrió que tenía un tumor, pero no tenían fondos para tratarla.

Publicidad

Lee también: Hombre se burla de niño que lee en voz alta en el avión: le pide perdón al final del vuelo - Historia del día

"¿Karla? Oh, eres tú, pero este chico..." Entonces miró a Luis, una réplica exacta de su difunto marido. "Oh, querida... él... él...".

"Sí, Lily. Nuestros hijos fueron cambiados al nacer. El hospital lo hizo y yo me enteré hoy. ¿Pero qué te pasó a ti? ¿Cómo llegaste a este estado?".

"¿Qué? Quieres decir... que eres...", dijo David.

"Sí, David. Luis es el hijo de Lily y yo soy tu madre biológica. Todo es un lío".

Publicidad

Mujer enferma. | Foto: Pexels

"¡No puede ser!" David arremetió. "¿Y quieres que me vaya contigo? Mi madre hizo tanto por mí todos estos años. Me consiguió los mejores libros, juguetes y todo lo que necesité. No voy a dejarla, especialmente ahora que me necesita. Ella significa todo para mí".

Publicidad

"Oye, David", dijo Luis. "No te la vamos a quitar. ¿Qué tal si nos mudamos todos juntos? Mira, yo también tengo una madre maravillosa. Quiero decir, sí, es una locura porque es tu madre biológica, pero es increíble. Y Lily es mi madre biológica. ¿Qué tal si vivimos como hermanos? ¡Haré que Lily sea tratada en el mejor hospital! Lo prometo. Nunca tendrán que preocuparos por nada. Se los aseguro".

"No necesito ningún favor... ¿Pero puedes hacer que traten a mamá?".

"Por supuesto, puedo".

"Te devolveré el favor lo antes posible... ¡Muchas gracias!".

"¡Oh, vamos!" Luis abrazó a David.

Publicidad

David y Lily se mudaron con Luis, y Lily recibió el tratamiento que necesitaba. Luis contrató a David después de que este pasara por un proceso de entrevistas, y se evaluaran sus calificaciones. Se mantuvo firme en su decisión de seguir el proceso normal de contratación. Mientras tanto, el tío de Luis perdió el caso, ya que sus reclamaciones eran infundadas. Sebastián había transferido todo a nombre de Luis.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

El amor lo puede todo: Lily y David eran pobres, pero el amor que sentía por su madre estaba por encima de todo.

Las mentiras siempre salen a la luz: Las autoridades del hospital se equivocaron al creer que la verdad sobre el intercambio de bebés nunca se revelaría.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad