logo
Getty Images
Fuente: Getty Images

"¡Entrega a las gemelas en adopción!", le dice hombre a esposa enferma: 37 años después le ruega a sus hijas que lo ayuden - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un hombre le dijo a su esposa enferma terminal que llevara a sus mellizas a un orfanato. Décadas más tarde, él regresó para pedirles ayuda a las niñas que había abandonado.

Publicidad

Cuando se dio cuenta de que estaba embarazada, Emilia Fuentes pensó que todos sus sueños finalmente se harían realidad. Estaba felizmente casada con su maravilloso Kelvin, y después de ocho años de intentarlo, ¡iba a tener un bebé!

Desde el inicio del embarazo, la mujer se sentía muy cansada. Tenía náuseas que parecían durar todo el día y, en lugar de engordar, adelgazó.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

“¡Al menos no subiré mucho de peso!”, le dijo Emilia a su esposo, pero su madre, Alicia, que había tenido cinco hijos propios, estaba preocupada.

“¿Qué dice el doctor?”, le preguntó la mujer mayor a su hija.

“Me voy a hacer mi primera ecografía el lunes”, dijo Emilia. “Le pediré vitaminas y suplementos, ¿de acuerdo, mamá? ¡Deja de preocuparte!”.

Lee más: Pobre mujer le ruega a madre de gemelos que críe a su bebé antes de morir en el parto - Historia del día

¡La primera ecografía resultó ser una gran sorpresa! “¡Mellizas!”, dijo el doctor. “¡Felicidades!”.

Publicidad

“¡Mellizas!”, respiró Emilia y apretó la mano de Kelvin con fuerza. “¡Eso es maravilloso!”.

Se olvidó de decirle al médico lo cansada que se sentía o que estaba enferma todo el tiempo. Todo en lo que podía pensar era en las bebés. Esa noche, le dio la noticia a su mamá. “Gemelas, mamá, ¿puedes creerlo? ¡Probablemente por eso me siento tan cansada!”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Alicia se sintió aliviada. “¡Sí, cariño!”, respondió. “Eso tiene sentido. ¡Dos bebés exigirán mucho más a tu cuerpo!”.

Pero a medida que pasaban los meses, Emilia se volvía más y más delgada, y estaba más y más cansada. Un día, le dijo a Alicia: “Mamá, ¿te dolían los senos?”.

“¡Sí!”, dijo la mujer mayor. “Estaban sensibles y adoloridos. Incluso goteaban leche”.

Emilia frunció el ceño. “Los míos no gotean leche”, comentó. “Pero a veces mi sostén se mancha con un líquido rosado...”.

Alicia estaba horrorizada. Llevó a su hija al médico ese mismo día, y el resto de esa semana pasó en un santiamén para Emilia. Le hicieron una mamografía, una biopsia y una resonancia magnética.

Publicidad

La futura madre seguía preguntando: “¿Estas pruebas dañarán a mis bebés?”. El doctor le decía que “no”, pero se veía muy preocupado. Finalmente, se sentó frente a Emilia y Kelvin, y les dio la noticia.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Sra. Fuentes”, dijo suavemente. “Me temo que tiene cáncer de mama. Desafortunadamente, está muy avanzado...”.

“¿Voy a morir?”, preguntó Emilia.

“No perdamos la esperanza...”, dijo el doctor.

“¿Viviré lo suficiente para que mis bebés sobrevivan?”, agregó la mujer.

“Sí”, dijo el médico. “Esperamos que podamos comenzar la quimioterapia cuando llegue al tercer trimestre...”.

“Todo lo que me importa son mis bebés y mi esposo”, dijo Emilia, tomando la mano de Kelvin entre las suyas. El hombre parecía estar en estado de shock. No dijo una palabra, ni siquiera en el largo viaje a casa.

Publicidad

“Kelvin”, le dijo Emilia esa noche. “Tenemos que hablar, hacer planes para ti y las bebés...”.

“¿Yo y las bebés?”, preguntó él. “¿A qué te refieres?”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Criarás a las gemelas por tu cuenta”, dijo Emilia. “Mi mamá ayudará, por supuesto, pero serás un padre soltero...”.

Kelvin se puso de pie de un salto. “¡No, no lo haré!”, gritó. “Tener un bebé fue TU idea. ¡No me vas a dejar esa carga!”.

Emilia estaba atónita. “Kelvin”, susurró ella. “Me estoy muriendo. El médico... no lo dijo directamente, pero no sobreviviré a esto. Necesito que estés ahí para nuestras hijas”.

Lee más: Esposo no tiene permitido ingresar a la habitación de esposa enferma: días después ella oye su voz en la radio - Historia del día

“No”, dijo el hombre con frialdad. “Mira, una cosa es tener un bebé contigo. Pensé que estarías allí para cuidarlo. Ya estaba molesto por eso de tener gemelas, pero ¿criar a dos niñas yo solo? ¡De ninguna manera!”.

Publicidad

“¡Tengo treinta y cinco años y no voy a tirar mi vida profesional y personal por el retrete por tus hijas!”.

“¡También son tus bebés!”, dijo Emilia. “¿Qué esperas que haga?”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

“¡Pon a las gemelas en un hogar de crianza, entrégalas en adopción! ¡No me importa!”, gritó Kelvin. “¡Me voy de aquí!”.

Los últimos cuatro meses del embarazo de Emilia fueron también los últimos meses de su vida. Estaba devastada por el abandono de su esposo. Alicia era su roca.

“¿Qué voy a hacer, mamá?”, preguntó Emilia. “¿Qué va a pasar con mis bebés?”.

“Yo las criaré”, dijo Alicia. “Te crie a ti y a tus hermanos y hermanas, dos más no harán la diferencia”.

Pero Emilia estaba preocupada. Aunque su mamá estaba sana y llena de energía, tenía casi setenta años.

Publicidad

“Haré lo correcto por tus bebés, Emilia”, prometió la mujer mayor. “Lo prometo”.

Emilia dio a luz a sus niñas y dos meses después falleció. Alicia cumplió su promesa. Crio a Diana y Daniela como su hija hubiera querido.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Las niñas eran brillantes y hermosas y crecieron rápidamente. Su abuela tenía casi noventa años cuando sus nietas fueron a la universidad. Tenía noventa y siete cuando terminaron sus estudios de medicina.

Diana se convirtió en obstetra y Daniela eligió oncología. Alicia estuvo muy orgullosa de sus nietas hasta el último día de su vida, y las gemelas lloraron por su amada abuela.

Pasaron los años y las hijas de Emilia se convirtieron en esposas y madres. Treinta y siete años después de su muerte, las gemelas se llevaron una gran sorpresa. Un hombre llegó a la oficina de Diana y se presentó como su padre.

“¡Soy tu papá!”, le dijo Kelvin. Se veía terrible. Estaba delgado y sucio y parecía que había estado durmiendo en la calle. “Solo quería ver a mis hermosas niñas, conocer a mis nietos...”.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Diana lo escuchó y luego llamó a Daniela. En media hora, Kelvin estaba cara a cara con ambas mujeres. “¿Qué quieres?”, preguntó Daniela.

Publicidad

“Quiero conocer a mis hijas...”, dijo el hombre, forzando una sonrisa que mostraba los dientes cariados.

“¿Dónde has estado?”, preguntó Diana. “Han pasado treinta y siete años”.

Kelvin parecía avergonzado. “La vida no ha sido fácil”, dijo. “Desde que su querida madre falleció, las cosas se derrumbaron... mi negocio colapsó... estaba casado, pero...”.

“La verdad es que solo amaba a su madre...”.

“¡Si, claro!”, dijo Diana. “¿Por eso la abandonaste cuando se estaba muriendo y nos abandonaste antes de que naciéramos?”.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

“¡No me hables así!”, se quejó Kelvin. “¡Soy tu papá! No estarías viva si no fuera por mí. Necesito algo de dinero, y ustedes dos tienen mucho de sobra... Emilia...”.

Publicidad

“No te debemos nada”, dijo Daniela. “Querías que mamá nos pusiera en un hogar de acogida o en adopción. Ni siquiera llamaste una vez para saber si estábamos bien. Lo que sea que seamos o tengamos no es gracias a ti”.

“Largo”, dijo Diana. “Antes de que llame a seguridad. ¡Y nunca vuelvas a hablar de nuestra madre! ¡Cada vez que respiraba era por amor a nosotras! ¡A ti lo único que te importaba eras tú mismo!”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Una madre hará cualquier cosa por sus hijos. Alicia le prometió a su hija que criaría a sus nietas y lo hizo, a pesar de que era muy anciana y frágil.

No puedes esperar recibir amor cuando nunca lo has dado. Kelvin quería extorsionar a sus hijas después de haberlas abandonado, pero le dieron exactamente lo que se merecía: nada.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee también: Mujer pobre abandona a gemelos recién nacidos, pero 15 años después se hace rica y corre a buscarlos - Historia del día

Publicidad

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
info

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.

Publicaciones similares

Hombre echa a su esposa de 60 años de la casa tras enterarse de que está embarazada de trillizos - Historia del día

28 de mayo de 2022

Niño ayuda a señora con equipaje en el aeropuerto y se queda dormido: se despierta y ve que sus padres lo dejaron - Historia del día

21 de junio de 2022

Mamá nota que hombre extraño llora cada día mientras ve a una niña en el parque - Historia del día

10 de abril de 2022

Hombre ve a niña idéntica a su hija mendigando en la calle y la sigue - Historia del día

06 de abril de 2022