logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Padre envía semanalmente una carta a su hijo durante años sin respuesta: de repente recibe una foto de él - Historia del día

Vanessa Guzmán
09 ago 2022
17:30
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Leonardo le escribió a su hijo Pablo durante muchos años, pero este no respondió debido a una pelea que tuvieron en su juventud. Leo continuó enviándole cartas, con la esperanza de que algún día Pablo le respondiera. En cambio, el hombre mayor recibió una foto sorprendente por correo que lo cambió todo.

Publicidad

Leonardo caminó hacia su buzón e insertó lo último que había escrito para su hijo. Hacía muchísimo tiempo que no se hablaban debido a una terrible pelea.

Hace años, Pablo decidió abandonar la universidad a pesar de su inmenso talento y las becas que tanto le había costado ganar. "¡Estás cometiendo un error, hijo!", le dijo Leonardo por teléfono.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Papá, no quiero quedarme en la universidad. No es para todos", respondió Pablo.

"¡Pero es para ti! Eres dotado académicamente. Tienes talento. La universidad es el mejor lugar para comenzar a ganar buen dinero y vivir una gran vida. ¡Por favor, reconsidéralo, hijo!".

"No, papá. Tengo 20 años y he tomado una decisión. Quiero viajar por el mundo, conocer gente y decidir qué hacer más adelante".

"¡Puedes hacer eso después de graduarte y tener una formación sólida!".

"No, necesito hacer esto ahora, y no me importa lo que pienses".

Publicidad

Los dos discutieron durante mucho tiempo hasta que Pablo se cansó. "De nuevo, esta es mi decisión. ¡No toleraré más de esto!".

"¿Disculpa? ¡Soy tu padre! ¡Tengo algo que decir en esto!".

"¡No, no lo harás!".

Lee también: Cómo el arrepentimiento puede cambiar tu vida

Para entonces habían empezado a gritar. "¡Entonces no vuelvas a llamarme, padre!", expresó Leonardo y colgó. Esa fue la última vez que se hablaron.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Pablo viajó por el mundo y Leo solo sabía dónde estaba gracias al auge de las redes sociales. No eran amigos de Facebook, pero el perfil de Pablo fue público durante algún tiempo.

Eventualmente, Pablo regresó a los Estados Unidos, pero vivía a kilómetros de distancia en California mientras Leonardo estaba en Texas. Y Leo no sabía cómo comunicarse con él.

Entonces comenzó a enviar cartas a una dirección que había obtenido de uno de los amigos de Pablo. Lamentablemente, su hijo nunca les respondió. Pero Leonardo siguió enviando las misivas. Comenzó a mandarle una carta semanal a Pablo, aunque nunca recibió respuestas de su hijo.

Publicidad

Esto no lo desanimó. Quería que su hijo supiera que lamentaba todo y trató de asegurarle que podía llamar en cualquier momento. Pero en lugar de responderle, Pablo cerró su cuenta de redes sociales y Leonardo no tenía idea de lo que estaba haciendo ahora

Cada vez que abría su buzón lamentaba no tener correspondencia proveniente de Pablo. Su hijo no lo había perdonado, por lo que decidió mandarle una carta más. Leonardo se sentía derrotado.

"Tal vez debería dejar de escribir. Ha pasado mucho tiempo y él no ha respondido. Tal vez es hora de darme por vencido", pensó Leonardo, pero de pronto sacudió la cabeza y se dijo: "No, tengo que seguir intentándolo porque un padre nunca se da por vencido con su hijo".

Publicidad

Leonardo sintió un terrible arrepentimiento por su pelea hace años. Debería haber entendido a su hijo. La universidad es difícil y Pablo solo quería explorar sus horizontes cuando era joven. Podría haber regresado a la universidad más tarde en su vida o haber elegido un camino que lo condujera a una vida exitosa, incluso si eso no fuera necesariamente en el mundo corporativo.

Leonardo entró a su casa y comenzó a escribir en otra carta para su hijo, sin perder nunca la esperanza de que lo contactaría pronto.

La semana siguiente, Leo caminó hacia su buzón y se sorprendió al encontrar un sobre extraño. Estaba dirigida a él y procedía de California. "¿Pablo?", pronunció, asombrado y encantado ante la idea de que su hijo finalmente le había respondido.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Pero cuando abrió el sobre, una foto salió y cayó al suelo. Presentaba a un bebé envuelto en una manta rosa. Las cejas de Leonardo se levantaron con sorpresa. "¿Quién podría ser?".

Publicidad

Finalmente, sacó la carta que acompañaba a la foto y sus ojos se llenaron de lágrimas al leer las palabras "Querido papá" en la parte superior y lo que venía después:

Lamento no haber respondido a todas sus cartas a lo largo de los años. Quiero que sepas que las he guardado. Las leí todas, pero no estaba listo para responder. Ahora me he convertido en padre de la niña más hermosa del mundo, Luna. Se ha convertido en mi mundo en solo unos días, y estoy asombrado por el amor que tengo por ella como padre.

Así que necesito que vengas aquí y la conozcas. Entonces podemos hablar. Pero quiero que sepas que te perdono y también lo siento. Ahora entiendo que solo querías cuidarme. Esta es mi nueva dirección y número de teléfono. Avísame si necesitas dinero para el boleto de avión. No puedo esperar a verte.

Publicidad

Con amor, Pablo.

Lee también: Papá desesperado busca a su hija durante 2 años: la encuentra en refugio para personas sin hogar

Leonardo apenas terminó la carta y corrió hacia su casa para comprar un boleto de avión para ver a su querido hijo y su nueva nieta. Este fue el día más fantástico de su vida, pero no hasta que llegó a California y conoció el extraordinario rayo de sol que su hijo había traído al mundo. Ese fue el mejor momento de su vida.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Nunca pierda la esperanza cuando se trata de sus hijos: Leonardo lamentó sus palabras, pero escribió cartas semanalmente, con la esperanza de que su hijo le respondiera. Nunca perdió la esperanza, y pronto Pablo buscó acercarse a su padre.

Los padres solo quieren lo mejor para sus hijos porque los aman mucho: A veces pueden sonar duros y terminar haciendo cosas de las que se arrepentirían, pero los padres tienen las mejores intenciones para sus hijos. Leonardo vivía con la culpa de insistir en sus caminos con Pablo, pero afortunadamente, se reconciliaron años después y Pablo entendió de dónde venía.

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Conserje se ve obligado a vivir en la escuela con su esposa y 4 hijos: un día revisa su cuenta bancaria y encuentra $2 millones - Historia del día

25 de julio de 2022

Hijo lleva a su anciano padre soltero a su ciudad natal y accidentalmente conoce a su madre, a quien nunca antes había visto - Historia del día

26 de mayo de 2022

Pobre niño encuentra vieja casa para perros: el cachorro entra y sale con un sobre entre los dientes - Historia del día

11 de julio de 2022

Tras la muerte de anciana rica, hijos se reúnen con abogado y descubren que no heredaron nada - Historia del día

13 de abril de 2022