logo
Flickr / David Sawyer Shutterstock
Fuente: Flickr / David Sawyer Shutterstock

Viuda está hecha pedazos cuidando a su hijo y padre anciano: un día ve un auto con un lazo frente a la casa - Historia del día

Vanessa Guzmán
28 ago 2022
00:45
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Emily era el único sostén de su hijo adolescente y su padre enfermo. Pero un día, cuando vio un auto nuevo frente a la casa, se enteró de que los dos hombres habían estado guardando un gran secreto.

Publicidad

Sentada en la parte trasera del autobús, Emily miró fijamente a la gente que transitaba en la calle. Se las había arreglado para convertir su viaje rutinario en un juego. Observó al anciano con ropa harapienta y barba desordenada que luchaba por mantenerse despierto en un rincón.

“¿Es un indigente?”, se preguntó. “¿Por qué tomaría el autobús a la ciudad?”. Volvió la mirada hacia un joven que vestía un traje que le quedaba grande. El chico estaba hojeando un libro como si estuviera memorizando su contenido.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

“Probablemente, tendrá una entrevista de trabajo”, especuló Emily. “Pero parece nervioso. Mi Aarón también podría tener que hacer lo mismo pronto. Ojalá consiga esa beca. ¿Debería desearle buena suerte al chico?”.

Emily rápidamente buscó su próximo tema, ya que el chico la estaba poniendo nerviosa sobre el futuro de su propio hijo.

Vio a una pareja muy joven enamorada. Ella solo podía ver la parte de atrás de sus cabezas. Notó que la mujer descansaba sus hombros sobre el hombre mientras compartían un par de auriculares y escuchaban una canción.

“¡Ah! Amor de jóvenes”, suspiró Emily. Recordó que la unión a través de la música es la mejor manera de disfrutar lo más bello del amor. Ella lo hacía con su esposo Jaime.

Publicidad

La viuda de 43 años anotó detalles sobre las personas que vio en el autobús en la aplicación para tomar notas de su teléfono. No tendría estructura, ni objetivo, ni formato. Solo reflexiones de su observación con una línea de ficción basada en su imaginación.

Le encantaba poder escribir sobre las vidas secretas de extraños. Pero la vida de Emily también tenía un toque de secreto y excentricidad.

El esposo de Emily, Jaime, murió misteriosamente hace cinco años. Y curiosamente, un par de días después del funeral, unos agentes federales saquearon su casa y se llevaron un montón de documentos y carpetas.

Recibió una modesta cantidad de dinero del seguro, pero nada más. Aparentemente, todos los registros de propiedad de Jaime se habían desvanecido.

Publicidad

Lee también: Niño le compra un auto a su mamá soltera tras vender su Xbox y trabajar podando césped

Mientras todavía estaba de duelo por la muerte de su único amor, toda la terrible experiencia destrozó a Emily. Se quedó sola para criar a su hijo de 11 años y una casa grande en los suburbios que ya no podía permitirse el lujo de mantener.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Emily consideró mudarse con su padre al campo, pero Aarón estaba en sus años de formación. Tenía su escuela, sus amigos y una vida imaginada por Emily y Jaime en esta área. Así que Emily decidió no hacer cambios drásticos en su vida y en la de su hijo.

El padre de Emily, Richard, apoyó su decisión. De hecho, decidió mudarse con su hija y su nieto para ayudar. Richard era mecánico de automóviles y logró hacer la transición de ambiente sin problemas.

El arreglo parecía estar funcionando para todos. Aarón pudo continuar sus estudios. Emily se ocupó de la casa y persiguió su interés por escribir historias. Los trabajos de mecánica que Richard realizaba en el garaje les brindaban ingresos constantes.

Publicidad

Hasta que un día, cuando sus esperanzas y sueños se derrumbaron nuevamente. Richard resbaló y cayó en el garaje. Además, los médicos le diagnosticaron la enfermedad de Parkinson. Había estado ignorando las señales porque no quería causar preocupaciones a su hija y su nieto.

Emily tenía un inmenso sentimiento de culpa. Decidió que era hora de tomar las riendas en sus propias manos.

Dejó su pasión por la escritura y tomó un trabajo como empleada de limpieza en el hospital de la ciudad. Ni siquiera consideró mudarse a una casa más pequeña, ya que afectaría el futuro de Aarón.

Todos los días, Emily se despertaba temprano en la mañana y preparaba el desayuno para los tres. Preparaba el almuerzo, lo empacaba para Aarón y para ella, y guardaba una porción para Richard en el refrigerador. Acompañaba a su hijo a la escuela y tomaba el autobús al trabajo.

Publicidad

Después de terminar su turno, Emily iba a la tienda de comestibles para comprar los víveres necesarios para el sustento de su hogar. Luego regresaba a casa y preparaba la cena. Inmediatamente después de cenar, se dedicaba a limpiar y lavar la ropa.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Aarón la ayudaba en las labores del hogar. Después de eso, Emily ayudaba a Richard a hacer sus ejercicios de fisioterapia. El horario de Emily estaba repleto, pero se había vuelto mucho más eficiente en el transcurso de un año.

Su viaje al trabajo era el único tiempo que tenía para sí misma en el que había incorporado en secreto su amor por la escritura. Aparte de eso, se había convertido en una máquina. Su rutina era lo único que tenía en mente.

Pero ver a la joven pareja en el autobús le recordó a Jaime. Trajo de vuelta a su memoria lo encantador que era cuando le propuso matrimonio. Qué orgulloso estaba de la gran casa que compraron. Qué feliz se puso cuando nació Aarón.

Publicidad

El torbellino de emociones fue demasiado para Emily: se derrumbó y lloró en el autobús como no había llorado en años. Pronto, el chirrido de los frenos fue seguido por el silbido de las puertas abriéndose. Emily se recompuso y se bajó en su parada.

A lo largo de su turno, Emily no era la máquina en la que se había convertido a lo largo de los años. Estuvo perdida en sus pensamientos la mayor parte del día y tuvo un par de episodios torpes en el desempeño de sus funciones.

El supervisor se dio cuenta de que Emily no estaba en su mejor momento y le pidió que se tomara libre el resto del día. En su camino de regreso a casa, reflexionó sobre el desastre en el que se había convertido su vida.

Publicidad

"Esto no es justo. Este no era el plan. ¿Cómo salió tan mal? ¿Cómo puedo mantener esto en marcha sin colapsar? ¿Qué pasará con el futuro de Aarón?". Los pensamientos corrían en la mente de Emily durante todo el viaje en autobús.

Cuando llegó a su casa, vio un auto nuevo con un gran lazo de regalo sobre él. Ella pensó que alguien lo había estacionado allí por error. Pero se sorprendió al ver a Richard y Aarón sonriendo y esperando detrás del auto.

"¿Qué está pasando?", exclamó Emily, perpleja y exhausta al mismo tiempo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

"¡Felicitaciones por tu auto nuevo, mamá!", exclamó Aarón.

"Ahora no tienes que afanarte todos los días tomando tres autobuses para ir al trabajo. ¡Aquí tienes!", dijo Richard mientras le entregaba las llaves a su hija.

"Alguien, por favor que explique", dijo Emily mientras sostenía las llaves de un nuevo Buick Encore con lágrimas en los ojos.

Aarón y Richard abrazaron a Emily cuando entraron a la casa. Richard le explicó a su hija que se sentían muy mal porque Emily tuviera que luchar para llegar a fin de mes. Richard tenía una excelente comprensión de los automóviles y la ingeniería. Por otro lado, Aarón aprendió modelado 3D de tutoriales en línea. Era bueno con las computadoras en general.

Publicidad

Un día, cuando Aarón regresó de la escuela, Richard sugirió que trabajaran juntos y ganaran algo de dinero para ayudar a Emily. Aarón sugirió trabajar independientemente y buscar un empleo en línea. Combinando sus habilidades, Aarón y Richard diseñaron modelos 3D de autos para clientes a través de Internet.

En unos pocos meses, ganaron una reputación en las plataformas de trabajo independiente y obtuvieron proyectos mejor pagados. Fue entonces cuando decidieron hacer un depósito y comprar un automóvil para Emily para que pudiera ahorrar algo de tiempo en su viaje y concentrarse en su pasión por escribir.

Emily no podía creer lo que su hijo y su padre estaban haciendo por ella. Era la primera vez en años que Emily sentía esperanza. Abrazó a Aarón y Richard y, con la mente renovada, comenzó a preparar la cena.

Publicidad

Un par de años más tarde, Emily, Aarón y Richard aparecieron en una importante revista por una exitosa serie web que crearon: "Las aventuras del superespía Jaime".

Lee también: "Mamá, te compré un auto": el niño de 13 años que derritió a su madre con su acto generoso

La serie tenía episodios cortos en YouTube donde un hombre común y corriente llevaba una vida secreta como espía. La obra de arte fue realizada por Aarón, la animación fue creada por Richard y los episodios fueron escritos por Emily.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

¿Qué aprendimos de esta historia?

La familia es lo primero: Cuida siempre a los miembros de tu familia. Emily se hizo cargo tan pronto como se enteró de la enfermedad de su padre. Además, no cambió su estilo de vida, ya que podría haber afectado el futuro de su hijo.

Si las cosas se ven sombrías en este momento, no pierdas la esperanza: Tu arduo trabajo dará sus frutos al final. Emily hizo todo lo posible para criar a un niño bueno. Tampoco dejó de hacer lo mejor posible en el cuidado de su padre enfermo. Al final, reconocieron su amor y esfuerzo y le agradecieron con un gran regalo.

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Nadie le cede el asiento a embarazada en el bus: en la siguiente parada todos son echados menos ella - Historia del día

02 de agosto de 2022

Anciana ve a las trillizas de su vecina fuera de la ciudad con un hombre sucio: la madre no contesta sus llamadas - Historia del día

11 de junio de 2022

Chica de 18 años da en adopción a su hijo recién nacido: el bebé desaparece del hospital al día siguiente - Historia del día

14 de junio de 2022

Viuda ve a su pequeño hijo robarle sus cosas y decide espiarlo - Historia del día

17 de julio de 2022