logo
Una limusina | Foto: Flickr.com/Andrew Goloida
Una limusina | Foto: Flickr.com/Andrew Goloida

Pobre maestro no puede alimentar a sus 5 hijos tras ser despedido: va en limusina a su nuevo trabajo de ensueño días después - Historia del día

Vanessa Guzmán
10 ago 2022
14:20

Un pobre maestro no sabía cómo alimentar y criar a sus cinco hijos después de que lo despidieran. Un par de días después, una limusina lo recogió y lo llevó al trabajo de sus sueños.

Publicidad

Tony Bermúdez era un maestro de 53 años que amaba mucho a sus alumnos. No solo les enseñó matemáticas y ciencias, sino que les dio buenos consejos a sus alumnos, que ellos tomaron en serio y realmente escucharon.

El director de la escuela donde trabajaba el señor Bermúdez tenía la hipótesis de que los alumnos con maestros de más de 50 rendían menos. Sabiendo que Tony tenía 53 años, estaba decidido a que se retirara.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Sin embargo, aunque ese fue el caso de la mayoría de los maestros, los estudiantes del Sr. Bermúdez se destacaban en sus clases. Hizo que las matemáticas y las ciencias parecieran sencillas y, gracias a sus métodos de enseñanza únicos, más estudiantes entendieron las lecciones complicadas.

Publicidad

Debido a sus técnicas de enseñanza "geniales", sus alumnos lo llamaban el "mejor maestro de la ciudad". Sus discípulos se graduaron con gran éxito y, a menudo, eran aceptados en los mejores colegios y universidades del país.

Un día, llamaron al Sr. Bermúdez a la oficina del director. "Me temo que tengo una noticia desafortunada que darle", le dijo el director.

"Al hablar con la junta directiva de la escuela, hemos decidido que es hora de jubilarlos de manera forzosa. Queremos traer algunas mentes frescas al sistema escolar, y eso significa contratar maestros más jóvenes", reveló.

El Sr. Bermúdez estaba atónito. No esperaba ser despedido, principalmente porque lo estaba haciendo bien. "¿No traigo ideas frescas a la escuela también?", le preguntó al director. "Mis estudiantes se gradúan con gran éxito, y no ha habido un alumno mío que no haya ido a la universidad", argumentó.

El director se encogió de hombros. "Lo siento, pero esta decisión es final y no hay nada que pueda hacer por ti. Empaca tus cosas y vete a casa. Recibirás tu último cheque de pago a fin de mes", dijo antes de abrir la puerta para que el Sr. Bermúdez se retirara.

Publicidad

El educador estaba llorando cuando salió de la oficina. Algunos de sus alumnos vieron sus lágrimas y decidieron preguntarle qué le pasaba. "¡Hola, Sr. B!", gritó uno de ellos. "¿Qué pasa? ¿Por qué llora?".

El Sr. Bermúdez negó con la cabeza. "Me acabo de enterar de que ya no voy a ser su maestro", lloró. "Me acaban de dar una hoja de retiro forzoso".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Los estudiantes se quedaron boquiabiertos y estaban profundamente molestos por la noticia. "¡De ninguna manera! ¿Por qué hicieron eso? No pueden hacerle eso a usted. ¡Eso es injusto!", dijo su estudiante. "¡No lo permitiremos!", gritó otro.

"Me temo que no hay nada que pueda hacer sobre su decisión. Todos ustedes saben cómo comunicarse conmigo, ¿verdad? Siempre que necesiten algo, solo llámenme", dijo el Sr. Bermúdez a sus alumnos, dándoles un abrazo a cada uno antes de ir a empacar sus cosas dentro de la sala de profesores.

Publicidad

Ese día, los alumnos del Sr. Bermúdez no podían concentrarse. Todos estaban muy afligidos por el despido de su maestro y querían hacer algo al respecto.

"Firmemos una petición", sugirió Miranda, la presidenta de su clase. Cogió un papel y escribió una petición para rechazar el despido del Sr. Bermúdez. Todos los estudiantes firmaron el papel con la esperanza de que hiciera una diferencia.

"¿Por qué no involucramos a nuestros padres? Tal vez puedan hablar con los administradores del distrito escolar. ¡Necesitan hacerlo! El Sr. Bermúdez no merecía ser despedido de esa manera. Tiene cinco hijos", precisó uno de los estudiantes.

El chat del grupo de padres se inundó de mensajes sobre el despido de Bermúdez esa noche. Un padre decidió llamar a la junta del distrito escolar para una reunión de emergencia al día siguiente.

Mientras tanto, el Sr. Bermúdez estaba en casa, preguntándose cómo podría mantener a sus cinco hijos sin un salario. Al darse cuenta de que probablemente era demasiado mayor para conseguir otro trabajo como maestro, tenía que arreglárselas con sus ahorros y la indemnización del despido que recibiría de la escuela.

"Papá", gritó uno de sus hijos en la noche. "¿Olvidaste preparar la cena hoy?".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

El Sr. Bermúdez miró su reloj y se dio cuenta de que ya eran las 7:30 de la noche. "Lo siento, niños. He estado tan preocupado que me olvidé por completo de la cena. Déjenme revisar el refrigerador", dijo.

Caminó hacia la cocina y se dio cuenta de que ya no tenían sobras almacenadas en el refrigerador. Revisó la despensa y vio que les quedaba la última lata de carne.

Cerró los ojos y suspiró. "Lo siento, niños. Papá está un poco corto de efectivo en este momento. Tendremos que compartir esta lata de carne para la cena. Se los compensaré una vez que tenga mi cheque de pago en un par de días", se disculpó.

Al Sr. Bermúdez le dolía el corazón al ver que sus cinco hijos tenían que compartir una pequeña lata de carne en conserva. Parecían tristes y decepcionados, y no podía creer que no pudiera alimentar a sus hijos porque ya no tenía trabajo.

Publicidad

Se quedó despierto toda la noche tratando de encontrar formas de ganar dinero: pensó en ser tutor privado, postularse como maestro sustituto en otra escuela y mucho más. Antes de darse cuenta, se quedó dormido en el sofá y se despertó a la mañana siguiente.

El Sr. Bermúdez se despertó con el sonido de la bocina de un automóvil frente a su casa. Se dirigió con cuidado a la puerta principal y vio una limusina estacionada afuera.

Cuando estaba a punto de averiguar por qué una limusina se había estacionado repentinamente frente a su casa, la ventana polarizada se bajó y sus alumnos comenzaron a gritar. "¡Señor Bermúdez! ¡Somos nosotros!".

"¿Qué están haciendo todos ustedes?", les preguntó, sorprendido.

"¡Tenemos una sorpresa para usted! ¡Suba al auto!", comunicó la presidente de la clase, Miranda.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

El Sr. Bermúdez agarró un abrigo de su perchero y caminó hacia el auto. Se sorprendió y conmovió al ver a tantos de sus alumnos dentro del automóvil, luciendo emocionados.

"¿A dónde vamos?", les preguntó. Todos se rieron y dijeron al unísono: "¡Ya verá!".

Después de un par de minutos, llegaron a un edificio recién construido y se apearon. El Sr. Bermúdez se sorprendió al ver a los padres de sus alumnos dentro del edificio, junto con un miembro de la junta del distrito escolar.

"¿Qué estamos haciendo todos aquí?", preguntó el maestro con curiosidad.

El miembro de la junta del distrito escolar sonrió. "Usted es un educador afortunado, Sr. Bermúdez. Sus alumnos lo quieren mucho", dijo.

"Estamos aquí para ofrecerle un nuevo puesto docente y administrativo en esta nueva escuela privada. ¡Nos gustaría que la encabezara! ¿Qué dice?", le preguntó al Sr. Bermúdez, quien instantáneamente se quedó boquiabierto al escuchar la oferta de trabajo. Se quedó sin palabras y no sabía qué decir.

Después de permanecer en silencio durante aproximadamente un minuto, sus alumnos lo presionaron con entusiasmo para que lo aceptara. ¿Y bien, señor Bermúdez? ¿Qué dice usted?, preguntó Miranda.

Publicidad

El padre de cinco no pudo evitar llorar. Compartió que dirigir una escuela siempre había sido su sueño y ahora, gracias a sus alumnos, podía vivirlo.

Al aceptar el trabajo, el Sr. Bermúdez recibió una medalla que decía "El mejor maestro de todos los tiempos”.

"Gracias", exclamó al recibir la medalla. "No sé qué hice para merecer esta amabilidad de todos ustedes".

Aunque ya no podía enseñar a sus alumnos favoritos, visitaban la nueva escuela privada con frecuencia y pasaban tiempo con él. Permanecieron unidos y el Sr. Bermúdez pudo inspirar a toda una generación de estudiantes a través de su nuevo puesto.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Defiende a aquellos que no pueden valerse por sí mismos: El Sr. Bermúdez no tuvo voz en su despido y simplemente tuvo que aceptar la decisión del director de la escuela. Al final, sus estudiantes decidieron dar un paso al frente y hacer algo al respecto porque sabían que merecía un mejor trato por sus años de servicio al distrito.
  • Si estás en condiciones de ayudar a alguien, hazlo: Los estudiantes hicieron todo lo posible para conseguirle un trabajo al Sr. Bermúdez, sabiendo que lo necesitaba para criar a sus hijos. Gracias a su iniciativa, el educador consiguió el trabajo de sus sueños, lo que le permitió ganar dinero mientras hacía lo que amaba.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

3 historias de cómo disfrazarse de otra persona ayudó a la gente a descubrir la verdad

09 de abril de 2024

A pareja se le niega adopción de niño debido a su pobreza, años después llega a su casa en lujoso automóvil - Historia del día

23 de enero de 2024

Niño visita a su difunto papá para quejarse de los abusones del colegio, halla paquete con su nombre en la tumba - Historia del día

12 de abril de 2024

Profesora universitaria vuelve antes a casa y ve a su marido con su alumna en el dormitorio - Historia del día

22 de abril de 2024

Estudiante grita cuando ve a su maestra por primera vez: "Mi papá tiene una foto tuya" - Historia del día

06 de marzo de 2024

"Estás despedido, viejo", le grita encargada al empleado de la limpieza, sin saber que él será su jefe al día siguiente - Historia del día

22 de enero de 2024

Empresario rico echa a su hijo sin saber que un día sería su jefe - Historia del día

19 de enero de 2024

3 conmovedoras historias de padres solteros que tuvieron que luchar por sus hijos

16 de abril de 2024

Rico heredero humilla a un mendigo a las puertas de un hotel de lujo y a la mañana siguiente ve vaciada su cuenta bancaria - Historia del Día

26 de marzo de 2024

3 historias sobre herencias familiares que dieron un giro inesperado

13 de marzo de 2024

Jefe obliga a limpiadora pobre a bailar para hombre rico, resulta que se conocen - Historia del día

17 de enero de 2024

Fiesta de revelación de sexo se tuerce cuando esposo declara a esposa embarazada que es estéril - Historia del día

22 de enero de 2024

Ladrón intenta robar a rico empresario y termina salvándole la vida - Historia del día

22 de enero de 2024

Adolescente malcriado se burla de la azafata, sin saber que su padre rico lo ha estado observando - Historia del día

22 de enero de 2024