logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Dos ancianas fingen estar enfermas para poner a prueba a sus hijos: al final ambas dejan su herencia a uno solo - Historia del día

Vanessa Guzmán
29 ago 2022
00:35
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Dos ancianas fingieron estar enfermas para ver si sus hijos las visitaban y probar quién era el mejor. Nadie se esperaba lo que sucedió después.

Publicidad

“¡Es una idea muy loca!”, le dijo Mónica Celis a su amiga Elizabeth Barrios. Ambas tenían más de 80 años y a menudo presumían de sus hijos.

El hijo de Mónica, Bernardo, era un hombre de negocios adinerado con su propia empresa exitosa. Por su parte, el hijo de Elizabeth, Cristóbal, trabajaba en un escritorio sencillo con un salario modesto, pero según ella, era un hermoso ser humano.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Durante una de sus conversaciones, ambas se quejaban de no verlos lo suficiente, y a Elizabeth se le ocurrió una idea loca: ponerlos a prueba fingiendo estar enfermas. "Lo sé, pero les diremos la verdad rápidamente. No fingiremos por mucho tiempo", sugirió Elizabeth con una sonrisa.

Aunque Mónica se resistía a molestar a su ocupado hijo, asintió. Después de todo, si tenía tanto éxito, seguramente podría tomarse un tiempo libre para verla. Como mínimo, enviaría a alguien para que la cuidara.

“Está bien, hagámoslo”, estuvo de acuerdo la mujer, y terminaron de comer sus galletas ese día.

Lee más: Mi mamá me excluyó de su testamento y dejó su herencia a su vecina anciana - Historia del día

Publicidad

Esa noche, ambas llamaron a sus hijos y les dijeron que habían contraído una fuerte gripe y que llevaban postradas en cama unos días.

Para sorpresa de Elizabeth, Cristóbal fue a visitarla con una olla de sopa que su esposa, Karina, preparó especialmente para ella.

“Cariño, no debiste hacerlo. Estoy enferma, pero es solo gripe”, le dijo la mujer mayor a su hijo, sintiéndose culpable porque en realidad no estaba enferma.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Tonterías. A tu edad, necesitamos cuidarte. Tal vez deberías mudarte con nosotros”, sugirió el hombre mientras le daba la sopa.

“¡No!”, dijo la anciana con demasiada fuerza y ​​luego bajó la voz. “Sin ofender, cariño. Pero tu casa es ruidosa con mis nietos corriendo por todos lados. Necesito mi paz”.

Cristóbal sonrió y asintió. “Tienes razón. Solo estoy pensando en soluciones”.

“En realidad, esperaba que pudieras visitar a mi vecina de al lado, Mónica Celis. Ella también se enfermó de gripe y me pregunto si su hijo fue a verla. Ella también lo iba a llamar”, dijo.

Publicidad

“Ok, le llevaré un poco de sopa. Karina hizo una olla enorme”, respondió él, levantándose de la cama y yendo a la cocina.

Elizabeth suspiró, sintiéndose mal por la mentira, pero curiosa por la situación de su amiga.

Mónica abrió la puerta principal y un hombre de mediana edad que se parecía al difunto esposo de Elizabeth estaba parado en la puerta. “Tú debes ser Cristóbal”, dijo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

El hombre sonrió y dijo: “Sra. Celis, ¿por qué no está en la cama? Mamá me dijo que también está enferma y vine a traerle algo de comida. También se preguntaba si su hijo había venido o enviado. Alguien”.

La anciana vaciló por un segundo. No quería responder esa pregunta porque su hijo no la había visitado, y sentía celos de que Cristóbal estuviera allí.

“Adelante, muchacho. Muchas gracias. Me siento un poco mejor ahora”, dijo la mujer mayor mientras el hombre entraba y colocaba la sopa en el la encimera de la cocina.

“Entonces, ¿su hijo viene pronto?”.

Publicidad

Mónica tuvo que responder. “No, cariño. Él no viene”.

En ese momento ella recordó en la conversación que había tenido con su hijo la noche anterior. “¿No puedes venir a visitarme y cuidarme por un tiempo, cariño?”, le había pedido a su hijo.

“¿Por qué no contratas a alguien?”, respondió Bernardo.

“Pero... no quiero a un extraño en mi casa”, explicó la mujer mayor, sintiéndose mal por el engaño. Pero, aun así, su hijo debería estar abierto a visitarla.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Mamá... no puedo. No me gusta cuidar a los enfermos y ahora estoy demasiado ocupado”.

“Tú eres el jefe en tu empresa, Bernardo. Puedes tomarte un tiempo libre para tu mamá”.

“No, mamá. Soy un hombre de negocios, no un cuidador. ¡Contrata a alguien! ¡Tienes toneladas de dinero!”, dijo el hombre y luego colgó el teléfono. Mónica casi se estremeció y pasó el resto de la noche pensando en las palabras de su hijo.

Lee también: Anciana celebra su cumpleaños 80 sola en geriátrico: ninguno de sus hijos va a visitarla - Historia del día

“¡Señora Celis!”, dijo Cristóbal, interrumpiendo sus pensamientos. “¿Quiere que caliente la sopa?”.

Publicidad

“¿Qué?”, preguntó ella, un poco desorientada, entonces sus palabras se registraron. “¡Ah! No, gracias. Comeré más tarde. Creo que me voy a dormir”.

“Está bien, la dejaré descansar. Pero puedo venir más tarde a ver cómo está, o si necesita algo, llame al teléfono de mamá. Creo que me quedaré a dormir esta noche”, ofreció el hombre y se fue, dándole una gran sonrisa a la señora.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Cristóbal cuidó de ambas ancianas durante el resto de la semana, aunque ninguna lo necesitaba. Las visitaba todas las noches después del trabajo y las revisaba. Eventualmente, las dos le dijeron que estaban mejor y que ya no necesitaba preocuparse por ellas.

“Me sentí muy mal por su sacrificio. No podía decirle la verdad”, dijo Elizabeth una noche mientras ella y su amiga cenaban.

“Lo sé. Él también fue muy amable conmigo”, dijo Mónica, con tono agridulce. “Creo que criaste al mejor hombre. A veces, tener dinero y darles todas las oportunidades del mundo no es lo mejor”.

Elizabeth finalmente captó el estado de ánimo de su amiga y extendió su mano para consolarla. “Hiciste lo mejor que pudiste. Algunas personas son simplemente diferentes. Algunas son mejores en la crianza y otras están más... bueno, ¿enfocadas en su carrera?”, le dijo.

Publicidad

Su amiga negó con la cabeza, pero cambió de tema rápidamente. Ella no quería hablar más de eso.

Años más tarde, cuando Mónica falleció, le dejó a Bernardo una simple carta y le dejó todos sus millones a Cristóbal. Ella le dijo al hombre que el hijo de Elizabeth había estado allí para ella durante mucho tiempo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

En cambio, su propio hijo estaba ocupado todo el tiempo y no podía ser molestado. Por eso consideró que Cristóbal se merecía el dinero. Bernardo fingió que no le importaba, pero no era así.

Elizabeth murió unos meses después que su amiga y, aunque no dejó una gran herencia, también se la dio a su hijo. Él donó una gran parte a hogares de ancianos menos afortunados y se quedó con una parte para asegurar el futuro de sus hijos.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Cuida a tus padres porque no estarán por mucho tiempo. Si bien construir tu propia vida y tu familia es esencial, siempre debes asegurarte de que tus padres estén bien atendidos y visitarlos tanto como sea posible. Es posible que los extrañes cuando se hayan ido.

Publicidad

Nunca dejes que el dinero te haga descuidar a tu familia. El dinero cambia a las personas, y Bernardo era el ejemplo perfecto. Su familia siempre había tenido dinero, pero como hombre de negocios se volvió descuidado. En cambio, Cristóbal era un buen hijo, padre y esposo, incluso después de heredar una fortuna.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Madre anciana saca a su hijo del testamento y deja todo a un repartidor del supermercado - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Tras la muerte de anciana rica, hijos se reúnen con abogado y descubren que no heredaron nada - Historia del día

13 de abril de 2022

Padres ricos se disfrazan de provincianos pobres para poner a prueba a la prometida de su hijo - Historia del día

07 de junio de 2022

Hija le pide a mamá escribir testamento para evitar peleas con hermano: la madre deja la propiedad a los inquilinos - Historia del día

25 de junio de 2022

Nadie visita a señora en hogar de ancianos hasta que familiares se enteran de que heredó fortuna de $2,3 millones - Historia del día

24 de julio de 2022