logo
Getty Images
Fuente: Getty Images

Chico es el único que asiste al funeral de la abuela, a pesar de que ella lo desheredó - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

En su intento de legar su herencia a los merecedores, una abuela dejó un testamento con un giro inesperado. Cuando ella murió, el nieto al que odiaba y había desheredado fue el único que se presentó en su funeral.

Publicidad

A Dolores Hernández le encantaba estar con sus nietos. Como todos los abuelos, ella también quería lo mejor para ellos y estaba dispuesta a hacer todo lo posible para hacerlos felices siempre que la obedecieran.

Pero cuando nació su cuarto nieto, la mujer estaba triste y furiosa. Maldijo a su hija por haber dado a luz a un niño con síndrome de Down y les dio la espalda.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

El odio de la abuela hacia las personas con síndrome de Down había comenzado cuarenta años antes, cuando un desafortunado incidente le arrebató algo más que su felicidad.

Dolores estaba felizmente casada con su esposo, Gael Hernández, quien también era filántropo además de ser un empresario exitoso.

Él nunca lo pensaba dos veces antes de ayudar a los necesitados y siempre daba lo mejor de sí para servir a la sociedad.

Lee más: En funeral de esposo, mujer se inclina para besarlo por última vez y lo ve parpadear - Historia del día

También asumió la responsabilidad exclusiva de su primo huérfano, Jeremías, que tenía síndrome de Down. Él cuidaba a su primo como si fuera su padre y lo visitaba con frecuencia en el hogar para personas con necesidades especiales.

Publicidad

Un día, de camino a casa después de una visita regular, Gael perdió el control de su automóvil y chocó contra un camión que iba a toda velocidad.

Murió en el acto, dejando a su esposa e hijos devastados. En ese momento, Dolores culpó a Jeremías por la muerte de su esposo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Irracionalmente, Dolores quedó guardando rencor a las personas con síndrome de Down en general. Convertía su dolor en odio, como si así pudiese sufrir menos.

Su único alivio fue cuando se convirtió en abuela después de que su hija mayor, Mariana, diera a luz a trillizos.

“¡Me encanta ser abuela!”, solía decir Dolores. Ella amaba criar a los niños. Además, quería que fueran como ella y supieran a quién amar y odiar.

Aunque la vida de la abuela era maravillosa, su felicidad se duplicó cuando su hija menor, Ana, dio a luz a un bebé. La mujer mayor estaba encantada y corrió al hospital porque quería ser la primera en cargar al recién nacido y verlo.

Publicidad

Pero cuando se asomó a la cuna, Dolores frunció el ceño y retiró las manos después de ver a un bebé con síndrome de Down.

“No, no puede ser”, le dijo a la enfermera, sonrojándose. “Me voy. Este no puede ser mi nieto”.

Dolores salió furiosa de la sala como si quisiera lavarse y cambiarse rápidamente. Unos días después, Ana fue dada de alta del hospital con su hijo recién nacido, Michael.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Estaba decepcionada con su madre y el resto de su familia por no haberla visitado. Decidió averiguar por qué su mamá se había alejado enojada. Entonces fue a visitarla.

“Mamá, ¿por qué no viniste a verme de nuevo en el hospital? Vi que querías cargar a mi hijo, pero no lo hiciste”, le preguntó la mujer a su madre. “Mira, es un niño... Mamá, mira lo feliz que está de verte...”.

Pero Dolores dio un paso atrás. “¡Quédate ahí!”, gritó ella. “No quiero saber nada con ese hijo tuyo, nunca va a ser mi nieto”.

Ana quedó impactada y se le llenaron los ojos de lágrimas. Por un momento sintió que había hecho algo malo al llevarle el bebé a su madre.

Publicidad

“P-pero mamá, él es tu nieto”, lloró. “¿Cómo puedes decir eso? Sé que odias a las personas con esta condición, pero él es de tu sangre... es tu nieto... por favor no lo odies”.

“¿Nieto? Solo tengo tres nietos, y ese niño no es mi nieto. Llévatelo y lárgate de aquí. No lo traigas a esta casa otra vez, o verás mi peor lado”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Ana se enfureció. “¡Nunca volveré aquí de nuevo! ¡Lo prometo!”. Esas fueron las últimas palabras que Dolores escuchó de su hija.

Esa noche, la abuela llamó a su abogado e inmediatamente firmó el papeleo para no incluir al pequeño Michael en su testamento.

Durante 16 años, Ana crio sola al niño. Cortó los lazos con su madre y, después de la muerte de su esposo, trabajó como oficinista para mantener a su pequeño. Enfrentó muchos desafíos, pero al final del día, suspiraba en paz al ver sonreír a su hijo.

Un día, Michael le preguntó con curiosidad sobre su árbol genealógico. Había escuchado a sus amigos hablar sobre sus abuelos y también tenía curiosidad por saber sobre su familia. De la nada, le preguntó a Ana sobre sus abuelos.

Publicidad

“Mamá, ¿dónde están mis abuelos? Nunca los he visto”, expresó con curiosidad. “¿Tienes fotos de ellos? ¿Me las puedes mostrar?”.

“Tu abuelo murió hace varios años, hijo”, dijo.

“Lo siento mucho... ¿Y la abuela? ¿Dónde está ella?”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Bueno, han pasado muchos años desde la última vez que nos vimos. Tu abuela vive muy lejos de aquí y no podemos visitarla”.

“¿No puedo visitarla? Pero quiero verla. ¿Puedes llevarme con ella?”.

“No, lo siento. ¿Podemos dejar de hablar de esto ahora? Tengo que hacer unas cosas en la cocina”.

A Ana le dolía mentirle a su hijo, pero no tenía elección. No quería que se sintiera decepcionado cuando conociera cómo era realmente su abuela.

Lee también: En el funeral de esposa, viudo conoce a la gemela de su hijastra que no sabía que existía - Historia del día

Publicidad

Mientras tanto, Dolores se había vuelto más vieja y más sabia. Sus primeros tres nietos, Leo, Jaime y Martín, se hicieron cargo de su negocio y se convirtieron en exitosos empresarios.

Ella estaba orgullosa de ellos y complacida cada vez que la involucraban en todas sus decisiones y asuntos. “¡Todavía me siento como una reina! Me gusta cuando mis hijos y mis nietos me escuchan”, solía presumir Dolores.

“Verás, tu abuela nunca puede equivocarse. Yo siempre tengo razón. ¡Y no hay nada que puedas decir en mi contra porque sabes el precio que tendrías que pagar si me desobedeces!”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

La mujer mayor alardeaba de sus decisiones y no le gustaba que su hija y sus nietos discutieran. Ella solo quería que hicieran lo que ella sentía que era correcto, y no había discusiones.

Nadie se atrevía a desobedecerle después de que ella amenazara constantemente con desheredarlos. ¿Quién querría arriesgarse a perder un patrimonio de $13 millones por una discusión tonta?

Aunque todo iba bien, la vejez lentamente comenzó a afectarle. A menudo se enfermaba, aunque estaba decidida a vivir mucho tiempo. Estaba feliz y se había olvidado por completo de Ana y de su hijo, pues no existían para ella. Aunque no quería verlos, su nieto no sentía lo mismo.

Publicidad

“Mamá, encontré esta foto en tu diario”. Michael le mostró a Ana una vieja foto familiar. “¿Esta es tu madre? ¿Es mi abuela?”.

La mujer se dio cuenta de que ya no podía ocultarle la verdad a su hijo. “Mamá, dime, ¿ella es mi abuela? Yo la conozco”, dijo el chico, sorprendiendo a su madre.

“¿La conoces? ¿Cómo la conoces, y hablaste con ella?”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“No realmente... Ella fue a mi escuela hace unos meses como invitada. Pero no se me permitió ir al pasillo. La vi desde la distancia... ¿Por qué no la has visto? ¿Por qué no viene a vernos?”.

En este punto, Ana decidió revelar la verdad.

“Tienes razón… Es tu abuela, y vive a media hora de distancia. Pero no quiere verte… porque te odia, hijo. Ella cree que las personas con síndrome de Down son una amenaza y una desgracia. Ella se negó incluso a mirarte cuando te llevé a su casa”.

Ana le contó a Michael sobre el accidente que había tenido su padre y cómo había afectado a su madre. Le dijo que a raíz de eso su abuela había comenzado a odiar a las personas con una condición congénita.

Publicidad

“Pero mamá, no fue mi culpa... Tampoco fue culpa del abuelo Jeremías. Somos hijos especiales de Dios, y la abuela necesita aceptar eso”, dijo el chico, llorando.

“Todos somos únicos y nacimos por una razón. ¿Por qué la gente se fija más en nuestra apariencia cuando hay mucho que ver en nuestros corazones?”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Aunque Ana se conmovió hasta las lágrimas por las palabras de su hijo, se negó a permitirle conocer a su abuela y le hizo jurar que nunca intentaría hacerlo.

Con su corazón arrugado, Michael se lo prometió. Pero todavía anhelaba ver a su abuela, por lo que decidió romper su promesa, en parte.

Durante los dos meses siguientes, el chico solía pararse en la calle frente a la casa de Dolores solo para echarle un vistazo. Cada vez que la veía, quería correr y abrazarla.

Pero la promesa que le había hecho a su madre lo detenía, y no quería volver a molestar a su abuelita mostrándole su cara.

Publicidad

Un día, Michael fue a su lugar habitual fuera de la casa de su abuela para verla. Pero ella no apareció ni dos horas después. Curioso y preocupado, le preguntó a la seguridad qué había pasado. Entonces se enteró de que Dolores había fallecido la noche anterior.

Dividido entre la promesa que le había hecho a su madre y el amor por su abuela, el chico se vio obligado a tomar una decisión. Abrió la puerta de la casa y se sorprendió al saber que Dolores ya había sido llevada al cementerio para su funeral.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Debo verla por última vez”, suspiró y fue al cementerio para presentar sus últimos respetos.

A Michael le preocupaba que su tía y sus primos no le permitieran ni siquiera acercarse al ataúd de su abuela. Pero estaba decidido y corrió lo más rápido que pudo para ver su rostro. Entonces vio algo sorprendente allí.

“¿Qué? ¿Nadie vino al funeral?”, exclamó el chico, al ver solo a un sacerdote y un par de extraños alrededor del ataúd de Dolores. “¿Dónde están mi tía y sus hijos? ¿Por qué no están aquí para despedirse de la abuela?”.

Resultó que Mariana y sus tres hijos estaban en la oficina del abogado, esperando que se revelara el testamento de la difunta Dolores.

Publicidad

Durante mucho tiempo, hasta su último aliento, solo le habían obedecido a cambio de su dinero. No la amaban genuinamente, aunque hacían todo lo posible para ganarse su corazón y asegurar su riqueza.

Pero Michael no estaba al tanto de todo esto y le gritó a su abuela. “¡Abuelita, he venido por ti! Por favor, mírame. Lamento no haber podido conocerte”, gritó.

“Estoy molesto contigo por mantenerme alejado, pero todavía te amo y te perdono. Por favor, dame una oportunidad de hablar contigo y sentir tu amor”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Pronto, Ana llegó al cementerio. Estaba molesta con su hijo por romper su promesa, pero sabía que ahora no haría una gran diferencia. A pesar de ver a su madre en un ataúd, solo recordaba la amargura de Dolores hacia ella y Michael.

“Ven, vámonos a casa. ¿Qué sentido tiene verla así si ni siquiera nos dio la oportunidad de hablar con ella?”, dijo Ana furiosa.

“Mamá, la abuela ya no está con nosotros... Puede que haya sido dura por fuera, pero no podemos culparla por estar enojada con nosotros. Todos tienen opciones y no podemos juzgarlos por eso”.

Por un momento, la mujer se quedó sin habla. Se dio cuenta de que estaba equivocada acerca de su madre.

Publicidad

“La abuela se fue, y se llevó su odio hacia mí a la tumba. Ahora merece nuestro amor y respeto. Honrémosla por todo lo bueno que había en ella y olvidemos su odio hacia nosotros, mamá”.

Conmovida por las palabras de su hijo, Ana colocó un ramo de flores sobre la tumba de su difunta madre y lloró. Más tarde, se encontró con su hermana y sobrinos, quienes parecían descontentos después de recibir una noticia en la oficina del abogado.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Como un giro del destino, Dolores había modificado su testamento sin que nadie lo supiera. Según el documento final, solo los miembros de la familia que le presentaran sus últimos respetos en su funeral recibirían una herencia.

Mariana y sus hijos se sorprendieron cuando el abogado les mostró los documentos y les dijo que alguien más en su familia heredaría los $13 millones de Dolores.

Resultó que uno de los extraños en el funeral era un abogado subalterno disfrazado para verificar quién en la familia de la difunta se presentaría para darle sus últimos respetos. Entonces llamó al abogado de Dolores cuando vio la presencia de Ana y de Michael allí.

Publicidad

En última instancia, la madre y su hijo se convirtieron en los herederos legales del patrimonio de la difunta Dolores, para sorpresa y resentimiento de Mariana y sus hijos.

Aunque Ana y Michael se hicieron ricos de la noche a la mañana, no estaban contentos porque nunca estuvieron interesados en el dinero de Dolores. La mujer habló con su hermana y sobrinos por primera vez en varios años.

“Puedes quedarte con el dinero y el patrimonio de mamá si quieres. Yo me encargaré del papeleo. Mamá se ha ido y no va a volver. ¿Qué vamos a hacer con su dinero?”, dijo Ana, bajando la cabeza con tristeza.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Publicidad

Mariana y sus hijos se dieron cuenta de que hay cosas más valiosas que el dinero. Se arrepintieron de haberle dado la espalda a Ana y a Michael para complacer a Dolores.

La familia se reconcilió y, aunque la madre y el hijo estaban encantados, lamentaron no haber estado allí con la anciana durante sus últimos días. Ana a menudo visitaba la tumba de su difunta madre y pasaba largas horas llorando y suplicando perdón.

“Debería haber hecho al menos un esfuerzo para hablar contigo... lo siento, mamá”, sollozó. “Por favor, perdóname... Pero deberías haber hablado con mi hijo al menos una vez. Él te ama”.

Lamentablemente, Dolores nunca se dio cuenta de esto y nunca aceptó a Michael como su nieto. No obstante, Ana y su hijo esperaban que la abuela estuviera feliz por ellos desde el cielo, aunque el vacío y el dolor que dejó en sus corazones tardaría mucho en sanar.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Nunca menosprecies a nadie. Es posible que nunca sepas cómo podrían dar la cara por ti. Durante mucho tiempo, hasta su último aliento, Dolores se resintió con su nieto con síndrome de Down y lo desheredó. Ella nunca le dio la oportunidad de sentir su amor. Pero al final, él fue el único que apareció en su funeral.

Publicidad

Nunca lleves tu odio por alguien a la tumba. Trata de ordenar tus diferencias antes de que sea demasiado tarde. El odio de Dolores por su nieto nunca cambió, incluso durante sus últimos días. Mientras tanto, Ana se dio cuenta demasiado tarde de que al menos podría haber tratado de resolver sus diferencias con su madre. Dolores falleció sin conocer a su nieto ni hablar con su hija.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: En el funeral de su padre, hijo ve a un hombre idéntico a su papá mirando desde lejos - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
info

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.

Publicaciones similares

Anciana celebra su 82° cumpleaños sola en la calle porque sus hijos se enteraron de que es conserje - Historia del día

10 de agosto de 2022

Hombre presenta a su novia a los abuelos: abuela reconoce en ella a una mujer de su pasado - Historia del día

20 de abril de 2022

Abuelo del novio ve a la novia con el vestido de su difunta esposa y exige detener la boda - Historia del día

14 de mayo de 2022

Abogado rico se burla de mujer pobre que limpia en restaurante: ve de cerca su rostro y nota que es idéntica a él - Historia del día

24 de mayo de 2022