logo
Flickr / Julian Tysoe
Fuente: Flickr / Julian Tysoe

Abuela se gasta los ahorros en darle a su nieto el mejor día de su vida: solo lo vuelve a ver tras 15 años - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una abuela cariñosa compartió con su nieto en una cita especial. Él le dijo que ese había sido el “mejor día de su vida”. Después de que las circunstancias los obligaran a alejarse, perdieron el contacto. Volvieron a verse quince años después.

Publicidad

Emilia vivía en el mismo vecindario que su hija María, su yerno Jaime y su nieto Luis. Como vivían cerca, se veían con frecuencia, cenaban juntos y celebraban las fiestas en familia.

Un día, el hombre les dijo a su esposa y a su hijo que tenía una gran oportunidad de trabajo en una de las mejores empresas, pero tendrían que mudarse a otra ciudad.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Esta quedaba lejos, a cinco horas de vuelo de donde vivían actualmente. “¿Podremos llevar a mamá?”, preguntó María, preocupada. Temía que su madre se quedara sola, sin nadie más que la cuidara. Jaime negó vacilante con la cabeza.

“Lo siento, cariño, pero la vida a donde nos mudaremos es diferente a la de esta ciudad. Todo allá acelerado; no podríamos cuidarla”, le dijo a su esposa.

“Ella estará mucho mejor aquí, tal vez en un hogar de ancianos, si ella está de acuerdo. Si no, podemos contratar a una enfermera privada. Podremos pagar una aquí. Conseguir una a donde nos iremos sale mucho más costoso”, agregó.

Lee más: Abuela guarda cada centavo, compra un abrigo nuevo y lo corta para tres niñas pobres - Historia del día

Publicidad

María no pudo evitar llorar al escuchar que tendría que dejar a su madre de 70 años viviendo sola. Sin embargo, sabía que tenía que apoyar la carrera de su esposo, pues era lo que llevaba comida a la mesa.

Luis estaba igualmente triste por tener que dejar atrás a su abuela. Ella prácticamente lo había criado, pues sus padres trabajaban duro todo el día. El chico pasaba las tardes con Emilia y compartían un vínculo especial que sabía que sería difícil de reemplazar.

Cuando le dieron la noticia a Emilia, ella estaba desconsolada. “Estoy muy feliz por ti, Jaime, felicidades por la gran oportunidad de trabajo”, dijo con calidez. “Es una pena que ya no los veré a menudo”.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

“Nos mantendremos en contacto, abuela. ¡Te lo prometo!”, dijo Luis, dándole un fuerte abrazo. “Está el internet, y también está el teléfono. Prometo llamarte siempre”, aseguró el chico.

Publicidad

La abuela sonrió y le agradeció a su nieto por prometer mantenerse en contacto. Aceptó que contrataran a una cuidadora privada para ella. Quería permanecer en su casa en lugar de mudarse a un hogar de ancianos.

“Me gustaría recordar nuestros momentos divertidos en esta casa. Quiero vivir aquí por el resto de mi vida”, le dijo a su hija.

María concedió los deseos de su madre y dispuso que una cuidadora viviera con Emilia las 24 horas. También se coordinaron con la cuidadora para brindarle todo lo que necesitaba, incluyendo su alimentación diaria y medicamentos.

Durante los primeros meses después de mudarse, María, Jaime y Luis se mantuvieron en contacto a través de Internet. “¿Cómo se hace esto, querida?”, le preguntó Emilia a su cuidadora mientras intentaba navegar a través de su nuevo teléfono inteligente.

Publicidad

“Están en la videollamada”, le dijo alegremente la cuidadora a la señora. “Simplemente mire la pantalla y los verá, y ellos la verán a usted”, dijo, señalando el teléfono inteligente.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Al ver a su familia, el rostro de la mujer mayor se iluminó con una sonrisa. “¡Hola! ¿Cómo están todos por allá?”, preguntó ella.

“Nos va bien aquí, mamá. ¿Y tú? ¿Qué has estado haciendo?”, preguntó María.

“No te preocupes por mí. Estoy bien. Selena aquí me está cuidando muy bien. Ven, salúdalos”, le dijo a su cuidadora para que se uniera a la llamada.

Tenían videollamadas diarias durante los primeros meses mientras María y Luis aún se estaban adaptando a su nuevo hogar. La hija de Emilia aún no había encontrado trabajo y su nieto todavía estaba de vacaciones de verano.

Publicidad

Desafortunadamente, cuando las cosas empezaron a mejorar para ellos, las videollamadas disminuyeron. Las llamadas de Emilia quedaban sin respuesta y los mensajes de texto se hacían más cortos y distantes.

“Ya estoy ocupado con la escuela, abuela. Te llamaré cuando tenga tiempo libre”, le escribió Luis en una ocasión.

Un día, Emilia no pudo más. Le pidió a Selena que verificara cuánto costaban los vuelos a la ciudad donde se habían mudado porque quería visitar a su familia.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Su cuidadora la complació felizmente y buscó en Internet tarifas económicas. “El vuelo directo más barato cuesta $250”, le dijo la mujer a Emilia. “¿Quiere reservar un vuelo?”.

La mujer mayor inmediatamente dijo que sí, aunque todavía tenía que comprobar cuánto dinero le quedaba. La mayor parte de su efectivo disponible estaba destinado al pago de sus servicios públicos y facturas de teléfono celular. María pagaba sus otros gastos.

Después de calcular cuánto tenía que destinar para sus gastos, a Emilia le quedaban unos dos mil dólares extra. Con entusiasmo le entregó a Selena $250 para pagar el vuelo.

María no había estado respondiendo las llamadas de su madre, por lo que le informó través de un mensaje de texto que estaba a punto de viajar para visitarla. Esperaba que su hija hubiera visto su mensaje para cuando aterrizara.

Publicidad

Finalmente, María vio el mensaje y se sorprendió al leerlo. “¡Mamá reservó un vuelo para venir a visitarnos!”, le dijo a su esposo e hijo. “Ella está en un avión en este momento. Dios mío, ¿por qué no dijo nada antes?”.

Empezó a entrar en pánico porque tenía que preparar muchas cosas para la visita de Emilia. No solo tenía que ausentarse del trabajo para cuidar a su madre, sino que también tenía que limpiar el apartamento y preparar un espacio cómodo para que durmiera.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿Cuánto tiempo se quedará aquí?”, preguntó Luis. “Me encantaría pasar tiempo con la abuela, pero tengo un viaje escolar programado en dos días, ¿recuerdas?”.

María se encogió de hombros. “No lo sé, pero está bien, cariño. No necesitas cancelar tu viaje. Pasa todo el día con tu abuela mañana, y eso debería estar bien. Estoy segura de que ella lo apreciará”, le dijo la madre a su hijo.

Toda la familia fue al aeropuerto a recoger a Emilia. Al verse, no pudieron evitar llorar después de un par de meses separados. “Te ves bien, mamá”, dijo María entre lágrimas mientras la abrazaba.

Lee también: Niño solitario se ofrece a llevar víveres de anciana: le pide que sea su abuela en Navidad - Historia del día

Publicidad

“Lamento la sorpresa”, se disculpó Emilia. “Los extrañaba mucho. No pude evitar visitarlos. Selena, mi cuidadora, me ayudó a reservar mi boleto. Espero no estar molestando”, dijo.

Jaime negó con la cabeza. “Eso es una tontería, mamá. Eres familia. Me alegro de que puedas visitarnos y ver nuestro nuevo hogar. Vamos, vámonos para que podamos invitarte a cenar”.

Esa noche, la mujer mayor era la persona más feliz del mundo. Extrañaba estar con su familia; verlos a todos en la misma mesa de nuevo la hizo sentir cálida. “Me estaba perdiendo esto”, no pudo evitar decir.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Luis le dijo a su abuela que al día siguiente pasarían todo el día juntos. “Vamos a explorar la costa”, afirmó el chico.

Emilia aceptó felizmente. “Haremos lo que quieras hacer, Luis”, sonrió.

Al día siguiente, Emilia y su nieto tomaron el transporte hasta la costa. Allí había diferentes sitios de comida y entretenimiento. Comieron un delicioso almuerzo y fueron a un parque de diversiones.

“¡Abuela, vamos a montar juntos en la rueda de la fortuna!”, dijo Luis, señalando la atracción mecánica. Emilia le temía a las alturas, pero debido a que su nieto quería subirse, ella accedió felizmente.

Publicidad

“Está bien, vamos. No suelo montar en estas cosas por mi miedo a las alturas, así que asegurémonos de tomar una foto”, dijo, sosteniendo la mano de su nieto mientras hacían fila para comprar boletos.

Después de disfrutar de los paseos en el parque, compraron helados y jugaron juegos de salón. “¡Abuela, mira ese gran juguete de peluche!”, dijo Luis señalando hacia el muñeco. “Está genial”, agregó.

Se acercaron a la cabina del juego, donde debía lanzar una pelota y acertar en una cesta. Si Luis lograba encestar tres veces consecutivas, podrían ganar un premio.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

La orgullosa abuela grabó el juego y, en efecto, su nieto pudo anotar tres veces. “¡Guau! ¡Tengo un nieto habilidoso!”, dijo ella, abrazando a Luis. Se llevaron a casa el osito de peluche gigante y el chico lo guardó en su habitación.

Antes de acostarse esa noche, el jovencito abrazó a su abuela. “Muchas gracias, abuela. Este es el mejor día de mi vida”, le dijo él. “Espero que podamos tener más días como este. Tenemos que repetirlo en el futuro”.

Emilia estaba llorando porque eso era todo lo que siempre había querido. Quería ver feliz a su nieto y se alegraba de haberlo hecho feliz, incluso si eso significaba gastar sus últimos ahorros en un solo viaje.

Publicidad

Se quedó con su familia por un par de días más, pero rápidamente se dio cuenta de que todos estaban extremadamente ocupados. A menudo la dejaban sola por las mañanas y por las tardes y solo podía pasar tiempo con ellos por las noches.

Emilia regresó a casa sin saber que sería la última vez que vería a su familia en mucho, mucho tiempo. Con el paso de los años, perdió el contacto con ellos.

María llamaba para ver cómo estaba, pero solo para ver si tenía o no todo lo que necesitaba. No hacían ningún esfuerzo por visitarla, alegando que Luis siempre estaba ocupado con la escuela.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

El chico creció y empezó a tener otros intereses. Ya no quería pasar tanto tiempo con la familia porque ahora tenía un grupo de amigos con los que podía pasar el rato.

Del mismo modo, María y Jaime no podían viajar para ver a Emilia porque su vida laboral era muy ocupada.

Habían pasado quince años y la mujer mayor estaba a punto de cumplir 85. Tuvo un susto de salud cuando le diagnosticaron neumonía y se recuperó en casa después de estar en el hospital durante semanas.

Tras haber estado sola durante tanto tiempo, Emilia ya no esperaba que, a María, a Jaime o a Luis les importara. Confiaba en sus cuidadoras y asumía que serían las únicas personas con las que interactuaría hasta que falleciera.

Publicidad

Sin embargo, un día, inesperadamente escuchó el timbre de la puerta. Caminó lentamente hasta ella y quedó helada cuando la abrió.

Frente a ella estaba un joven alto y moreno que parecía tener unos 25 años. Después de reconocer el pequeño lunar en el costado del ojo izquierdo del hombre, instantáneamente supo que era su nieto.

“¿Luis?”, preguntó ella. “¿Eres tú?”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

El joven asintió y rápidamente abrazó a su abuela. “Lo siento mucho, abuela”, se disculpó. “Lamento haber dejado que la vida se interpusiera en nuestra relación”.

“Vine aquí porque hace poco vi una foto nuestra en aquel parque de diversiones. Me di cuenta de que te había olvidado por completo durante mucho tiempo”, explicó Luis.

Emilia estaba llorando. Nunca esperó volver a ver a su familia. “No puedo creer que estés aquí. Este es el mejor día de mi vida”, dijo ella llorando.

El joven le dijo a su abuela que estaba allí para cumplir su promesa de tener otro maravilloso día como el que tuvieron la última vez que habían compartido juntos.

Publicidad

“Sé que ya no puedes ir al parque de diversiones, así que he decidido traer la diversión aquí”, dijo él sonriendo.

Tenía una maleta con él llena de recuerdos de la vez que fueron al parque de diversiones, y un álbum de fotos que deseaba dejar con su abuela. Pasaron la tarde mirando fotos viejas y recordando los maravillosos momentos que pasaron juntos en su infancia.

“Lamento haber perdido el contacto contigo, abuela”, dijo Luis nuevamente antes de cenar juntos. “Eres la razón por la que tuve una infancia tan maravillosa, y no puedo agradecerte lo suficiente por eso. Ahora, es mi turno de asegurarme de que disfrutes el resto de tu vida”, le dijo.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Desde ese día, el joven visitaba a su abuela una vez al mes. Estaba ganando un buen salario, lo que significaba que podía pagar el largo viaje para verla.

Publicidad

Eventualmente, la empresa en la que trabajaba le permitió tener una configuración de trabajo híbrida, lo que le permitía quedarse por más tiempo en la ciudad donde vivía su abuela.

Él cuidaba de ella y animaba a María y a James a viajar con él para ver a Emilia siempre que fuera posible.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Nunca olvides a quienes te criaron. Emilia vivió sola la mayor parte de sus últimos años después de que su familia se mudara a otro estado. Ella pensaba que su familia se había olvidado de ella, pero su nieto represó un día para arreglar las cosas y brindarle la atención que se merecía.

Publicidad

Nunca es demasiado tarde para hacer las cosas bien. Aunque Luis tardó quince años en volver a visitar a su abuela, todavía tuvo suficiente tiempo para compartir con ella. Se aseguró de compensar el tiempo perdido y cuidó a Emilia a medida que envejecía.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Huérfano quiere un carro a control remoto por Navidad: abuela le regala un collar viejo - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

En su boda, novia descubre que su abuela pobre es millonaria tras abrir su regalo - Historia del día

05 de junio de 2022

Mis familiares no se preocuparon por mí cuando estuve en hogar de acogida hasta que se enteraron de que heredé $1,6 millones - Historia del día

14 de julio de 2022

Abuelos gastan sus últimos ahorros en la educación de su nieto: él no los invita a su graduación - Historia del día

31 de mayo de 2022

Hombre de 87 años regresa a casa del hospital y ve que sus cosas han sido sacadas a la calle - Historia del día

01 de junio de 2022