logo
Getty Images
Fuente: Getty Images

Hombre vende su auto para pagar tratamiento de la abuela: ella lo ayuda a ganar el doble - Historia del día

Vanessa Guzmán
18 ago 2022
01:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Dividido entre el carro de su difunto padre y la cirugía de corazón de su abuela, un hombre pobre vendió su preciado auto para salvar a su ser querido. Más tarde, la anciana cambió su vida de la noche a la mañana con una increíble sorpresa.

Publicidad

Para muchos abuelos, la vida con sus nietos es una aventura. Y cada día es un regalo para ser disfrutado, atesorado, amado y vivido al máximo. Florencia, de 75 años, y su nieto Dylan, de 25, trataban la vida de esta manera.

Vivían en una casita acogedora y creían que el dinero no lo era todo. Un día, el destino puso a prueba su poder cuando Florencia se agarró el pecho y colapsó cerca de las tumbas de los padres de Dylan.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Abuela, despierta!", lloró Dylan. "¿Qué tienes? ¡Por favor no me dejes! ¡Eres todo lo que tengo!".

Dylan tenía apenas seis meses cuando sus padres fallecieron en un accidente automovilístico cuando regresaban a su hogar desde la casa de un amigo. Florencia le prometió a su hija que convertiría a su nieto en un hombre maravilloso y finalmente cumplió su promesa.

La pobre abuela venció todos los pronósticos y trabajó duro como conserje para criar a Dylan. Y cuando él prometió cuidarla, renunció a su trabajo y estaba orgullosa de haber cumplido su promesa. Había criado a un hombre responsable.

Florencia recordó esto y se desmayó llorando. Momentos después, la sirena de una ambulancia resonó en el silencioso cementerio mientras la llevaban de urgencia al hospital.

Publicidad

Deprimido y con la esperanza de que lo lograría, Dylan marchó inquieto fuera de la habitación de su abuela.

"¿Doctor? ¿Está bien? ¿Cómo está?", preguntó ansiosamente.

"Tu abuela está bien ahora. Fue un infarto leve. No hay de qué preocuparse", dijo el médico. "Pero tengo algo que decirte. Por favor, ven a mi oficina".

El corazón de Dylan comenzó a acelerarse mientras seguía al médico.

Lee también: Chica pobre vende reliquia familiar para cirugía de abuela: la ve en la puerta de su casa días después - Historia del día

Publicidad

"Tu abuela necesita una cirugía cardíaca menor inmediata. Cuanto antes la organices, mejor", dijo el médico.

"¿Una cirugía de corazón?", exclamó Dylan. "Está bien, doctor. ¿Cuánto costará?".

"30.000 dólares".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Publicidad

El corazón de Dylan se hundió. No podía permitirse tanto. Acababa de comenzar su trabajo como mecánico de automóviles en un garaje local y no tenía mucho en sus ahorros.

"¿Qué haré ahora?", murmuró, mirando a través del cristal transparente de la ventana de la habitación de Florencia.

De repente, su agonía se desvaneció y se convirtió en una sonrisa de alivio cuando se le ocurrió una idea. Dylan salió corriendo y se dirigió a un amigo que había querido comprar un automóvil de segunda mano durante mucho tiempo.

"¿Estás bromeando? ¿Quieres venderme tu Mustang?", gritó Eric, el amigo de Dylan.

Publicidad

"Sí, tengo una emergencia. Y solo tú puedes ayudarme".

Eventualmente, vendió el auto por $30.000. Dylan estaba dolido porque era el único recuerdo preciado que tenía de su difunto padre. Pero se dio cuenta de que la vida de su abuela era más importante que su carro.

La cirugía de Florencia fue un éxito. Derramó lágrimas de alegría porque había deseado vivir más y no dejar solo a su nieto. Sus oraciones fueron respondidas, pero pronto, su alegría se desvaneció cuando se enteró del sacrificio de Dylan.

"¿Vendiste el auto de tu papá para salvarme la vida?", lloró. "Cariño, ¿cómo vas a ir a trabajar ahora? Y era tu único recuerdo de tu padre. ¿Por qué lo vendiste?".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Dylan también estaba triste. No podía olvidarse de su auto, pero la vida de su abuela le importaba más.

Publicidad

"Puedo conseguir un auto nuevo algún día, abuela. Pero lo que no puedo conseguir es otra abuelita amorosa como tú. Haré cualquier cosa por ti porque eres la única que tengo. Te amo". Él sostuvo sus manos en lágrimas.

Aunque Florencia estaba encantada de escuchar esto, recordó algo que su nieto deseaba hace mucho tiempo y planeó una sorpresa para él.

Una noche, durante una charla informal, Dylan compartió su sueño de tener un taller de reparación de automóviles. Era solo un deseo sincero, y ahora Florencia decidió cumplirlo.

Unos días después, Dylan se estaba preparando para irse al trabajo cuando vio muchos autos estacionados afuera de su casa. Había extraños en cada uno de ellos, saludándolo.

Publicidad

Aunque estaba algo confundido, él les devolvió el gesto. Los hombres se bajaron de sus autos y se acercaron a Dylan sonriendo.

"Oye, hijo, ¿cómo estás?", saludó uno de ellos.

"¡Estamos tan orgullosos de ti, jovencito!", dijo otro.

Dylan se sobresaltó porque no conocía a ninguna de esas personas.

"Espera, ¿qué está pasando? Creo que están equivocados”.

"¡¡¡SORPRESA!!!", gritó Florencia desde atrás.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Publicidad

Dylan no tenía idea de lo que estaba pasando hasta que todos los hombres le dieron las llaves de sus autos y le dijeron que los arreglara.

"Abuela, ¿qué está pasando?", preguntó, solo para emocionarse hasta las lágrimas cuando ella se lo contó.

"Son mis amigos de la escuela en la que trabajé", dijo. "Algunos son maestros, algunos conserjes y algunos exalumnos, y quieren ayudarte, hijo".

Florencia los había contactado y compartido sobre el sacrificio de su nieto y su sueño. Juntos, idearon un plan para ayudarlo a poner en marcha su garaje.

Crearon una cuenta en las redes sociales para invitar a aquellos que necesitaban una reparación de automóvil asequible, por lo que muchos exalumnos y colegas acudieron en masa fuera de la casa de Dylan con sus automóviles.

Publicidad

"¡Oh, Dios mío, abuela! ¡Esto es increíble!", expresó con lágrimas en los ojos. "Pero no tengo un garaje adecuado, y ¿cómo me las arreglaré para repararlos todos?".

"No llores, hijo", lo consoló Florencia. "La sorpresa más grande aún te está esperando".

Ella le entregó las llaves de su antiguo garaje de al lado, diciéndole que ahora era todo suyo. Como beneficio adicional, uno de sus amigos incluso le ofreció su equipo de herramientas de reparación de automóviles hasta que Dylan pudiera comprar uno nuevo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

En poco tiempo, Dylan abrió su taller de automóviles y se convirtió en uno de los mecánicos más populares de la ciudad. Contrató más personal y pasó de mecánico a jefe en tan poco tiempo.

Independientemente de su nueva riqueza y fama, Dylan siempre estuvo agradecido con su abuela por cumplir su sueño. Pronto, compró un auto nuevo, el doble del que vendió, y le entregó las llaves a su abuela en su cumpleaños número 76.

"¡Por favor, permítame ser su chofer, abuela!", bromeó en su primer viaje a la iglesia.

Lee también: Abuela generosa dona parte de su hígado para salvar a su nieto con rara condición genética

Publicidad

¡Florencia derramó lágrimas de alegría y miró hacia el cielo, pensando que los padres de Dylan también estarían felices!

Imagen con fines ilustrativos. | Source: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Source: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Cuando sacrificas algo querido para ti por ayudar a alguien, obtienes algo mejor a cambio: A pesar de que el automóvil era un recuerdo preciado de su difunto padre, Dylan lo vendió para pagar la cirugía cardíaca de su abuela. Finalmente, se convirtió en un exitoso hombre de negocios y compró un automóvil nuevo y más caro.

El destino pone a prueba a aquellos que están decididos a triunfar: Nunca te rindas y esfuérzate por lograrlo. Dylan era un mecánico novato, pero deseaba tener su propio taller de automóviles. Cuando su abuela cumplió su deseo, no se detuvo allí. Invirtió mucho trabajo para aumentar su éxito y fama. Con el tiempo, se hizo popular en la ciudad y logró sus objetivos.

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Hombre pobre humillado por conducir el viejo auto de su difunto abuelo halla un testamento debajo del asiento - Historia del día

22 de mayo de 2022

Papá solitario echa a su hija embarazada: 38 años después, nieto lo visita en asilo de ancianos - Historia del día

21 de julio de 2022

Niño cuida a la abuela de su mejor amiga: 9 años después hereda su casa a cambio - Historia del día

11 de julio de 2022

Pobre adolescente cuida el jardín de la abuela tras su muerte: halla docenas de fajos de dinero enterrados allí - Historia del día

04 de agosto de 2022