logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Policías responden al llamado de un anciano que les ruega que lo visiten en su cumpleaños 101 - Historia del día

Vanessa Guzmán
30 ago 2022
01:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un anciano teme morir pronto y termina llamando a la policía para no estar solo en su cumpleaños número 101. Poco sabía el hombre que su vida no sería la misma después de ese día.

Publicidad

Frank, de 101 años, estaba sentado a la mesa del comedor, mirando fijamente el pastel que había comprado en la panadería de su vecindario. Aunque no había nadie a su lado para saludarlo en su día especial, cuando despertó esa mañana, estaba optimista de que celebraría su cumpleaños con alegría.

Sin embargo, unos minutos después de arreglarse, Frank se sintió abrumado por una sensación de soledad. Suspiró con tristeza mientras miraba alrededor de su casa, preocupado de que este pudiera ser su último cumpleaños y no estaría presente para el próximo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Tristemente, todos sus amigos se habían ido a sus hogares celestiales y sus vecinos estaban demasiado ocupados con sus propias vidas para celebrar con él.

Frank eventualmente se levantó de la mesa y fue al gabinete de su cocina a buscar un juego de velas, pensando que las apagaría y cortaría el pastel solo. Pero luego miró su teléfono, y se le ocurrió una idea.

"¿Debería?", se preguntó a sí mismo, inseguro de su idea. Al final, decidió intentarlo y marcó el 911.

"911. ¿Cuál es su emergencia?", preguntó el despachador.

Frank vaciló. "Mmm, bueno, mi nombre es Frank López, y tengo 101 años..."

Publicidad

"Está bien, señor. ¿Cómo podemos ayudarlo?", insistió una vez más la voz masculina.

"Estoy solo hoy, y no quiero estar solo ahora, ya ves".

"¿Está en peligro, señor? Tenemos su ubicación y podemos enviar una unidad de inmediato. ¿Puede decirnos más sobre la naturaleza de su problema?".

Lee también: Abuelo de 94 años llamó a la policía para no pasar Navidad solo

"Es mi cumpleaños", dijo Frank finalmente, "y me gustaría celebrarlo con alguien. Me doy cuenta de que no es una verdadera emergencia, pero no pude pensar en nadie más a quien llamar. Te lo ruego. ¡Por favor, ayúdame!”.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

De repente, el teléfono se quedó en silencio y Frank escuchó unos débiles susurros.

"Está bien, señor, lo estoy conectando con uno de nuestros oficiales. La unidad está en camino. Mantenga la calma", dijo el hombre cuando volvió a la llamada. Entonces apareció una voz femenina al otro lado de la línea.

Publicidad

"No se preocupe, señor. Soy la oficial Méndez. Tenemos su dirección, y mi colega y yo estaremos allí en unos minutos", le dijo la mujer a Frank.

"La cosa es..." Frank estaba a punto de decir algo, pero el teléfono se quedó en silencio porque la batería se agotó y la llamada se cortó. Temiendo lo peor, los agentes decidieron dirigirse al domicilio lo antes posible. Se dieron cuenta de que no tenían tiempo que perder.

Mientras tanto, Frank esperó y se preguntó si los oficiales vendrían y si realmente se quedarían con él para su cumpleaños. Estar solo en su cumpleaños número 101 podría ser terrible para él, ya que temía que no viviría por mucho tiempo, pero ¿lo entenderían los oficiales de la misma manera?

Publicidad

Un par de minutos después, finalmente sonó el timbre de Frank. Caminó hacia la puerta, apoyándose en su bastón, y vio a dos oficiales esperando en su porche.

"Mi nombre es Rebeca Méndez, y este es mi compañero, el oficial Simón Caldera", respondió la mujer mientras mostraba su placa. "Recibimos una llamada hace un rato. ¿Estás bien?".

Frank asintió. "Verás, tenía muchas ganas de celebrar mi cumpleaños y terminé llamando a la policía. Mi hija fue policía y murió al salvar al hijo de alguien. Sé que prestar ese servicio viene con sus riesgos, pero mi hija solía decirme que la policía siempre protege y sirve a los ciudadanos. Espero que se queden para cantar el 'Cumpleaños Feliz' y cortar el pastel”.

Publicidad

Cuando Frank dijo eso, Simón frunció el ceño. "¡Te dije que era una mala idea, Rebeca! ¿Realmente tenemos que quedarnos para esto? ¡Tenemos mejores cosas que hacer!".

Pero Rebeca no escuchó a Simón. "Claro, señor. Me encantaría. Y sí, hizo bien en llamarnos. Protegemos y servimos a nuestros ciudadanos, lo que definitivamente incluye celebrar el cumpleaños de un anciano. ¿Podemos pasar?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Oh, por favor, pasen", dijo Frank, sonriendo entre lágrimas.

Frank llevó a los oficiales a través de la sala de estar hasta la mesa del comedor, donde finalmente apagó las velas de su pastel y lo cortó en rodajas mientras los dos oficiales cantaban “Cumpleaños Feliz”.

Con lágrimas en los ojos, Frank les dio las gracias y les sirvió generosas porciones de pastel. Luego les pidió que pasaran un poco más de tiempo con él mientras se dirigía a la cocina para prepararles un poco de té.

“No hay necesidad de todo esto!”, dijo Simón, tratando de ocultar la ira en su voz, y Rebeca lo miró.

Publicidad

"No seas malo, Simón”, susurró. "Es un anciano solitario. Es nuestro deber cuidar a las personas mayores, a las mujeres y a todos los ciudadanos, ¡así que deja de ser malo!".

En este punto, Simón no tenía otra opción y accedió a quedarse con Rebeca.

Mientras Frank les traía té y galletas a los oficiales, comenzó a compartir su historia, que Simón no estaba interesado en escuchar. Sin embargo, ahora no tenía opción.

"Mi esposa y yo solo tuvimos una hija", dijo Frank. "Ella era nuestro mundo, y era una hermosa oficial como tú", dijo, mirando a Rebeca. “Pero Dios tenía otros planes. Se la llevó demasiado pronto”.

Publicidad

"Después de la muerte de mi hija, mi esposa no pudo soportar el dolor y se fue pronto también. He estado solo desde entonces. Sé que el oficial Caldera no está feliz de estar aquí, pero quiero agradecerle... Gracias a ustedes, pude pasar mi cumpleaños con alguien. Ahora, estaré en paz si Dios me llama pronto. Gracias", dijo, con los ojos llenos de lágrimas.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Simón vio lo triste que parecía Frank cuando dijo eso, y se arrepintió de cómo se había comportado antes. Se disculpó y los dos oficiales le desearon a Frank un feliz cumpleaños nuevamente antes de salir de su casa ese día. Pero ahí no es donde terminaron las cosas.

Después de pasar el cumpleaños de Frank con él, Rebeca lo visitaba de vez en cuando con sus hijos, Milagros y Juan. Sus hijos disfrutaban pasar tiempo con el anciano, ya que él siempre compartía con ellos las historias de las aventuras policíacas de su hija. Además, los mimaba comprando golosinas.

Incluso comenzaron a llamar "abuelo" a Frank por afecto. "¡El abuelo Frank es el mejor, mami!", le decía Milagros, de 5 años, a Rebeca. "¡Nos cuenta historias y nos consigue comida deliciosa!".

Publicidad

Lee también: "Estoy solo, no he comido en días. Ayúdenme": la llamada desesperada de un anciano a la policía

Gracias al buen corazón de Rebeca, el viejo Frank vivió sus últimos años con mucha felicidad. Cuando murió a los 102 años, después de haber celebrado otro cumpleaños con Rebeca y su familia, le dejó su casa, que luego la oficial convirtió en un centro para personas mayores.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No todos los héroes usan capa: Algunos visten uniformes de policía y sirven a la gente con amor. Si bien la llamada al 911 de Frank no era una emergencia legítima, Rebeca acudió para celebrar su cumpleaños con él. Al ver al anciano triste, ella e incluso su compañero Simón, hicieron lo posible por alegrarlo.

Publicidad

Las personas mayores necesitan amor y cuidados, y no debemos abstenernos de dárselos: Frank, de 101 años, no tenía con quién celebrar su cumpleaños. Se arriesgó y se puso en contacto con el 911, y después de escuchar su historia, los dos oficiales fueron más allá de lo normal para celebrar su aniversario de vida.

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Niña que celebra su cumpleaños sola ve a 10 hombres altos en la puerta de su casa - Historia del día

10 de julio de 2022

Mujer le pide a su abuelo que la acompañe al altar: la suegra se lo prohíbe justo antes de la ceremonia - Historia del día

20 de agosto de 2022

Mis hijos me abandonaron en mi cumpleaños 86 tras recibir una carta de una mujer desconocida el día anterior - Historia del día

23 de julio de 2022

Anciana ve a las trillizas de su vecina fuera de la ciudad con un hombre sucio: la madre no contesta sus llamadas - Historia del día

11 de junio de 2022