logo
Mujer mayor sentada frente a un joven | Foto: Shutterstock
Fuente: Mujer mayor sentada frente a un joven | Foto: Shutterstock

Solo la abuela logra que su nieto malcriado se ponga a estudiar: años después él la visita en una camioneta - Historia del día

Vanessa Guzmán
20 sept 2022
01:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una abuela está decidida a enderezar a su nieto malcriado, egoísta y perezoso. Ella trama un plan para convertirlo en un joven responsable y trabajador.

Publicidad

Seguramente han escuchado a personas mayores decir: "En mi época...". Tal vez incluso te hayas escuchado decirlo. ¿Eran las cosas realmente tan diferentes en el pasado? Tal vez lo fueron, y tal vez no todo sea culpa de los jóvenes.

Al menos, eso pensó Cynthia cuando reflexionó sobre el problema de comportamiento de su nieto Pedro, de dieciséis años. El chico estaba a punto de graduarse de la escuela secundaria, y se había convertido en la pesadilla de todos los padres.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

El adolescente pasaba fuera toda la noche con sus amigos y no se molestaba en estudiar. Había chocado tres autos y ahora exigía una motocicleta potente.

Cynthia había visto cómo habían llegado las cosas a este punto desde que Pedro tenía solo seis años, y su cariñosa madre se negaba a reprenderlo cuando hacía una rabietas porque quería más pastel.

"¡Pobre Pedro!”, exclamó la hija de Cynthia, entregándole al niño otro trozo de tarta. ¡Solo tiene hambre, mamá! Y la cena es dentro de dos horas, no le quitará el apetito".

Cynthia frunció el ceño. "No es su apetito lo que se está echando a perder, Rita", dijo Cynthia. "¡Es Pedro! Le dijiste que no más pastel, y ahora se lo has dado. Acabas de enseñarle que una rabieta le dará lo que quiere. Más importante aún, le has enseñado que él es el que tiene el poder, no tú. ¿Qué sucederá cuando finalmente tengas que decirle 'no'?”.

Publicidad

"¡Oh, mamá!", Rita lloró. "¡Eres tan anticuada! ¡Pedro es un chico dulce y me ama!".

Entonces Cynthia calló, pero observó con tristeza cómo el comportamiento de su nieto se volvía cada vez más extremo y sus padres perdían todo el control de la situación.

Lee también: Abuela se gasta los ahorros en darle a su nieto el mejor día de su vida: solo lo vuelve a ver tras 15 años - Historia del día

"¡Mamá, ya no sé qué hacer con Pedro!", lloró Rita. "¡Si no tiene buenos resultados en sus exámenes, no podrá ir a la universidad, no importa cuán ricos seamos!".

Cynthia escuchó en silencio y resistió la tentación de decir "te lo dije". "Tú criaste a cinco hijos, mamá", dijo Rita. "¿Cómo te las arreglaste? ¡Recuerdo que Jorge y Samuel eran un problema, pero los enderezaste!".

Publicidad

"Sí, lo hice", dijo Cynthia. "Pero eran mis hijos. Lo que funcionó con Jorge y Samuel no funcionará con Pedro".

"¿Por qué no?", preguntó Rita, con tono de desesperación.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Porque tú y tu esposo estarían deshaciendo todo mi buen trabajo!", exclamó Cynthia.

"Oh, mamá", dijo Rita. "¡No lo haremos! Lo prometemos. ¡Estamos tan desesperados! ¡Pedro está tirando su vida por la borda y no podemos detenerlo!".

"Si prometes hacer lo que digo, tal vez podamos salvarlo", dijo Cynthia. "Este es el plan...".

Al día siguiente, los padres de Pedro le pidieron que fuera a la casa de su abuela porque ella tenía algo importante que discutir con él. "¡No tengo tiempo para eso!", dijo Pedro con arrogancia. "Mamá, dame algo de dinero...".

"No", dijo Rita con firmeza. "No hay dinero. Ve a hablar con tu abuela. Ella es la que está a cargo de tus finanzas ahora".

Publicidad

Pedro se veía muy malhumorado cuando entró en la casa de su abuela esa tarde. "¿Qué está pasando?", preguntó el chico. "¡Tengo cosas que hacer y necesito $100!".

"Hola, Pedro", dijo Cynthia fríamente. "Por favor siéntate".

"¡No quiero sentarme!", gruño Pedro. "Te lo dije, tengo prisa".

"Hola, Pedro", repitió Cynthia. "Por favor siéntate".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Pedro se dejó caer en un sillón y pateó la pata de la mesa de centro. "¡Vamos!", dijo enfadado. "Estoy esperando".

Cynthia volvió a repetir: "¡Hola, Pedro!". Luego se sentó tranquilamente, en silencio, esperando.

"¡Oh, qué demonios! Hola, abuela", dijo Pedro en tono burlón. "¿Cómo estás hoy?".

"Estoy bien, querido, pero tú no", dijo Cynthia. "Tengo entendido que no te va muy bien en tus estudios y has adquirido algunos malos hábitos".

"¿En serio, abuela?". Pedro se burló. "¡Y supongo que me darás un gran sermón y me convertirás en un buen chico!".

Publicidad

"Sí", dijo Cynthia. "Pero no será un milagro, ¿verdad? Te conozco, Pedro, y te encanta el dinero, ¿no? ¿Te gustaría vivir como quieres, comprar lo que quieras sin tener que pedírselo a tus padres?".

"Sí...", dijo Pedro. "Eso sería genial. ¿Cómo sucede eso?".

"Fácil", dijo Cynthia. "Estoy dispuesta a transferirte 3 millones de dólares cuando cumplas 21 años. Serás joven, rico e independiente".

"Entonces, ¿cuál es el truco?", preguntó Pedro con desconfianza.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Durante los próximos cuatro años, dejas de actuar como chico malo", explicó Cynthia. "Consigue un trabajo de medio tiempo, estudia y saca buenas notas, y sé amoroso y respetuoso con tus padres".

"¿Por qué necesito un trabajo de medio tiempo?", preguntó Pedro.

“Porque a partir de ahora tus padres no te darán ni un centavo”, le dijo su abuela. "Es una de mis condiciones para que consigas el dinero. ¿Estás de acuerdo?".

Pedro vaciló. "¿Tres millones de dólares?", preguntó. "Libre y claro y puedo hacer lo que quiero?".

Cynthia asintió. "Ese es el trato".

Publicidad

Pedro estuvo de acuerdo, por supuesto. Al día siguiente, estaba en el centro comercial buscando trabajo, y la mayor parte del dinero que ganó lo gastó en un tutor, no en fiestas.

Encontró trabajo en un café, y resultó ser muy trabajador y MUY motivado. El dueño del café quedó muy impresionado. ¡Él no sabía que Pedro estaba trabajando por $3 millones!

En cuanto a la escuela, a Pedro le comenzó a ir muy bien, luego de ponerse al día con todos los trabajos pendientes. En lugar de divertirse con sus amigos, se dedicó a pasar el rato en la biblioteca los fines de semana.

"Saldré de fiesta cuando tenga ese dinero", se prometió Pedro. "¡Me voy de fiesta SIN PARAR durante un mes!". Pero para obtener ese dinero, Pedro tenía que ingresar a la universidad, por lo que se concentró en sus estudios.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Los padres de Pedro no podían creer la transformación en la actitud de su hijo, pero rápidamente se dieron cuenta de que él todavía tenía un largo camino por recorrer. Estaba haciendo las cosas correctas por las razones equivocadas.

Publicidad

Cuando Pedro cumplió 18 años, en su último año de secundaria, su jefe en el café lo ascendió. Pedro se fue a casa y se lo contó a sus padres. "¡Él me ascendió!", gritó con emoción. "¡Dice que tengo talento para el negocio!".

"Eso es bueno, Pedro", dijo su padre. "¿Y cómo te sientes al respecto?".

"Me gusta", dijo Pedro. "Me gusta trabajar con la gente. ¡Es divertido!".

Los padres de Pedro estaban atónitos. Su hijo describió el trabajo como divertido y su orgullo por su ascenso era obvio. ¿Pedro estaba cambiando? Se volvió más alegre y más servicial.

Ya no exigía constantemente dinero a sus padres y era una compañía agradable. Rita estaba emocionada, pero Cynthia fue cautelosa. "Espera y verás", dijo.

Publicidad

Pedro se fue a la universidad. Para sorpresa de sus padres, comenzó una pequeña empresa organizando eventos para sus compañeros de estudios mientras trabajaba en su carrera de negocios.

Lo que Pedro estaba aprendiendo, lo estaba probando en su pequeña empresa, que de repente ya no era tan pequeña. Dos semanas antes de cumplir 21 años, volvió a casa de vacaciones.

Sus padres estaban planeando una gran fiesta y él estaba ansioso por ver a sus viejos amigos, pero la primera persona a la que visitó fue a Cynthia. "¡Pedro!", gritó Cynthia, abrazándolo. "¡Te ves tan bien!".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Pedro lucía genial. Estaba bronceado y en forma, y ​​también vestía ropa bonita. "¡Tengo que vestirme bien para los clientes, abuela!", dijo. Cynthia se asomó por la ventana.

"¿Ese es tu carro?", preguntó ella. "¡Tienes una gran camioneta!".

Pedro sonrió con orgullo. "¡Lo es!", dijo. "¡Y lo compré con mi propio dinero!".

"¡Guau!", exclamó su abuela. "¡El negocio va realmente bien!".

"He estado proyectando los ingresos para los próximos cinco años, abuela, y si todo va bien...", comenzó a explicar Pedro.

Publicidad

"¡Tengo tu cheque, Pedro!", interrumpió Cynthia. "No lo he olvidado".

"¿Cheque?", preguntó Pete, desconcertado.

"¿Los $3 millones?", respondió su abuela. "¿Para que puedas ir de fiesta y nunca volver a trabajar?".

"¡Me olvidé de eso!", exclamó Pedro. "No, te estaba diciendo, quiero expandir mi negocio a diez campus diferentes en la costa este. ¡Quiero ganar mi PROPIO dinero!".

Lee también: Adolescente se muda a casa de abuela pobre para cuidarla: halla fajos de billetes en un viejo sofá - Historia del día

Publicidad

Cynthia escuchó, encantada con sus planes para el futuro, y sonrió. "El plan funcionó", pensó. Pedro estaba en camino de convertirse en un gran hombre.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Algunas personas comienzan haciendo lo correcto por la razón equivocada: Pedro comenzó a trabajar duro por el soborno de $3 millones de su abuela, pero rápidamente se enorgulleció de sus habilidades y logros.

Los niños y jóvenes necesitan ser corregidos: Es importante enseñar a los niños el respeto por sí mismos y la responsabilidad para que puedan convertirse en adultos respetuosos y responsables.

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Chico reúne a 22 familiares en el cumpleaños de la abuela: al otro día se va de casa para siempre - Historia del día

18 de agosto de 2022

Vendedor ve a chicos burlarse de niño pobre que no puede pagar un helado: al otro día invita al niño a la tienda - Historia del día

22 de julio de 2022

Viudo pobre vende finca para dejarle herencia a su hijo: desaparece sin dejar rastro al día siguiente - Historia del día

06 de junio de 2022

Pobre viuda lucha por alimentar a sus gemelas adoptadas: años después aparece el padre biológico - Historia del día

16 de septiembre de 2022