logo
Niño lleva en su espalda a otro. | Foto: Shutterstock
Fuente: Niño lleva en su espalda a otro. | Foto: Shutterstock

Niño lleva a caballito a su amigo discapacitado hasta la casa: las facturas de la abuela son pagadas como recompensa - Historia del día

Vanessa Guzmán
21 sept 2022
05:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un niño pobre carga a su mejor amigo discapacitado en la espalda para llevarlo a casa. Unos días más tarde, los problemas de su familia se resuelven inesperadamente, seguido de un encuentro desgarrador en la puerta de su casa.

Publicidad

Bruno, de 10 años, era un niño normal con un corazón extraordinario. Tenía muchos amigos, pero en realidad nunca tuvo un 'mejor amigo' hasta que conoció a Simón, un chico nuevo en la clase que usaba una silla de ruedas.

A ninguno de los niños le gustaba jugar con Simón. Lo dejaban de lado durante el recreo y nadie mostraba interés por hacerse amigo de él, excepto Bruno. Él creía que los verdaderos amigos vienen en diferentes tamaños y formas.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Bruno vivía con su abuela, Doris, en su pequeña casa en las afueras de la ciudad. Había perdido a sus padres hace cinco años en un accidente automovilístico. Doris lo crio, y ella era todo lo que tenía, y siempre quiso enorgullecer a su abuela.

Bruno se prometió a sí mismo que haría cualquier cosa para enorgullecer y hacer feliz a su abuela. Sus oraciones pronto fueron respondidas, pero de una manera que nunca imaginó.

"Todavía tengo un largo camino por recorrer para ayudar a la abuela. Solo tengo diez años. Todavía tengo que terminar la escuela, ir a la universidad y conseguir un trabajo... Solo entonces podré traerle dinero para ayudarla", pensaba a menudo.

Publicidad

Bruno siempre había querido ayudar a Doris con las facturas médicas y el alquiler. Durante su tiempo libre cortaba el césped de los vecinos, paseaba perros e incluso ayudaba a las personas mayores a llevar sus compras a casa a cambio de $1.

Hasta ahora, había ahorrado $70, pero eso no era suficiente para cubrir sus gastos. Sin desanimarse, Bruno siguió adelante y la única otra persona que lo consoló fue Simón, su mejor amigo.

Los dos niños a menudo se aventuraban en el bosque cerca de su escuela para observar pájaros durante su tiempo libre. Era su pasatiempo favorito.

Una tarde, en su último día de clases, antes de las vacaciones de verano, fueron a su lugar favorito en el bosque. Bruno estaba empujando la silla de ruedas de Simón, discutiendo lo emocionante que sería su aventura. Se rieron en su camino hacia el denso bosque, sabiendo poco sobre lo que se avecinaba.

Publicidad

Lee también: Huérfano discapacitado observa la mansión de un millonario al otro lado del lago: el hombre lo ve y se acerca - Historia del día

"Creo que deberíamos regresar, Simón. Supongo que la lluvia de anoche ha estropeado este lugar. Mira, está tan pantanoso y húmedo".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Pero Simón insistió. "Está bien, Bruno. Sigamos adelante. Estoy seguro de que veremos muchos pájaros porque en su mayoría vienen a cazar gusanos e insectos después de la lluvia. Empújame, ¿quieres?".

"Está bien, agárrate fuerte", dijo Bruno, empujando más la silla de ruedas de Simón.

Momentos después, los chicos tuvieron problemas para avanzar. Una de las ruedas se estrelló contra una rama debajo de un charco de barro. La silla de ruedas se descompuso, lo que dificultó el avance.

"¡Oh no! ¿Cómo se supone que vamos a regresar? ¡Estamos atascados!", gritó Simón.

Publicidad

"Amigo, te lo dije, pero no me escuchaste. Espera, déjame pensar".

El tiempo empezó a ponerse oscuro. Una tormenta estaba por llegar. Los muchachos podían escuchar truenos retumbando a través de las montañas, lo que los asustó. Bruno quería correr, pero no podía dejar a Simón.

"¡Espera! Tengo un plan", exclamó Bruno, inclinándose y levantando a su amigo de la silla de ruedas. Su intento fracasó porque Simón era demasiado pesado para él. Pero él no se daría por vencido todavía.

"Simón, pon tus brazos alrededor de mis hombros. Agárrate fuerte. Esto debería funcionar". Bruno sostuvo las piernas del niño y arrancaron por la vía principal.

Publicidad

Desafortunadamente, los vehículos que generalmente tomaban esa ruta se desviaron porque un árbol se cayó y obstruyó el camino, por lo que no había posibilidad de que los niños pudieran conseguir un aventón para regresar a casa.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Publicidad

Bruno estaba hambriento y exhausto. Pero lo que más le importaba era llevar a su amigo sano y salvo a casa. Caminó con Simón pegado a su espalda y a pesar de lo difícil que era, siguió adelante.

Una hora más tarde, los chicos llegaron a la casa de Simón. Sus padres estaban preocupados y suspiraron aliviados después de verlos.

"Su silla de ruedas se descompuso en el bosque. ¡Así que lo cargué!", dijo Bruno.

"Muchas gracias por traer a mi hijo a casa sano y salvo", lloró la madre de Simón. "¡No puedo creer que lo llevaste en tu espalda todo el tiempo!".

Los padres de Simón le ofrecieron un poco de pastel en agradecimiento, y Bruno disfrutó de un pedazo antes de despedirse de la familia.

Publicidad

Regresó a casa con su abuela y nunca se molestó en mencionar lo que había hecho ese día. No consideraba gran cosa llevar a Simón a la espalda.

Unos días más tarde, el casero llegó y le dijo algo que sorprendió a Doris.

"Sra. Doris, no tiene que preocuparse por el alquiler de este año. Está completamente cubierto. Vine aquí para informarle eso".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¿Mi alquiler está pagado? Pero estaba a punto de llamarlo para pedirle una extensión".

"Sí, tu alquiler está pagado en su totalidad. No tienes que preocuparte".

"Pero, ¿quién pagó mi alquiler? No le pedí a nadie que lo hiciera".

Poco después, escucharon unos pasos. Los padres de Simón entraron y abrazaron a Doris.

"¡Ha criado a un nieto tan maravilloso, señora Doris!", dijeron mientras Bruno observaba sorprendido.

Al final resultó que, Simón les había dicho a sus padres que Bruno siempre deseó enorgullecer a su abuela y ayudarla con sus problemas financieros. Aunque los padres de Simón eran pobres, decidieron ayudar al amigo de su hijo por ser tan amable y cariñoso.

Publicidad

Comenzaron una campaña de recaudación de fondos en línea y lograron reunir $12.000 para Doris y Bruno.

"...Y así logramos pagar tu renta. Incluso te trajimos algunas medicinas", reveló el papá de Simón. "Señora Doris, nos alegramos de poder ayudarla".

Doris y Bruno estaban abrumados y conmovidos. Invitaron a Simón y su familia a cenar esa noche. Fue el momento más feliz de la vida de Bruno, pero le esperaba otra sorpresa.

Unos días después, abrió la puerta y se sorprendió al ver a Simón afuera, ¡sin su silla de ruedas y de pie!

"¿Simón? ¿Cómo pudiste ponerte de pie? ¡Estoy tan feliz!", gritó Bruno.

Publicidad

"Hiciste nuestras vidas mucho más fáciles, Bruno. Me ayudaste y mis padres ayudaron a tu familia. Nuestros vecinos se enteraron de esto y, a su vez, recaudaron dinero para mi cirugía de pierna. ¡Al final, todos nos ayudamos entre nosotros!".

Lee también: Hombre discapacitado rescata a mujer embarazada inconsciente: al otro día su esposo lo envía al hospital - Historia del día

Los niños se abrazaron y derramaron lágrimas de alegría, al darse cuenta de cómo un pequeño acto de bondad podía multiplicarse por diez.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Un simple acto de bondad puede transformar la vida de una persona: Bruno cargó a Simón en su espalda y supuso que no era gran cosa. Pero ese pequeño acto de bondad volvió a él multiplicado por diez después de que los padres de Simón recaudaron fondos para ayudarlos a él, ya su abuela, a pagar sus cuentas.

No todos los héroes usan capa: Después de enterarse de cómo los padres de Simón recaudaron fondos para ayudar a Bruno y su abuela, los vecinos recolectaron dinero y pagaron la cirugía de la pierna de Simón.

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Joven desconocido comienza a cuidar a pareja de ancianos: la señora nota que tiene la misma marca de nacimiento que ella - Historia del día

14 de julio de 2022

Hermanos pobres ayudan a anciano discapacitado con su finca por años: hallan accidentalmente fajos de dinero en el granero - Historia del Día

22 de agosto de 2022

Abogado rico se burla de mujer pobre que limpia en restaurante: ve de cerca su rostro y nota que es idéntica a él - Historia del día

24 de mayo de 2022

Conserje se ve obligado a vivir en la escuela con su esposa y 4 hijos: un día revisa su cuenta bancaria y encuentra $2 millones - Historia del día

25 de julio de 2022