logo
Niño bien abrigado. | Foto: Shutterstock
Niño bien abrigado. | Foto: Shutterstock

Niño oye a su madre llorar por quedarse sin dinero para comida: al otro día ella halla $300 en su cartera - Historia del día

Vanessa Guzmán
03 oct 2022
05:00

Tina no pudo evitar derrumbarse cuando se dio cuenta de que se había quedado sin dinero. Nunca habría adivinado quién estaba detrás del milagro que encontró en su bolso al día siguiente.

Publicidad

Jaime, de seis años, se estaba quedando sin formas de mantenerse entretenido mientras esperaba que su mamá lo recogiera de la escuela.

Claro, un maestro lo estaba acompañando, pero la Sra. Rodríguez estaba ocupada discutiendo con su esposo por teléfono.

Jaime estaba arrastrando sus zapatos por la grava y contando el número de barras de hierro que formaban la puerta de la escuela.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

“En cualquier momento”, pensó, mirando hacia el punto más lejano del camino, “ella estará aquí. ¡Y luego vamos por un helado! Es martes; ¡Espero que se acuerde!”.

El ruido de un coche que se acercaba se hizo más y más fuerte. Ese sonido era música para los oídos del pequeño Jaime.

Publicidad

"¡Mamá!", exclamó Jaime al salir corriendo Jaime hacia la puerta, directamente a los brazos de su madre en el coche.

"¡Adiós, Sra. Rodríguez!". Jaime tenía prisa por irse. Ya podía visualizar la bola de helado con la que se daría un festín.

"¡Ya elegí mi sabor para el día! ¡Voy a elegir mango!", le dijo Jaime a su mamá mientras saltaba emocionado en su asiento.

Esperaba que su madre comentara sobre su elección inusual antes de revelar la de ella.

Pero hoy, Tina estaba en silencio. No se escuchaba ninguna canción en la radio, no se jugaba con el cabello de Jaime, solo se veían sus labios bien cerrados.

"¡¿Mamá?!", manifestó Jaime con sobresalto.

"¡Dije que voy a comer helado de mango hoy!". El niño le dio otra oportunidad de responder.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

"¡Oh, eso suena exótico! ¡Creo que también comeré de ese!", respondió Tina, mirando a su hijo por un breve segundo antes de volver a fijar los ojos en la carretera.

Más tarde esa noche, Tina vagaba sin pensar de una tarea a otra, con la mente llena de preocupaciones. Reprimió su ansiedad hasta el momento en que Jaime se acostó a dormir y ella se quedó sola en la cocina.

Todo a su alrededor parecía extraño. “¿Qué voy a hacer ahora?”, se preguntó a sí misma. “¿En esto se ha convertido mi vida? ¿Una lucha constante para mantener un trabajo, criar a un hijo sola y encontrar una fracción de segundo para descansar?”.

Eso era cierto. Tina había estado trabajando sin descanso desde el día que tenía 18 años. Trabajó y pagó su propio título universitario, se enfureció con sus padres para vivir con el hombre que amaba y luego luchó más para evitar que su matrimonio y su vida se desmoronaran.

Le tomó dos años darse cuenta de que Marcos la había estado engañando.

Recordó la gran pelea que había tenido con Marcos justo antes de solicitar el divorcio. A él no le importó que fuera el cumpleaños de Jaime.

Había pasado un año, pero las palabras hirientes que Marcos había dicho ese día todavía hacían que la respiración de Tina se entrecortara.

Publicidad

Tina todavía estaba recogiendo los pedazos de su corazón roto, pero sabía que no era la más afectada por el divorcio.

"¡Mi Jaime!", suspiró Tina.

Jaime amaba a su padre, pero perdió mucho más que alguien con quien jugar e ir a pescar. Perdió la cercanía invaluable que tenía con su abuelo Beltrán.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

El abuelo y el nieto solían ser inseparables. Beltrán esperaba a que Tina dejara a Jaime en su puerta todas las tardes.

El nieto con su abuelo era felices inmerso en un mundo propio, arreglando el jardín, leyendo los clásicos y cantando canciones mientras estaban acostados en la hamaca.

Publicidad

Fue maravilloso para Jaime aprender sobre sus raíces y las virtudes que lo harían un buen hombre.

Pero era aún mejor para Tina no preocuparse por contratar a una niñera o si él estaría seguro o bien alimentado después de la escuela.

Marcos no ganaba mucho como plomero y Tina aprovechó todas las oportunidades para trabajar más horas y ganar dólares extra.

Pero desde el divorcio, este sistema perfecto se vino abajo.

Tina había decidido que necesitaba un nuevo comienzo, por lo que se mudó a un lugar más cercano a su oficina.

Y aunque Beltrán todavía estaría feliz de ver a Jaime después de la escuela, Tina no quería ningún recuerdo de la vida que había dejado atrás.

Tina permaneció en silencio en la cocina esa noche, abrumada por la culpa de mantener a Jaime alejado de su abuelo.

“Apuesto a que está molesto conmigo... no tiene sentido tratar de reparar ese puente roto”, se convenció a sí misma.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Pasaron las horas, pero las lágrimas de Tina no la llevaron a otra solución que a una. Tendría que tragarse su orgullo, llamar a uno de sus viejas amigas y pedirle un préstamo.

Cuando se giró para tomar su teléfono, no notó que los dedos de los pies de Jaime sobresalían de detrás del armario.

Jaime se había despertado minutos antes para pedirle a su mamá un vaso de agua. Pero sintió que algo más estaba a punto de suceder y se escondió detrás del armario.

“¿Con quién estará hablando mamá por teléfono? ¿Y por qué está llorando?”.

Jaime se quedó y escuchó, aunque no entendió muchas de las grandes palabras que Tina estaba usando.

"Por favor, Eva. Cualquier pequeña cantidad ayudaría. Solo lo suficiente para comprar comida para la próxima semana...".

Tina hizo una pausa antes de suplicar un poco más. "No sé a quién más llamar. Perdí mi trabajo hoy y literalmente no hay dinero para comida".

Siguió otra pausa.

"Está bien, no te preocupes. Por supuesto, lo entiendo. Gracias de todos modos. ¡Buenas noches!".

Publicidad

Jaime vio que Tina respiró hondo y se echó a llorar. Se puso sus manos sobre el rostro para tratar de contener el llanto.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Jaime volvió a meterse en la cama, pero el sueño lo eludió. Se encontró mirando fijamente cosas al azar en su cuarto oscuro. De repente, una cosa vieja y polvorienta llamó su atención.

"¡Sé exactamente qué hacer!", dijo Jaime y se levantó y alzó los brazos al aire.

A la mañana siguiente, Tina jugueteaba con los pulgares sobre su teléfono en la esquina del sofá.

"Mamá, ¿necesitas tu bolso?", preguntó Jaime.

Tina pensó que era una pregunta extraña, pero estaba demasiado ocupada para profundizar en ella. "No, cariño", dijo sin mirar a su hijo.

Publicidad

“¡Bueno, eso no funcionó! Tengo que pensar en otra forma”, pensó Jaime.

Unos minutos más tarde, apareció de nuevo frente a Tina.

"¡Mamá, mira! Creo que me rompí el labio. ¿Puedes aplicarme tu bálsamo labial?".

Tina inmediatamente alcanzó su bolso.

“¡Eso funciono!”, expresó Jaime.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Observó cómo su madre buscaba en su bolso e inclinaba la cabeza cuando algo allí dentro se sentía extraño.

Para su absoluta sorpresa, Tina sostenía una pila de dinero en sus manos.

Publicidad

"¿Cómo es esto posible? No estaba aquí ayer. Todo este dinero... ¡es un milagro!".

Tina tuvo una duda fugaz sobre si su hijo tenía algo que ver con esta repentina ganancia inesperada.

Pero mirándolo de pie con los ojos cerrados y los labios fruncidos, esperando que ella aplicara el bálsamo labial, se rio entre dientes ante su pensamiento.

"¿Eso hiciste?". El abuelo Beltrán sonaba asombrado por teléfono.

Él era la única persona con la que Jaime quería compartir su plan maestro. Entonces, cuando Tina fue a bañarse al día siguiente, Jaime llamó en secreto a su abuelo y le contó todo.

"¡Es verdad! Me había olvidado por completo de la alcancía y el dinero de cumpleaños que me habías regalado todos estos años. Lo rompí cuando mamá estaba dormida, ¡y todo estaba allí!”.

"Rápidamente recogí las notas y las metí en el bolso de mamá antes de que se despertara. Me dijo que había $300 y que un ángel nos había bendecido con este dinero. No tiene por qué saber que eran mis ahorros".

Jaime escuchó a su madre salir del baño y colgó rápidamente.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Al otro lado de la línea, el abuelo Beltrán todavía estaba sorprendido por lo que había hecho su nieto. Decidió finalmente hacerle una visita a Tina.

Al día siguiente, Tina se estaba preparando para una entrevista en línea en su casa cuando escuchó que llamaban a la puerta.

"¿Beltrán?". Tina se sorprendió al ver al anciano al que había estado evitando de pie en su porche.

"Hay algo que debes saber sobre Jaime", dijo Beltrán, sorbiendo el café. El anciano se aclaró la garganta y reveló cómo su nieto había sido la persona detrás de los misteriosos $300 en el bolso de su madre.

Tina tenía lágrimas en los ojos al final de la historia y buscó a tientas las palabras que pronunciar.

Publicidad

"Beltrán, no sé qué decir…".

"Tina, querida, no tenía idea de que estabas pasando por un momento tan difícil. No sabía que habías perdido tu trabajo. Y no puedo comenzar a imaginar cómo debes estar agotándote tratando de hacer todo por ti misma".

"Marcos eligió alejarse de ti y de Jaime; yo no lo hice. No quería retenerte de tu nueva vida, pero extrañaba terriblemente a mi nieto. Estaba preocupado por el niño y cómo el divorcio podría afectar su vida y educación".

"Pero hoy, lo que dijo silenció esa preocupación. Me mostró que lo has criado bien. Y necesitas saber eso".

Tina no había escuchado palabras tan sinceras de agradecimiento en mucho tiempo. No sabía si se lo merecía.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

"¿Me escuchaste? Estás haciendo un trabajo fantástico criando al niño. Jaime tiene suerte de tenerte como madre", afirmó Beltrán mientras permitía que su exnuera lo abrazara y llorara.

Durante los siguientes dos meses, Tina pudo arreglar su vida y buscar un trabajo a largo plazo, mientras que Beltrán ayudó a hacerse cargo de los gastos del hogar con una parte de su pensión.

Más que el apoyo financiero, la alegría de ver a Jaime y su abuelo hacía muys feliz a Tina.

Y cuando Tina encontró trabajo como asistente de gerente en una tienda popular, consiguió que Beltrán se mudara con ellos. Tina cuidó a Beltrán como si fuera su propia hija durante el resto de sus años.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Los niños tienen una forma de sorprendernos con sus corazones gigantes: Jaime tenía solo seis años, pero sintió la necesidad de ayuda de su madre y se le ocurrió una solución que los ayudó a pasar la semana y unió más a su familia.

Familia significa estar allí el uno para el otro, pase lo que pase: Al igual que Beltrán, podemos ser bendecidos con miembros de la familia que estuvieron ahí para nosotros en las buenas y en las malas. ¡Esos lazos son los más verdaderos y deben ser apreciados!

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Niño pobre pasa la noche en el colegio, ve al director reunirse en secreto con unos gángsters - Historia del día

12 de julio de 2023

Asmático se queda sin inhaladores durante un ataque, recibe la ayuda inesperada de un niño - Historia del día

05 de agosto de 2023

Uno de los 4 hijos de un granjero roba a su familia, años después se arrastra hasta ellos en busca de ayuda - Historia del día

16 de octubre de 2023

Chef deja un restaurante para trabajar en una residencia de ancianos y, años después, abre un café en honor a su paciente - Historia del día

09 de septiembre de 2023

Niñas le piden a su padrastro que las adopte en su cumpleaños, descubren que mamá se opone - Historia del día

18 de agosto de 2023

Tras perder a su esposa, un hombre va a un restaurante y pide dos platos idénticos - Historia del día

21 de julio de 2023

Director se burla de profesora discapacitada sin saber que está siendo filmado - Historia del día

12 de julio de 2023

Señora adopta a un niño y al día siguiente encuentra otros dos niños idénticos en su habitación - Historia del día

01 de septiembre de 2023

Hermanos rivales descubren que sus padres se van a divorciar, se unen para salvar su matrimonio - Historia del día

13 de octubre de 2023

La mala actitud de los camareros me hizo dar a luz en la cafetería - Historia del día

01 de octubre de 2023

Conductor de tren encuentra a niño tirado en las vías: "Se llevaron a Sam...", susurra el niño - Historia del día

20 de octubre de 2023

Niña le pide a mamá que venda sus patines soñados para comprarle una prótesis a su compañero de clase - Historia del día

20 de julio de 2023

Viejos amigos de la escuela tocan música en parque para cubrir operación de un amigo, 6 niños con sus padres aportan $50.000 - Historia del día

17 de septiembre de 2023

Mamá es humillada por dar pecho en la piscina pública hasta que una voz masculina se dirige a ella por altavoz - Historia del día

19 de julio de 2023