logo
Dos niños sentados en el suelo comiendo. | Foto: Flickr/Simóca & Annus (Public Domain)
Dos niños sentados en el suelo comiendo. | Foto: Flickr/Simóca & Annus (Public Domain)

Mujer mayor compra comida para dos niños perdidos: los devuelve a casa y ve su foto en el dormitorio de ellos - Historia del día

Cuando la Sra. Brenda decidió ayudar a dos adorables niños a encontrar el camino de regreso a casa, no sabía que eso la llevaría a revisar un hermoso capítulo de su propio pasado.

Publicidad

La Sra. Brenda se levantó muy temprano y se sentó en el banco azul afuera de la tienda de comestibles del vecindario. Se notaba que pertenecía a una era diferente con sus gafas de sol gigantes y su bufanda de seda.

Llevaba un bastón que se doblaba como paraguas y pantalones acampanados que abrazaban sus piernas, revelando el par de calcetines alrededor de sus tobillos.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Parecía que no tenía preocupaciones en el mundo mientras estaba sentada con las piernas cruzadas en el banco, sosteniendo un periódico abierto para protegerse del sol. Pero la forma en que miraba su reloj cada dos minutos insinuaba que algo la molestaba.

“¿No debería haber estado abierta la tienda hace 10 minutos?”, reflexionó la señora. “Ah, ¿a quién estoy engañando? Esta es la misma ciudad soñolienta en la que crecí. ¿Por qué habría cambiado repentinamente en los últimos cuatro años?”.

Publicidad

La Sra. Brenda dobló el periódico y vio a dos niños pequeños parados frente a ella, tomados de la mano y esforzándose por leer el letrero del local.

“¡Te dije que nos equivocamos de calle, Tomás! Ahora estamos perdidos”, dijo una niña discutiendo con su hermano gemelo.

La punta de su nariz se había puesto roja de ira. “¡Qué adorable!”, pensó la Sra. Brenda pensó mientras sonreía.

“Ay ya Mili. No estamos perdidos. Simplemente no sabemos dónde estamos ahora. Vamos, caminemos unos pasos más”.

La feroz niña apartó la mano de su hermano y se sentó en el bordillo a modo de protesta. Cuando comenzó a sollozar, la Sra. Brenda sintió curiosidad por ver cómo reaccionaría el hermano.

Observó al niño esforzarse por leer el letrero una vez más, y luego, con una mirada descorazonada en su rostro inocente, se sentó junto a su hermana y lloró con ella.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

“Dios mío... ¿qué ha pasado?”. El corazón de la Sra. Brenda se sintió pesado y decidió acercarse a los niños.

“¡Buenos días, pequeños! ¿Qué pasa? ¿Por qué tan sombríos en un día perfectamente soleado?”.

Los niños se miraron y dudaron en responder a la mujer mayor. Mili se sorprendió de que la señora se hubiera dado cuenta.

“Bueno, ¿qué están haciendo ustedes dos solos en la calle? ¿No deberían estar en casa viendo dibujos animados?”.

“Deberíamos, pero decidimos que teníamos que hacer algo para ayudar a nuestro papá”, dijo Tomás llorando mientras trataba de explicar. “Estamos perdidos. Fuimos a comprar medicinas para él”.

El padre de los niños estaba enfermo y tenía aproximadamente un mes postrado en una cama. Su padre lo era todo para ellos, pero después de su repentina enfermedad, perdió su trabajo.

El hombre había ahorrado lo último de su dinero ese mes para comprar comestibles para la siguiente semana. Pero al ver que su salud empeoraba, los niños decidieron tomar el dinero e ir a una farmacia para tratar de encontrar algún medicamento para su papá.

“No tenemos a nadie más, solo a nuestro padre. Creíamos que recordábamos el camino a la farmacia. Pasamos por ahí casi todos los días. Pero ahora... estamos perdidos”.

Publicidad

“Y no sabemos el camino de regreso a casa. ¡Es mi culpa!”, dijo Tomás hundiendo la cara entre las palmas de sus manos mientras lloraba.

La ira de Mili se había derretido. Entonces abrazó a su hermano, tranquilizándolo con besos en la mejilla. “No es tu culpa. No estoy enojada contigo. Solo estoy muy...”.

La niña dejó de hablar cuando el dueño de la tienda de comestibles se detuvo en bicicleta con un nuevo lote de rollos de canela en su canasta.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

“¿Tienen hambre?”. La Sra. Brenda dedujo eso por la forma en que los ojos de la niña seguían ansiosamente la caja de rollos de canela en la tienda.

Sin inmutarse por la falta de respuesta de los niños, la mujer mayor continuó: “Esto es lo que haremos. Les diré mi nombre y todo lo que quieran saber de mí”.

Publicidad

“Entonces pueden confiar en mí y decirme su calle y número de casa. Los llevaré allá, le daré un vistazo a su padre y luego le llevaré la medicina que necesita”.

Mili y Tomás volvieron a mirarse brevemente y asintieron.

“¡Genial! Mi nombre es Brenda. Ahora pueden preguntarme cualquier cosa”.

Los gemelos de seis años pensaron sinceramente durante unos segundos antes de que Mili dijera: “¿Cuál es su color favorito, Sra. Brenda?”.

“Eso es fácil. ¡Rojo!”. La mujer mayor sonrió ante la inocencia de los niños.

Los pequeños estaban listos para confiar en su nueva conocida mayor, pero lo que ella hizo a continuación se ganó sus corazones.

“¿Qué tal si comemos unos cuantos rollos de canela primero? Creo que deben tener mucha hambre. ¡Yo estoy hambrienta!”.

La Sra. Brenda esperó mientras los niños se tomaban su tiempo para saborear cada bocado de los rollos de canela.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Miró al dueño de la tienda con reproche por haber llegado tarde, agarró algunos rollos adicionales para el padre de los niños y condujo hasta la calle y número de casa que le indicaron.

Era una casita preciosa, y los dos anfitriones de la Sra. Brenda eran aún más encantadores. La ayudaron a quitarse el abrigo y encontrar un lugar para su paraguas y bolso.

Mirando dentro de la casa, sintió fascinación por una pared en particular que estaba llena de hermosas fotos. Todas eran de los gemelos con su padre, pero cuando se inclinó, vio algo que la dejó sin aliento.

En el collage de imágenes en la pared, la Sra. Brenda vio una fotografía sorprendentemente familiar: era de ella misma.

La mujer se preguntaba por qué estaba ahí mientras levantaba el marco de la foto y estudiaba la imagen. En el destello de un segundo, de repente recortó todo.

“Tomás, Mili, ¿dónde está su padre? Necesito verlo”.

“¡Miguel! Abre los ojos. ¡No vas a creer quién soy!”, dijo la Sra. Brenda mientras sonreía emocionada ante el rostro familiar.

Publicidad

El hombre abrió suavemente sus ojos cansados, y tan pronto como pudo ver bien el rostro de la mujer, él no pudo evitar sonreír. “¿Sra. Brenda? ¡Dios mío! ¡Qué agradable sorpresa!”.

Miguel no podía creer que estaba en presencia de la mujer más amable que había conocido en su vida. Se sentó en la cama, tomó su mano y los recuerdos de hace cinco años volvieron rápidamente.

El padre acababa de mudarse a la parte de atrás del vecindario, y se suponía que marcaría el comienzo de la fase más aterradora de su vida.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Tenía 27 años y se debatía entre la bendición de sus mellizos recién nacidos y la devastadora pérdida de su esposa que murió después de dar a luz a sus hijos. No estaba preparado para criar niños por su cuenta.

Publicidad

Se encontró atravesando muchas dificultades, fallando y odiándose a sí mismo por no saber cómo manejar las tareas más básicas del cuidado de sus bebés. En el vecindario, muchos habían levantado las cejas y mostrado expresiones de lástima, pero solo una mujer había tocado a su puerta, ofreciéndose a ayudar.

“Hola, hijo. Vivo al lado tuyo, y el otro día me di cuenta de que intentabas poner a dormir a tus bebés que lloraban. Solo vine a decirte que lo estás haciendo muy bien”.

“De ahora en adelante se pondrá más difícil. Hay mucho que aprender, pero lo lograrás. Lo más importante es que no tienes que hacer esto solo”.

“Soy enfermera en el hospital local y con gusto te ayudaré a aprender los entresijos de todo esto. …cosa de paternidad. Cualquier cosa que necesites”.

A partir de ahí comenzó una amistad a la que Miguel le debía todo. Durante todo el año que siguió, la Sra. Brenda le enseñó todo lo que necesitaba saber. Aprendió a cambiar pañales y a preparar fórmula para bebés. También a masajear a los bebés cuando parecía que no dejaban de llorar.

La mujer también cuidaba a los mellizos los fines de semana, lo que le permitía a su padre tomar trabajos secundarios y trabajar en sus ideas de negocios.

Publicidad

“Y luego, un día, usted se fue. Así como así...”, dijo Miguel, volviendo al presente y secándose una lágrima de la mejilla.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

“Lo siento, hijo. Tuve que hacerlo. Mi única hija me llamó una noche y me dijo que estaba enferma y profundamente deprimida. De la nada, dijo que quería verme y estar conmigo”.

“Entonces, cuando me llamó a su casa en el otro lado del país, tuve que tomar el siguiente vuelo. Y para ella, marcó toda la diferencia”.

“Pasé con ella los últimos cuatro años, ayudándola a sanar de su soledad, reviviendo su salud y su autoestima. Hace una semana se casó con un hombre maravilloso que conoció”.

“Poco después acompañé a mi bebé al altar. Tras eso supe que quería volver a mi antiguo vecindario”.

Publicidad

Miguel escuchó atentamente, imaginando la amabilidad con la que la Sra. Brenda había rescatado a su hija. “Al igual que me rescató a mí”, pensó mientras lloraba de nuevo. Entonces notó que Mili y Tomás también tenían los ojos llenos de lágrimas.

“Entonces, ¡aquí está tu vecina una vez más! Encontré mi camino de regreso a ti gracias a estos pequeños encantadores”, dijo la Sra. Brenda abrazando a los niños.

“¡Y ahora sé que llegué aquí en el momento adecuado!”, agregó la mujer mayor con un sentido de propósito en su voz. “Vamos, Miguel. Dime qué te pasa. Sea lo que sea, te ayudaremos a mejorar, hijo”.

El hombre no podía recordar la última vez que alguien le había preguntado cómo estaba. Y, sin embargo, sentado en la compañía tranquilizadora y edificante de la Sra. Brenda, nunca se había sentido mejor.

Durante los meses que siguieron, la mujer mayor ayudó a Miguel a recuperarse de la lesión en la espalda que le había costado su trabajo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

A su vez, el hombre estaba a la altura de ser llamado “hijo” al satisfacer todas las necesidades de la Sra. Brenda. Sin embargo, la mayor recompensa de la mujer mayor era ver a Mili y a Tomás pasar horas con ella todos los días.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • La amabilidad es la mejor manera de hacerte un lugar en el corazón de las personas: La Sra. Brenda se ofreció a ayudar a Miguel en sus días más difíciles y encontró un lugar en los corazones y el hogar de él y sus hijos.

  • Tiende una mano a un padre que tenga dificultades para criar a sus hijos: Ellos lo apreciarán. La crianza de los hijos conlleva un sinfín de desafíos y, a veces, ayuda simplemente escuchar una voz amable y empática.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Chica lleva años sin visitar a su abuelo, llega y ve dentro una casa abandonada decorada para una fiesta - Historia del día

07 de septiembre de 2023

Fraternidad rechaza a chica con síndrome de Down, le ruega que sea su líder un mes después - Historia del día

24 de septiembre de 2023

Pareja lleva 50 años yendo al mismo restaurante todas las semanas, un día el hombre va solo - Historia del día

04 de septiembre de 2023

Señora de 71 halla diamantes por valor de $400.000 en su escayola - Historia del día

21 de octubre de 2023

40 historias de empleados que fueron despedidos en su primer día de trabajo

17 de octubre de 2023

Chica pide a su padre y a su padrastro que la acompañen al altar para reconciliarse tras años de enemistad - Historia del día

28 de octubre de 2023

Niño pobre pasa la noche en el colegio, ve al director reunirse en secreto con unos gángsters - Historia del día

12 de julio de 2023

Hombre descubre que su pareja lo engaña con su jefe y contacta en secreto con la mujer de éste

11 de agosto de 2023

Empresario cambia su empresa por un refugio de animales para cumplir el sueño de su difunto padre - Historia del día

23 de julio de 2023

Veterano regresa de su despliegue, encuentra la casa vacía y sin su esposa embarazada

11 de agosto de 2023

Hermano quiere adoptar a su hermanita tras la muerte de su papá, descubre que su esposa se opone

26 de septiembre de 2023

Niño gasta sus ahorros para visitar a su abuela en su cumpleaños y se entera de que hace tiempo que no vive allí - Historia del día

19 de agosto de 2023

Director se burla de profesora discapacitada sin saber que está siendo filmado - Historia del día

12 de julio de 2023

Mamá soltera pone a su bebé en el carro de la compra de Walmart y, momentos más tarde, el carro desaparece

19 de agosto de 2023