logo
Chico en su cama. | Getty Images
Chico en su cama. | Getty Images

Adolescente maleducado le ordena a su mamá que lo deje en paz: al día siguiente va lloroso de puerta en puerta buscándola - Historia del día

Vanessa Guzmán
19 oct 2022
08:40

Un adolescente rebelde arremete contra su madre y le dice que lo deje en paz. Cuando ella desaparece, aprende una lección de vida sobre el amor, la tolerancia y el poder del perdón.

Publicidad

Sebastián odiaba a su madre, al menos eso es lo que le dijo. Dos o tres veces por semana, Laura veía el rostro de su hijo contraerse de rabia y lo escuchaba gritar: "¡TE ODIO!".

A veces, cuando estaba muy enfadado, añadía: "¡Ojalá desaparecieras! ¡No quiero volver a verte!". Laura mantenía la compostura y nunca le permitía ver cuánto la lastimaba.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

No fue fácil ser madre de un adolescente, y fue aún más difícil ser madre soltera. El esposo de Laura había decidido que, después de todo, no quería ser esposo ni padre y se fue cuando Sebastián tenía tres años.

Nunca llamó ni visitó a su hijo, y Sebastián ni siquiera podía recordarlo. Pero estaba seguro de que habría sido mejor padre que Laura. Se lo decía a ella bastante seguido.

Publicidad

Laura no podía entenderlo. Justo un año antes, Sebastián había sido un chico dulce y considerado. Debido a que ella era madre soltera, Laura y su hijo se habían vuelto muy cercanos, y hasta que él cumplió trece años, les dijo a todos que su madre era su mejor amiga.

Ahora, él la vejaba, le gritaba y despreciaba. Sebastián culpaba a Laura por todo lo que estaba mal en su vida, incluyendo sus fallas académicas y su impopularidad.

"¿Por qué no puedes comprarme ropa NORMAL? ¡Parezco un bicho raro!", gritó, dejando a Laura con la boca abierta. Hace un mes, había ido al centro comercial con él y gastó más de lo que podía permitirse en renovar su guardarropa.

Cada artículo había sido elegido por Sebastián, a su gusto, de acuerdo con una misteriosa tendencia adolescente de lo que era y no era genial. A Laura no le gustaron algunos de los artículos, pero lo complació. Ahora le estaba gritando porque odiaba esa misma ropa...

Las cosas empeoraron cuando Sebastián llegó a casa una noche. Entró, cerró la puerta detrás de él y arrojó su mochila sobre el sofá. "Hola, hijo", dijo Laura. "La cena está casi lista".

Publicidad

"No tengo hambre", dijo Sebastián con dureza. "Puedes comer sola".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

"No seas tan grosero, Sebastián", dijo Laura con calma. "Esta es mi casa, y espero respeto".

“¿Oh, sí?", se burló Sebastián. "Te decepcionarás entonces".

"Ya veo", dijo Laura manteniendo la calma. "En ese caso, sube y haz tu tarea. Voy a comer".

"Voy a salir", dijo Sebastián audazmente. "Hay una fiesta en casa de Miguel”.

"No", dijo Laura. "Miguel tiene diecisiete años, y no me gustan los chicos con los que sales, Sebastián. No me gustan las cosas que escucho sobre esas fiestas... Además, es una noche de escuela".

Publicidad

"Miguel es el chico más genial de la escuela, ¡y me INVITÓ!", gritó Sebastián. "¡Me voy y no me importa lo que digas!".

"Soy tu madre", dijo. "Y yo digo que no vas a ir. Esos chicos beben y fuman, y quién sabe qué más. No son tus amigos, Sebastián, y puedes pensar eso ahora, pero no son geniales".

"¡Te odio!", gritó Sebastián. "Solo quieres arruinar mi vida. ¡Desearía que desaparecieras! ¡NO QUIERO VERTE NUNCA MÁS!". Con eso, el chico salió corriendo a su habitación y se encerró.

Unas horas más tarde, sintió hambre, así que bajó las escaleras. La casa estaba inquietantemente silenciosa y oscura. ¿Dónde estaba su madre? Fue a la cocina y comió la lasaña que encontró en el horno.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Después de comer, llamó a la puerta del dormitorio de su madre, pero no hubo respuesta. Abrió la puerta y vio que no había nadie allí. Su mamá no estaba, pero había una nota en su tocador.

La recogió, desdobló y leyó: "Nunca me volverás a ver. Siéntete libre de hacer lo que quieras".

¿En serio? Sebastián no podía creer lo que leía. ¿Su mamá realmente se había ido? Podía hacer lo que quisiera, organizar fiestas, faltar a la escuela... ¡Podría ser el chico más genial de la escuela, viviendo solo a los trece años!

Lo primero que quería hacer, por supuesto, era ir a la fiesta de Miguel. Cuando llegó allí, se decepcionó al encontrar a Miguel y media docena de sus amigos pasando el rato en el jardín delantero.

"Hola chicos", dijo Sebastián. "¿Qué está pasando?".

Miguel se encogió de hombros. "Mi mamá y mi papá cancelaron su viaje, lo que significa que no hay fiesta, muchachos". Parecía enojado, decepcionado y avergonzado, y Sebastián inmediatamente se dio cuenta de que él podía ser el héroe.

"Podemos hacer la fiesta en mi casa", dijo. "Mi mamá se ha ido”.

"¡Oye!", exclamó Miguel, sonriendo y mirando a Sebastián con respeto. "¡Eres genial, amigo!".

Publicidad

Miguel tomó su teléfono y les dijo a todos que fueran a la casa de Sebastián y trajeran cervezas. Cuando Sebastián escuchó eso, sintió una punzada de inquietud. Recordó lo que su madre había dicho sobre Miguel y sus amigos, pero no podía retractarse ahora.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Tres horas después, Sebastián deseaba que Miguel y sus amigos desaparecieran. Su casa estaba llena de gente que nunca había visto antes, corriendo, bebiendo y gritando para hacerse oír por encima de la música a todo volumen.

¡Luego vio a Miguel llevar a su novia arriba a la habitación de su madre! Sebastián subió corriendo las escaleras. "¡Epa, Miguel! Esa es la habitación de mi mamá, hombre, ¡prohibido!".

Miguel se dio la vuelta. No parecía complacido. Su novia ya estaba tumbada en la cama de Laura, con los zapatos sobre la colcha. "No seas idiota, Sebastián", dijo Miguel. "¡Relájate!".

Publicidad

Sebastián se sintió abrumado, pero dijo con valentía: "Lo digo en serio. Es la habitación de mi madre. Está prohibida...".

Fue entonces cuando la novia de Miguel dio un grito. "Sé por qué no nos quiere aquí, Miguel", gritó, tomando un marco de fotos de la mesita de noche de Laura y agitándolo.

La foto era una de las favoritas de Laura y mostraba a Sebastián, de siete años, abrazando dulcemente a su juguete favorito, un oso de peluche maltratado llamado Sammy.

Sebastián arrebató el marco de las manos de la chica que se reía, pero no antes de que ella le tomara una foto con su teléfono. "¡Lárguense!", gritó Sebastián. "¡Todos ustedes, salgan de mi casa!".

"Estás acabado, hombre", dijo Miguel. Señaló con el dedo a Sebastián y le gruñó”.

Al día siguiente, Sebastián se despertó con una casa destrozada y sin desayuno. De su mamá, no había ni rastro. Preparó un sándwich para su almuerzo y se fue a la escuela.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Cuando llegó, vio que sus compañeros lo miraban y se reían. Uno o dos de ellos incluso lo señalaron con desdén. “¿Qué está pasando?”.

Cuando caminó hacia el pasillo central, vio que estaba prácticamente empapelado con copias de la foto de la habitación de su mamá. Toda la escuela se estaba riendo. Era el hazmerreír.

Recordó a su madre diciendo: "No son tus amigos". Ella tenía razón. Los amigos no se lastiman ni se humillan unos a otros. Miguel y sus amigos eran bravucones y malas personas.

Sebastián sintió que las lágrimas le quemaban los ojos. "Le grité a mi mamá por estos tipos", se dijo a sí mismo. "La lastimé. Le dije que la odiaba... Y ella es mi única amiga verdadera. Ella es la que siempre está ahí para mí".

Sebastián fue a su casa y miró alrededor. Estaba sucia y destrozada. "¡Te extraño, mamá! ¡Por favor, ven a casa!", susurró. Luego comenzó a poner todo en orden.

Cuando terminó de limpiar la casa, estaba muy preocupado. Su madre se había ido por casi 24 horas. “¿Dónde podría estar?”.

Decidió ir a la puerta de al lado y preguntar a los vecinos si habían sabido algo de ella. Pero nadie la había visto. La Sra. Rosa le dijo: “Prueba con Carmen. Sé que son buenas amigas".

Publicidad

Pero la señora Carmen, que vivía dos casas más abajo, tampoco la había visto. Ella le sugirió que visitara a otra amiga dos calles más allá. Para entonces, Sebastián estaba a punto de llorar.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Corrió hasta la puerta principal y tocó el timbre. Cuando la amiga de su madre abrió la puerta, él dijo: "¡Por favor, por favor, necesito a mi mamá!".

"¡Qué sorpresa!", dijo la amiga de su mamá. "¿Un niño tan grande y valiente necesita a su mamá? ¡Me sorprendes!".

"Le dije que se fuera, que no quería volver a verla nunca más", lloró Sebastián. "¡Pero estoy arrepentido! ¡La extraño! Tenía razón sobre esos tipos, tenía razón sobre todo. ¡Ojalá volviera para poder decírselo!".

Publicidad

Fue entonces cuando la madre de Sebastián salió de detrás de la puerta.

Sebastián se olvidó por completo de ser genial. Corrió hacia Laura y la rodeó con sus brazos. "Lo siento mamá, lo siento mucho... Por favor, por favor ven a casa. ¡Te necesito!".

"Está bien, hijo", dijo Laura suavemente. Lo abrazó y le dio un beso en su frente. "Sabes, siempre te querré, pase lo que pase, pero necesitabas saber cómo era cometer tus propios errores".

Por supuesto, Sebastián y Laura todavía tenían peleas como todas las madres con hijos adolescentes, pero él nunca más le dijo que la odiaba. ¡Y nunca jamás le pidió que desapareciera!

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Una madre hará cualquier cosa por su hijo: Laura sabía que Sebastián tenía que aprender una dura lección, así que desapareció. Rápidamente, se dio cuenta de que ser libre de hacer lo que quisiera no era tan genial como imaginaba.

Los amigos no se lastiman ni se humillan unos a otros: Sebastián se enteró de que Miguel y sus compañeros no eran sus amigos. Eran chicos malos que lo estaban usando.

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Hombre amoroso deja notas a su mujer todos los días durante años, un día ella despierta y no encuentra nada - Historia del día

21 de agosto de 2023

"Nunca supe de ti, hijo", le dice hombre a un niño que ve por primera vez en un albergue - Historia del día

28 de septiembre de 2023

Niño de 7 defiende a su mamá de camarero maleducado en cafetería y desaparece al día siguiente - Historia del día

31 de agosto de 2023

Anciano solitario ahorra pastillas tras subida de precios, recibe caja de medicamentos de hombre que dice ser su hijo - Historia del día

17 de septiembre de 2023

"¡Te voy a enseñar a respetar!": Dueño de un hotel escucha a su hija burlarse de una pobre camarera - Historia del día

13 de agosto de 2023

Profesor regaña a niño por llegar tarde, al día siguiente llega una anciana al colegio y pide verlo - Historia del día

18 de octubre de 2023

Hijos ignoran súplicas de mamá para restaurar casa tras la tormenta, se enteran de que hijo del vecino hereda su legado - Historia del día

23 de septiembre de 2023

Millonario mayor se viste de indigente para poner a prueba a su prometida - Historia del día

29 de septiembre de 2023

Hombre retira nieve del porche de su madre anciana cada semana, incluso después de quedar postrado en una silla de ruedas - Historia del día

05 de noviembre de 2023

Un empresario descubre que debe su éxito a su padre, que vendió su casa en secreto y se quedó sin hogar - Historia del día

28 de octubre de 2023

Abuelo hace cunas para los bebés de sus vecinos, años después se reúnen para celebrar su centenario - Historia del día

27 de octubre de 2023

"¡El novio es un fraude! Aquí está la prueba", desconocida interrumpe voto de la novia - Historia del día

24 de septiembre de 2023

Niña visita a su abuela en una residencia a diario, descubre que sus padres le prometieron llevarla a casa hace años - Historia del día

20 de agosto de 2023

Dos mujeres se cruzan con un gato negro, una se retira mientras la otra sigue y gana 35 mil dólares poco después -Historia del día

08 de agosto de 2023