logo
Hombre proponiéndole matrimonio a una mujer. | Foto: Shutterstock
Hombre proponiéndole matrimonio a una mujer. | Foto: Shutterstock

Eché al prometido de mi hija cuando me lo presentó, luego me enteré de que es dueño de la compañía para la que trabajo - Historia del día

Cuando un padre pensó que su hija estaba a punto de casarse con alguien que no la merecía no se contuvo en insultar al joven. Durante los siguientes meses, se enteró de un secreto tras otro sobre el prometido de su hija, lo que puso en vergüenza sus suposiciones anteriores.

Publicidad

Esta es la historia de un joven al que agravié y de cómo me enseñó a mí, un hombre de 54 años, que el mundo no era lo que yo me había inventado.

Un domingo por la noche, estaba esperando que mi hija llegara a casa para disfrutar juntos del delicioso pastel de pollo que cociné, y tal vez para que viéramos una película más tarde.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Ahí llegó ella, mi hermosa hija Alicia, pero ¿quién está detrás de ella? Era un hombre, posiblemente de unos 30 años, que dejaba que ella tomara su mano y hablara todo el tiempo.

“¡Papá, este es Jacinto! ¿Recuerdas que te conté sobre un hombre que me ayudó cuando mi auto se descompuso? Es él”.

Publicidad

“Mi auto está bien, hijo, pero gracias por pasar por acá”, dije en broma. Qué puedo decir; está en mi naturaleza bromear cuando estoy nervioso o tratando de ocultar mi desinterés.

Miré a Alicia, y a ella no le agradó la broma. Claramente esperaba que yo le diera a su cita una bienvenida más cálida. Pero para ser honesto, no recordaba nada sobre el tipo.

Durante la cena, Jacinto trató de entablar una conversación, y todo lo que podía pensar era: “¿Qué vio mi dulce hija en este hombre de aspecto ordinario?”.

Pude ver el automóvil en el que había llegado y la ropa que llevaba puesta. La confianza y la cortesía parecían ser las únicas cosas que este hombre tenía en abundancia.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Desconecté bastante rápido de la conversación, solo para hacer preguntas de rutina ocasionales como de dónde era y a qué se dedicaba. “Es imposible que mi hija salga con él más de una semana”, pensé.

Pero luego vino el impacto de mi vida y el momento en que hice algo de lo que no estoy orgulloso.

Si tú o tus padres crecieron como yo, en un hogar de clase media en los años 70, donde se esforzaban para llegar a fin de mes y los niños recibían ropa nueva una vez al año, puedes adivinar lo que hice a continuación.

En la mesa de la cena, Alicia me dio su mano, pidiéndome que la mirara con atención. No estaba preparado para ver un anillo de diamantes brillantes en su dedo, mucho menos para la alegría con la que su mano agarraba mi brazo.

“¿Este tipo? ¿En serio, Alicia?”, pregunté, tensando mi cuerpo para reprimir mi agresión.

“Tres años saliste con muchachos, cariño. Despreciaste a hombres con trabajos estables o negocios millonarios por las razones más insensatas. Y ahora que aparece un cualquiera que ni tiene dinero para comprarse un auto o un traje, ¿qué te enamora? ¿Sus encantos?”.

Debería haberme detenido allí mismo. Debería haber visto la mirada destrozada en el rostro de mi hija y dejarlo pasar. Pero no lo hice.

Publicidad

“¡Tú! ¿Qué te hace pensar que eres digno de casarte con mi hija?”, pregunté, canalizando mi ira hacia el hombre.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

“Ella hizo su Maestría en Ciencias Políticas. Y tú, un vago cualquiera, ¿por qué te dejaría casarte con mi hija?”.

“Con el debido respeto, señor, puede que no tenga educación, pero soy perfectamente capaz de cuidar a su hija. Tal vez podamos calmarnos y…”. Jacinto estaba comenzando a explicar, pero su tono tranquilo me molestó más.

No sé qué se apoderó de mí. En mi furia, abrí la puerta y le dije a él que se marchara. No empezamos exactamente con el pie derecho.

Incluso cuando nos vimos por segunda vez una semana después, las cosas estaban destinadas a permanecer tensas entre el prometido de mi hija y yo.

Publicidad

Salí de mi oficina y me encontré a Jacinto y Alicia esperándome. “Papá, hay algo que necesito mostrarte”, insistió ella, aunque él no parecía tener muchas ganas de verme.

Los tres condujimos hasta un lugar desierto debajo del puente principal de la ciudad. Observaba curioso mientras Alicia ayudaba a Jacinto a sacar algunas bolsas del maletero del auto.

Caminamos unos pasos hasta que vimos un grupo de indigentes al pie de un pilar. Había hombres mayores, mujeres delgadas y niños cuyos ojos parecían hambrientos.

Por supuesto, este joven ahora estaba tratando de impresionarme alimentando a los pobres. Él y Alicia distribuyeron bolsas de comida al grupo, entablaron una pequeña charla con ellos y se alejaron.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

“¿Por qué haces esto?”. Fingí estar interesado, para sorpresa de Jacinto.

“Hago esto porque me da mucha satisfacción genuina”, dijo sin orgullo en su voz.

“Por supuesto, podría gastar dinero en un auto nuevo o en un teléfono mejorado. Pero por ese mismo dinero, puedo alimentar a estas personas indefensas durante meses”.

“¡Ja! Como si darles un tazón de sopa caliente y pan una vez a la semana los ayudaría a vencer su pobreza”, me encogí de hombros.

Estaba buscando una reacción, pero no anticipé que Jacinto dejaría de caminar y comenzaría un monólogo apasionado.

“Es fácil menospreciar cualquier cosa buena que alguien esté tratando de hacer”, comenzó.

“Pero hago lo que puedo porque he estado en el lugar de estas personas, con los zapatos deshechos, con ropa mugrienta, deseando que un amable extraño viniera con algo de comida para aliviar el dolor en mi estómago”.

“He vivido esa vida y sé que el dinero y el poder son inútiles a menos que hagas algo significativo con ellos. Y para mí, no hay nada más significativo que alimentar a una persona hambrienta”.

Publicidad

Antes de que tuviera la oportunidad de disculparme con él, Jacinto se alejó furioso, limpiándose la cara.

En ese momento sentí que podría haberme equivocado con el tipo. Pero, por supuesto, el orgullo se interpuso y no intenté hablar con él en las semanas siguientes.

Como cosas del destino, mi orgullo fue completamente aplastado en mi siguiente encuentro con el prometido de mi hija.

Estaba escuchando voces a mi alrededor y apenas podía abrir los ojos. Yo había estado en el hospital durante quince días en ese momento.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Lo último que recordaba era que estaba conduciendo cuando las luces cegadoras de un camión se precipitaron hacia mí. Me enteré de las consecuencias completas del accidente más tarde.

Publicidad

Me dijeron que estaba en estado crítico y que necesitaba un trasplante de hígado urgente. Ya sabes cómo son estas cosas, necesitan un donante perfectamente compatible, o de lo contrario mi vida estaría en peligro.

Alicia me dijo que inicialmente no habían encontrado a un donante perfectamente compatible. Pero una prueba reveló que Jacinto “marcaba todas las casillas”, según había dicho el médico.

Ahora aquí está la parte que siempre me atraganta. Los médicos sentaron a Jacinto y le dijeron que había una buena posibilidad de que yo no sobreviviera.

Y si el trasplante de hígado no salía como se esperaba, la vida de Jacinto también podría estar en peligro. Los médicos querían asegurarse de que él entendiera completamente en lo que se estaba metiendo.

El prometido de mi hija escuchó a los médicos y luego simplemente dijo: “¿Dónde debo firmar?”.

Cuando escuché todo esto poco después de mi cirugía, no pude contener las lágrimas. A la vista de mis amigos y familiares, me derrumbé y lloré como un bebé, mientras sostenía la mano de Jacinto.

Publicidad

Quería disculparme con él y agradecerle por sacarme de mi cínica visión del mundo. Allí estaba él, sosteniendo mi mano, hablando conmigo como si no lo hubiera insultado brutalmente hace tantas semanas.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Alicia y Jacinto estaban súper emocionados por mi recuperación, y el día que me di cuenta de que era físicamente capaz de volver a abrazar, los abracé a ambos y les di mi bendición para casarse.

Pero había una última cosa que aprendería sobre Jacinto que me impactaría más allá de las palabras. Fue el día de su boda.

El amado de mi hija había insistido en hacerse cargo de todos los arreglos financieros. Yo quedé más que sorprendido al caminar a través de ese hermoso césped, hacia ese salón de banquetes elegantemente decorado en tonos dorados y blancos.

Publicidad

“Evidentemente, el hombre había estado ahorrando para esto”, pensé. Y mientras caminaba entre la multitud de invitados, ¡me sorprendió ver tantas caras familiares inesperadas!

No eran solo familiares y amigos, también estaban mis colegas que trabajaban en la misma empresa que yo. Estas eran caras que solo había visto a través de monitores durante las reuniones de la junta en línea.

Todos esos hombres y mujeres bien arreglados eran jefes regionales, jefes de países y oficiales en jefe de diferentes rincones del mundo.

“¡Sr. Schwarz, qué gusto encontrarlo aquí!”, me acerqué al jefe de país de la división alemana.

“Bueno, no me perdería la boda del dueño de la compañía, ¿verdad?”, dijo él.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Fue entonces cuando me di cuenta de por qué la cara de Jacinto era tan familiar. Era el cerebrito tímido e introvertido que había fundado la empresa de tecnología para la que he trabajado desde hace diez años. Y yo pensaba que merecía respeto porque yo era un mero gerente general.

En ese momento comencé a comprender verdaderamente al joven. Era un alma tranquila y de buen corazón al frente de una exitosa empresa multinacional.

A su joven edad, él era el jefe de más de 50.000 empleados en todo el mundo. Sin embargo, regularmente llevaba sopa, pan y otros alimentos a las personas sin hogar sin anunciarlo a nadie más.

Y estaba enamorado de mi Alicia. Esa parte era comprensible. Cualquiera sería afortunado de tener a mi hija en su vida, incluido el increíblemente amable e inteligente Jacinto.

Los recién casados ​​establecieron su hogar a pocas cuadras del mío. Y en mi cumpleaños hace dos meses, mi yerno me compró un auto negro de lujo.

Él sabía que lo apreciaría, pero esta vez fui yo quien lo sorprendió. “¡Hijo, el auto es hermoso! ¿Pero te importaría si lo vendo y dono el dinero para las personas sin hogar?”.

Los ojos de Jacinto se iluminaron de alegría y asintió diciendo: “¡Eso sería perfectamente aceptable, papá!”.

Publicidad

Así que eso fue lo que hice. Vendí el auto porque ya había obtenido algo mucho más grande que eso: un hijo increíble.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • No juzgues a las personas por su apariencia. El hombre de esta historia no podría haber estado más equivocado acerca de Jacinto, y eso lo supo en el transcurso de varios meses.
  • Disfruta verdaderamente de tus bendiciones; esparce un poco a tu alrededor. Jacinto entendía que no había ningún uso para las cosas materialistas y el éxito a menos que lo usara para ayudar a las personas que lo necesitaban.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi prometido empezó a actuar de forma sospechosa antes de nuestra boda - Su secreto quedó al descubierto al intercambiar nuestros votos

17 de abril de 2024

Me desmayé durante una reunión familiar porque mi marido no quiso ayudar con nuestro recién nacido para dejarme dormir

23 de mayo de 2024

Hice que mi prometido se arrepintiera de haberme engañado con mi mejor amiga - ¿Hice bien en hacerle llorar en el altar?

16 de mayo de 2024

Mi novio se fue a un viaje de despedida de soltero con solo mujeres - El karma golpeó fuerte cuando se supo la verdad

10 de mayo de 2024

¿Soy una mala madre por echar a mi hija embarazada?

07 de mayo de 2024

Suegra exige que la novia pague su peinado, maquillaje y vestido de boda - La mamá de la novia la escucha y la enfrenta

12 de febrero de 2024

Mi marido me engañó, así que lo hice llorar a él y a su amante como venganza

14 de mayo de 2024

Vi a mi prometido pidiéndole matrimonio a otra mujer delante de su familia

05 de marzo de 2024

Me asusté al ver lo que mi nuera puso en la tarta de manzana de mi hijo el día de su boda

05 de marzo de 2024

Quería felicitar a la abuela de mi prometido y le envié un regalo de cumpleaños, pero se convirtió en una pesadilla

16 de mayo de 2024

Mi hija dejó de hablar cuando mi suegra empezó a cuidarla - Mi esposa y yo encontramos un dibujo que expuso a su abuela

11 de marzo de 2024

Mi marido me engañó, pero su novia embarazada me llamó y me dijo: "Funcionó"

13 de mayo de 2024

Contraté a un investigador privado para revelar la infidelidad de mi marido, pero su verdadero secreto me sacudió hasta la médula

05 de marzo de 2024

5 historias inolvidables de las peores noviazillas

29 de marzo de 2024