logo
Niño sonriendo. | Foto: Flickr/helgabj (CC BY 2.0)
Fuente: Niño sonriendo. | Foto: Flickr/helgabj (CC BY 2.0)

Niño ciego pide a su abuela que le describa sus alrededores: al día siguiente huye de memoria del poblado - Historia del día

Georgimar Coronil
01 nov 2022
12:10
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un niño ciego engaña a su inocente abuelita para que le diga las direcciones para llegar a la ciudad y huye de su pueblo porque no quiere quedarse con ella.

Publicidad

Si había algo que Juan siempre esperaba con ilusión era visitar a su abuela, Dora, que vivía en un pequeño pueblo.

A Juan le encantaba pasar tiempo con ella. La anciana le tomaba de la mano y se convertía en su bastón cuando perseguían a las gallinas en su granja o iban a comprar verduras al mercado. Dora le enseñaba a confiar en su oído e intuición.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Si prestas atención a tu entorno y al ambiente que te rodea, puedes verlo todo, Juan. Y eso te hace especial. Escucha y recuerda", solía decirle.

Juan adoraba a su abuelita y disfrutaba de todo lo que podía hacer en su casa. Pero esta vez, Juan estaba molesto.

"Pórtate bien con la abuela Dora, Juan", le dijo su padre cuando salieron del coche. Se encontraron con Dora en la puerta de su casa.

"¡Juan! ¿Cómo ha estado mi dulce niño? Pasa, pasa. He hecho tus galletas y magdalenas favoritas", dijo.

Lee también: Niños que viven en otro estado se presentan en el cumpleaños de la abuela aunque el papá se negaba a verla - Historia del día

Publicidad

"Estoy bien, abuela", respondió Juan. "¿Cómo estás tú?".

"¡Estoy bien, cariño!", dijo la mujer mayor. "No te preocupes Andrés. Yo cuidaré de Juan".

"Gracias, mamá. Juan, por favor, sé un buen chico con la abuela", dijo Andrés. Luego volvió a su coche y se marchó.

Dora estaba feliz de tener a Juan en casa, pero el niño no estaba feliz porque echaba de menos a su madre, Sheila.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Sheila estaba ingresada en el hospital y tenía que ser operada para extirparle un tumor. Andrés no podía soportar ir al hospital todos los días y el cuidado de Juan al mismo tiempo, así que lo dejó en casa de Dora. Lamentablemente, eso no le sentó bien a Juan.

"¡Mamá estaba ahí para mí siempre que estaba enfermo, papá! ¡Eres malo! ¡Me estás enviando lejos!", le dijo el chico a su padre.

"Juan", le había dicho Andrés. "Tengo que estar ahí para tu madre y asegurarme de que tenga ayuda siempre que la necesite. No puedo cuidar de ti mientras hago todo eso. Mamá estará bien. No te preocupes".

Y así fue como empacó la ropa de Juan y lo dejó en casa de la abuela. Juan odiaba eso. Lo que él quería era estar allí para su madre y sostener su mano como ella lo hacía cuando él estaba enfermo. Pero, ¿cómo iba a hacerlo ahora? Estaba atrapado en el pueblo de su abuela.

Publicidad

"Juan, ¿estás bien, cariño?" preguntó Dora, notando que parecía molesto.

"Echo de menos a mamá, abuela. Quería quedarme con ella en el hospital", admitió Juan.

"Se pondrá bien, cariño. Reza por Sheila", dijo Dora. "No nos alteremos demasiado, ¿de acuerdo?".

Juan asintió, pero no estaba bien. Quería volver a su casa, y tenía que encontrar el camino. Pero, ¿cómo podía hacerlo? Necesitaba su bastón y a Dora para guiarse por todas partes.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Un día, Dora le prometió a Juan que le daría una vuelta por el pueblo. Él había estado en el pueblo muchas veces, pero no había ido a las colinas y al bosque.

"¿Qué pasa con los animales peligrosos, abuela?", preguntó Juan, asustado. "Yo… ¡no quiero ir al bosque!".

Dora se echó a reír. "Juan, ese no es un bosque denso, y los únicos animales que hay son los mapaches. Hay una ruta a través de las montañas hasta el bosque y luego hasta la carretera que lleva a la ciudad. La mayoría de los visitantes que vienen aquí toman esa ruta. ¿Qué te parece? ¿Te gustaría ir allí?".

"¿Va a la ciudad?", preguntó Juan, ocultando su emoción.

Publicidad

Lee también: "Mami, por favor, ven", repite entre lágrimas un niño con una maleta hasta que el viejo guardabosques lo encuentra - Historia del día

"¡Sí! ¡Ese camino puede llevarte a la ciudad en poco tiempo!" respondió Dora. Y fue entonces cuando a Juan se le ocurrió la idea de escapar del pueblo.

Cuando salieron de la casa al día siguiente, Juan no dejaba de pedirle instrucciones a Dora y memorizaba todo lo relacionado con el entorno.

"¡Estas carreteras son la forma en que los turistas regresan a la ciudad, Juan, y aquí es donde termina nuestro recorrido!", dijo ella, y Juan asintió con alegría. "¡Lo recordaré todo, abuela! Me ha encantado este viaje", expresó y Dora tenía una gran sonrisa en la cara.

Publicidad

Por fin había hecho feliz a su nieto, pensó. Pero no tenía ni idea de lo que Juan estaba planeando.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Dos días después, cuando Dora llamó a Juan para desayunar, no recibió respuesta.

"¡Date prisa, Juan! El desayuno está listo, muchacho", dijo una vez más. Pero no hubo respuesta.

"¡Oh, este niño! Sabe que su abuela es vieja, pero todavía la molesta. Pero creo que eso es lo que hacen los nietos", dijo mientras se dirigía a su habitación. Al entrar, la encontró inquietantemente silenciosa, y la cama estaba hecha como si nadie hubiera dormido en ella.

"¿Juan?", lo llamó y comprobó que tampoco estaba en el baño.

Dora se dio cuenta de que su nieto había desaparecido de la casa. Estaba llorando y en pánico. “¿A dónde pudo ir?”, pensó.

Publicidad

Dora estaba a punto de llamar al 911 y denunciar su desaparición cuando sonó su teléfono. El identificador de llamadas decía Andrés. El corazón de Dora se desplomó al pensar en lo que le diría y en cómo explicaría la desaparición de Juan.

"Andrés, yo… lo siento ¡No pude cuidar a Juan! Él… Él ha desaparecido", dijo y escuchó la voz desesperada de Andrés al otro lado de la línea.

"Mamá, escúchame…", empezó él, pero Dora le cortó.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Estaba preparando tortitas. No debería haber preparado el desayuno. Debería haber mirado dentro de su habitación. No tengo ni idea de qué hacer. Oh, soy tan terrible".

"¡MAMÁ!", gritó Andrés. "¡Juan está aquí conmigo! Vino a casa".

"¿Qué?". El teléfono de Dora casi se le cae de las manos. "Pero cómo… cómo ha hecho …".

"Lo siento, abuela", dijo Juan disculpándose. "Me acordé de cómo podíamos ir a la ciudad, y solo seguí tus indicaciones. Un hombre amable también se ofreció a llevarme a casa".

Lee también: Nieta convence a su abuelo de sacar a hermano del testamento: la mansión que ella heredó es demolida 1 año después - Historia del día

Publicidad

"Oh, Juan…", Dora rompió a llorar. "¿Cómo has podido hacer eso?".

Dora se alegró de que su nieto estuviera a salvo. Pero también estaba enfadada porque huyera así.

Como castigo, no le habló a Juan hasta que la visitó y le dio un cálido abrazo. La operación de Sheila fue un éxito y para entonces ya se había recuperado.

"Lo siento mucho, abuela", dijo Juan. "Eres mi hermosa abuela. Por favor, perdóname".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Vuelve a tu casa!", dijo ella enfadada. "¡No quiero ningún abrazo!".

Juan la abrazó aún más fuerte. "No me iré hasta que me perdones. Abuela, ¡quiero tus galletas! ¡También quiero tus abrazos! ¡Por favor!".

"¡Chico travieso!", exclamó ella, abrazándolo finalmente. "Prométeme que no volverás a hacer eso. De lo contrario, ¡nunca te hablaré!".

Juan la besó en la mejilla. "Lo siento de nuevo, abuela. Te prometo que no volveré a hacerlo".

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Los niños son a veces demasiado listos, y es difícil alcanzarlos: Solo con hacer caso a las instrucciones de Dora, Juan llegó a casa sano y salvo, y la señora mayor no se enteró de nada.

Publicidad

Los abuelos no pueden estar enfadados con sus nietos durante mucho tiempo: El corazón de Dora se derritió cuando Juan la abrazó con fuerza, y ella le perdonó.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Niños que viven en otro estado se presentan en el cumpleaños de la abuela aunque el papá se negaba a verla - Historia del día

16 de julio de 2022

"Mami, por favor, ven", repite entre lágrimas un niño con una maleta hasta que el viejo guardabosques lo encuentra - Historia del día

11 de agosto de 2022

Vendedor ve a chicos burlarse de niño pobre que no puede pagar un helado: al otro día invita al niño a la tienda - Historia del día

22 de julio de 2022

Vendedor callejero alimenta a anciana solitaria diariamente: un día ella lo lleva a su propia cafetería - Historia del día

07 de septiembre de 2022

Pobre anciano sale de casa una mañana y ve un auto de lujo en vez del suyo viejo - Historia del día

25 de agosto de 2022

Nieta convence a su abuelo de sacar a hermano del testamento: la mansión que ella heredó es demolida 1 año después - Historia del día

27 de agosto de 2022

Hombre mayor limpia la basura alrededor de las casas vecinas y ve que un niño lo ayuda - Historia del día

04 de septiembre de 2022

Niño cede su asiento a una anciana en el autobús: a cambio, ella convierte a su madre en millonaria - Historia del día

31 de agosto de 2022

Papá que perdió las piernas cría solo a bebés gemelos: inesperadamente recibe oportunidad de $2 millones para volver a caminar - Historia del día

16 de agosto de 2022

Mamá ahorra $120 mil para la educación de su hijo: tras su muerte, el chico descubre que el dinero no está - Historia del día

10 de agosto de 2022

Niño le ruega a papá que adopte a niña humillada por ser huérfana: luego él se entera de que es la hermana de su hijo - Historia del día

01 de septiembre de 2022

Dueño de lavadero de autos cierra el local por niño pobre que junta dinero para el tratamiento de su madre - Historia del día

05 de julio de 2022

Hijo pequeño visita al jefe de su mamá para pedirle un día libre, y al día siguiente él la recibe con flores - Historia del día

05 de julio de 2022

Papá soltero ayuda a anciana a cortar el césped y poco después recibe una llamada de su abogado - Historia del día

06 de septiembre de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2022 AmoMama Media Limited