logo
Mujer policía mirando un automóvil. | Foto: Shutterstock
Fuente: Mujer policía mirando un automóvil. | Foto: Shutterstock

Policía embarazada acude en ayuda de una anciana y entra en trabajo de parto minutos después - Historia del día

Vanessa Guzmán
21 nov 2022
04:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una mujer policía embarazada acudió en ayuda de una anciana y le salvó la vida. Momentos después, se sintió inquieta y se dio cuenta de que había roto aguas.

Publicidad

“¡Terminamos, Julia! ¡Ese bebé es tu responsabilidad, no la mía!”. Esas palabras resonaban en los oídos de Julia repetidamente, y supo que no podía conducir más. Eventualmente, se detuvo a un lado de la carretera y se tomó un momento para relajarse.

La mujer de 29 años era policía y estaba embarazada. Su fecha de parto estaba muy cerca. Esa mañana había sido especialmente difícil para ella porque no se sentía bien, y luego su jefe la convenció de tomar una licencia por maternidad.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Julia nunca había querido irse de permiso porque, en primer lugar, amaba su trabajo y, en segundo lugar, era su único escape de los pensamientos sobre el tormentoso divorcio de su exmarido.

Él había cambiado repentinamente cuando ella le dijo que estaba embarazada y la dejó sola al cuidado de su hijo de 11 años.

Lee más: Joven policía atiende a viuda anciana a diario: luego ella lo reconoce accidentalmente en una foto vieja - Historia del día

Esa mañana, Julia había tenido el presentimiento de que algo malo iba a pasar, y tenía razón. Un par de minutos después, la oficial se sintió mejor y decidió conducir directamente a su casa.

Publicidad

Pero cuando agarró el volante, la luz de la señal se puso roja, y tuvo que esperar más. Sentada en su auto, Julia estaba acariciando su barriga cuando vio a una anciana cruzando la calle.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Bebé, mira, ¡esa es una mujer frente a nosotros!”. Julia estaba hablando dulcemente con su bebé sobre el clima, las aves y las cosas que podía ver a su alrededor cuando vio algo muy malo.

Se dio cuenta de que un automóvil aceleraba en dirección a la mujer que cruzaba la calle. “¡Oh, no, la golpeará a ese ritmo!”.

“¡Señora!” gritó, bajándose de su auto. “¡Por favor, muévase rápido! ¡Rápido!”.

Desafortunadamente, la mujer mayor no escuchaba a Julia. A medida que el auto se acercaba, Julia corrió hacia ella, presa del pánico y sosteniendo su barriga. Rápidamente, la apartó del auto. Si hubiera llegado un minuto tarde, la habría atropellado.

Publicidad

“OH DIOS MÍO, ¿QUÉ FUE ESO?”, dijo la señora mayor. Segundos después, el vehículo se estrelló contra un poste.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Señora, eh, bueno”, Julia había comenzado a sentirse incómoda. “Señora, ¿está… está bien?”.

“¡Oh, gracias, cariño!”, respondió en voz alta. “¡Yo... yo no puedo oír muy bien! ¡No me fijé en el coche! ¿Pero tú estás bien? ¡No te ves bien!”.

Julia estaba sudando profusamente y se derrumbó en la calle, agarrándose la panza. “¡ROMPÍ AGUAS! ¡LLAME A LA AMBULANCIA!”, gritó.

La policía estaba en trabajo de parto. No había tiempo qué perder.

Con manos temblorosas, la mujer mayor, Marlene, sacó su teléfono de su bolso y marcó el 911. “¡Envíe una ambulancia de inmediato!”, gritó ella en el teléfono. “¿Me escucha? ¡Aquí hay una mujer embarazada! ¡Está en trabajo de parto!”.

Publicidad

“¡No te preocupes, cariño!”, exclamó la señora en voz alta. “¡Les informé de tu situación! ¡Están en camino!”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Julia estaba angustiada. Se preguntaba si la mujer había escuchado correctamente al despachador. Pero debido a que la calle estaba desierta en ese momento, no tenía más remedio que confiar en Marlene.

“¡Tranquila, cariño! ¡Todo estará bien! ¡Aguanta un poco!”, gritó Marlene.

“Señora, por favor deje de gritar en mis oídos... ahh...”, gritó Julia de dolor.

“¡Estarás bien, cariño!”, gritó la señora de nuevo, completamente ajena a lo que había dicho Julia. “¡Dios te ayudará!”.

Afortunadamente, y para gran alivio de la oficial, se escuchó la sirena de la ambulancia poco después. Los paramédicos habían llegado. Sin embargo, cuando la subieron en la ambulancia, sus contracciones habían empeorado.

Publicidad

“¡El bebé va a nacer ahora!”, le gritó Marlene al paramédico. “Cariño, no te preocupes, ¿de acuerdo? ¡Solía ​​ser enfermera! ¡Todo estará bien!”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Julia estaba gritando y llorando de dolor. La señora se dio cuenta de que no tenía tiempo que perder. Ayudó a la parturienta en la ambulancia con la ayuda del camillero.

“¡PUJA, cariño! ¡PUJA! ¡Vamos! ¡Ya casi llega!”.

“Ahh, no puedo”, gritó Julia, pero no perdía la esperanza.

Después de pujar varias veces, Julia se relajó y un llanto de alegría llenó la ambulancia. Ella había dado a luz a un hermoso bebé.

“Ah, sí, sí, ve con tu querida mamá”, le susurró Marlene al recién nacido.

Era la primera vez que la señora susurraba en lugar de gritar. Los únicos gritos fuertes provenían del bebé, afortunadamente.

Publicidad

Entre lágrimas, Julia sostuvo a su pequeño cerca de su pecho y le susurró un agradecimiento a Marlene. “Gracias, señora…”, dijo en voz baja. “Gracias…”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿Estás bien, cariño?”, gritó la señora. “Ya casi llegamos...”.

Julia se rio débilmente y asintió. Poco después llegaron al hospital.

Después de que admitieron a la madre y a su recién nacido, Marlene la visitó. Julia le agradeció a la mujer mayor por todo lo que había hecho por ella y por su bebé.

“Gracias por ayudarnos, señora”, dijo al oído de Marlene. “Es mi deber como policía, proteger y servir a los ciudadanos, pero usted cumplió ese papel hoy al ayudarme. Muchas gracias”.

“Oh, cielos, fue un placer, cariño”, dijo la señora en voz baja. “Mira a ese angelito durmiendo plácidamente…”, agregó, mientras admiraba la carita angelical del pequeño recién nacido.

Publicidad

Después de hablar con Marlene ese día, Julia se dio cuenta de que la mujer mayor se sentía muy sola. Sus hijos trabajaban en otra ciudad y rara vez la visitaban, y su esposo había fallecido recientemente debido a un infarto.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Julia se sintió lo suficientemente cómoda con ella como para contarle su historia personal, y la mujer mayor le dijo una sola cosa.

“Una madre nunca abandona a sus hijos, cariño. ¡Ay, tu esposo hizo algo terrible! Pero tu bebé tiene suerte de tenerte a su lado... Por cierto, llamé a la policía y les informé sobre el auto que casi me atropella. Tengo buena memoria y me acordé de su matrícula”.

“Vaya, Marlene, ¿lo hiciste?”, preguntó Julia con una sonrisa. “¡Eso es maravilloso!”.

“Lo sé, lo sé... Mis oídos son el único problema. Aparte de eso, estoy más en forma que la mayoría de los adolescentes de hoy en día”, alardeó. Julia se rio, habiendo olvidado todas sus preocupaciones. No podía creer lo feliz que estaba con Marlene.

Publicidad

Más tarde, llamó a sus colegas y les pidió que se ocuparan de su automóvil, que había dejado estacionado en la calle. También les pidió que llevaran a su nueva amiga a su casa sana y salva.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Marlene es un amor”, pensó Julia. No solo la había ayudado, sino que también lo que le dijo la había hecho sentir mejor. “¿Y dónde más encuentras a una anciana que no puede oír bien, pero tiene una memoria brillante?”.

Julia estaba más que agradecida con Marlene. Había salvado la vida de su bebé, así que después de que le dieron de alta y mejoró, comenzó a visitar a la mujer mayor para ayudarla en la casa y hacerle compañía.

A cambio, los hijos de la oficial obtuvieron una encantadora abuela en Marlene, que gritaba más de lo que hablaba, pero los amaba como familia.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • A veces, la ayuda viene de lugares inesperados: Cuando Julia entró en trabajo de parto en una calle desierta, Marlene fue la única que acudió en su ayuda. Julia no se imaginaba que la mujer mayor era una ex enfermera.

  • La amabilidad regresa en formas sorprendentes: La amabilidad de Julia al ayudar a Marlene volvió a ella en forma de una hermosa amistad. Asimismo, la señora ganó la compañía de Julia y ya no se sintió sola.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee también: Policía lleva a embarazada en trabajo de parto al hospital: se convierte en padre de la bebé más adelante - Historia del día

Publicidad

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Desconocido alimenta a una anciana hambrienta en el abasto: se encuentran de nuevo en una elegante limusina poco después - Historia del día

19 de septiembre de 2022

Policía lleva a embarazada en trabajo de parto al hospital: se convierte en padre de la bebé más adelante - Historia del día

01 de septiembre de 2022

Niño corre a la casa de anciana tras escuchar accidentalmente sus gritos de ayuda en un teléfono público - Historia del día

08 de agosto de 2022

Mujer se acerca con un pastel a conocer a su nueva vecina y se va después de que llega la policía - Historia del día

27 de julio de 2022

Mujer ve a una niña cruzando la autopista sola: "Estoy buscando a mis padres", dice - Historia del día

06 de agosto de 2022

Hombre mayor limpia la basura alrededor de las casas vecinas y ve que un niño lo ayuda - Historia del día

04 de septiembre de 2022

Pandillero es el único que visita a la anciana en su cumpleaños 100: su hijo llega y no puede reconocer su hogar - Historia del día

28 de septiembre de 2022

Niña de 3 años llora y dice que hay un monstruo debajo de su cama: la madre decide revisar - Historia del día

25 de julio de 2022

Mujer cuida a su pobre abuela cuando todos le dan la espalda: halla su testamento tras su muerte - Historia del día

16 de agosto de 2022

Niño promete regar las plantas de la anciana cuando ella se muda a un asilo: halla una nota en la tierra - Historia del día

16 de agosto de 2022

Chofer de bus echa a una anciana a quien le faltan 75 centavos, luego ve su foto en el álbum familiar - Historia del día

20 de septiembre de 2022

Mis hijos me abandonaron en mi cumpleaños 86 tras recibir una carta de una mujer desconocida el día anterior - Historia del día

23 de julio de 2022

Gemelas ancianas se reúnen semanalmente a pesar de vivir a 150 km de distancia hasta que una de ellas no se presenta - Historia del día

18 de noviembre de 2022

Salvé a un adolescente pobre en el metro que quedó huérfano recientemente: años después le propuso matrimonio a mi hija - Historia del día

04 de noviembre de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2022 AmoMama Media Limited