logo
Una mujer soldado fuera de una casa. | Foto: Shutterstock
Fuente: Una mujer soldado fuera de una casa. | Foto: Shutterstock

"¿Me seguirás amando?": Mujer militar le pregunta llorando a su prometido cuando regresa con quemaduras graves - Historia del día

Cuando Laura fue dada de alta del hospital militar tras sobrevivir a un incendio, fue a ver a su prometido. Ella expuso las marcas de quemaduras en su rostro y le preguntó si seguía amándola así. Su corazón se aceleró por su respuesta.

Publicidad

Era el 5 de marzo. La primavera parecía cobrar vida y, mientras las primeras flores brotaban de la tierra, un nuevo y doloroso despertar esperaba a Laura.

Había sido admitida en el hospital militar tras sufrir terribles quemaduras en el 40% de su cuerpo. Su rostro había sido el más afectado.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

La militar de 27 años suspiró mientras la enfermera descorría las cortinas de su sala. Los intensos rayos de la mañana la irritaban. Ya se había despertado, pero aún no había abierto los ojos. Estaba vacilante y asustada al ver su cara vendada en el espejo.

Laura se tocó suavemente el rostro por primera vez en tres semanas. Sentía como si su piel facial hubiera sido reemplazada por una malla de tela.

“Enfermera, ¿puedes llevarme al baño?”, preguntó Laura. “Quiero refrescarme”.

Lee más: Militar le compra flores a un niño que suplica por ellas: luego encuentra el ramo en la tumba de la mujer que amaba - Historia del día

Publicidad

Antes de llevársela, la enfermera le quitó los vendajes. Sería la primera vez desde el incendio que Laura se vería en el espejo, e iba a ser dolorosamente diferente.

Cuando finalmente vio su rostro, Laura gritó: “¡Dios mío, quita ese espejo! ¡Llévatelo!”.

Ella comenzó a llorar y se tiró al suelo, y la enfermera trató de ayudarla.

Laura estaba aterrorizada. No dejaba de pensar en su reflejo lleno de cicatrices y en lo que pensaría Eugenio, su prometido, cuando la viera. Se iban a casar el siguiente mes.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“¡Laura, cariño! ¡Nos alegra que estés bien!”, dijo la madre de la mujer más tarde esa mañana.

La joven no estaba feliz de ver a sus padres. Echó una mirada detrás del Sr. y la Sra. Castro para ver si Eugenio había llegado. Pero no estaba.

“¿Eugenio no vino a visitarme?”, preguntó ella, descorazonada.

“Tememos que nunca lo hará”, dijo la Sra. Castro. “Y aunque lo haga, será por tu dinero, nada más. Él es pobre. ¿Por qué se casaría contigo en estas condiciones si no fuera por tu herencia?”.

Los padres de Laura estaban seguros de que Eugenio cancelaría la boda. “Olvídate de tu matrimonio, cariño. Él nunca te amó”.

Publicidad

Pero Laura discutió. “Eugenio nunca haría eso. Deja de hablar mal de él, mamá”.

“¡Eugenio nunca se casará contigo! Esa es la fea verdad que tienes que aceptar. Y si se casa contigo, será por tu dinero, no por tu amor”, afirmó la Sra. Castro al ver el rostro de su hija cubierto de graves quemaduras.

Laura se mantuvo firme y les gritó a sus padres. “Eugenio me ama, ¡lo sé! ¡No necesito demostrártelo! ¡Fuera de aquí!”, se enfureció la joven.

Sus padres salieron furiosos y amenazaron con sacarla de su testamento si insistía en casarse con Eugenio.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Esa noche, la enfermera se acercó a la joven. “Llegó un hombre que dice ser tu prometido y desea verte. Está esperando en la recepción”, le dijo.

Lágrimas de alegría inundaron los ojos de Laura. Ella tenía razón. Eugenio vendría por ella. Pero su corazón le advirtió de su posible reacción ante su rostro lleno de cicatrices.

¿La aceptaría en esa condición? ¿Todavía la querría? La idea la aterrorizaba, y más que ver su rostro, no podía soportar ver su rechazo.

Con gran pesar, Laura miró a la enfermera y dijo: “Dile que no deseo verlo”. Eugenio se sintió decepcionado y se alejó. Pero él no se daría por vencido. Regresó al hospital al día siguiente, decidido a ver a su prometida.

Publicidad

“Vamos, cariño. Solo déjame verte una vez. Todo estará bien”, pensó mientras marchaba ansioso con flores hacia la sala donde estaba ingresada Laura.

Eugenio sabía que ella se volvería a negar a verlo, así que se dirigió a su habitación para sorprenderla. Cuando Laura vio la silueta del hombre en la puerta, se levantó de un salto y corrió al baño.

“¡Vete, Eugenio! ¡No quiero verte!”, gritó ella desde adentro.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Cariño, por favor. Déjame verte. Te amo y lo sabes”, suplicó el hombre.

Pero Laura se negó a revelarse, por lo que Eugenio se alejó nuevamente. Él comenzó a dejar mensajes en el teléfono de su amada todos los días, pero ella nunca respondía. Luego comenzó a enviarle ramos de flores con notas expresando su amor por ella.

“Te amo a ti, no a tu belleza. Estoy orgulloso de ti. Salvaste la vida de esos niños arriesgando tu vida. Entraste al edificio en llamas y saliste como una verdadera heroína. Te quiero de regreso conmigo, pero tómate tu tiempo. Tuyo para siempre, Eugenio”.

Lee también: Mientras prometido yace en coma, mujer se vuelve cercana a su cuñado: un mes después su prometido despierta - Historia del día

Publicidad

Laura nunca respondía a ninguno de los mensajes de su amado, aunque le dolía no hacerlo. Fue dada de alta poco después de eso.

“¿Adónde iré ahora?”, se preguntó ella. No tenía intenciones de volver con sus padres después de las palabras hirientes que le dijeron. Luego pensó en Eugenio. Decidió que necesitaba averiguar si sus padres tenían razón.

“Debo averiguar si realmente me ama o si todo lo que me ha dicho es mentira”.

Nerviosa y asustada de cómo reaccionaría, Laura se atrevió a tocar el timbre de Eugenio y rápidamente se alejó hacia el jardín. Minutos después, él abrió la puerta. Se quedó atónito al ver a Laura en el umbral, con sus quemaduras enmascaradas.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Shutterstock

“Me pregunto, ¿me seguirás amando?”, preguntó la mujer militar entre lágrimas, quitándose la máscara lentamente.

Publicidad

Eugenio hizo una mueca y un miedo extraño se arrastró por las entrañas de Laura. Ella quería correr y gritar que no era su culpa haber quedado así... que solo había tratado de salvar vidas inocentes atrapadas en ese edificio en llamas ese día.

“Mis padres amenazaron con sacarme de sus vidas y su testamento si me casaba contigo. Así que ya no soy rica ni hermosa. Esta soy yo ahora, y nada puede cambiarlo”.

“Te pregunto de nuevo: ¿Me seguirás amando? Soy fea y no tengo hogar. Estas cicatrices de quemaduras se quedarán conmigo hasta que muera. ¿Me seguirás viendo de la misma manera?”.

Laura apartó la mirada, temerosa de lo que diría Eugenio, segura de que la rechazaría. Pero él se acercó y le tocó la cara, con lágrimas en los ojos. La abrazó y le dijo: “Entra, cariño. Esta es tu casa. Y te amo a ti, no a tu dinero ni a tu belleza”.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Laura durmió tranquilamente en la habitación de invitados de Eugenio esa noche y la despertó el claxon de un vehículo a la mañana siguiente. Miró por la ventana y vio una limusina afuera. Corrió escaleras abajo para ver quién estaba dentro.

Publicidad

“¡Dios mío, Eugenio!”. Laura estalló en lágrimas mientras sostenía su boca con asombro. Su amado había salido de la limusina con un traje gris carbón. “Entra, cariño. ¡Hoy es nuestra boda!”, dijo, invitándola a subir al auto.

Era demasiado bueno para ser cierto. Las lágrimas de Laura no paraban, su corazón gritaba de alegría. Eugenio la llevó a una boutique de novias donde compraron el vestido más impecable. Luego la llevó a un salón.

“¡Te ves muy hermosa!”, dijo el hombre mientras salía del salón más tarde. No podía apartar los ojos de ella.

Se casaron en la iglesia poco después y, dado que él no tenía padres, solo sus amigos asistieron a la ceremonia.

Publicidad

Habían pasado dos años desde ese hermoso día. Laura no había estado en contacto con sus padres. Ella había seguido adelante. Pero un día, se los encontró en el supermercado.

“¡Mamá... papá! Estoy muy contenta de verlos aquí”, los saludó.

El Sr. y la Sra. Castro fruncieron el ceño, actuando con indiferencia.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Bien. Si así prefieren actuar. Compren todo lo que quieran. Ah, olvidé decírselos. Eugenio es dueño de este supermercado ahora. ¡Con gusto les dará un descuento!”.

Los padres de Laura estaban estupefactos. Habían pensado que el hombre era un cazafortunas que eventualmente dejaría a su hija. Pero resultó tener un corazón de oro.

“¡Se los dije! ¡Él es maravilloso!”, se jactó Laura. Se quedó mirando a sus padres mientras salían de la tienda de comestibles con arrepentimiento en sus rostros. “¡Son bienvenidos... nuestra tienda siempre estará abierta para ustedes!”, dijo en voz alta.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Publicidad
  • La belleza no se trata de tener una cara bonita, sino un corazón bondadoso y un alma hermosa: Laura dudaba que Eugenio todavía la amara después de ver su rostro lleno de cicatrices. Pero demostró que la amaba por lo que era y no por su apariencia o dinero.

  • El verdadero amor no tiene excusas ni límites: Si bien los padres de Laura creían que Eugenio dejaría a su hija por su rostro destrozado y la falta de dinero, él les demostró que eso no importaba porque realmente la amaba.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Hombre sin hogar finge ser médico para ganarse el corazón de la mujer que ama - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
info

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.

Publicaciones similares

Hombre pobre se siente destruido cuando niña huérfana se le acerca y dice: "Papi, ¿viniste a buscarme?" - Historia del día

10 de septiembre de 2022

Hombre regresa del ejército y descubre que su novia se va a casar: se presenta en la boda para hacer un brindis - Historia del día

08 de octubre de 2022

Mamá viuda de 3 hijos se queda sin dinero y recibe bono inesperado de $150.000 en su trabajo - Historia del día

15 de agosto de 2022

Adolescente maleducado le ordena a su mamá que lo deje en paz: al día siguiente va lloroso de puerta en puerta buscándola - Historia del día

19 de octubre de 2022

Viudo adopta a niña con síndrome de Down: 20 años después, el padre biológico aparece en su boda - Historia del día

20 de septiembre de 2022

Niña rechazada por 15 familias es adoptada por padre soltero: años después descubre que es millonaria - Historia del día

17 de septiembre de 2022

Niño corta y vende su largo pelo para ayudar a la madre enferma de una amiga: recibe el triple de dinero como recompensa - Historia del día

07 de octubre de 2022

Niño muere intentando alimentar a su mamá enferma y 3 hermanos: amable desconocida adopta a la familia poco después - Historia del día

06 de octubre de 2022

Madre de 5 hijos alimenta a 3 niños que encontró solos: "¿Eres nuestra mamá ahora?", le preguntan - Historia del día

19 de septiembre de 2022

Hombre adopta a exhijastra enferma que ve durmiendo en las calles: recibe a cambio $45.000 para los estudios de sus hijos - Historia del día

15 de septiembre de 2022

Chico reprocha a su mamá por pasar noches fuera tras la muerte de papá: una noche ella le ofrece que la acompañe - Historia del día

31 de julio de 2022

Maestra adopta a estudiante tras verlo dormir en el estacionamiento: él la recompensa en un escenario años después - Historia del día

11 de septiembre de 2022

Hijo se avergüenza de su pobre madre anciana en la boda hasta que ella toma el micrófono y hace un brindis - Historia del día

12 de noviembre de 2022

Mujer mayor compra comida para dos niños perdidos: los devuelve a casa y ve su foto en el dormitorio de ellos - Historia del día

02 de octubre de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited