logo
Abuelo jugando con su nieta bebé. | Foto: Getty Images
Abuelo jugando con su nieta bebé. | Foto: Getty Images

Mujer ayuda a un abuelo a cambiar los pañales de la bebé que está a su cargo: se convierte en parte de su familia más adelante - Historia del día

Una mujer acudió en ayuda de un abuelo que tenía dificultades para cambiar el pañal de su pequeña nieta. Ninguno de los dos se imaginaba que eso cambiaría sus vidas para siempre.

Publicidad

“¡Dios! ¡Me había olvidado de las compras!”, dijo René suspirando mientras examinaba su refrigerador. No estaba de humor para salir, pero ahora no tenía opción.

Él había estado viviendo solo hasta que su única hija y su yerno murieron en un accidente automovilístico. Después del terrible suceso, no había tenido tiempo para llorar y tuvo que recuperarse por el bien de su nieta.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Abbie tenía apenas dos meses cuando perdió a sus padres y su amado abuelo la llevó a su casa. Dado que René era un hombre de negocios y financieramente seguro, el dinero nunca era un problema en cuanto a la crianza de su nieta.

El único problema era su edad. Él tenía 77 años y sabía que cada día se hacía más viejo y más débil. Ya no podía levantar el galón de leche con una mano ni cambiar los pañales de Abbie con facilidad.

Publicidad

Su salud no estaba en la mejor forma, que era una de las muchas razones por las que su supervisor manejaba su negocio.

Ese día, después de agregar las compras a su carrito, René estaba a punto de ir al cajero cuando Abbie comenzó a llorar. No pasó mucho tiempo antes de que se diera cuenta de que había que cambiarle el pañal.

Se había olvidado de hacerlo en su prisa por llegar al supermercado. “Ay cariño, dame un minuto. Terminemos con esto y…”.

Una suave voz desde atrás lo interrumpió antes de que pudiera terminar. “Disculpe, señor, ¿puedo ayudarlo en algo?”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

René se dio la vuelta para ver a una mujer, probablemente de unos 30 años. Tenía ojos amables, pensó.

“Oh no, señora, está bien”, dijo. “Esta es mi nieta... Tengo que cambiar su pañal. Agradezco su oferta, pero ya casi hemos terminado. Puedo manejarlo”.

La mujer le dirigió una mirada de disculpa. “No creo que sea una gran idea, señor. Con la multitud en los mostradores, estoy segura de que le tomará un tiempo antes de que termine”.

René miró los mostradores con impotencia. “Ah, bueno”, dijo. “Parece que no tenemos opción ahora. Sus pañales están en el maletero del coche...”.

El hombre mayor decidió regresar a hacer la compra más tarde y le pidió a la mujer que lo acompañara a su auto. Pronto, la dama estaba cambiando los pañales de la pequeña Abbie, y la bebé no armó un escándalo, lo que sorprendió a René.

“¡Ah, no! ¡Aquí tenemos un pañal apestoso! Pero no te preocupes, te cambiaremos rápidamente, ¿de acuerdo?”, le habló dulcemente la mujer a Abbie, lo que le dio a René la sensación de que ella podía ser buena con los bebés.

“¿Cómo te llamas? ¿Por qué eres tan bonita? Oh, ¿veo una sonrisa en tus bellos labios?”.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

“Ella es Abbie”, dijo el hombre mayor. “¿Tienes hijos propios, joven?”.

“Tuve una hija... murió poco después de nacer”, respondió la mujer.

“Oh, lo siento mucho”, se disculpó René.

“Está bien, señor... Supongo que hemos terminado. Su nieta es muy bonita. Por cierto, soy Cristina”.

“Soy René. Gracias por ayudarnos”.

“No hay problema. Si no le importa, ¿puedo sostener a Abbie mientras termina de comprar? Hoy extraño un poco a mi hija”.

“Claro. Por favor. Creo que le caes demasiado bien a Abbie. ¡Nunca me sonríe tanto a mí!", dijo el hombre mayor, y la bebé rio.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Después de que René terminara de comprar, Cristina lo ayudó a llevar las compras a su automóvil. Él estaba muy agradecido por su ayuda y la dejó en su casa. Resultó que vivían en el mismo vecindario, a solo un par de cuadras el uno del otro.

Después de separarse, el hombre mayor no esperaba volver a ver a Cristina. Pero dos días después, ella lo visitó y no llegó con las manos vacías.

Ese día, René estaba tomando el té cuando escuchó el timbre de la puerta. No esperaba ver a Cristina parada en su porche delantero.

Publicidad

“¡Horneé un pastel y pensé que no sería divertido comerlo sola!”, le dijo ella con una sonrisa. “¿Puedo entrar?”.

“Oh, qué agradable sorpresa, cariño. Entra”.

René sirvió un poco de té y disfrutaron del pastel juntos. Mientras tanto, Cristina compartió su historia con el hombre mayor, y él se sintió terrible por ella.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

“Me divorcié de mi esposo porque me culpaba por la muerte de mi hija. No pensé que alguna vez superaría mi pérdida... No es que la haya superado. Pero conocer a Abbie ese día hizo que mi corazón se sintiera más ligero. Ella me recordó a mi hija...”.

“Puedes venir cuando quieras, Cristina”, ofreció René. “Querida, tengo dificultades para hacer casi todo a esta edad. Si no te importa, sería genial si pudieras ayudarnos, ayudarme con el cuidado de Abbie”, agregó.

Publicidad

“¡Oh, René, me encantaría! ¡De verdad!”.

Cristina aprovechó la oportunidad de ayudar al hombre mayor, y estar cerca de Abbie eventualmente comenzó a sanar su corazón roto. Pero entonces algo terrible sucedió un día.

Después de cambiar el pañal de Abbie, la mujer inconscientemente la dejó en la cama sin rodearla de almohadas. La niña se arrastró hasta el borde y se habría caído si su abuelo no hubiera intervenido a tiempo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Cristina había ido a buscarle un poco de leche a Abbie, y cuando regresó, vio el desastre que habría causado si el hombre mayor no hubiera intervenido, y se echó a llorar.

“Lo siento mucho. Es mi culpa. Pude haberla lastimado. No pude salvar a mi hija, ¡y ahora casi lastimo a Abbie también! Tengo que irme, René. ¡Lo siento!”. Salió de la casa y ni siquiera se molestó en escuchar al hombre mayor.

Publicidad

René la llamó varias veces después de eso, pero ella nunca contestaba su teléfono. Tampoco los visitaba. El abuelo estaba preocupado por la mujer.

Necesitaba hablar con ella, así que caminó hasta su casa con Abbie un domingo. Desafortunadamente, no estaba allí, así que preguntó por los alrededores y se enteró de que solía asistir a la iglesia los domingos.

Afortunadamente, la encontró allí. El servicio dominical había terminado y ella estaba entre los que salían de la iglesia.

“¡Oh, René!”. Ella se sobresaltó al verlo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

“¿Podemos sentarnos y hablar en algún lugar, Cristina?”.

Publicidad

Ella sabía hacia dónde iría la conversación. “Lo siento, pero no puedo ayudarte, René. Soy una madre terrible. No pude salvar a mi hija y estuve a punto de lastimar a Abbie. No quiero repetir eso. Lo siento”.

“Abbie no resultó herida, niña”, le dijo el hombre mayor. “No la lastimaste. Tampoco lastimaste a tu hija. Deja de culparte por eso”.

“Pero René…”.

“¿Crees que nunca he cometido un error? Todos cometemos errores, cariño. Una vez le di leche hirviendo a Abbie y tuve que llevarla al médico. ¿Eso me convierte en un mal abuelo? Ay no, cariño, amo demasiado a mi princesita. Nunca le haría daño”.

“A veces, las cosas están fuera de nuestras manos. Culparse uno mismo no es la solución. Mi nieta y yo te extrañamos. Me sentía muy contento cuando estabas ahí con nosotros”.

“Sentía que mi pequeña había encontrado una madre. ¿Puedes perdonarte a ti misma, al menos por el bien de Abbie?”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Cuando Cristina miró a los ojos a la niña ese día, se dio cuenta de que René tenía razón. Los brazos de la pequeña extendiéndose hacia ella le dijeron que Abbie deseaba estar con ella.

El corazón de la niña sabía que no le haría daño. Nunca. Ella no la culpaba por lo que había pasado. Cristina se secó las lágrimas, sostuvo a Abbie en sus brazos y sonrió. Decidió seguir adelante por el bien de la niña.

“Oh, lo siento, Abbie”, sollozó. “Lo siento por ser egoísta y dejarte. Te amo, lo sabes, ¿verdad?”.

Cristina lloró con todo su corazón cuando abrazó a la bebé ese día y dejó de culparse por la muerte de su hija. Se dio cuenta de que no había tenido la culpa de la muerte de su pequeña.

Abbie y René la ayudaron a darse cuenta de eso, y antes de notarlo, se habían convertido en familia.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Los encuentros accidentales a veces pueden conducir a hermosos comienzos: René y Cristina se conocieron accidentalmente en el supermercado y se convirtieron en una familia amorosa.

  • Culparte por las cosas que no están bajo tu control te hará sentir miserable: Abbie y René ayudaron a Cristina a darse cuenta de eso y, a través de ellos, logró recuperarse de su pérdida.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mujer mayor da de comer a niño hambriento en Halloween, ve la imagen de su hijo perdido cuando él se quita la máscara - Historia del día

20 de septiembre de 2023

Gerente se burla de abuelo pobre en concesionario de coches de lujo hasta que regresa con fajos de dólares más tarde - Historia del día

08 de noviembre de 2023

Tras años de búsqueda, una mujer encuentra a su padre en la residencia donde trabaja - Historia del día

27 de octubre de 2023

Chica llorando con ropa raída irrumpe en boda y se pone de parto justo a los pies del novio - Historia del día

30 de octubre de 2023

Mujer rica recoge a un autoestopista de aspecto sucio en la carretera y se entera de que es el prometido de su hija - Historia del día

26 de octubre de 2023

Mi adorable futuro hijo apareció en mi habitación al día siguiente de saber que yo era infértil - Historia del día

06 de septiembre de 2023

Mujer ayuda a anciana ciega en un hipermercado, al día siguiente la ve acercarse al gerente con su hijo - Historia del día

06 de septiembre de 2023

Hombre sin hogar encuentra sofá viejo en la basura: voltea el cojín y ve una cremallera larga - Historia del día

18 de septiembre de 2023

Niña paga los víveres de anciana: "Ábrelo cuando te haga falta", dice la señora al darle a cambio un viejo tarro - Historia del día

08 de agosto de 2023

Abuelo hace cunas para los bebés de sus vecinos, años después se reúnen para celebrar su centenario - Historia del día

27 de octubre de 2023

Maestra visita a niño que no iba a la escuela y se entera de que cuida solo de su hermana pequeña - Historia del día

04 de noviembre de 2023

Gerente de tienda echa a mamá de 3 hijos por llevarse comida caducada, se disculpa después de que su jefe interviene - Historia del día

22 de septiembre de 2023

Hijo huye de casa a los 16 y regresa a los 29 para encontrar sólo una nota en una casa abandonada - Historia del día

03 de noviembre de 2023

Vi una marca de nacimiento en el cuerpo de mi sobrina bebé y me di cuenta de que mi marido me engañaba - Historia del día

10 de noviembre de 2023