logo
Un café | Un hombre | Un hombre con su hijo | Foto: Shutterstock
Fuente: Un café | Un hombre | Un hombre con su hijo | Foto: Shutterstock

El hijo adoptivo de un millonario va a vieja cafetería para comprarla: ve fotos de su papá bioló5300

Vanessa Guzmán
19 ene 2023
02:40

Un hombre rico sin hijos adopta a un niño que desea perseguir su sueño de convertirse en restaurador. Un día, el niño se convirtió en adulto y decidió comprar un viejo café, pero se sorprendió al descubrir las fotos de su difunto padre biológico dentro del lugar.

Publicidad

El sonido chirriante de las ruedas de la camilla, el ruido de los médicos que entraban y salían corriendo de la sala de emergencias y el tono pálido de la piel sin vida formaban los recuerdos que Daniel tenía de su difunto padre.

Después de eso, todo lo que recordaba de su primera infancia era vivir en un edificio viejo y apestoso con muchos otros niños, al que llamaban hogar grupal. Los niños allí eran desagradables, brutales y constantemente se burlaban de él, y Daniel agarraba la foto de su padre y lloraba, diciéndole cuánto lo extrañaba.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Pero todo cambió un día. Un hombre con un rostro severo, pero un corazón bondadoso y una mujer con la sonrisa más gentil vino a su encuentro y le preguntó si quería ser su hijo...

Daniel tenía diez años en ese entonces, y sonrió mientras los miraba con sus grandes ojos marrones. "Si dijera que sí, ¿me comprarían un helado?", preguntó. "¡El chocolate es mi favorito!".

El hombre, llamado Eduardo, se rio y dijo: "¡Obtendrás lo mejor de todo, chico! Vas a tener la mejor casa mientras tú la quieras. Entonces, ¿te gustaría venir con nosotros?".

Daniel asintió con entusiasmo. "Yo también quiero un poco de amor", dijo. "Extraño a mi papá...".

Publicidad

Eduardo y su esposa, María, eran ricos, pero la falta de hijos los hacía sentir vacíos. Daniel llenó ese vacío. Lo necesitaban más de lo que él los necesitaba a ellos, y se convirtieron en una familia feliz.

Daniel tuvo una infancia maravillosa. Tenía padres amorosos y un hogar estable. Tuvo los mejores cumpleaños y obtuvo todo lo que deseaba. Pero cuando se convirtió en adolescente, esos días amorosos y despreocupados fueron reemplazados por una educación estricta.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

La adolescencia de Daniel estuvo definida por estudios, estudios y más estudios. Eduardo quería que siguiera sus pasos, ganara dinero sin pensar y persiguiera sus sueños, y eso es exactamente lo que quería el Daniel adulto.

Después de graduarse de la escuela secundaria, siguió estudios comerciales y, cuando se graduó de la universidad, era una persona diferente. El Daniel que necesitaba amor se había ido. Todo lo que el adulto ahora quería era una carrera exitosa como restaurador, y le dijo a Eduardo que tenía la vista puesta en un viejo café en el oeste de la ciudad.

"Papá, quiero comprar ese café", insistió. "Dado su pésimo estado, unos cientos de miles de dólares es lo mínimo que necesitará para la renovación, y necesito tu ayuda".

Publicidad

"Admiro tu entusiasmo, hijo, pero ¿no estás apresurando la decisión?", preguntó Eduardo con curiosidad. "Estás recién salido de la universidad. ¿Qué tal si pasas unos días aquí conmigo en mi empresa?".

Lee también: Adopté al bebé que encontré en el porche de mi vecina y lo ayudé a buscar a su padre biológico 13 años después - Historia del día

"¡Eso sería ridículo!", exclamó Daniel con severidad. "¡Necesito ese café! Papá, vamos. Tú eres quien me enseñó a competir por lo que quiero. Todo lo que pido es ayuda, lo cual discutimos antes de comenzar la universidad"."Está bien, está bien", dijo Eduardo asintiendo lentamente.

Publicidad

"¿Sabes qué, Daniel? Vas a terminar como yo. Exitoso. ¡Estoy muy orgulloso de ti! Tienes el fuego en los ojos. Discutámoslo con el Sr. Fidel, y luego podemos planificar una gira. ¿Qué te parece?”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"No es necesario, papá", dijo Daniel, poniéndose de pie de un salto. "Le conté al Sr. Fidel todos los detalles y debe estar esperándome. Vamos a investigarlo ahora mismo. Antes de eso, solo quería avisarte. Hasta luego, papá".

Y Daniel fue al café con el secretario de Eduardo, el Sr. Fidel.

El joven salió de su auto, observando los ladrillos rojos y las luces de neón rotas que colgaban fuera de la vieja estructura. El café se veía viejo, muy viejo.

Cuando él y el Sr. Fidel entraron, la vista no fue diferente. Personas que parecían mendigos o vagabundos, vestidas con ropa andrajosa que acentuaba su aspecto desaliñado, llenaban todo el espacio.

Publicidad

Daniel se acercó al hombre detrás del mostrador, que parecía ser el dueño. Lo miró y sonrió.

"¿En qué puedo ayudarte, joven?", preguntó.

"¿Eres el dueño aquí?", inquirió Daniel, entregándole la tarjeta comercial de su padre.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

El anciano frunció el ceño. "¿Y quién eres tú?", preguntó enojado mientras leía la tarjeta antes de continuar, "Soy Javier, y de una vez les digo que este lugar no está a la venta. ¡Nunca! He tenido gente de grandes empresas constructoras viniendo aquí, y yo ¡No quiero venderlo!".

"¿Por qué querrías seguir dirigiendo el lugar cuando está claramente en ruinas? Podríamos discutir los términos y…".

"¡FUERA!", gritó Javier. "Esto puede ser solo un negocio para ti, pero para varias personas que no pueden permitirse una buena comida en otro lugar, este es su hogar, chico. He trabajado aquí durante más de 60 años y no se lo voy a vender al hijo de un hombre rico, ni siquiera después de que yo muera".

Publicidad

"¡No vuelvas aquí!", gritó Javier con frialdad. "¡Nunca!".

"¡Oh, solo un minuto!", exclamó Daniel mientras se acercaba a la pared forrada de cuadros detrás de Javier. Sacó un marco de fotos en particular y las lágrimas brotaron de sus ojos.

"¿Quién es este hombre?", preguntó señalando al sujeto sonriente en el centro de la fotografía grupal. "¿Quién es él? ¿Por qué está su foto aquí?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Él era un buen hombre, a diferencia de ti", gruñó Javier. "Trabajaba para los desfavorecidos. No tenía dinero, pero ¿sabes lo que tenía? ¡Un corazón de oro! ¡Ahora, piérdete!".

"Papá", dijo Daniel en voz baja. "Era mi padre... ¿Solía trabajar aquí?".

"¿Sigues aquí?", preguntó Harvey. "¡Devuelve esa foto, muchacho, y vete!"

Daniel notó las fotos de Javier exhibidas con orgullo en toda la pared. Esteban y Eduardo eran tan diferentes, pensó Daniel, y sintió una punzada de culpa cuando reflexionó sobre lo insensible que había sido a todo lo que se interpuso en su camino hacia el éxito.

Publicidad

Lee también: Joven adopta a un niño huérfano y descubre que es su hijo biológico - Historia del día

No podía creer que había estado tan consumido por su ambición que perdería de vista a los demás. Había defraudado a su difunto padre.

Al día siguiente, Daniel entró en la oficina de Eduardo y le informó que ya no deseaba comprar el café.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Papá, voy a trabajar allí", dijo. "Como un empleado regular. No quiero nada más".

"¡Qué absurdo!", exclamó Eduardo. "¿Qué cambió, hijo? Estabas ansioso por comprar ese lugar. ¡Podríamos sobornar a los que intentan bloquear tu camino! ¡Piensa en ti mismo!".

"Mi padre biológico", explicó Daniel. "Solía trabajar allí. Papá, solía trabajar para los desamparados, y quiero hacer algo para honrarlo y enorgullecerlo".

"¡Eres un tonto! ¡Tomar ese camino no te traerá nada!", advirtió Eduardo. "¡Deja de pensar en eso!".

"Lo siento, papá. Entonces será mejor que sea un tonto..."

Publicidad

Daniel le dio a Eduardo sus tarjetas de crédito y las llaves del auto y fue directamente a la cafetería a trabajar para Javier.

"¿Estás aquí de nuevo?". El hombre mayor preguntó enojado. "Estás perdiendo el tiempo asumiendo que puedes persuadirme".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"No, no", dijo Daniel. "Me gustaría trabajar aquí. Me gustaría unirme a ustedes".

"¿Tú qué?", preguntó Javier, atónito.

"Me gustaría trabajar aquí. ¡Puedo empezar ahora mismo!".

Javier dio un paso adelante y miró a Daniel a los ojos. "Me recuerdas a él", dijo. "¿Me recuerdas al hombre por el que preguntaste el otro día? ¿Cómo te llamas?".

"¿Ese hombre no tenía un hijo?", le recordó el joven a Javier. "Soy su hijo, Daniel. Tengo un título en negocios, Javier. Podemos hacer maravillas juntos aquí. Por favor, déjame ser parte de esta maravillosa misión".

Publicidad

El hombre mayor sonrió. "Tenía razón", dijo. "Vi lágrimas en tus ojos ese día, y supe que tenía razón. ¿Qué tal si me ayudas como cajero? Necesitamos uno. Odio las matemáticas, por cierto".

"Gracias", dijo Daniel, sonriendo. "Sería un honor”.

Eso fue hace casi cuatro años. Daniel siguió los pasos de Esteban y terminó enorgulleciendo tanto a él como a Eduardo.

Su padre adoptivo cambió de opinión después de ver la dedicación de Daniel e hizo importantes donaciones al café, que ahora tiene más visitantes que nunca y se ha convertido en un segundo hogar para los necesitados.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • No te pierdas ante el éxito: Cuando Daniel descubrió cómo Esteban había dedicado su vida a ayudar a los necesitados, se dio cuenta de que había perdido los verdaderos valores de la vida, que eran la bondad y la empatía.

  • Como padres, somos responsables de guiar a nuestros hijos en la dirección correcta: Las buenas acciones de Esteban guiaron a Daniel por el camino correcto y lo convirtieron en un mejor ser humano.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Acusé a mi padre de criarme estrictamente y hacerme estudiar mucho: hoy soy rico, feliz y agradecido - Historia del día

02 de noviembre de 2022

Anciano es despedido de su trabajo de toda la vida: 1 mes después se convierte en dueño de la empresa - Historia del día

29 de septiembre de 2022

Jefe despide a mesera por llevarse las sobras del restaurante: al día siguiente le da todo su dinero - Historia del día

26 de octubre de 2022

Viudo adopta a niña con síndrome de Down: 20 años después, el padre biológico aparece en su boda - Historia del día

20 de septiembre de 2022

Padres ricos que recientemente adoptaron a un niño notan que el chico visita una casa abandonada todos los días - Historia del día

07 de diciembre de 2022

Hombre rico sigue a su hijo de 12 años, entra a una casa abandonada y lo ve con un bebé en brazos - Historia del día

13 de diciembre de 2022

Estudiantes pasan día y noche cerca de su maestra hospitalizada: el director se presenta en el tercer día - Historia del día

04 de octubre de 2022

Niño visita estanque donde solía pescar con su difunto padre: ve a un hombre idéntico a su papá mirando desde lejos - Historia del día

25 de noviembre de 2022

Mujer se sobresalta al ver a la prometida de su hijo: es la chica que ha estado buscando por 18 años - Historia del día

02 de octubre de 2022

Hermanos escapan de casa para visitar la tumba de mamá: ven a su madrastra llorando allí luego - Historia del día

28 de septiembre de 2022

Adolescentes se ríen de "viejo vaquero" en la fiesta de graduación hasta que sube al escenario para dirigirse a su nieta enferma - Historia del día

17 de noviembre de 2022

Mendigo usa sus últimos $2 en pagar el bus para una madre y su bebé: un desconocido le da trabajo y refugio a cambio - Historia del día

27 de noviembre de 2022

Chico rompe la ventana de un auto para salvar a perro que se asfixia, luego recibe invitación para comparecer ante la corte - Historia del día

11 de enero de 2023

Niño con una sola mano promete brillar en el básquet a su padre moribundo: luego el estadio entero canta el nombre del difunto - Historia del día

21 de noviembre de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited