logo
Cuadro de una mujer mayor colgado en una galería de arte. | Foto: Getty Images
Fuente: Cuadro de una mujer mayor colgado en una galería de arte. | Foto: Getty Images

Galerista deja entrar a una señora sin hogar: ella señala un lienzo y dice "¡Esa es mi obra!" - Historia del día

Georgimar Coronil
24 ene 2023
16:00

Frank, un entusiasta del arte, abre su propia galería para hacer realidad su sueño. Sin embargo, no imaginó que su galería salvaría algún día la vida de su pintora favorita.

Publicidad

El hombre se quedó mirando el cartel de su recién inaugurada galería de arte. Todos sus sueños le habían llevado hasta aquí, y la alegría le embargaba.

Desde niño había querido ser pintor, pero sus padres le empujaron a dedicarse a los negocios. Les guardaba rencor por ello, pero ahora reconocía que había sido una decisión acertada, ya que podía utilizar sus conocimientos para dirigir su galería.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Ojalá sus padres estuvieran vivos para poder agradecérselo. Su intención era usar la galería para exponer las mejores obras de los artistas locales, muchos de los cuales merecían ser más conocidos.

Se apresuró a colgar su primer cuadro en la pared: un paisaje muy detallado de Sheila, su artista favorita. Era valioso, ya que ella había desaparecido hacía varios años.

Lee también: Millonario echa a su hija por no seguir sus pasos: luego ella se convierte en su enfermera en el hogar de ancianos - Historia del día

Pocos años después, Frank había convertido su galería en un negocio lucrativo. Turistas de todo el mundo acudían a ver sus exposiciones, y los coleccionistas le pedían consejo a menudo. Lo que más le enorgullecía era que su pequeña galería había contribuido a levantar la comunidad artística local.

Publicidad

Un día, Frank se asomó a la ventana y vio cómo el fuerte viento lanzaba copos de nieve a la calle. El tiempo era malo para los negocios, pero hermoso para la vista.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

El artista vio un movimiento en la periferia de su visión. Se asustó tanto que casi se le cae la taza de café. Se acercó a la puerta principal y miró a través de los cristales de madera para ver mejor.

Había una mujer de pie, vestida con un abrigo gris. Los copos de nieve cubrían sus hombros, y mechones de pelo blanco se escapaban de debajo de su gorro de lana. Abrió la puerta y ella dio un respingo.

"Buenas tardes", la saludó Frank.

"Este tiempo es otra cosa, ¿verdad? ¿Quiere comprar una entrada?".

La mujer frunció el ceño y negó con la cabeza. "No tengo dinero. Solo quería salir un rato de la nieve".

Publicidad

De cerca, Frank pudo ver que la mujer era pobre. Se sintió mal por ella, atrapada en el frío.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

"¿Te gusta el arte?", preguntó.

Publicidad

A la mujer se le iluminó la cara. "Me encanta el arte. Por desgracia, esa pasión no arde con tanta fuerza en mí estos días. Solo puedo permitirme visitar galerías gratuitas, y nunca veo allí a mis artistas favoritos".

Lee también: Anciana que no puede reconocer a su propio hijo llora cuando aparece hombre al que no ha visto en 63 años - Historia del día

"¿Ah, sí? ¿Cómo quién?".

La señora se apresuró a pronunciar algunos nombres. Frank se queda atónito al oír que ella adoraba a muchos de los mismos artistas que él. Comentó lo que le gustaba del estilo de cada uno.

Publicidad

Frank nunca se habría imaginado que aquella mujer tan desaliñada tuviera un conocimiento tan sutil del arte. Abrió más la puerta y le hizo un gesto para que entrara.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

"Aquí encontrarás a todos esos artistas", le dijo.

"Y puedes visitarlos gratis siempre que quieras".

"¿De verdad?", preguntó la mujer.

Frank asintió. "¿Te traigo una taza de té o café para que entres en calor?".

La mujer aceptó su oferta de té. Cuando Frank volvió para darle la taza, notó que le temblaban mucho las manos.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

"No te preocupes por mis temblores", dijo ella. "Desde que perdí mi casa me cuesta conseguir mis medicamentos".

Frank sintió compasión por la mujer. Empezó a enseñarle la galería. Hablaron de los artistas y las técnicas de los cuadros, y Frank decidió terminar la visita con su obra favorita.

Lee también: Viejo camionero salva a una parturienta en la calle: "Nunca olvidarás mi recompensa", dice ella - Historia del día

"Hay un último cuadro que quiero enseñarte", dijo. Abrió la puerta de la habitación que contenía su colección privada. Como ninguno de los cuadros estaba a la venta, solo los ponía a disposición de los visitantes algunos días.

Publicidad

La mujer suspiró con fuerza y señaló el paisaje de Sheila que se exhibía en el centro de la sala.

"Es mío", dijo. "Lo he pintado yo".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Publicidad

"¿Qué?" Frank se sorprendió. "¿Cómo te llamas?".

"Sheila. Puedo demostrarlo".

La mujer metió la mano en el abrigo y mostró a Frank su tarjeta de la seguridad social.

Frank estudió la tarjeta con asombro. "Eres una de mis artistas favoritas. Llevo años preguntando por ti y por tu obra, pero nadie sabía qué te había pasado".

"Desarrollé la enfermedad de Parkinson. Ya no podía pintar. Luego murió mi marido y tuve que vender mi casa. Viví con la familia de mi hija, pero entonces ella y mi nieto fallecieron en un accidente de avión", explicó.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Un año después de la muerte de mi hija, su marido volvió a casarse y me echó de casa. Desde entonces estoy en la calle".

Publicidad

"Ya no vivirás en la calle", dijo Frank. Estaba profundamente conmovido por la tragedia que Sheila había sufrido y no podía soportar pensar que siguiera viviendo así. "Puedes quedarte conmigo".

Sheila le miró sorprendida. "¿Estás seguro?".

"Al cien por ciento. También me gustaría ofrecerte un trabajo ayudándome a cuidar a mis hijos".

"¡Me encantaría!", respondió.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Sheila se mudó con Frank y pronto pasó a formar parte de la familia. Los niños no tenían abuelos vivos y estaban encantados de tener a Sheila con ellos.

Cuando la comunidad artística local descubrió lo que le había ocurrido a Sheila, se unieron para recaudar fondos para ella. Frank ofreció inmediatamente su galería como lugar de celebración.

Algunos artistas ofrecieron clases y otros exposiciones. Otros incluso quisieron exhibir sus habilidades de pintura rápida. Pronto reunieron fondos suficientes para pagar la medicación que Sheila necesitaba.

Un día, Sheila llamó a Frank a su habitación para enseñarle algo. En un caballete de la esquina había un cuadro de sus hijos.

Publicidad

"El primer cuadro original de Sheila en veinte años".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"¿Has estado pintando?".

Publicidad

Sheila asintió. "Ahora que he vuelto a tomar la medicación, hay días en que los temblores no son tan fuertes. Hace unas semanas, decidí volver a intentar pintar a ver qué tal".

Sheila levantó el cuadro del caballete y se lo tendió a Frank. "No es mi mejor obra, pero espero que aceptes esto como muestra de mi gratitud".

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Sé amable con todo el mundo: Si Frank no hubiera sentido simpatía por Sheila y la hubiera dejado entrar en su galería, nunca habría descubierto el misterio de la desaparición de su artista favorita.

  • Persigue tus sueños: Trabajar en una carrera es más fácil cuando realmente amas lo que haces.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les sirva de inspiración.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Anciana que no puede reconocer a su propio hijo llora cuando aparece hombre al que no ha visto en 63 años - Historia del día

29 de diciembre de 2022

Nadie entra en la casa del anciano hasta que un adolescente aparece en su porche cuando comienza el huracán - Historia del día

28 de octubre de 2022

Indigente repara el techo de una anciana abandonada por su hijo: ella le cumple el sueño de su infancia a cambio - Historia del día

04 de octubre de 2022

Hombre ayuda a niña llorosa a volver a casa y descubre que es una hija suya de la que nada sabía - Historia del día

08 de noviembre de 2022

Niño ciego pide a su abuela que le describa sus alrededores: al día siguiente huye de memoria del poblado - Historia del día

01 de noviembre de 2022

Hombre jura adoptar a los 3 hijos de su mejor amigo moribundo: "¿Niños? ¡De ninguna manera!", protesta su esposa - Historia del día

05 de diciembre de 2022

Dueño del cine permite que entren indigentes para mantenerse calientes por la noche: ve allí al hijo que una vez lo dejó - Historia del día

10 de enero de 2023

Viudo lucha por criar a sus hijos y cuidar de su suegra: luego se entera de herencia de $300.000 - Historia del día

06 de diciembre de 2022

Mendigo usa sus últimos $2 en pagar el bus para una madre y su bebé: un desconocido le da trabajo y refugio a cambio - Historia del día

27 de noviembre de 2022

Mamá cría a su hijo biológico y gemelos adoptivos como trillizos: los chicos se enteran de que no lo son cuando cumplen 18 - Historia del día

11 de noviembre de 2022

Señor mayor llora al reconocer a la novia que perdió hace 50 años hurgando en un basurero - Historia del día

20 de octubre de 2022

Mujer piensa que se va a casar con un conserje: casi se desmaya cuando se encuentra con un millonario en el altar - Historia del día

12 de enero de 2023

Madre llora al escuchar el último mensaje de su hijo militar: se despierta con una voz que dice "mamá" - Historia del día

23 de octubre de 2022

Dos horas después de que su marido se fuera de viaje de negocios, la esposa lo ve en el restaurante con una señora - Historia del día

11 de diciembre de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited