logo
Mujer cambiando pañales. | Foto: flickr.com/dionhinchcliffe (CC BY-SA 2.0)
Mujer cambiando pañales. | Foto: flickr.com/dionhinchcliffe (CC BY-SA 2.0)

Encargada se burla de mujer embarazada de 50 años y una semana después le cambia los pañales a su bebé como doméstica - Historia del día

Guadalupe Campos
13 mar 2023
16:20

La directora de un salón de belleza está frustrada con su vida y se desahoga con su clienta, que resulta ser una mujer embarazada de 50 años. ¿Cómo se las arreglará cuando su karma la persiga una semana después?

Publicidad

La elegante campana de la entrada sonó y una sonrisa se dibujó en los labios de Francesca cuando entró en el salón de belleza aquella tarde. Llevaba una semana esperando una sesión de mimos que tanto necesitaba, y por fin había llegado.

Desde que se mudó a la gran ciudad para estar más cerca de su hija y su yerno, Francesca no había ido a ningún salón. Así que se frotó las palmas de las manos como una niña emocionada y se acercó a la recepcionista.

"Soy Francesca", le dijo a la joven que estaba detrás del mostrador. "Tengo una cita para hoy al mediodía".

La recepcionista pulsó algunas teclas de su ordenador y sonrió. "Sra. Francesca. Sí. Por favor, vaya a la segunda planta. Nuestro personal está deseando proporcionarle una experiencia agradable hoy. Que tenga un buen día".

"Usted también, querida", añadió Francesca. "Muchas gracias."

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

La mujer de 50 años se acarició la barriga mientras empujaba la puerta de cristal de la segunda planta y entraba. La empleada que la atendía era una joven llamada Alicia, sentada detrás de una robusta mesa.

"¡Muy buenos días, querida!" chistó Francesca mientras se sentaba frente a ella.

Francesca esperaba pasar un rato agradable y tener una conversación estupenda si la mujer le caía bien. Pero no tenía ni idea de lo que le esperaba.

Cuando Alicia la vio por primera vez, la miró de pies a cabeza y se burló. "¿Estás embarazada de veras?", le preguntó.

"¿Cómo dice? preguntó Francesca, sorprendida. "¿Qué acaba de decir?"

"Te he preguntado si estás embarazada", dijo Alicia con una risita burlona. "¡Dios, me pregunto cuántos años tendrá el padre!".

"¡Mire!" Francesca levantó la voz. "Le aseguro que eso no es de su incumbencia, así que si por favor pudiera volver al trabajo, sería lo mejor para las dos, ¿de acuerdo?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Bueno, no te pongas así. Quedarse embarazada no es un delito. Pero, ¿quién se queda embarazada a tu edad? Hay que tener ganas, eh".

Francesca pudo ver la sonrisa malintencionada en la cara de Alicia al decir eso. "Estás siendo muy irrespetuosa", comentó. "No creo que te paguen por insultar a tus clientes. Tienes que mostrar respeto".

La sonrisa de Alicia desapareció y golpeó la lima de uñas contra la mesa. "¿Quién eres tú para darme órdenes? Levántate!"

"¿Qué?"

"¡Levántate de la silla, vieja ridícula embarazada!".

Cada persona tiene su historia, así que no saques conclusiones precipitadas.

A Francesca se le humedecieron los ojos.

"¿Quieres respeto? Mírate. ¿No te da vergüenza andar por ahí con ese bulto? Parece que podrías dar a luz ahora mismo", espetó Alicia, disfrutando de ver cómo se giraban las cabezas a su alrededor. "Sé sincera, ¿cómo te quedaste embarazada? ¿Fue una aventura, un accidente? Quiero decir, no pareces tener menos de 50 años... así que ese niño se avergonzará de tener una 'madre vieja'".

Publicidad

Francesca se avergonzó cuando todos a su alrededor se volvieron para mirarla. ¿Por qué esa mujer la insultaba tanto?

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Bueno", dijo, conteniendo las lágrimas. "Deberías tener cuidado con lo que dices, cariño. Tengo edad para ser tu madre".

"¡Exacto!" gritó Alicia mientras se ponía en pie. "¡Tienes la edad de mi madre, y además estás embarazada!".

Francesca se llevó la mano a la boca, asombrada, mientras miraba ahora el vientre de Alicia, antes invisible tras la mesa. Ella también estaba embarazada y de al menos siete meses.

"¿Sabes qué? Hoy no te voy a atender". Declaró Alicia. "¡Vete!"

Publicidad

Francesca levantó la mano, indicando a la joven que se detuviera. "Por favor, no grites así. No es bueno para tu hijo. Había reservado una cita aquí, así que me hará la manicura otro miembro del personal. Podría hacerle una crítica terrible al establecimiento, pero no la haré. Que Dios te bendiga y te dé paz, es todo lo que puedo decir".

Alicia suspiró y puso los ojos en blanco. "¡Una mala crítica de una doña Cualquiera no me hará daño! Así que adelante, ¡haz lo que quieras! Pero lárgate de aquí".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Francesca negó con la cabeza y se tragó las lágrimas. Luego habló con la recepcionista sobre la situación y le asignaron a otro miembro del personal.

Aunque su día no resultó tan agradable como esperaba, Francesca se arregló las uñas y se fue a casa.

Publicidad

Lo que no sabía era que Alicia pronto tendría problemas por cómo la había tratado.

Alicia era una futura madre soltera que luchaba por llegar a fin de mes. Hacía sólo una noche que había descubierto que su marido la engañaba y, cuando se enfrentó a él, lo aceptó descaradamente y la abandonó.

Alicia nunca había esperado que su vida matrimonial se desmoronara en una noche, y estaba tan destrozada que acabó desahogando sus frustraciones con una clienta, que resultó ser Francesca. Por desgracia, cuando se dio cuenta de lo que había hecho, ya era demasiado tarde.

Su jefe la citó en su despacho y la despidió esa misma tarde. "Me temo que no pagamos sueldos por burlarse de nuestras clientas. Puedes irte, Alicia. Haré que te ingresen la indemnización en tu cuenta".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

A Alicia se le humedecieron los ojos. "Lo siento, señor Ewing", suplicó. "Necesito desesperadamente el trabajo y le pido disculpas por lo que hice. No pensaba con claridad. Yo... ¡no estaba en mi sano juicio!"

"¿En tu sano juicio?", preguntó él. "¡Alicia! Este es tu lugar de trabajo. No puedo dejarte hacer lo que se te da la gana. ¡Esa señora tuvo la amabilidad de no dejarnos una crítica negativa!"

"Sr. Ewing, yo..."

"Bueno, ¿puedes garantizar que no lo volverás a hacer?"

"Lo haré, bueno, puedo intentar..."

"¿Me lo garantizas o no?"

"Yo... haré todo lo posible para no..."

"¡Ves, esta es la cuestión, Alicia!", refunfuñó. "No, me temo que no puedo mantenerte más tiempo en el puesto. Te deseo lo mejor, pero no puedo arriesgar mi negocio ni mi carrera. Vamos, no me ha sido fácil crear un salón de belleza de éxito. Así que espero que lo entiendas".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Alicia no pudo contener las lágrimas al volver a casa aquella tarde. Se hundió en el sofá y lloró como una niña. Había perdido a su marido y su trabajo, y ahora no tenía medios para mantener a su bebé.

Todo se iba al demonio. ¿Cómo iba a seguir así?

Alicia lloraba amargamente. De repente, sintió un dolor agudo y, sin darse cuenta, empezó a tener contracciones terribles. Consiguió coger el teléfono del bolso y llamar al 911. No sabía que su karma la estaba esperando.

El estado de Alicia empeoró mientras la trasladaban al hospital. Tenía la frente empapada en sudor y respiraba con dificultad. Los médicos le preguntaron si podían llamar a alguien para que le diera apoyo moral durante el parto, pero ella no sabía a quién llamar.

Tras un par de horas que parecieron una eternidad, Alicia fue trasladada a una sala común. El parto fue bien, pero su bebé tendría que permanecer bajo supervisión en el hospital.

Cuando Alicia fue trasladada a la habitación, no podía creer lo que veían sus ojos. En la cama de al lado estaba Francesca. Alicia no se atrevía a mirarla.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¿Eres tú, Alicia?" Francesca se fijó en ella y sonrió. "¿Va todo bien, cariño?".

"No es asunto tuyo", dijo Alicia con amargura. "Por favor, haz como si no me conocieras".

"He oído hablar a las enfermeras. Espero que tu bebé esté bien".

"¿Y a ti qué te importa? Deberías estar contenta contigo misma por haber conseguido que me despidieran".

"¿Te despidieron?", se asombró Francesca. "Yo... no tenía ni idea de que...".

"¡Como si te importara que me despidieran!".

"¿Dónde está tu familia?", preguntó Francesca.

Alicia no respondió y se apartó de Francesca para mirar por la ventana.

"¡Pues qué raro que nos hayamos conocido hoy y vayamos a dar a luz el mismo día!". dijo Francesca. "A mí también me trajeron aquí para el parto... En fin, que descanses".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Alicia cerró los ojos mientras las lágrimas corrían por su rostro. No miró a Francesca ni una sola vez. Se quedó dormida en la cama del hospital y no supo cuándo Francesca se marchó a dar a luz.

Horas después, Alicia se despertó y vio a una pareja en su habitación sin saber qué pasaba. Entonces se dio cuenta de que Francesca tenía un bebé en brazos sobre la cama.

"¿Qué está pasando?" preguntó Alicia, confusa.

"Oh, sentimos haberte molestado", se disculpó Francesca. "Esta es mi familia... Son mi hija y mi yerno. Y este pequeño bebé... es hijo de ellos".

Los ojos de Alicia se abrieron de golpe. "¿De ellos?"

"Sí, querida, sí", asintió Francesca. Le explicó que su hija y su yerno tenían problemas para concebir y que, incluso después de una serie de tratamientos de fertilidad, nada había funcionado. Francesca quería ayudarles, así que se sometió a pruebas para determinar si podía gestar como subrogada. Afortunadamente, todo salió bien.

"Lo siento mucho..." Alicia sollozó. "Yo... ¡no tenía ni idea de que estabas haciendo semejante sacrificio por tu hija! Fui muy grosera contigo. Me siento fatal. Lo siento mucho".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"¿Qué pasa, mamá?" Preguntó la hija de Francesca. "Parece que se conocen".

"Te presento a Alicia, cariño", respondió Francesca. "La conocí en la peluquería esta mañana, ¡y también ha dado a luz hoy! No esperaba que volviéramos a encontrarnos así. Creo que probablemente fue una sorpresa tanto para ella como para mí".

"¡Qué bonito!" Dijo la hija de Francesca. "¡Felicidades, Alicia!".

Alicia tenía los ojos húmedos. Había sido tan dura con Francesca esa misma mañana, pero Francesca y su familia habían sido tan amables. Entonces Alicia se fijó en las flores y los regalos que había en la mesa de Francesca y recordó que ella también tenía una familia, a la que había apartado intencionadamente.

Publicidad

"Mi madre", le confesó Alicia a Francesca, "hace siglos que no hablo con ella. Mi marido me engañaba y me enteré hace poco. Después de que se fuera, no pude mantener la cordura. Fui muy mala contigo. Lo siento mucho. Eres una mujer amable, y tienes gente que te quiere. Gracias por tus deseos".

"Llámala", sugirió Francesca. "Seguro que ninguna madre puede estar enfadada con su hija mucho tiempo".

"¿Hablará conmigo? Yo también fui muy mala con ella".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Por favor, llámame Francesca", dijo Francesca. "Y dile a tu madre que la quieres. Seguro que no se enfadará contigo. Además, le encantaría conocer a su nieto".

Publicidad

Francesca se sintió fatal por aquella chica que estaba sola en el hospital después de dar a luz, así que le pidió a su hija que también le trajera flores y regalos a Alicia. Alicia no pudo contener las lágrimas y sollozó en respuesta al gesto de Francesca.

Una semana después, Francesca recibió el alta hospitalaria y regresó a casa. Una mañana, estaba desayunando cuando oyó sonar el timbre. Cuando abrió, se sorprendió al ver a Alicia en su puerta.

"¿Alicia?", exclamó. "¿Qué haces aquí?".

"Hola, Francesca", dijo tímidamente. "Quería darte las gracias por animarme a llamar a mi madre. Me respondió y me dijo que quería mudarse conmigo para ayudarme a cuidar de mi bebé".

"¡GUAU!", dijo Francesca. "Es maravilloso, ¿verdad?".

"Necesito ayuda, Francesca. ¿Puedo trabajar para ti? Puedo ser tu criada y ocuparme de la limpieza y de todo lo demás".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Francesca estaba confundida. "¿Qué te pasa? ¿Te falta dinero?".

Con lágrimas en los ojos, Alicia le confesó que no tenía suficiente dinero para pagar el billete para su madre, que vivía en otro estado. Sus ahorros ya se habían acabado debido a las facturas del hospital, y sabía que no podría encontrar trabajo pronto, así que no le quedaba más remedio que pedir ayuda.

Francesca aceptó ayudar a Alicia, pero con una condición concreta. "Bueno, siempre he querido tener una segunda hija, y necesito ayuda con el bebé de mi hija".

"Entonces, ¿por qué no me permites ser una figura maternal y te ayudo a aprender sobre la crianza de los niños? Podrías ayudarnos a mi hija y a mí con su bebé y aprender a criar a un niño de forma independiente. Podrías llamarte criada o ayudante, ¡lo que quieras! Y yo te compensaré. ¿Qué te parece?"

Alicia no pudo contener las lágrimas mientras asentía. "Eres un ángel, Francesca", dijo. "Me alegro mucho de haberte conocido. Me alegro mucho de haberte conocido. Te agradezco lo que haces por mí".

"¡Gracias a ti también!" dijo Francesca, sonriendo. "¡Ahora, entra!"

Así, Alicia estaba cambiando los pañales del bebé de la hija de Francesca en casa de ésta una semana después, perfeccionando sus dotes de madre tras encontrar una figura maternal en Francesca.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Cada persona tiene su historia, así que no juzgues. Alicia descargó su frustración contra Francesca y se burló de ella por estar embarazada a los 50. Bajo ningún concepto debía haber juzgado a una desconocida por sus elecciones de vida. Cuando supo además el contexto y el sacrificio que estaba haciendo Francesca, se sintió fatal.
  • Incluso el corazón de una persona fría puede conmoverse con amabilidad y afecto. Mientras Alicia era grosera con Francesca, ésta siempre la trató con calidez y amor, lo que cambió a la joven para mejor.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les sirva de inspiración.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Le pedí a mi mejor amigo que fingiera que éramos pareja delante de mis padres y ahora estamos comprometidos - Historia del día

28 de junio de 2024

Estoy embarazada de 8 meses y las comidas nocturnas de mi esposo me dejan hambrienta constantemente

10 de junio de 2024

Me enfurecí por el regalo de cumpleaños de mi hija a mi esposa - ¿Estaba justificado mi castigo?

05 de abril de 2024

Mi suegro dudaba de que yo hubiera dado a luz a la hija de su hijo – El resultado del ADN lo destrozó

09 de mayo de 2024

Pobre padre viudo compra un viejo cochecito en un mercado y oye un crujido al poner a su bebé en él - Historia del día

02 de julio de 2024

Me enteré de que nuestro hijo menor no era mío, pero no dije nada - Historia del día

25 de junio de 2024

Mi mujer embarazada y su mejor amiga decidieron poner a prueba mi lealtad - Le di una buena lección como respuesta

15 de abril de 2024

Mi suegra nos visitó mientras yo estaba fuera de casa - Cuando volví, mi hija me contó algo que destrozó a nuestra familia

11 de abril de 2024

Novia desaparece de boda sin dejar rastro, se reencuentra con novio 5 años después - Historia del día

04 de julio de 2024

Mi suegra puso un programa espía en mi teléfono y no le gustó mi sorpresa como respuesta

13 de junio de 2024

No sabía por qué mi hija adolescente actuaba de forma extraña hasta que vi un mensaje en su ordenador - Historia del día

04 de julio de 2024

Creía que me habían contratado como niñera, pero pronto me pidieron mucho más - Historia del día

25 de junio de 2024

Una mujer abre la puerta y ve a una niña llorando que dice que su madre está en casa - Historia del día

22 de abril de 2024

Mi esposo convirtió nuestra noche de bodas en un desastre - Historia del Día

17 de abril de 2024