logo
Grupo de hombres en moto por una carretera. | Foto: Shutterstock
Grupo de hombres en moto por una carretera. | Foto: Shutterstock

Adolescente lleva a chica atropellada a clínica: ve a banda de motociclistas en su patio al día siguiente - Historia del día

Tras sufrir acoso escolar en su anterior colegio, Charlie estaba desesperado por encajar en un grupo de chicos liderado por un aspirante a chico malo, Drake. Pero un día, este robó la moto de su papá y atropelló a una chica. Fue entonces cuando Charlie tuvo que decidir si realmente era "genial".

Publicidad

Charlie entró en su nueva escuela vacilante, con la esperanza de que allí no volviera a ocurrir el mismo acoso escolar que en otro instituto. No sabía qué había hecho para enfadar a esos chicos, pero planeaba pasar desapercibido y evitar a cualquiera que pareciera demasiado amenazador.

Su plan se desbarató cuando chocó de frente con un tipo alto con chaqueta de cuero porque se distrajo leyendo su horario. "Hola, amigo. Lo siento mucho. No estaba mirando", dijo Charlie, recogiendo lo que se le había caído.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

"Bueno, al menos soy yo y no una pared. Eso habría sido vergonzoso", bromeó el tipo y se rio entre dientes.

"Probablemente mataría a cualquiera que se metiera con su hija", dijo otro chico.

Publicidad

Charlie levantó la vista y vio al chico, que era diez centímetros más alto, llevaba un peinado impresionante y balanceaba un palillo en la boca. Le recordaba a los protagonistas de una de las películas antiguas favoritas de su madre, como "Grease" o "Rebelde sin causa".

"Me gusta tu chaqueta. Es muy chula", comentó Charlie.

"¿Sí? La compré en una tienda de segunda mano. ¿Lo puedes creer?", dijo el tipo, dando vueltas, abriendo los laterales. "Mi madre dice que me parezco a James Dean. No sé quién es".

"Eso es lo que estaba pensando. Es un actor. Como uno de esos tipos geniales de las películas antiguas que se quedaban con todas las chicas", explicó Charlie.

"¡Genial!", dijo el chico. "Soy Drake, por cierto".

"Soy Charlie. Soy nuevo”.

"Genial. Oye, ¿quieres salir con mis amigos a comer?", ofreció Drake, y Charlie trató de asentir lentamente a pesar de su impaciencia.

Publicidad

"Gracias. Sí".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

"¡Vale! ¡Nos vemos entonces!", dijo Drake, cerrando de golpe su taquilla y alejándose.

***

Charlie se reunió con Drake y su grupo en la cafetería y enseguida se dio cuenta de que eran los chicos de moda del instituto. Todo el mundo los miraba. Pero lo más importante es que Drake parecía ser su líder. Todos estaban de acuerdo con lo que él decía.

"¿No son geniales los zapatos de Charlie?", dijo Drake, y los demás asintieron, haciendo preguntas. Charlie nunca se había sentido incluido en todos sus años escolares, mucho menos por la gente popular, así que esta era una experiencia nueva.

Publicidad

"Sí, fueron mi regalo de Navidad. Colecciono otros zapatos", dijo Charlie, encogiéndose de hombros.

"Eso es impresionante", asintió Drake, y todos alabaron los zapatos de Charlie.

Al final del almuerzo, Drake le preguntó a Charlie si estaba ocupado después de clase. "Ven a pasar el rato con nosotros en el depósito de chatarra. Allí nadie nos molesta. Podemos hacer lo que queramos. A veces, Oliver trae cerveza", sugirió su nuevo amigo.

Charlie sabía que sus padres lo odiarían, pero no podía dejar pasar la oportunidad de tener amigos, así que asintió. Llegó al desguace a tiempo para ver a todos los chicos reunidos alrededor de algo. Drake se giró, lo vio y abrió los brazos en señal de saludo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

"¡Amigo, estás aquí! ¡Mira esto!", dijo en voz alta y señaló hacia... una enorme y reluciente motocicleta.

"¡Guau! ¡Genial! ¿Esta es tu moto?", preguntó Charlie, acercándose y observando la motocicleta.

"No, más bien la robé... se la pedí prestada a mi padre. Pero él no se puede enterar", dijo Drake conspiradoramente.

"Amigo, eres valiente. Yo nunca podría hacer eso", dijo Charlie, todavía concentrado en la moto.

"¿Quieres montarte? Ya que eres el chico nuevo, puedo dejarte probar primero", ofreció Drake.

"¿En serio?”, preguntó Charlie, sorprendido. Los otros chicos empezaron a corear "¡Charlie!", instándolo, así que se subió a la moto rápidamente. "No sé cómo arrancarla. Pero me parezco a mi vecino. Lo llamo Big Bruce".

“¿Conoces a Bruce? Amigo, es el tipo que más miedo da. Es amigo de mi padre, pero siempre me mira como si pudiera ver todos mis secretos. Es un poco raro”, dijo Drake, sacudiendo la cabeza.

"Sí, da miedo. Es mi vecino. No he hablado con él. Sólo oigo su moto ir y venir", asintió Charlie.

Publicidad

"¿Sabes que Bruce mató a su esposa?", dijo una chica del grupo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

"¿Qué?", preguntó otra chica, sorprendida.

"Sí. Bueno, en realidad nadie lo sabe. Pero es lo que todo el mundo piensa. Es un tipo que da miedo".

"¿En serio?", preguntó Charlie.

"¿Estás loco? ¡No! ¡Corran! ¡Corran! ¡Salgamos de aquí!".

"De ninguna manera. La esposa de Bruce murió en un accidente de auto. Eso es lo que dijo mi padre", dijo Drake, negando con la cabeza. "Pero no sé si había matado a alguien más".

"Probablemente mataría a cualquiera que se metiera con su hija", dijo otro chico.

Publicidad

Charlie torció los labios, pensativo, distraído.

"¡Charlie, vamos! ¡Móntate!”, Oliver aplaudió y todos volvieron a concentrarse en la moto. Drake le enseñó cómo encenderla y qué hacer. Sorprendentemente, a Charlie se le daba de maravilla. Los chicos aplaudieron cuando hizo girar la moto sin esfuerzo.

Drake parecía impresionado por él, lo que hizo que Charlie se sintiera tres metros más alto. Así que se fue a casa e inmediatamente les contó a sus padres su fantástico día en el colegio.

"Hice amigos y Drake es el más genial, mamá. Me dejó montar en motocicleta; se me da muy bien. ¿Me regalas una motocicleta por mi cumpleaños?", preguntó Charlie.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

"¿Qué? ¿Vas a montar en moto después del colegio? ¿Estás loco? ¿Sabes lo peligrosas que pueden ser esas cosas? Ya tengo pesadillas cuando el vecino enciende su cacharro. ¡No! ¡No puedes tener una moto!", le riñó su madre.

Charlie miró a su padre, que tenía una expresión seria. “¿Dónde montaron ustedes en motocicleta?”, se preguntó.

"En el desguace", respondió Charlie en voz baja.

"¿Un grupo de chicos de 16 años estaban en un desguace montando motocicleta?", continuó su padre, con la mandíbula moviéndose de un lado a otro. "Charlie, hijo. Escucha, los chicos que pasan el rato en los desguaces no van a ninguna parte en la vida. No son los chicos geniales. Te llevarán por el mal camino. Quiero decir, está bien que tengas amigos en tu nuevo colegio, pero no tenías por qué elegir delincuentes".

"¡No son delincuentes, papá! Sólo montamos en la motocicleta del padre de Drake y pasamos el rato. Les caigo bien. No los juzgues así", dijo Charlie, sin darse cuenta de su metedura de pata.

"¿La moto del padre de Drake? ¡Oh! ¿Estos chicos robaron una motocicleta y la pasearon como si nada?", cuestionó su madre, señalando con el dedo a Charlie. "Escúchame. No permitiré que te conviertas en un vago. No vuelvas a salir con esos chicos, Charlie".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

"¡Me están arruinando la vida!", les gritó a sus padres, golpeando la mesa con los puños y marchándose furioso a su habitación.

***

A pesar de las advertencias de sus padres, Charlie no dejó de salir con Drake y su pandilla. Sólo fue más discreto. Les dijo a sus padres que se había unido al club de ajedrez, pero era mentira. Sus nuevos amigos hacían todo tipo de travesuras, pero a Charlie sólo le importaba que por fin tenía amigos.

Por desgracia, sus padres descubrieron la verdad cuando los llamó la policía. Tuvieron que ir a buscarlo a comisaría porque la policía lo había pillado a él y a otros robando en una tienda de golosinas. Charlie no había tomado nada, pero técnicamente estaba "haciendo guardia".

Publicidad

"¡Yo no hice nada!", gimoteó Charlie en el asiento trasero del auto.

"Puede que no, Charlie. Pero ser cómplice sigue siendo un delito", dijo su madre, girándose en el asiento del copiloto y mirándolo con ojos desesperados. "¡Te dijimos que no te juntaras con esos delincuentes! Y aun así lo hiciste. Mentiste sobre el club de ajedrez".

Charlie se cruzó de brazos. "No lo entienden. Yo... no sabía lo que estaban planeando", murmuró, cortándose.

"Charlie", dijo su padre, mirándolo por el retrovisor. "Hijo, los chicos con los que te relacionas pueden hundirte. Sé que tener amigos es importante, sobre todo después de todo. Pero los chicos que quieren robar cosas no son buenas influencias. Robar nunca es bueno, Charlie".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

"Sólo eran caramelos", murmuró.

"Incluso caramelos. Alguien construyó esa tienda con sudor y lágrimas; tú sólo les costaste dinero. Además, ser arrestado puede perjudicar tus posibilidades en la universidad. Los policías los dejaron ir sin problemas. Pero no volverán a ser indulgentes", suspiró su padre. "No podemos controlar lo que haces en el colegio. Tienes que darte cuenta de que esos chicos no son nada geniales ".

Charlie no dijo nada más y también se quedó callado durante la cena. Sus padres lo castigaron durante dos semanas. Tenía que volver a casa del colegio inmediatamente o llamarían ellos mismos a la policía. Sin embargo, decidió escaparse al cuarto día de su "condena".

"¡Charlie! ¡Amigo! ¡Regresaste de la cárcel!", saludó Drake, y los demás también vitorearon.

"Sí, lo siento. Tuve que escabullirme. Tengo que volver antes de que mi padre salga del trabajo. Pero no podía quedarme más tiempo en mi habitación", explicó Charlie, palmeando el hombro de Drake. "Ah, has vuelto a traer la motocicleta".

"Sí, acabo de ver un truco muy chulo en Youtube. Toma, graba. Llegaste justo a tiempo", dijo Drake, sacando su teléfono del bolsillo y dándoselo a Charlie.

Publicidad

Él empezó a grabar mientras su amigo se subía a la moto, revolucionaba el motor y arrancaba rápidamente. "¡Sígueme!".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Todos corrieron detrás de él fuera de la chatarrería a la calle. Por suerte, no había autos cerca. Drake hizo un giro peligroso, pero los chicos lo vitorearon cuando regresó a ellos a toda velocidad. Fue entonces cuando ocurrió lo peor. Una chica circulaba en bicicleta perpendicularmente a la calzada, y Drake no tuvo tiempo de frenar en seco.

Ella salió volando por el impacto, aterrizando sobre el cemento y golpeándose la cabeza contra el pavimento. Todos observaron horrorizados. Drake también se cayó de la moto, pero no fue tan grave.

Charlie se encogió de hombros, todavía tímido. "Era lo correcto".

Publicidad

"¡Dios mío!", gritó Oliver. "¡Esa es Daisy, la hija de Big Bruce!".

Charlie vio a todos sus amigos correr horrorizados hacia la chica y los siguió. Estaba inconsciente y se temió lo peor. "¡Tenemos que llamar al 911!", dijo. Los demás se le quedaron mirando un segundo y miraron a Drake.

"¿Estás loco? ¡No! ¡Corran! ¡Corran! ¡Salgamos de aquí! Bruce no puede descubrir que hice esto. ¡Mi padre tampoco puede enterarse!", Dijo Drake, corriendo hacia la moto y subiéndose.

"¡NO! No puedes dejarla aquí. Tenemos que ayudarla. Drake!", gritó Charlie, desesperado por que su amigo entrara en razón.

"Nos vamos, Charlie. Ahora mismo", dijo Drake con firmeza. Pero Charlie se mantuvo firme, sin dejarlo pasar con la moto. "Si no huyes ahora mismo, te destruiré. Te echaré la culpa de todo y las cosas en el colegio no serán bonitas, Charlie".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

"No me voy", Charlie se cruzó de brazos, sintiendo rabia y decepción. Drake se había convertido en un héroe para él, pero ahora mismo, todo lo que veía era a un cobarde.

"Ella no es nada, Charlie. Es autista. Ni siquiera será capaz de delatarnos. Tienes que escucharme", dijo Drake suplicante.

Pero Charlie no se movió. "Tenemos que llevarla al hospital".

"¡No tengo que hacer nada!", dijo Drake, con los ojos desorbitados y la frente sudorosa. Hizo que su moto se moviera, y Charlie tuvo que apartarse o arriesgarse a salir herido.

"¡Eres un cobarde, Drake!", gritó Charlie.

"¡Si hablas con la policía, te lo haré pagar!", respondió Drake con una palmada mientras se alejaba. El resto de los jóvenes de 16 años ya se habían marchado, pero la chica seguía indefensa en la carretera. Charlie no tenía elección. Sabía que tenía que hacer lo correcto.

Por lo tanto, tomó a Daisy como pudo, lo que no fue fácil porque era alta para tener 12 años, se la echó a la espalda y se apresuró a la clínica más cercana. El personal de urgencias atendió a Daisy y le preguntó a Charlie qué había pasado.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Se sinceró por completo y el hospital llamó a la policía. Charlie no tenía miedo de Drake ni de que lo culparan porque, en toda la conmoción, su amigo "genial" había olvidado que Charlie tenía su teléfono y lo había grabado todo.

Tras el accidente, Charlie se lo guardó en el bolsillo sin detener el vídeo, por lo que incluso la conversación con Drake quedó grabada. Le dio el teléfono a la policía y se fue a casa después de que las enfermeras le dijeran que Daisy se pondría bien y que su padre estaba de camino.

Aun así, se coló en su casa por la ventana y deliberó sobre cómo contarles a sus padres lo que había pasado. No estaba seguro de qué decir ni de cómo disculparse. Sin embargo, estaba seguro de una cosa: no volvería a estar cerca de Drake ni de sus amigos.

Publicidad

Su padre tenía razón. No eran "geniales" en absoluto.

Sin embargo, no tuvo oportunidad de decir nada esa noche porque no se dio cuenta de lo cansado que estaba de todo y se quedó profundamente dormido.

***

Al día siguiente, Charlie saltó de su cama asustado y pensó que había tenido una pesadilla, pero no recordaba nada. Sin embargo, su miedo no tenía nada que ver con sus sueños. Su casa temblaba por el retumbar de varios motores, y él sabía lo que era ese ruido.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

El adolescente se asomó por su ventana y vio a más de 20 motociclistas afuera de su casa con las motos aún en marcha. Big Bruce estaba al frente, y Charlie vio a su madre saliendo de la casa para acercarse a él.

Publicidad

"Dios", murmuró Charlie. Al cabo de unos minutos, su madre se dio la vuelta y entró rápidamente en la casa.

"¡Charlie! ¡Te están esperando! Sal, ¡ahora mismo!", lo llamó desde la puerta de su habitación.

"¿Qué?”.

"Los motociclistas están aquí. ¡Vamos!".

Charlie ni siquiera necesitó vestirse. Se había quedado dormido con la ropa puesta, así que no necesitaba cambiarse. Salió lentamente de su habitación y se quedó mirando a su madre. "¿Por qué están aquí?", murmuró.

"Creo que ya lo sabes", dijo su madre, cruzándose de brazos. Pero no estaba enfadada en sí.

No sabía qué pensar, así que salió y se quedó mirando a los motociclistas altos de delante. Recordó débilmente lo que dijo Drake sobre cómo Big Bruce podía ver dentro de tu alma, y Charlie sintió lo mismo. El hombre grande extendió la mano inesperadamente, agarrando la mano de Charlie con un fuerte apretón. El adolescente no tenía idea de lo que ese hombre iba a hacer, pero no sería bonito.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

"¡Charlie!", dijo finalmente Big Bruce y sonrió. Tiró del chico hacia sus grandes brazos, envolviéndolo en un fuerte abrazo. "¡Gracias, hijo! ¡Ayudaste a mi hija! Gracias. Yo también vi el vídeo. Enfrentarse a tus amigos, sobre todo a los aspirantes a chicos malos, es duro. Pero fuiste valiente, chico. Lo respeto".

Charlie se encogió de hombros, todavía tímido. "Era lo correcto".

"Sí, lo era. Pero he oído que te gustan las motos. Entonces, ¿quieres quedarte con nosotros hoy?", ofreció Big Bruce, sonriendo.

Charlie miró de nuevo a su madre y a su padre, de pie en la puerta y observándolo todo. Alguien debía de habérselo dicho. "¿Puedo?", les preguntó.

"Ve", dijo su madre.

Charlie saltó a la motocicleta de Bruce y se agarró. Aquel día aprendió más que nunca y no podía creer los desagradables rumores que corrían por la ciudad sobre aquel hombre. No daba miedo ni era un asesino.

Quería a su hija y, tras el diagnóstico, él y el resto de su club de motocicletas decidieron ayudar a otros padres con hijos discapacitados. Se ofrecieron como voluntarios en un centro local para niños con necesidades especiales, y Charlie les preguntó si también podía ir con ellos.

Publicidad

Big Bruce se mostró encantado. Después de comer, fueron a la clínica donde estaba Daisy, y ella estaba mejor. Entonces Charlie la conoció oficialmente. Ella le dio las gracias, y eso tranquilizó por fin la conciencia de Charlie.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Ese fin de semana, fue al centro con Big Bruce y algunos de los chicos. Para su sorpresa, Drake estaba allí, fregando suelos como castigo. Se quedó mirando a Charlie con el labio superior torcido, y el chico supo que la escuela sería difícil a partir de entonces. Pero no le importaba. Ya no quería amigos como él.

"Su padre es uno de mis mejores amigos. No sé por qué ese chico se volvió así", le dijo Bruce a Charlie.

Cuando Daisy mejoró, los acompañó al centro, y Charlie se dio cuenta de lo inteligente y amable que era ella. No le guardaba rencor a nadie y quería ayudar a otros niños con necesidades especiales en la medida de lo posible.

Publicidad

En el colegio, Charlie empezó a salir con algunos de los hermanos de los niños discapacitados del centro, y finalmente se unió al club de ajedrez. Drake y sus amigos a veces se cruzaban con él por los pasillos e intentaban intimidarlo, pero Charlie se sentía por encima de ellos.

No le importaba. Ahora se daba cuenta de lo que era realmente genial. No era un grupo de perdedores intentando crear problemas y actuar como si lo supieran todo. Ser genial era ser amable con los demás. Big Bruce y su club se lo enseñaron. Daisy y sus nuevos amigos eran geniales.

Puede que no fuera un rebelde sin causa, pero Charlie sabía que también era inequívocamente genial.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Los adolescentes quieren encajar tanto en la escuela que pueden mezclarse con la gente equivocada, así que los padres deben estar atentos.
  • Ser valiente y actuar con amabilidad hacia los demás es lo único que puede hacerte genial.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
info

AmoMama.es no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AmoMama.es habla en contra de lo anteriormente mencionado y AmoMama.es promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.

Publicaciones similares

4 amigos prometen reunirse en 40 años, 3 hombres aparecen y encuentran una nota que dice: "No voy a ir" - Historia del día

03 de julio de 2024

Mujer alquila apartamento y descubre que un desconocido ya vive allí - Historia del día

27 de junio de 2024

Indigente reconoce a niño que pedía limosna para pagar el funeral de su madre - Historia del día

17 de junio de 2024

El día de la boda, el novio se entera de que su esposa borró el nombre de su madre adoptiva de la lista de invitados - Historia del día

08 de junio de 2024

Mis padres me vendieron a un millonario en un restaurante, luego intervino el amable chef - Historia del día

16 de abril de 2024

Hermano echa a su hermana menor tras la muerte de sus padres, el karma lo golpea duro - Historia del día

18 de abril de 2024

Niño halla viejo tubo en el ático de su abuela, el profesor de Historia lo abre y queda boquiabierto - Historia del día

26 de marzo de 2024

Oí a mi hijastro hablar de mí con sus amigos y no puedo dejar de llorar

07 de junio de 2024

Oí a mi marido decirle a sus amigos que luzco peor que su ex - La lección que le di es una locura

24 de abril de 2024

Chico se burla de su mamá de 62 años frente a amigos, al día siguiente un vecino viene a hablar de ello - Historia del día

11 de junio de 2024

Niño se esconde en una casa espeluznante durante una tormenta y encuentra su foto entre las pertenencias del inquilino - Historia del día

25 de junio de 2024

Mi hija se olvidó por completo de mi 90° cumpleaños - Lo pasé sola hasta que sonó el timbre - Historia del día

24 de junio de 2024

Tallulah, la hija de Bruce Willis, a los 30, luce transformada tras dos diagnósticos graves - Sus fotos del antes y el después

16 de abril de 2024

Abogado escucha a su hijo burlarse de un niño cuyo padre empaqueta víveres en una tienda - Historia del día

09 de mayo de 2024