logo
Árboles recién sembrados. | Foto: Shutterstock
Árboles recién sembrados. | Foto: Shutterstock

Anciano desconsolado riega 17 árboles cada día hasta que dueño de centro comercial decide construir estacionamiento allí - Historia del día

Un anciano que pasó la mayor parte de su vida plantando 17 árboles vuelve un día al lugar para descubrir que había sido marcado para transformarlo en otro estacionamiento más para un centro comercial. Intentó detener los planes, pero fue rechazado, así que desistió hasta que un buen samaritano decidió intervenir.

Publicidad

Los ciudadanos de una pequeña ciudad se despertaron un día y descubrieron que el solar 34 del lugar, normalmente baldío y sin uso desde hacía décadas, había sido bendecido con 17 árboles plantados en hileras ordenadas y uniformes.

Al principio, el repentino cambio desconcertó a mucha gente, pero enseguida se dieron cuenta de que era el viejo Pedro quien cuidaba de los árboles. Día tras día, todos veían al hombre, vestido con un mono desgastado, dirigirse hacia el estacionamiento.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Shutterstock

En su camino, Pedro se desviaba a la floristería de Jon, cercana al estacionamiento, y allí recogía un cubo de agua y una lata que utilizaba para regar un árbol al día. Así, cada nuevo día regaba un árbol distinto y, en poco tiempo, empezaban a florecer.

Publicidad

Con el paso de los años, Pedro volvía al estacionamiento para cuidar los árboles. Los que no habían participado en la experiencia al principio se alegraban de ver cómo el estancado estacionamiento se llenaba de la saludable brisa que sólo los árboles sabían desprender.

Algunos niños más pequeños incluso se quedaban de camino al colegio para verlo hacer su magia con los árboles, que parecían responderle creciendo fuertes y verdaderos.

Un día, Pedro, que ahora se sentía muy orgulloso de cuidar de los árboles, salió de casa para hacer su ronda diaria. Primero, como de costumbre, pasó por la floristería de Jon para recoger un cubo de agua; después, se dirigió a mojar el árbol que había decidido cuidar ese día.

Tarareaba mientras caminaba, sintiéndose emocionado por estar entre sus árboles; sin embargo, se llevó un susto porque, nada más llegar, divisó un pequeño cartel colocado apresuradamente.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

La nota decía: “En unos días comenzará aquí la construcción de un estacionamiento para un nuevo centro comercial”.

La noticia preocupó mucho al viejo Pedro, y se encontró dando un profundo suspiro cargado de su infelicidad antes de empezar a regar el árbol que había elegido.

“Esto no está bien”, pensó para sí, con la mano agarrando con fuerza el cubo.

Su tiempo con los árboles solía terminar bien, pero ese día, el viejo Pedro estaba demasiado preocupado por si talaban los 17 árboles para hacer accesible el estacionamiento, lo que significaba que todos esos años de devoción estaban a punto de echarse a perder.

“No dejaré que eso ocurra”, pensó Pedro. “Tiene que haber algo que pueda hacer para detener este crimen atroz antes de que se cometa”.

Decidido, Pedro terminó de regar su árbol, luego recogió sus provisiones y se encaminó hacia el centro comercial que supuestamente necesitaba ¡otro estacionamiento más!

Pedro se había metido tanto en sus pensamientos que se había olvidado de abandonar el cubo, así que lo llevó al centro comercial, donde muchos lo miraban raro porque destacaba como un pulgar dolorido.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Al cabo de un rato, Pedro convenció a un guardia para que lo llevara ante su jefe y, tras una breve muestra de vacilación, el guardia, de nombre Jo, lo condujo al despacho del gerente.

Llamó a la puerta y entró haciendo todo lo posible por no quedar boquiabierto al ver lo opulenta que era la habitación; lo hacía retorcerse por dentro, y era todo lo que podía hacer para no echar un vistazo detrás de él para asegurarse de que no dejaba polvo en la alfombra limpia y de aspecto caro.

Cuando por fin tomó asiento, Pedro le reveló el motivo de su visita sin perder tiempo. Dijo:

“No creo que poner un estacionamiento en el lugar de un sitio tan antiguo y significativo convenga a todos los demás de la ciudad”.

Publicidad

“Perdón, ¿qué?”, preguntó el propietario, Dennis Bolton. “¿Está diciendo que prefiere que ese terreno de primera se desperdicie sólo porque tiene un apego sentimental a unos árboles que nadie le pidió que plantara en primer lugar?”.

“Para mí no son sólo árboles, Sr. Bolton. Además, hay otros que van allí por diferentes razones, y no podemos asumir que todas ellas no importan”.

“Bueno, no me importa, y tampoco lo que usted quiere. El estacionamiento ayudará a generar muchos beneficios para el centro comercial y, a pesar de lo que usted pueda pensar, la demolición empezará en serio".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Tras su charla, Pedro fue sacado del centro comercial con su cubo vacío e increpado por los guardias. El significado estaba claro; ya no lo querían cerca, y aunque le dolía incluso considerarlo, sabía que de ninguna manera lo haría en una pelea así.

Publicidad

A Pedro le costó abandonar la cama a la mañana siguiente para ir a su rutina diaria de riego porque sabía que sus preciados árboles pronto serían talados.

“Los echaré mucho de menos”, gimió tristemente contra la almohada aquella mañana, se recostó boca arriba y se durmió enseguida. Era su primer descanso desde que empezó todos esos años, y deseaba que las cosas volvieran a la normalidad.

Después de que pasaran dos mañanas y Jon no viera al viejo Pedro ir a regar sus plantas, decidió que algo debía estar pasando, así que hizo una nota mental para visitar al hombre y averiguar qué estaba ocurriendo.

Primero revisó el lugar donde el hombre solía ser muy activo, con sus árboles. Desafortunadamente, Jon no pudo encontrarlo vagando entre los crecientes árboles, lo que lo preocupó aún más.

“Algo debe estar definitivamente mal”, comenzó a decir Jon cuando alcanzó a ver la misma señal de construcción que Pedro había visto. Eso le hizo suspirar desconcertado, y luego se dirigió de nuevo a su tienda.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

A la mañana siguiente, Jon esperaba que Pedro apareciera, pero cuando el hombre permaneció ausente, ocurrió lo más inimaginable.

Gente de todo el pueblo empezó a acercarse a la tienda de Jon porque el florista los había llamado a todos la noche anterior explicándoles el calvario al que se enfrentaban Pedro y sus árboles.

Dado lo pequeño que era su pueblo, no tardó en enterarse más gente y, así, la historia se había extendido rápidamente por toda la ciudad, de modo que al mediodía había varios cientos de personas reunidas cerca de la tienda de Jon.

Unidos por Jon, todos se dirigieron al centro comercial, y al llegar, se encontraron con el gerente que los esperaba cerca de la entrada.

“¡Tienen que buscar algo que hacer con sus narices que no sea meterlas en los negocios de los demás! ¡Ya deberían saber que esto no va a cambiar nada!”, gritó el dueño, provocando que los demás alzaran la voz en señal de desafío.

Sin embargo, antes de que todo se convirtiera en un caos, Jon levantó las manos y calmó a la multitud. Entonces habló:

“¡No nos iremos! ¿Sabes siquiera a quién ahuyentaste anteayer? ¿Acaso sabes lo que quieres destruir? ¡Ese hombre al que intentas intimidar fue una vez nuestro jefe de bomberos, y hace 40 años, antes de que llegara tu supuesto centro comercial, dirigió a un equipo de 18 valientes a las fauces de la muerte para salvar a nuestros hijos!”.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

La declaración resonó en muchos cuyos hijos habían sido salvados, y gritaron en respuesta, silenciando lo que el gerente había estado a punto de gritar. De nuevo Jon se calmó antes de hablar:

“Hubo un incendio espantoso en el bosque, justo al sur de aquí, y algunos niños que habían ido de acampada quedaron atrapados en él. Ese hombre del que intentas ahuyentar condujo a 17 hombres a ese incendio forestal, donde trabajaron durante días para rescatar a los niños y apagar el fuego antes de que llegara a la ciudad”.

En ese momento, todos los presentes se quedaron callados y sombríos al recordar lo que había ocurrido aquel día; incluso los más jóvenes podían recordar, y todos se acurrucaron, sacando apoyo de sí mismos. Jon continuó:

Publicidad

“De toda la unidad tras aquel incendio, sólo aquel anciano sobrevivió y no ileso; recibió muchas quemaduras que cubren un tercio de su cuerpo, y fue en memoria de las personas que perdió en aquel incendio que decidió plantar 17 árboles. Uno por cada rescatador muerto”.

Cuando pronunció la última palabra, todo el mundo había enmudecido y todos tenían los ojos puestos en el gerente, que se aclaró rápidamente la garganta antes de decir:

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Miren, amigos, no tenía idea de que ese hombre tuviera tanta historia en esta ciudad, pero ahora que me lo han explicado todo, debo tomar una decisión informada. Pueden volver todos a casa. Tengan por seguro que esos árboles seguirán en pie”.

Publicidad

Al día siguiente, Jon fue a casa del anciano con un cubo de agua y lo invitó a regar juntos el árbol.

“¿Qué sentido tiene, Jonny?”, dijo Pedro, descontento, pero Jon no estaba dispuesto a aceptar un no por respuesta.

Al final convenció al hombre para que se uniera a él, pero cuando llegaron allí, el cartel de obra había desaparecido y en su lugar había una placa muy bien diseñada con un título que decía: “Estos árboles se plantaron en memoria de 17 héroes que salvaron a la ciudad de un incendio”.

Mucha gente estaba de pie entre los árboles con cubos de agua y herramientas de jardinería, dispuesta a honrar a los que dieron sus vidas para que otros pudieran vivir. Pedro no pudo contener las lágrimas.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué hemos aprendido de esta historia?

  • Respeta siempre a los mayores: Independientemente de lo que tengas o de quién seas, es de cortesía tratar a tus mayores con reverencia. Esto puede parecer relativamente poco importante, pero tiene mucho peso, sobre todo para ellos.
  • Tenemos que honrar a los héroes que salvan a la gente: Los héroes que renuncian a su vida para preservar la de los demás merecen todo el respeto que puedan reunir las personas conscientes de su sacrificio. Elegir la muerte no es una decisión fácil porque el ser humano promedio es egoísta.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Vendedora despide a un cliente pobre en una tienda de lujo - Historia del día

23 de abril de 2024

Mi suegra me hizo las magdalenas perfectas - Me aterré cuando descubrí sus verdaderas intenciones

23 de mayo de 2024

Mi mejor amiga desde hace 8 años voló a mi país de visita, se quedó conmigo una noche y luego me bloqueó

20 de marzo de 2024

Niña huérfana no tiene a nadie a quien invitar para el Día del Padre en la escuela, pero ve a 50 padres en fila junto a su clase - Historia del día

14 de junio de 2024

Esposo abandona a esposa e hija por mujer más joven, años después, su hija se convierte en su jefa - Historia del día

26 de junio de 2024

Serví a una pareja rica en un avión, al día siguiente mi madre me presentó a su joven prometido del mismo avión - Historia del día

01 de julio de 2024

3 historias de los encuentros más inesperados entre esposas y amantes

05 de abril de 2024

Envié rosas a mi novio a su lugar de trabajo como una dulce sorpresa, pero me las tiró a la cara – Después le di una buena lección

05 de junio de 2024

Jon Bon Jovi, de 62, muestra el torso sin camiseta en Cerdeña y desata controversia: Dicen que las fotos "no están bien"

03 de julio de 2024

Mujer exige a su marido que saque sus cosas tras mantenerle 23 años - Historia del día

10 de abril de 2024

Mujer recibe mensaje del teléfono de su hijo fallecido

17 de abril de 2024

Mamá asustada ve a su hija adolescente subir a una vieja furgoneta oxidada y la sigue - Historia del día

05 de abril de 2024

Hija desaparece, su padre rastrea su teléfono y pierde el don de la palabra - Historias del día

12 de marzo de 2024

Indigente reconoce a niño que pedía limosna para pagar el funeral de su madre - Historia del día

17 de junio de 2024