logo
Anciano mirando su medicación. | Foto: Getty Images
Anciano mirando su medicación. | Foto: Getty Images

Anciano solitario ahorra pastillas tras subida de precios, recibe caja de medicamentos de hombre que dice ser su hijo - Historia del día

En algún lugar de una ciudad olvidada, un anciano veterano luchaba por costearse su medicación. Pero cuando un hombre más joven lo siguió hasta su casa, no esperaba que el hombre le hubiera comprado una caja entera de su medicina, y mucho menos que llevara un vínculo con la antigua vida que dejó atrás...

Publicidad

Chuck era un hombre de 50 años con esposa y tres hijos, pero mentirle a su madre seguía revolviéndole el estómago.

"Sí, mamá. La conferencia es hoy. Sí, te llamaré cuando termine. Muy bien, adiós, mamá. Te quiero".

No había conferencia. La verdad era que Chuck había llegado a la antigua ciudad natal de su madre, buscando al hombre que le había roto el corazón medio siglo atrás. El hombre que era su padre.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Chuck siempre había oído la historia de su padre de Rhonda, su madre.

"Tu padre y yo nos conocimos en un hospital. Yo era una enfermera de 23 años y él un mecánico de 28 que había llegado con un brazo magullado".

Publicidad

"Fue amor a primera vista. Y cuando descubrimos lo ambiciosos que éramos en la vida, el amor sólo se hizo más fuerte".

"Yo quería abrir una consulta de enfermería, y Chuck quería tener su propio taller algún día".

"Pero a los tres años de nuestro inocente mundo de citas, películas y sueños, llegó la guerra. Y tu padre, un hombre profundamente patriota, se alistó".

Un día después de que Cedric se fuera de casa, Rhonda se desmayó. "¡Temblaba cuando los médicos me dijeron que estaba embarazada! Recuerdo que pensé que tu padre se iba a poner fuera de sí de alegría cuando se enterara...". A Rhonda se le saltaban las lágrimas cada vez que mencionaba aquel momento.

Rhonda escribió una carta tras otra, pero nunca obtuvo respuesta. Durante todo un año, mantuvo las luces del porche encendidas por la noche, con la esperanza de que el amor de su vida regresara para conocer a su precioso bebé.

"No acepto caridad de extraños", dijo con firmeza el anciano, dándose la vuelta.

Publicidad

Pero incluso tres años después de terminada la guerra, Cedric nunca apareció. Con un niño pequeño en brazos, Rhonda lo intentó todo para encontrar a su amado.

Pero cuando se enteró por un amigo de un amigo de que él estaba "vivo y coleando, viviendo en algún lugar de Filadelfia", se sintió desolada.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

"Estaba dolida y abandonada, pero tenía que cuidar de ti", le había dicho Rhonda a Chuck años después. "Así que hice las maletas, intenté recoger los pedazos de mi vida y me mudé a una ciudad completamente nueva".

Rhonda se convirtió en una mujer endurecida, pero Chuck, su único hijo, la había visto llorar en la cama casi todas las noches, pensando en el único hombre al que había amado.

Publicidad

Pasaron 50 años, y Rhonda vivió a través de su hijo y sus nietos, pero nunca se casó. Y nunca pronunció su nombre hasta que encontró un viejo diario y una foto de él en su último día juntos...

Rhonda, ahora una frágil mujer de 73 años, no podía dejar de llorar. "¡Ojalá pudiera recuperar a mi Cedric!", lloraba y lloraba hasta desmayarse de debilidad.

Afortunadamente, Rhonda se recuperó en un par de horas, pero el episodio fue suficiente para que Chuck iniciara la caza de su padre perdido. Lo tenía todo planeado en su cabeza: cómo se enfrentaría al hombre, qué palabras utilizaría.

Pero después de haber pasado una semana entera intentando buscar al hombre en el pueblo donde conoció a su madre, Chuck empezaba a perder la esperanza.

Estaba esperando en el mostrador de una vieja farmacia cuando el destino decidió darle una sorpresa.

El dueño de la tienda estaba hablando con el anciano que había delante de Chuck, que intentaba comprar unos artículos. Llevaban varios minutos hablando y Chuck empezaba a molestarse.

"Amigo, no escatimes en medicación. Tómala. Puedes pagarme después", dijo el dueño de la tienda, intentando convencer al hombre.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

"Gracias, amigo, pero ya has hecho bastante por mí. No voy a tomar algo que no puedo pagar. Y además, todavía tengo un montón de pastillas de mi anterior receta...", dijo el hombre mayor, contando las pocas monedas que tenía en las palmas de las manos.

"Espera, creo que aquí puede haber alguna más", dijo el hombre y vació su andrajosa cartera. Entre unas cuantas fotos antiguas, monedas y billetes arrugados, el hombre tenía una medalla militar que ahora colocaba sobre el mostrador.

"Me veo obligado a soportar el dolor y ahorrar mi medicación desde que estos precios se dispararon", frunció el ceño el anciano, volviéndose hacia Chuck, buscando la simpatía de un desconocido.

Publicidad

Chuck sonrió torpemente, pero no podía apartar los ojos de la medalla del mostrador.

"¿Esto?", el hombre notó la curiosidad de Chuck. "Luché en Vietnam. Dejé a mi mujer, me uní a la guerra y volví a casa cuatro años después, a una vida solitaria y una pierna rota. Me sigue doliendo igual. Pero haber dejado a mi amada me duele más. ¿Me entiendes, hijo?".

El anciano sonrió, se despidió del dueño de la tienda y se dio la vuelta para marcharse.

"¡Cuídate, Cedric!", escuchó al dueño de la tienda decirle al viejo.

Chuck sintió escalofríos que le recorrían la espalda. "¡Es él! Es él".

Chuck hizo algo inesperado. Compró una caja del medicamento que el anciano no podía permitirse y lo siguió hasta que se detuvo frente a una pequeña casa.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Chuck no estaba preparado cuando el hombre se giró de repente, lo miró directamente a los ojos y le preguntó: "¿Quién eres y por qué me sigues?".

"Te... te traje la medicina", balbuceó Chuck.

"No acepto caridad de extraños", dijo el anciano con firmeza, dándose la vuelta.

"¿Quién dijo que soy un extraño? Soy tu hijo. Y te seguí para hacerte una pregunta. ¿Por qué nos abandonaste?".

El anciano soltó una risita: "Te has equivocado de hombre, joven...".

"No lo creo. Rhonda. ¿Te dice algo ese nombre?".

A Cedric se le doblaron las rodillas al oír aquel nombre. "Rhonda... ¿Cómo puede ser? ¿Es realmente su hijo? ¿Es... mi hijo?", los pensamientos de Cedric no se detenían.

Esa tarde, Cedric conoció a su hijo. Respondió a todas las preguntas airadas de Chuck con gracia y calma.

Resultó que Cedric había recibido un disparo en la pierna durante la guerra y poco después lo enviaron a Filadelfia, a un centro especial de rehabilitación. Pasó dos años en terapia antes de poder apoyar el pie sin gritar de dolor.

Publicidad

Nunca recibió las cartas de Rhonda, y tampoco pudo encontrar la forma de enviarle ninguna. Una vez que el hombre salió del centro de rehabilitación, voló inmediatamente de vuelta al lugar que él y Rhonda habían llamado hogar.

"Lo único que quería era verla, abrazarla y decirle que todo me dolía...".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Pero la noche anterior, la joven Rhonda ya había abandonado la ciudad con su bebé, sin decirle a nadie adónde pensaba ir...

"La quería más que a nada, hijo. Y lo que más lamento es no haber vuelto a besar su dulce rostro ni haberle dicho que volvería por ella. Todos estos solitarios años he estado hablando con ella a través de esto...", dijo Cedric llorando, sacando una vieja foto en blanco y negro de Rhonda de su andrajosa cartera.

Publicidad

Chuck no podía creer que por fin hubiera encontrado a su padre. Aquella tarde, los dos hombres condujeron hasta la ciudad y llamaron a la puerta de la mujer a la que amaban más que a la vida misma.

Rhonda abrió la puerta al rostro que nunca pensó que volvería a ver y cayó en los brazos a los que siempre había pertenecido.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • No dejes que los malentendidos arruinen el amor de toda una vida. Rhonda y Cedric dejaron de buscarse después de un tiempo. Si hubieran conseguido ponerse en contacto, podrían haber aclarado el malentendido y compartido varios años criando juntos a su hijo.
  • Nunca es tarde para buscar un cierre. Chuck había vivido 50 años de su vida sin saber gran cosa de su padre. Pero se aventuró a buscar a su padre y se emocionó al comprender por fin la historia que se escondía tras su ausencia.

Cuéntanos qué piensas y comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi madre me echó de casa tras la muerte de mi padre - pero años después volví para vengarme

22 de febrero de 2024

Empresario rico echa a su hijo sin saber que un día sería su jefe - Historia del día

19 de enero de 2024

Niño rico abre la puerta y siente miedo de un extraño sucio que le dice: "Hola, hijo" - Historia del día

10 de mayo de 2024

Papá de 3 que vive en una carpa le da sus últimos $2 a extraño en gasolinera, se despierta siendo dueño de una gran empresa - Historia del día

22 de abril de 2024

"¿Papá?" Un niño encuentra a su padre soldado durmiendo en la calle: "¿Quién eres?" responde el hombre - Historia del día

13 de marzo de 2024

Mi novia me dijo que mi hija había muerto, luego descubrí que mentía - Historia del día

19 de abril de 2024

Estos gemelos perdieron a su padre estrella a los 15 – Los engendró a los 60 con su quinta esposa

16 de abril de 2024

Ladrón intenta robar a rico empresario y termina salvándole la vida - Historia del día

22 de enero de 2024

5 historias de personas que se quedaron sin hogar en tiempos difíciles

07 de mayo de 2024

Descubrí que mi hijo desaparecido fue adoptado por otra mujer - Historia del día

11 de abril de 2024

Adolescente malcriado se burla de la azafata, sin saber que su padre rico lo ha estado observando - Historia del día

22 de enero de 2024

Nieto cree que su abuela solo le dejó una urna de cenizas, hasta que un día la urna se rompe - Historia del día

08 de febrero de 2024

Los padres de un hombre suplican reconciliarse tras rechazar a su nieto, son humillados en el cumpleaños del niño

01 de marzo de 2024

4 historias reales de padres que se negaron a pagar la boda de sus hijos

27 de febrero de 2024