logo
Mujer triste | Fuente: Freepik
Mujer triste | Fuente: Freepik

Mi novio convirtió mi vida en un infierno después de que rechazara públicamente su propuesta de matrimonio - ¿Está justificada mi venganza?

Jesús Puentes
13 jun 2024
10:50

Cuando Mandy rechaza la inesperada propuesta de matrimonio de su novio, este sabotea rencorosamente su carrera, dejándola sin trabajo y con problemas económicos. Pero Mandy conoce los secretos más oscuros de Jeff y, sin nada que perder, se dispone a vengarse.

Publicidad

Soy una abogada junior de 26 años, totalmente inmersa en mi carrera. Mi novio, Jeff, tiene 29, es ambicioso y decidido. Llevamos juntos un año y medio. Todo iba genial hasta que me propuso matrimonio.

Un hombre esconde un anillo de compromiso a sus espaldas | Fuente: Pexels

Un hombre esconde un anillo de compromiso a sus espaldas | Fuente: Pexels

El fin de semana pasado, nuestras dos familias decidieron pasar el día en Disneyland. Se suponía que iba a ser una excursión familiar divertida, disfrutando de las atracciones y todo eso.

Estábamos delante del Castillo de la Bella Durmiente cuando empezaba a ponerse el sol. De repente, Jeff se arrodilló. El corazón me dio un vuelco. Su hermano le entregó un ramo de rosas y Jeff me miró con una sonrisa esperanzada.

"¿Quieres casarte conmigo?", me preguntó.

Publicidad
Un hombre pidiéndole matrimonio a una mujer | Fuente: Pexels

Un hombre pidiéndole matrimonio a una mujer | Fuente: Pexels

Me quedé de piedra. Como una estatua. Mi mente se aceleró. Habíamos hablado del futuro, claro, pero nada de matrimonio. Los dos estábamos muy centrados en nuestras carreras. ¿Cómo podía pensar que era el momento adecuado?

El corazón me latía con fuerza en el pecho al ver las caras de emoción de nuestras familias. Las madres de ambos tenían el móvil en la mano, grabando cada minuto, y papá me observaba con orgullo.

Odiaba decepcionarlos a todos, pero tenía que responder a Jeff con sinceridad.

Una mujer apretando la mandíbula | Fuente: Pexels

Una mujer apretando la mandíbula | Fuente: Pexels

Publicidad

"No estoy preparada", balbuceé, sintiendo una oleada de pánico. "Es demasiado pronto".

La multitud que nos rodeaba empezó a murmurar. Oí jadeos e incluso alguien susurró: "¿Acaba de decir que no?".

A Jeff se le desencajó la cara. La sonrisa esperanzada desapareció, sustituida por una mirada de traición absoluta. "Te arrepentirás", dijo apretando los dientes, con voz grave y amenazadora.

El ambiente se volvió gélido.

Un hombre enfadado con la cara parcialmente ensombrecida | Fuente: Pexels

Un hombre enfadado con la cara parcialmente ensombrecida | Fuente: Pexels

Nuestras familias estaban conmocionadas. Mi madre tenía la boca abierta y la madre de Jeff parecía a punto de llorar. La magia de Disneyland se había roto por completo.

Publicidad

Nos fuimos poco después, y el viaje en automóvil de vuelta a casa se llenó de un silencio insoportable. No podía quitarme la sensación de que acababa de cometer un gran error, pero en el fondo sabía que no estaba preparada para el matrimonio. Todavía no.

Cuando llegamos a casa, Jeff ni siquiera me miró.

Un hombre sentado en una mesa con la cabeza apoyada en una mano | Fuente: Pexels

Un hombre sentado en una mesa con la cabeza apoyada en una mano | Fuente: Pexels

Intenté explicarle lo que sentía, pero no lo aceptó.

"Creía que estábamos de acuerdo", espetó. "Creía que me querías".

"Te quiero, Jeff", dije, con la voz temblorosa. "Pero no se trata de amor. Se trata de estar preparada para un compromiso de por vida. Aún no lo estoy".

Publicidad

Sacudió la cabeza, parecía más dolido de lo que nunca le había visto. "Me has avergonzado delante de todos. Pagarás por ello".

Un hombre mirando | Fuente: Pexels

Un hombre mirando | Fuente: Pexels

Y aquello fue solo el principio de la pesadilla. Intenté darle espacio a Jeff, pensando que las cosas se calmarían. Las cosas seguían tensas entre nosotros, pero me ayudó a arreglar algunos problemas técnicos de mi portátil e incluso salimos a cenar ese fin de semana.

Mientras yo soñaba despierta con que nuestra relación volviera a la normalidad, poco sabía que Jeff ya había puesto en marcha su plan de venganza. Mi vida estaba a punto de dar un vuelco.

Aquel lunes, mi jefe me llamó a su despacho.

Publicidad
Un hombre de negocios en su escritorio | Fuente: Pexels

Un hombre de negocios en su escritorio | Fuente: Pexels

"¿Qué has hecho?", espetó el Sr. Barnes en cuanto entré. "¿Creías que no nos enteraríamos?"

"¿Descubrir qué, señor?", pregunté, totalmente desconcertado por sus preguntas.

"¡De esto!", respondió, dando la vuelta a su portátil para que la pantalla quedara frente a mí. Me incliné hacia él y el corazón me dio un vuelco.

La información confidencial de uno de nuestros principales clientes se estaba haciendo viral en un foro online. Los documentos que se compartían llevaban el membrete de nuestro bufete, y todos procedían de casos en los que yo estaba trabajando.

Una mujer conmocionada contra una pared | Fuente: Pexels

Una mujer conmocionada contra una pared | Fuente: Pexels

Publicidad

"¡Yo no he hecho esto, Sr. Barnes, se lo juro!", le dije. "Nos habrán pirateado o...".

"¡Estos archivos se compartieron desde tu portátil!" El Sr. Barnes golpeó el escritorio con la mano. "El departamento informático lo ha confirmado.

Fue entonces cuando me di cuenta. Jeff me había ayudado a arreglar el portátil cuando se estropeó la semana anterior. Debió de compartir los archivos para arruinar mi reputación. Empecé a explicarle la situación al Sr. Barnes, pero me interrumpió.

Un hombre furioso golpea un escritorio | Fuente: Pexels

Un hombre furioso golpea un escritorio | Fuente: Pexels

"No importa si tu novio compartió los archivos", dijo. "El hecho es que ocurrió bajo tu vigilancia. No podemos permitirnos este tipo de errores, y menos ahora".

Publicidad

"Lo sé, y lo siento, señor. Haré todo lo que esté en mi mano para arreglarlo".

"¡Esto no tiene arreglo, Mandy!", gritó. "Estás despedida".

No podía creer que Jeff me hubiera hecho esto. Mientras recogía mis cosas, mis compañeros evitaban el contacto visual, los susurros me seguían por el pasillo.

Una mujer llorando | Fuente: Pexels

Una mujer llorando | Fuente: Pexels

Parecía un mal sueño del que no podía despertar.

Cuando llegué a casa, las cosas empeoraron. Jeff se había mudado. Me dejó una nota, si se podía llamar así, garabateada con rabia en el dorso de un sobre: "Tú te lo has buscado".

No solo se había ido, sino que había destrozado la casa al marcharse. La mesa de centro estaba hecha añicos, las sillas del comedor rotas e incluso el mueble de la tele estaba hecho pedazos.

Publicidad
Cocina dañada | Fuente: Pexels

Cocina dañada | Fuente: Pexels

Como el contrato de alquiler estaba a mi nombre, tuve que correr con los gastos. La mayor parte de mis ahorros ya estaban invertidos en préstamos estudiantiles, y ahora tenía que averiguar cómo pagar los daños.

Me sentí desesperada, herida y totalmente traicionada. ¿Cómo podía hacerme esto alguien a quien amaba y en quien confiaba? Cada día era una lucha, y no podía creer que mi vida se hubiera convertido en semejante desastre.

Una noche, tomé una decisión. No iba a dejar que Jeff se saliera con la suya.

Una mujer decidida mira a la cámara | Fuente: Pexels

Una mujer decidida mira a la cámara | Fuente: Pexels

Publicidad

Durante los meses que estuvimos juntos, se había jactado de su participación en operaciones con información privilegiada y turbios negocios financieros. Se creía invencible, pero yo sabía que no lo era.

Empecé a reunir pruebas, recordando todos los detalles que había dejado escapar. Fue un proceso laborioso, pero me dio una sensación de determinación. Lo recopilé todo en un expediente detallado, aprovechando mis conocimientos jurídicos para hacerlo hermético.

Por último, envié el expediente de forma anónima al departamento de RRHH de su empresa, a la SEC, y a varios clientes importantes.

Una carpeta con información de alto secreto | Fuente: Pexels

Una carpeta con información de alto secreto | Fuente: Pexels

Era un movimiento arriesgado, pero no tenía nada que perder.

Publicidad

Al pulsar enviar, sentí una mezcla de miedo y alivio. Miedo por lo que pudiera ocurrir a continuación, pero alivio porque por fin estaba tomando las riendas de mi vida. Sabía que las consecuencias serían enormes, pero después de todo lo que había hecho Jeff, me parecía justificado.

Unos días después, recibí una llamada de uno de nuestros amigos comunes.

Una mujer usando su smartphone | Fuente: Pexels

Una mujer usando su smartphone | Fuente: Pexels

"Oye, ¿te has enterado de lo de Jeff?", preguntó, con la voz teñida de curiosidad.

"No, ¿qué ha pasado?" Intenté mantener la voz firme, pero el corazón me latía con fuerza.

"Por lo visto, lo llamaron a una reunión de trabajo y lo despidieron en el acto. Hubo una especie de investigación y ahora está metido en un buen lío".

Publicidad

Colgué, sintiendo una mezcla de reivindicación y alivio. Pero también sentí una punzada de culpabilidad. ¿Había ido demasiado lejos?

Una mujer mirando pensativa | Fuente: Pexels

Una mujer mirando pensativa | Fuente: Pexels

Esa misma semana empezaron a llegar más noticias. La empresa de Jeff había puesto en marcha una investigación interna en toda regla, y la SEC le seguía la pista. Resultó que las pruebas que aporté eran más que suficientes para abrir un caso grave contra él.

El uso de información privilegiada y el fraude financiero no son ninguna broma, y Jeff se enfrentaba a todo el peso de la ley.

Una noche, recibí otra llamada, esta vez de un antiguo colega que nos conocía a los dos.

Una mujer hablando por teléfono | Fuente: Pexels

Una mujer hablando por teléfono | Fuente: Pexels

Publicidad

"No te lo vas a creer", me dijo. "Han puesto a Jeff en la lista negra del sector. Nadie quiere tocarle ni con un palo de tres metros. Incluso sus amigos se están distanciando".

Al oír aquello, sentí una extraña satisfacción. Jeff siempre había sido tan engreído, tan seguro de que podía salirse con la suya. Ahora estaba pagando el precio de su arrogancia.

Había perdido mi trabajo, mis ahorros se habían agotado y mi confianza en la gente se había hecho añicos. Pero ver a Jeff enfrentarse a las consecuencias de sus actos me dio una sensación de cierre.

Una mujer sonriente | Fuente: Pexels

Una mujer sonriente | Fuente: Pexels

Publicidad

Había intentado doblegarme, pero al final, lo más espectacular fue su propia caída.

¿Estoy orgullosa de lo que hice? No del todo. Una parte de mí desearía que las cosas hubieran acabado de otra manera. Pero otra parte de mí sabe que, a veces, hay que hacer justicia, aunque eso signifique ensuciarse un poco las manos.

¿Qué opinas tú? ¿Está justificada mi venganza o fui demasiado lejos?

Haz clic aquí para leer sobre una pareja que se venga después de que el hermano del novio le pidiera matrimonio durante su boda.

Esta obra está inspirada en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Suscríbete a AmoMama para leer las mejores historias del espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

4 historias sobre secretos familiares revelados accidentalmente por niños, cada una con un giro dramático

15 de abril de 2024

Mi prometido quemó las muñecas de crochet que le regalaba cada cumpleaños y se puso pálido al conocer su significado

22 de abril de 2024

Mi esposo insistió en que quedara embarazada al día siguiente de nuestra boda — Mi corazón se hundió cuando descubrí su verdadera razón

17 de mayo de 2024

Mi padre me dejó su mansión mientras su nueva esposa y su hija sólo recibían 10.000 dólares cada una

18 de abril de 2024

Accidentalmente escuché cómo mi novia y su hermano se burlaban de mi hermana pequeña y decidí actuar

22 de marzo de 2024

3 historias sobre infieles que se enfrentaron al karma

13 de marzo de 2024

Descubrí a mi esposo con su amante en un hotel — Este es un viaje romántico que nunca olvidarán

10 de mayo de 2024

Mi novio rompió conmigo y me envió la cuenta por todo lo que "gastó en mí"

10 de junio de 2024

Mi codiciosa prometida se avergonzó de enseñar mi anillo de compromiso "barato" y publicó uno falso - Después se arrepintió

06 de junio de 2024

Anciana se divorcia de esposo durante 54 años tras ver un video de él - Historia del día

08 de junio de 2024

Mi marido le dio a nuestro hijo su laptop, pero se olvidó de borrar sus fotos secretas de ella - Historia del día

13 de mayo de 2024

Llamé al número de mi difunta esposa y sorprendentemente alguien cogió el teléfono - Historia del día

29 de marzo de 2024

Madre deja a su marido con los niños una semana y al volver ve sus maletas ya hechas en la puerta - Historia del día

03 de junio de 2024

Mi marido me decía constantemente que era una floja - Decidí darle una buena lección

27 de mayo de 2024