logo
Una masajista sonriente | Fuente: Shutterstock
Una masajista sonriente | Fuente: Shutterstock

Mi cuñada menospreció a mi esposa por ser masajista - Mi esposa rió al último cuando el karma le devolvió el golpe

Guadalupe Campos
18 jun 2024
09:45

Durante una cena familiar, Evan se ve obligado a morderse la lengua cuando su hermano y su cuñada hablan mal de su mujer, Sam, por su profesión. Pero las cosas cambian pronto cuando Sam recibe una oferta que no puede rechazar, todo gracias a la razón por la que la menospreciaron. Poco después, la cuñada de Evan llama a la puerta de Sam para pedirle ayuda profesional.

Publicidad

Evan

Desde que Samantha y yo nos casamos, mi hermano y su esposa siempre han estado pendientes de Sam. Ella es masajista y es muy buena con las manos.

Como parte de su voluntariado, va a una residencia de ancianos local para dar masajes a los ancianos. Creo que es hermoso y desinteresado, pero mi familia no pensaba lo mismo.

Una mesa llena de comida | Fuente: Unsplash

Una mesa llena de comida | Fuente: Unsplash

"¿Sigues trabajando como masajista?". le preguntó Jill cuando fuimos a cenar a casa de Jill y Brian. Estaban celebrando grandes ascensos en el trabajo y acababan de mudarse a una casa nueva.

"Sí", dijo Sam, dando vueltas a la pasta alrededor del tenedor.

Publicidad
Una persona girando pasta en un tenedor | Fuente: Midjourney

Una persona girando pasta en un tenedor | Fuente: Midjourney

"Pero, ¿por qué? No sólo Evan y tú nunca podrán acceder a una casa así con su mísero sueldo, sino que además eliges tocar a gente mayor. Eso es asqueroso", se burló Jill a mi esposa mientras sorbía su vino.

"Mi trabajo me resulta increíblemente satisfactorio", dijo Sam, manteniendo la compostura. "Ayudar a los necesitados, sobre todo a los ancianos, me satisface. Es más significativo para mí que gestionar bolsas de valores".

Una mujer con una copa de vino en la mano | Fuente: Midjourney

Una mujer con una copa de vino en la mano | Fuente: Midjourney

Publicidad

Apreté los puños bajo la mesa, con la rabia hirviendo en mi interior.

Quería a mi hermano, pero desde que él y Jill se habían casado, se habían vuelto insufribles. No entendía la necesidad de menospreciar a Sam.

El puño cerrado de una persona | Fuente: Unsplash

El puño cerrado de una persona | Fuente: Unsplash

Abrí la boca para decir lo que pensaba, pero Sam me puso la mano en el brazo, haciéndome un sutil movimiento de cabeza.

"Lo siento", le dije en el coche. "Debería haber intervenido antes".

"No", dijo ella, echándose hacia atrás en el asiento. "Nada bueno habría salido de aquello. Tu hermano y tu cuñada creen que el dinero es el único camino hacia el éxito. No entienden nada más".

Publicidad
Una pareja sentada en un automóvil | Fuente: Midjourney

Una pareja sentada en un automóvil | Fuente: Midjourney

Asentí. Eso era cierto.

Dos semanas después, las cosas empezaron a cambiar para mi esposa.

Llegó a casa radiante mientras yo empezaba a cenar.

"¿A qué viene esa sonrisa?" le pregunté al entrar. "Tienes noticias, ¿verdad?".

Un hombre ocupado en la cocina | Fuente: Pexels

Un hombre ocupado en la cocina | Fuente: Pexels

Publicidad

"¡Evan, ha sido un buen día!", dijo sentándose en la encimera.

Sabía que iba a contármelo todo.

"Hoy he estado en la residencia de ancianos y he visto a Abigail; necesitaba ayuda para la espalda", dijo Sam, añadiendo leche a la taza de té que le había acercado.

Un pasillo de una residencia de ancianos | Fuente: Midjourney

Un pasillo de una residencia de ancianos | Fuente: Midjourney

"Es la anciana que te da los caramelos de menta, ¿verdad?". pregunté, cortando verduras.

"Sí", se rió mi esposa. "Dijo que mis manos eran realmente mágicas y que se sentía cien veces mejor. Y cuando me iba, apareció su hijo de visita".

Un cuenco de caramelos de menta | Fuente: Midjourney

Un cuenco de caramelos de menta | Fuente: Midjourney

Publicidad

"¿El que le mete donas y galletas de contrabando o el que le lleva remolacha en vinagre?", me reí entre dientes.

"Anthony, el de las donas", dijo Sam. "Dijo que no podía estar más contento de que yo tratara a su madre y que estaba buscando una nueva inversión".

Una caja de donas | Fuente: Midjourney

Una caja de donas | Fuente: Midjourney

Resultó que Abigail había estado elogiando a Sam cada vez que hablaba con su hijo.

"Abi le dijo que tengo mi clínica, pero que hago las visitas en la residencia de ancianos de mi bolsillo. Así que le ha estado diciendo que la residencia debería contratarme para que me paguen. Pero siempre he rechazado su idea".

Sam dio un largo sorbo a su té.

Publicidad
Una mujer con una taza en la mano | Fuente: Pexels

Una mujer con una taza en la mano | Fuente: Pexels

"Pero Anthony ha dicho que quiere financiar mi clínica. Quiere añadirle más dinero para que pueda contratar a otro terapeuta si quisiera".

"¿Para que no tengas que cerrar la clínica cada vez que te vayas?", pregunté. "Eso sí que es bueno".

Una mujer con un cheque en la mano | Fuente: Pexels

Una mujer con un cheque en la mano | Fuente: Pexels

Publicidad

Sam asintió y sonrió.

"Dijo que estaría dispuesto a hacer una renovación completa del lugar. Darle un lavado de cara y convertirlo realmente en algo más grande de lo que es".

"¡Es increíble, cariño!" dije, cortando trozos de pollo.

Pollo sobre una tabla de cortar | Fuente: Pexels

Pollo sobre una tabla de cortar | Fuente: Pexels

"Y por último, me dijo que hablaría con la residencia de ancianos para que yo también tuviera una oficina allí. Así no tendría que masajear a los clientes en sus camas o sofás".

Anthony sólo ponía una condición. Quería que Samantha dirigiera el despacho de la residencia de ancianos sin dejar de asegurarse de que su negocio funcionaba sin problemas.

Publicidad
La habitación de un masajista | Fuente: Midjourney

La habitación de un masajista | Fuente: Midjourney

"Quiere que supervise cualquier terapia de masaje para los ancianos. Dijo que conseguiría un quiropráctico si yo quería. Sólo para tener un segundo par de manos y ojos".

"¿Y todo esto es por Abigail?" pregunté, realmente sorprendido.

Una anciana sonriente sentada en un banco | Fuente: Pexels

Una anciana sonriente sentada en un banco | Fuente: Pexels

Publicidad

"Sí", respondió. "Voy a ducharme, ¿vale? Deja la limpieza; ¡yo fregaré todos los platos cuando acabe!".

No podía alegrarme más por ella. Yo era informático y trabajaba en ciberseguridad, así que en nuestra casa no había problemas de dinero. Estábamos bien en ese aspecto.

Pero mi esposa amaba su profesión y se merecía estas pequeñas victorias. Necesitaba momentos así.

Un hombre usando su portátil | Fuente: Pexels

Un hombre usando su portátil | Fuente: Pexels

Necesitaba que la gente viniera y creyera en ella, no que la menospreciara como había hecho mi familia. En todo caso, Sam siempre había trabajado mucho para conseguirlo todo.

Unas semanas más tarde, empezaron las reformas en la oficina de Sam, y ella le dio un aire nuevo a todo el lugar.

Publicidad
Una oficina en proceso de renovación | Fuente: Midjourney

Una oficina en proceso de renovación | Fuente: Midjourney

"Sólo quiero hacerlo más luminoso y acogedor", dijo. "Quiero que la gente se sienta como en casa".

Mientras Sam miraba colores de pintura, le encargué toda una gama de aceites esenciales para las habitaciones de sus clientes. Sólo quería que tuviera la mejor experiencia posible.

Una colección de aceites esenciales | Fuente: Midjourney

Una colección de aceites esenciales | Fuente: Midjourney

Publicidad

Un día, cuando la clínica de Sam había despegado de verdad, llegó a casa con cajas de pizza en la mano.

"Cariño", dijo, dejando las cajas en mi mesa. "No te vas a creer quién ha entrado hoy en la consulta".

"¿Quién?", pregunté, sirviéndome una porción de pizza de pepperoni.

Cajas de pizza sobre una mesa | Fuente: Pexels

Cajas de pizza sobre una mesa | Fuente: Pexels

"La mujer de tu hermano", dijo, sentándose en el sofá y quitándose los zapatos de tacón. "Vino con un fuerte dolor de espalda. No sabía que era yo".

"¿Cuál fue su reacción?" pregunté, curioso.

"Sorprendida, sobre todo", dijo Sam, sirviéndose un trozo. "También intentó disculparse. Pero no era el momento ni el lugar adecuados. Vino a pedir ayuda y yo quise ayudarla. A pesar de lo esnob que es".

Publicidad
Unos tacones sobre una alfombra | Fuente: Midjourney

Unos tacones sobre una alfombra | Fuente: Midjourney

Samantha

"Tu próxima clienta está aquí, Samantha", dijo Gina, mi recepcionista, a través del teléfono. "¿La hago pasar?"

"Claro", dije. "¡Estoy lista!"

Una recepcionista sujetando una tableta | Fuente: Pexels

Una recepcionista sujetando una tableta | Fuente: Pexels

Publicidad

Momentos después se abrió la puerta y entró mi cuñada, Jill, con cara de asombro.

"¿Qué? ¿Eres la Sra. Smith?", preguntó, con los ojos casi saliéndosele de las órbitas.

"Sí", respondí. "¿No lo sabías?".

Una mujer conmocionada en un portal | Fuente: Midjourney

Una mujer conmocionada en un portal | Fuente: Midjourney

"¿Saber qué? Creía que te habías puesto el apellido de Evan", dijo.

"No", dije sonriendo. "Ahora, ¿en qué puedo ayudarte hoy?".

"Yo...", empezó a decir. "Escucha, Samantha, siento lo que dije en la cena".

Una mujer ocultando su rostro | Fuente: Pexels

Una mujer ocultando su rostro | Fuente: Pexels

Publicidad

"No pasa nada", dije sinceramente. "Deja que te ayude".

"Tengo fuertes dolores de espalda. El trabajo ha sido estresante, mi puesto es difícil. Por favor, ayúdame".

Una masajista sonriente | Fuente: Midjourney

Una masajista sonriente | Fuente: Midjourney

"Llevas el estrés en los hombros y en la parte baja de la espalda, Jill", le dije, masajeándole los hombros.

"Mira, Samantha", empezó ella, con la voz amortiguada por la camilla de masaje. "Otra vez lo siento mucho".

Una mujer recibiendo un masaje | Fuente: Pexels

Una mujer recibiendo un masaje | Fuente: Pexels

Publicidad

"Olvídalo, Jill", le dije. "A veces todos decimos cosas que no queremos decir. Pero, como puedes ver, me va bastante bien".

"Sí, esos zapatos hablan por sí solos", dijo ella. "Gracias".

Un par de zapatos de diseño | Fuente: Pexels

Un par de zapatos de diseño | Fuente: Pexels

Evan

Al final, Jill y mi hermano cambiaron su tono hacia mi mujer. En el siguiente acto familiar, ambos la elogiaron.

"Samantha tiene magia en las manos", dijo Jill a mi madre. "Arregló mis problemas tras dos sesiones".

Gente de pie alrededor de una mesa | Fuente: Unsplash

Gente de pie alrededor de una mesa | Fuente: Unsplash

Publicidad

Estoy agradecida de que Sam dejara que Jill llegara a su propia conclusión, sin forzarla a disculparse. Curó a mi cuñada con sus manos, y eso pareció más que suficiente.

¿Qué habrías hecho tú?

Un primer plano de una pareja | Fuente: Midjourney

Un primer plano de una pareja | Fuente: Midjourney

Si te ha gustado esta historia, aquí tienes otra:

Mi madre vio accidentalmente a mi esposo en una aplicación de citas y le envió un mensaje de texto

Una persona con un teléfono en la mano | Fuente: Pexels

Una persona con un teléfono en la mano | Fuente: Pexels

Publicidad

Cuando la madre de Lucy acude a ella una tarde con noticias devastadoras sobre su marido, a Lucy se le parte el corazón. Pero en lugar de enfrentarse a él en casa, Lucy y su madre intentan humillarlo en público.

Lee la historia completa aquí.

Esta obra está inspirada en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Suscríbete a AmoMama para leer las mejores historias del espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mujer se da cuenta de que su vestido rojo y sus tacones desaparecieron, los halla escondidos en el garaje de su marido

21 de febrero de 2024

10 Invitados de boda de pesadilla que arruinaron por completo el gran día

22 de marzo de 2024

Mi cuñada me regaló el vestido de novia de su familia – Su hijo pequeño me hizo saber que era una trampa

13 de mayo de 2024

7 invitados de boda de pesadilla que arruinaron por completo el gran día

07 de mayo de 2024

Me impactó saber quién había dejado embarazada a la hermana de mi marido - Historia del día

06 de junio de 2024

3 historias desgarradoras de personas que presenciaron algo escalofriante en su trabajo

09 de abril de 2024

Mi cuñada me trata como una niñera gratis para su hija, pero esta vez le he dado el llamado de atención que se merecía

10 de mayo de 2024

3 historias de sucios infieles cuyas traiciones se descubrieron de la forma más inesperada

29 de marzo de 2024

Mi hijo levantó la falda de una vendedora gritando: "¡Mamá, mira! Por eso está enfadada"

22 de mayo de 2024

La suegra de la novia le exige que pague su peinado, maquillaje y vestido - La mamá de la novia la escucha y la confronta

04 de marzo de 2024

Mi esposo se vuelve loco por su cuñada - Me harté y le di una lección de respeto que nunca olvidará

14 de junio de 2024

Mujer invita a sus consuegros a su cumpleaños - Los echa después de ver sus regalos

16 de mayo de 2024

3 historias impredecibles en las que la gente descubre la sorprendente verdad sobre sus vecinos

22 de abril de 2024

¿Me equivoco por darle una lección a mi nuera después de que hiciera pagar a mi esposa un servicio de limpieza?

10 de junio de 2024