logo
Una mujer mayor mirándose al espejo | Fuente: AmoMama
Una mujer mayor mirándose al espejo | Fuente: AmoMama

Mi suegra se negó a pagar su deuda, diciendo que es "vergonzoso" exigir dinero a una "madre"

Everly quiere a su suegra y la ayuda con entusiasmo cuando Victoria pierde su trabajo ofreciéndole un importante préstamo. Unos meses después, Everly y su esposo necesitan que les devuelvan el préstamo, pero Victoria se niega. Afirma que es una falta de respeto pedir dinero a la familia. Frustrada, Everly decide que es hora de que Victoria aprenda una lección.

Publicidad

"¿Cuánto necesitas para salir adelante?", pregunté mientras colocaba dos tazas de café sobre la mesa de la sala.

Dos tazas de café | Fuente: Pexels

Dos tazas de café | Fuente: Pexels

Me acomodé en el sofá de felpa, viendo cómo se le derrumbaba la cara a mi suegra mientras hablaba.

"Lo he dado todo en ese sitio durante veinte años", resopló, secándose las lágrimas con un pañuelo arrugado. "Y me han dejado marchar por un jovencito".

Los ojos llorosos de Victoria se encontraron con los míos, y me dolió el corazón por ella.

Publicidad

Sabía que perder un trabajo era duro, y ver a mi suegra tan disgustada lo hacía aún más duro.

Una anciana | Fuente: Pexels

Una anciana | Fuente: Pexels

"Dinos cómo podemos ayudarte", le dije, intentando consolarla.

"Siento mucho pedírtelo, cariño, pero 2.000 dólares me cubrirían el alquiler y las facturas por ahora", dijo. "Te prometo que te los devolveré en cuanto me recupere".

Extendí la mano y se la apreté.

"Considéralo hecho, Victoria", dije, sonriendo cálidamente. "Eres de la familia y nos ayudamos mutuamente. Céntrate en encontrar un trabajo, ¿vale?".

Una persona cogida de la mano de otra | Fuente: Pexels

Una persona cogida de la mano de otra | Fuente: Pexels

Publicidad

"Sí, mamá", añadió mi marido. "No te preocupes; te cubriremos".

Aquella tarde hicimos la transferencia a la cuenta de Victoria.

Sabía que las familias debían ayudarse mutuamente en los momentos difíciles.

Pero no podía imaginar que aquel préstamo se volvería en nuestra contra.

Varios billetes de dólar colocados en un sobre | Fuente: Pexels

Varios billetes de dólar colocados en un sobre | Fuente: Pexels

Cinco meses después, Harrison y yo estábamos en la cocina, mirando la nevera dañada.

Necesitábamos una nueva de inmediato; la comida que había dentro ya empezaba a echarse a perder.

Suspiré y cogí el teléfono, decidida a llamar a Victoria para pedirle el reembolso.

Publicidad

Sonaron varios timbres antes de que contestara.

Un frigorífico | Fuente: Pexels

Un frigorífico | Fuente: Pexels

"Hola Victoria, soy Everly", dije en cuanto descolgó. "Se nos acaba de dañar la nevera y tenemos que cambiarla enseguida. Nos preguntábamos si... ¿podríamos recuperar esos 2.000 dólares?".

Esperaba que Victoria comprendiera nuestra difícil situación y se limitara a devolvernos el dinero, pero su respuesta me dejó estupefacta.

"Everly, no puedo creer que me pidas esto", dijo rotundamente. "Es vergonzoso exigir dinero a la propia madre".

Me quedé helada.

Una anciana sonriente hablando por teléfono | Fuente: Pexels

Una anciana sonriente hablando por teléfono | Fuente: Pexels

Publicidad

"¿Cómo dices?", dije, claramente desconcertada. "Victoria, prometiste devolver el préstamo cuando te recuperaras. Han pasado meses y ahora sí que necesitamos el dinero. Por favor, compréndelo".

Se burló. "Oh, soy tu suegra, querida. Eso me convierte en una madre para ti. ¿Le pides a tu madre que te devuelva el dinero? No, no se lo pides. Las madres merecen respeto e indulgencia".

Sentí que me hervía la sangre. ¿Cómo podía actuar así cuando le habíamos sido tan útiles? ¿No se daba cuenta de que le tendíamos la mano porque realmente necesitábamos el dinero?

Una mujer enfadada | Fuente: Pexels

Una mujer enfadada | Fuente: Pexels

"Victoria, no se trata de respeto", dije, intentando mantener la calma. "Se trata de cumplir una promesa. Estamos en apuros y necesitamos el dinero que te prestamos".

Publicidad

"No voy a devolvértelo, Everly", dijo con firmeza. "Esta conversación ha terminado".

Antes de que pudiera decir otra palabra, la línea se cortó.

Una mujer con un teléfono en la mano | Fuente: Pexels

Una mujer con un teléfono en la mano | Fuente: Pexels

"¿Qué dijo?", preguntó Harrison.

"Se negó", contesté, aún conmocionada. "Dijo que es vergonzoso pedir dinero a una suegra, que merece respeto e indulgencia".

Harrison suspiró, frotándose las sienes. "Increíble. ¿Qué vamos a hacer?".

Un hombre preocupado | Fuente: Pexels

Un hombre preocupado | Fuente: Pexels

Publicidad

"Ya se nos ocurrirá algo", dije. "Pero no voy a dejar que se salga con la suya. Hizo una promesa y tiene que cumplirla".

Ya no se trataba sólo de dinero, sino de confianza y respeto.

Victoria se había pasado de la raya y yo estaba decidida a arreglar las cosas, costara lo que costara.

Una mujer de pie con los brazos cruzados | Fuente: Pexels

Una mujer de pie con los brazos cruzados | Fuente: Pexels

Durante las semanas siguientes, vi cómo Victoria alardeaba ante sus amigas de su trabajo bien pagado.

Desfilaba con cosméticos caros, perfumes, bolsos y otros artículos de lujo. Cada vez que presumía de su última compra, sentía una punzada de resentimiento.

¿Cómo podía gastar tan extravagantemente mientras ignoraba la deuda que tenía con nosotros?

Publicidad
Un bolso y unos zapatos | Fuente: Pexels

Un bolso y unos zapatos | Fuente: Pexels

Si no iba a cumplir su promesa, tendríamos que tomar cartas en el asunto, aunque fuera sutilmente.

Así que cuando Victoria nos pidió ayuda con su jardín, Harrison y yo seguimos su lógica.

"Lo siento, Victoria", dije dulcemente. "Sabes que sólo somos tus hijos. No puedes esperar que hagamos esto".

"Sí, estamos demasiado ocupados con nuestras cosas, mamá", intervino Harrison.

Material de jardinería | Fuente: Pexels

Material de jardinería | Fuente: Pexels

Publicidad

Se le cayó la cara de vergüenza, pero no dijo nada. Me sentí extrañamente satisfecha.

El fin de semana siguiente, Victoria nos preguntó si podíamos llevarla a la tienda.

"Me temo que no podemos", dije negando con la cabeza. "Estamos demasiado ocupados".

"Sí, muy ocupados, mamá", se hizo eco Harrison. "Además, tienes que entender que tus hijos tienen sus propias vidas".

Una anciana tocándose las sienes | Fuente: Pexels

Una anciana tocándose las sienes | Fuente: Pexels

Victoria parecía molesta, pero no insistió. Entonces llegó la petición de cuidar de su perro mientras ella se iba de viaje un fin de semana.

"Nos encantaría, pero ya tenemos planes", dije. "Lo siento, Victoria. Espero que lo entiendas".

Publicidad

"Sí, claro, cariño, y se me olvidó por completo", añadió Harrison, mirándome. "Lo siento, mamá, en otra ocasión".

Pero Victoria aún no había terminado.

Una pareja sentada cerca de la chimenea con un perro | Fuente: Pexels

Una pareja sentada cerca de la chimenea con un perro | Fuente: Pexels

Una noche nos invitó a cenar a su casa y no pudimos negarnos.

Su casa era impresionante. Su comedor era elegante, con muebles de madera pulida y una decoración de buen gusto.

Cuando entramos, estaba muy orgullosa y nos llevó a la cocina para enseñarnos su nueva y cara nevera.

"¡Miren qué belleza!", dijo, acariciando la nevera. "La acabo de comprar. ¿No es fantástica?".

Publicidad
Cocina moderna | Fuente: Pexels

Cocina moderna | Fuente: Pexels

Harrison y yo intercambiamos miradas cómplices, pero mantuvimos la boca cerrada. Nos dirigimos a la mesa del comedor, donde nos esperaba una deliciosa comida.

Victoria estaba muy animada, parloteando sobre su nuevo trabajo y todas las ventajas que conllevaba.

"Everly, no te vas a creer el dinero que gané el mes pasado", dijo, con los ojos brillantes. "Lo utilicé para comprar esta nevera. Es de lo mejor".

Una anciana sujetando un tenedor | Fuente: Pexels

Una anciana sujetando un tenedor | Fuente: Pexels

Publicidad

Forcé una sonrisa. "Es genial, Victoria. Tiene una pinta estupenda", fue todo lo que pude decir.

Mientras comíamos, no podía dejar de pensar en sus palabras. Tenía una expresión de suficiencia en la cara que sugería que lo hacía todo a propósito. Sabía que necesitábamos una nevera nueva y ahora se había comprado una para ella.

Mujer enrollando espaguetis en un tenedor | Fuente: Pexels

Mujer enrollando espaguetis en un tenedor | Fuente: Pexels

Más tarde, mientras iba a la cocina, oí a Victoria hablando con su amiga de que le habían dado una gratificación en el trabajo. Resultó que había utilizado su paga extra para comprarse una nevera de lujo.

Volví a la mesa y le conté todo a Harrison mientras Victoria estaba fuera. Su mano encontró la mía bajo la mesa. Estaba pensando lo mismo. Teníamos que darle una lección.

Publicidad
Una pareja cogida de la mano | Fuente: Pexels

Una pareja cogida de la mano | Fuente: Pexels

Durante toda la comida, Victoria siguió alardeando de su trabajo, de sus compras y de sus planes para hacer más compras extravagantes. Cada palabra alimentaba mi frustración.

Después de cenar, cuando nos íbamos, Harrison me susurró: "Tenemos que hacer algo al respecto".

Asentí con la cabeza, mi mente ya bullía de ideas. "Tendremos que ser inteligentes al respecto", dije. "No podemos enfrentarnos a ella directamente, pero podemos hacer que se dé cuenta del impacto de sus actos".

Una anciana ocupada comiendo | Fuente: Pexels

Una anciana ocupada comiendo | Fuente: Pexels

Publicidad

Harrison estuvo de acuerdo. "Lo resolveremos juntos".

Y el momento llegó durante el cumpleaños de Harrison, que era justo una semana después. Nuestro plan era sencillo: desenmascarar públicamente a Victoria y hacer que se arrepintiera de lo que había hecho.

Hicimos una pequeña celebración en nuestra sala. Victoria llegó con una gran sonrisa y le entregó a Harrison una caja bellamente envuelta.

Una caja de regalo y unas rosas | Fuente: Pexels

Una caja de regalo y unas rosas | Fuente: Pexels

"Feliz cumpleaños, hijo", exclamó.

Abrió el regalo y descubrió un reloj muy caro. "¡Vaya, mamá, gracias!", dijo, realmente sorprendido.

Victoria sonrió, claramente satisfecha de sí misma. Pero entonces Harrison, con una dulce sonrisa, dijo: "Mamá, esto es muy generoso. Hablando de eso, ¿te acuerdas de los 2.000 dólares que nos debes?".

Publicidad
Una mujer sentada en el sofá | Fuente: Freepik

Una mujer sentada en el sofá | Fuente: Freepik

A Victoria se le fue el color de la cara. Murmuró algo incoherente, con una expresión mezcla de enfado y vergüenza. "Éste... éste no es el momento ni el lugar para tales discusiones, Harrison", balbuceó.

"Creo que sí", replicó Harrison, manteniendo la calma. "Te ayudamos cuando más lo necesitabas. Ahora estamos en un aprieto y sólo te pedimos lo que prometiste".

Anciana avergonzada | Fuente: Freepik

Anciana avergonzada | Fuente: Freepik

Publicidad

La sala se quedó en silencio y los invitados se removieron incómodos en sus asientos. Los amigos y familiares de Victoria la observaban atentamente, esperando su respuesta. Estaba claro que se sentía avergonzada, y su rostro enrojecía a cada segundo. Finalmente, cogió su bolso y se marchó.

Esa misma tarde, cuando consulté mi teléfono, vi que me habían transferido los 2000$ a mi cuenta. Sinceramente, no esperaba que Victoria lo hiciera, ya que se había empeñado en no devolver el dinero.

Una semana después, descubrí que tenía razón.

Una mujer mirando por la ventana y ensimismada | Fuente: Pexels

Una mujer mirando por la ventana y ensimismada | Fuente: Pexels

En primer lugar, Victoria había pedido dinero prestado a su hermana para devolvérnoslo. Y luego resulta que accedió a devolvérnoslo sólo porque los amigos y familiares que habían estado en la fiesta empezaron a interrogarla sobre el préstamo y su reticencia a devolverlo.

Publicidad

Le contamos a su hermana cómo nos hizo las mismas promesas de que nos devolvería el dinero a tiempo, y sabemos que esta vez Victoria va a aprender la lección por las malas.

¿Te has encontrado alguna vez en una situación similar con un familiar?

Si te ha gustado esta historia, aquí tienes otra: Cuando Maddison recibe un correo electrónico inesperado de un remitente anónimo, nunca espera que destroce su vida sentimental. Lo que hace a continuación deja a su novio conmocionado.

Una mujer usando su portátil | Fuente: Freepik

Una mujer usando su portátil | Fuente: Freepik

Esta obra está inspirada en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

Publicidad

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Suscríbete a AmoMama para leer las mejores historias del espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi suegra reorganizó todo en mi apartamento mientras yo estaba de luna de miel - Una semana después, se puso furiosa cuando le devolví el favor

07 de mayo de 2024

Planeé una fiesta sorpresa para mi esposo, pero cuando entró, todo el mundo se quedó en silencio

19 de junio de 2024

Mi suegra puso un programa espía en mi teléfono y no le gustó mi sorpresa como respuesta

13 de junio de 2024

Mi esposo convirtió nuestra noche de bodas en un desastre - Historia del Día

17 de abril de 2024

Grité "¡No acepto!" en mi propia boda tras una conversación con la madre del novio cuyo plan casi salió bien

26 de abril de 2024

5 historias inolvidables de las peores noviazillas

29 de marzo de 2024

Nuestra nieta menor nos acusó de elegir un hotel "asqueroso" como regalo para su luna de miel — Nuestra lección para ella no tuvo precio

14 de junio de 2024

Mujer invita a sus consuegros a su cumpleaños - Los echa después de ver sus regalos

16 de mayo de 2024

Mi suegra me pidió que la ayudara a cubrir sus deudas - Me horroricé cuando descubrí lo que ocultaba

30 de mayo de 2024

Suegra cambió el nombre de mi bebé mientras yo estaba en urgencias tras dar a luz, no lo dejé pasar

21 de mayo de 2024

Mi padre destrozó nuestra familia con un solo mensaje - Me vengué, pero a qué precio

30 de mayo de 2024

Mi hija dejó de hablar cuando mi suegra empezó a cuidarla - Mi esposa y yo encontramos un dibujo que expuso a su abuela

11 de marzo de 2024

Pensé que le había dado una lección a mi suegra, pero fue más lista que yo después de "olvidar" su cartera para ir a cenar a un restaurante

26 de abril de 2024

Escuché a mis padres cuchichear sobre la posibilidad de separarme de mi novia — Decidimos jugar mejor que ellos

29 de mayo de 2024