logo
Prueba de ADN | Fuente: Shutterstock
Prueba de ADN | Fuente: Shutterstock

Me enteré de que nuestro hijo menor no era mío, pero no dije nada - Historia del día

Jesús Puentes
25 jun 2024
01:15

Descubrí que mi mujer me había engañado y que nuestro hijo menor no era mío, pero guardé su secreto.

Publicidad

Estuve casado con Lucy 27 años, y no puedo decir que fuéramos felices. Lucy era una mujer difícil en los mejores momentos, enfadada y amargada. No siempre había sido así. Cuando la conocí había sido una chica risueña y alegre, la más guapa que había visto nunca.

Lo que Lucy más deseaba era ser famosa. De niña había participado en algunos concursos de belleza locales y había actuado en la compañía local de teatro aficionado. Creía que iba a ser una estrella y, en lugar de eso, se casó conmigo.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Unsplash

Fue la historia de siempre. Lucy y yo empezamos a salir, intimamos, se quedó embarazada y nos casamos. Nuestro hijo mayor, Alan, era un niño dulce y cariñoso, y yo le adoraba.

Lucy solo tenía 19 años cuando nació y no estaba preparada para ser madre. No prestó mucha atención a Alan, y fuimos su madre y yo quienes cuidamos del bebé. Hoy le habrían diagnosticado depresión posparto.

Publicidad

Yo quería a Lucy, así que la apoyé y la quise, y poco a poco fue saliendo de esa oscuridad, pero nunca llegó a ser una madre entregada. Creo que quizá simplemente no era una mujer maternal.

Me dijo que no quería tener más hijos y yo acepté a regañadientes. Había crecido en una familia numerosa y siempre había soñado con tener tres o cuatro hijos, pero si eso no era lo que Lucy quería, ¿qué podía hacer yo?

Lucy se lanzó de nuevo a la búsqueda de fama y fortuna y empezó a ir a audiciones y su belleza le valió aparecer en algunos anuncios de televisión. Realmente era extraordinariamente guapa, pero ante la cámara estaba rígida y su voz era plana.

Lucy no tenía talento y, al cabo de un tiempo, empezó a darse cuenta de ello. Solía volver a casa después de una audición despotricando sobre cómo otras chicas menos atractivas habían conseguido el papel. "¡Ya sé cómo consiguen los papeles!", despotricaba. "¡Se acuestan con el director!"

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Unsplash

Publicidad

Y una rápida sombra de ávida codicia y envidia distorsionaba sus encantadoras facciones. Para Lucy era más fácil creer que aquellas mujeres conseguían los papeles deshonestamente en lugar de que eran mejores actrices que ella.

Lucy tenía 35 años cuando consiguió un pequeño papel en una telenovela diaria sobre un hospital. Interpretaba a una enfermera y creo que la forma en que llenaba el uniforme tuvo más que ver con que consiguiera el papel que con su actuación.

Finalmente, Lucy fue feliz. Recibía cartas de admiradores y la gente la reconocía por la calle. Para entonces Alan tenía 16 años y era el chico más simpático, cariñoso, amable y brillante, y los dos estábamos muy unidos.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Unsplash

Publicidad

La vida se estabilizó y durante un tiempo fuimos una familia feliz, hasta que Lucy descubrió que estaba embarazada de nuevo. Una tarde llegué a casa y la encontré furiosa. "¡EMBARAZADA! ¿Sabes lo que eso significa? ¡Me van a despedir! Nadie quiere a una enfermera gorda y sexy".

Lucy llegó a hablar de interrumpir el embarazo, pero lo había descubierto demasiado tarde. Tendría que seguir adelante. Afortunadamente para mi tranquilidad, los productores consiguieron un arco argumental en el que el personaje de Lucy tenía uno de los bebés de los médicos.

Un secreto siempre sale a la luz tarde o temprano.

En realidad, el papel de Lucy aumentó, y aprovecharon su embarazo como drama -el médico estaba casado y luego tiene amnesia y no sabe quién es Lucy-, así que estaba extasiada.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Unsplash

Publicidad

Nació el pequeño Kyle, y ella perdió inmediatamente el interés por él, excepto cuando la gente comentaba lo hermoso que era. Supongo que entonces debía de saberlo, porque Kyle tenía unos preciosos ojos azules, y tanto Lucy como yo teníamos los ojos oscuros.

Me encantaba aquel bebé. Donde Alan había sido tranquilo y dulce, Kyle era bullicioso y travieso. Rápidamente se convirtió en el centro de mi vida, y Alan adoraba a su hermanito casi tanto como yo.

La crisis llegó un día en que Kyle tenía cuatro años. Se había pasado todo un sábado intentando llamar la atención de su madre, pero Lucy no hacía más que ignorarle. Así que, como cualquier niño pequeño, cogió una rabieta.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Unsplash

Publicidad

"¡Lucy, por el amor de Dios!", grité. "¿No puedes al menos fingir que eres su madre?", añadí, exasperado.

"¡NO!", gritó. "Estoy demasiado ocupada fingiendo que eres su padre". En cuanto las palabras salieron de su boca, vi cómo el horror llenaba sus ojos. "¡No quería decir eso!", gritó, pero yo sabía que sí. Me limité a darle la espalda, cogí al lloroso Kyle y me marché con él.

Aquella noche prácticamente no dormí. Me pregunté si podría vivir con la traición de Lucy y descubrí que lo que más me dolía era la posibilidad de perder a Kyle.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Unsplash

Ni Lucy ni yo volvimos a hablar de aquel incidente, pero nuestra relación física había terminado. Después de aquello, sospeché que tenía otras aventuras, y su infidelidad se hizo patente cuando su aspecto empezó a desvanecerse. En realidad, no me importaba. Tenía a mis hijos y eran mi orgullo y mi alegría.

Publicidad

Lucy falleció a los 46 años por complicaciones tras un estiramiento facial, y Alan, Kyle y yo nos quedamos solos. Recompusimos nuestras vidas y fuimos felices.

Pero los secretos nunca permanecen ocultos para siempre, y cuando Kyle tenía 23 años tuvo un accidente de moto. Resultó gravemente herido y perdió mucha sangre. Nuestro pequeño hospital no tenía a mano su grupo sanguíneo, así que nos pidieron a Alan y a mí que nos hiciéramos una prueba de compatibilidad.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Unsplash

Alan era compatible y nunca volví a pensar en ello, pero unos meses después, Kyle estaba mirando los resultados de las pruebas del hospital y me preguntó mi grupo sanguíneo. Le dije que era "O+" y se me quedó mirando.

Publicidad

"¡Eso es imposible!", dijo, "yo soy AB+, y Alan es 'A' como lo era mamá..." Vi cómo se le iba el color de la cara. "No soy tuyo", susurró, con los ojos llenos de lágrimas.

Di un paso adelante y rodeé a mi hijo con los brazos. "¡Sí que lo eres! Eres mío, hijo mío, y te quiero más de lo que puedas imaginar".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Unsplash

Estaba temblando. "¡Lo sabías!", gritó. "¿Siempre lo has sabido?"

"Sí, lo sabía", le dije.

"¿Por qué no... te fuiste? Hiciste algo..."

Publicidad

Le miré a los ojos y le dije la verdad: "Porque te quería más de lo que odiaba lo que había hecho tu madre. Y siempre lo haré".

Nunca se lo dijimos a Alan. Supongo que se convirtió en nuestro secreto y, de algún modo, nos unió aún más.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • El amor es lo que crea el vínculo entre padres e hijos, no la biología.
  • Un secreto siempre saldrá a la luz tarde o temprano.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Si te ha gustado esta historia, quizá te guste ésta sobre un viudo que llora leyendo cartas viejas de su esposa hasta que se entera de que necesita hacerle una prueba de ADN a sus hijos

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi madre vio accidentalmente a mi marido en una aplicación de citas y le envió un mensaje de texto

30 de mayo de 2024

Pedí que me excluyeran del testamento de mis padres tras escuchar la conversación de mis hermanos

16 de mayo de 2024

3 historias de sucios infieles cuyas traiciones se descubrieron de la forma más inesperada

29 de marzo de 2024

3 historias desgarradoras en las que padres solteros se enfrentaron a lo peor

09 de abril de 2024

Mi hija reveló accidentalmente un plan despiadado que arruinó a mi familia

15 de abril de 2024

Hombre acude a una primera cita y ve que la mujer es discapacitada - Historia del día

29 de marzo de 2024

Hombre acude a primera cita y ve que ella es discapacitada - Historia del día

04 de marzo de 2024

Llamé al número de mi difunta esposa y sorprendentemente alguien cogió el teléfono - Historia del día

29 de marzo de 2024

Mi nuera engreída me exigió que me jubilara – Mi hijo le hizo ver la realidad

12 de junio de 2024

Mi amiga habló mal de mi hija, así que hice que se arrepintiera

21 de junio de 2024

Mi padre dejó toda su herencia a mi hermano, yo sólo recibí 50 dólares y una carta

27 de marzo de 2024

Mi hijo y su novia embarazada me exigieron que cambiara el nombre de mi hija recién nacida

17 de mayo de 2024

Hombre tala un viejo árbol de la familia y encuentra en su interior una profecía de su bisabuelo - Historia del día

13 de junio de 2024

Mi esposa nos abandonó a mí y a nuestro hijo cuando era un bebé, llamándolo "carga" – Su reciente mensaje me hizo palidecer

21 de junio de 2024