logo
Mujer observando a un hombre en un balcón | Fuente: Pexels
Mujer observando a un hombre en un balcón | Fuente: Pexels

Mujer alquila apartamento y descubre que un desconocido ya vive allí - Historia del día

Jesús Puentes
27 jun 2024
06:15

Decidida a demostrar a su ex que le importaba algo más que el trabajo, Alice reservó impulsivamente el primer apartamento que encontró en una ciudad turística. Su atrevimiento dio un giro inesperado cuando al llegar se encontró con un desconocido semidesnudo merodeando por el interior.

Publicidad

Alice caminó por la calle llorando, incapaz de comprender cómo su vida había llegado a esto. Las brillantes luces de la ciudad se difuminaban a través de sus lágrimas, y su corazón se sentía oprimido. Su trabajo se había vuelto más importante que cualquier otra cosa, consumiendo todos sus pensamientos y momentos.

Alice se sentía perdida y abrumada. Se acercó a casa de su amiga Sally, con la esperanza de encontrar algo de consuelo. Subió las escaleras hasta su apartamento, sintiendo cada escalón como un reto.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Llegó a la puerta, respiró hondo y llamó. Al cabo de unos segundos, Sally abrió la puerta y su rostro se tornó inmediatamente de preocupación al ver la cara llena de lágrimas de Alice.

Publicidad

"Alice, ¿qué ha pasado?", preguntó Sally con voz preocupada al ver la cara llena de lágrimas y los hombros caídos de su amiga.

"Michael ha roto conmigo" -dijo Alice, con la voz entrecortada mientras le caían nuevas lágrimas por las mejillas.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Sally no dudó. Tiró de Alice y la abrazó con fuerza, estrechando a su amiga mientras lloraba. "Entra" -dijo suavemente, conduciendo a Alice al calor de su acogedor apartamento.

Alice se sentó en una silla junto a la mesa de la cocina, agotada y con el corazón roto. Sally se afanó en la cocina, cogió una botella de vino y sirvió dos copas. Puso una delante de Alice antes de sentarse a su lado.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

"Bueno, cuéntamelo todo", instó Sally con suavidad, deseosa de entender qué había pasado.

"Michael rompió conmigo", repitió Alice, con voz temblorosa. "Dijo que mi trabajo es más importante para mí que él, y que nunca le presto atención".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Midjourney

Publicidad

Los ojos de Sally brillaron de ira. "Menudo imbécil", dijo con firmeza. "¿Espera que te quedes en casa y le esperes con la cena todas las noches?".

Alice se encogió de hombros, secándose las lágrimas. "No lo sé. Puede que sí".

"¿Sabes lo que pienso?" dijo Sally, suavizando la voz. "Creo que necesitas un descanso. Deberías ir a algún sitio, ver algo nuevo y tomarte tiempo para ti".

"Ahora mismo no puedo", protestó Alice. "Hay trabajo".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

"El trabajo estará ahí cuando vuelvas", insistió Sally. "Pero necesitas salir de esta ciudad y despejarte".

"Quizá más tarde", murmuró Alice, no del todo convencida.

Publicidad

Sally no insistió más. En lugar de eso, se sentó con Alice durante horas, hablando y bebiendo vino. La conversación pasó de Michael a recuerdos más felices, levantando poco a poco el ánimo de Alice. Olvidó su angustia durante un rato y sintió paz.

Finalmente, Alice abandonó el apartamento de Sally y volvió a casa. Se sentía un poco más ligera después de pasar un rato con su amiga, pero aún le dolía el corazón. Entró en su apartamento y se sobresaltó al ver a Michael recogiendo sus cosas.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

"Sólo he venido a recoger mis cosas", dijo Michael, evitando mirarla. "Me iré pronto".

"Michael, hablemos de esto", suplicó Alice. "Quizá podamos solucionarlo".

Publicidad

Michael dejó de empaquetar y la miró, con expresión fría. "Alice, no quiero estar con alguien que sólo ve trabajo. Pasas muy poco tiempo conmigo, e incluso cuando estamos juntos, sólo hablas de trabajo".

"¡Eso no es verdad!" gritó Alice, desbordando frustración. "Para tu información, me voy de vacaciones dentro de unos días".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Midjourney

Michael enarcó una ceja, claramente escéptico. "Lo creeré cuando lo vea", dijo, cogió las maletas y salió del apartamento.

Decidida a demostrarle que estaba equivocado, Alice se sentó inmediatamente y abrió el portátil. Buscó un apartamento junto al mar, reservó el primero que encontró y compró los billetes de avión.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

No le importaba adónde fuera; sólo quería demostrar a Michael y a sí misma que su vida no era sólo trabajo. Sabía cómo divertirse, y empezaría ahora mismo.

Alice llegó a su destino de vacaciones sintiendo una mezcla de excitación y nerviosismo. El cálido sol y la salada brisa marina le levantaron un poco el ánimo mientras cogía un taxi en el aeropuerto.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Publicidad

Vio pasar el hermoso paisaje costero y empezó a relajarse. Cuando el taxi se detuvo en la dirección del apartamento que había alquilado, dio las gracias al conductor y se bajó.

Se acercó a la puerta, recordando que la propietaria le había dicho que dejaría las llaves debajo del felpudo. Alice se agachó, cogió las llaves e intentó abrir la puerta.

Para su sorpresa, ya estaba abierta. Dudó un momento, empujó la puerta y entró. Inmediatamente se dio cuenta de que había una bolsa sobre el sofá.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Su corazón se aceleró cuando oyó salir agua de la ducha. Sintió pánico. Miró rápidamente a su alrededor y vio una mopa en un rincón. Agarrándola para protegerse, Alice se acercó cautelosamente al cuarto de baño.

Publicidad

Le temblaban las manos, pero se mantuvo firme, dispuesta a enfrentarse a quienquiera que estuviera en su apartamento.

El agua se detuvo y Alice contuvo la respiración. Un hombre salió de la ducha, con una toalla alrededor de la cintura. Sin pensarlo, Alice gritó y le lanzó la mopa.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

"¿Qué haces?", gritó el hombre, sobresaltado. Rápidamente le arrebató la mopa, con los ojos muy abiertos por la confusión.

"¿Estás loca?", gritó el hombre, con los ojos desorbitados.

"No, ¡el loco eres tú! ¿Qué haces en mi apartamento?", gritó Alice, manteniéndose firme.

"¡He alquilado este apartamento!", insistió el hombre, agarrando aún la mopa.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

"¡He alquilado este apartamento!" replicó Alice, sacando el teléfono. Le enseñó la confirmación de la reserva.

El hombre frunció el ceño y se dirigió al baño para coger el teléfono. Volvió y le enseñó a Alice la confirmación de la reserva.

"¿Cómo es posible?", preguntó Alice, desconcertada.

"No lo sé", respondió el hombre, negando con la cabeza. "Tenemos que resolver esto".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Midjourney

Publicidad

Alice respiró hondo y marcó el número del propietario del apartamento. Al cabo de unos timbres, contestó una mujer mayor. Su voz era cálida pero temblorosa.

"¿Hola?", dijo la mujer.

"Hola, soy Alice. He alquilado tu apartamento, pero también hay otra persona aquí", explicó Alice, intentando mantener la calma.

"Vaya", respondió la propietaria. "No se me dan muy bien los ordenadores. Debe de haber habido un error".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

"¿Qué hacemos?", preguntó Alice, sintiendo cómo aumentaba su frustración.

"Bueno, como los dos habéis pagado, no puedo hacer nada", admitió la dueña. "Y no puedo devolveros el dinero porque lo he utilizado para comprar una casa para mis gatos".

Publicidad

Alice se quedó de piedra. "¿Una casa para tus gatos?", repitió, con incredulidad en la voz.

"Sí, mis gatos necesitaban un lugar", dijo la propietaria antes de colgar.

Alice colgó el teléfono, sintiendo una mezcla de rabia e impotencia. Miró al hombre, que parecía igual de frustrado.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

"Genial, simplemente genial. ¿Y ahora qué hacemos?", dijo Alice, sintiéndose frustrada.

"Empecemos por presentarnos", sugirió el hombre, tendiéndole la mano. "Soy Brian".

Alice le cogió la mano y se la estrechó. "Alice".

Publicidad

Brian echó un vistazo al apartamento y dijo: "Puedes quedarte con el dormitorio. Yo dormiré en el sofá".

"¿Estás seguro?", preguntó Alice, sintiéndose un poco insegura.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Midjourney

"Sí, está bien", respondió Brian asintiendo con la cabeza.

Alice vio una cámara sobre la mesa cuando dejó las maletas. "¿Eres fotógrafo?", preguntó.

"Sí", contestó Brian. "Soy fotógrafo de viajes".

Alice y Brian se dieron cuenta enseguida de que eran personas muy distintas. A Alice le gustaba que todo estuviera en su sitio. Mantenía el apartamento impecable, con sus pertenencias bien organizadas.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Brian, en cambio, dejaba sus cosas por todas partes. Su ropa estaba esparcida por el sofá, y su equipo fotográfico, por la mesa del comedor.

Una mañana, Alice estaba preparando el desayuno, intentando que todo saliera perfecto. Brian entró en la cocina, buscando una taza de café. Rebuscó en los armarios, interrumpiendo sus preparativos.

"Brian, ¿no puedes tener más cuidado? Lo estás estropeando todo" -le espetó Alice.

Brian puso los ojos en blanco. "Es sólo una taza, Alice. Relájate".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Midjourney

Publicidad

Alice apretó la mandíbula, intentando mantener la calma. "Me gusta que las cosas estén en orden. ¿Es tan difícil de entender?"

Brian se encogió de hombros. "Tienes que relajarte un poco".

Siguieron discutiendo por estas pequeñas cosas, pero a pesar de sus constantes riñas, seguían encontrándose en los lugares turísticos de la ciudad.

Un día, Alice vio a Brian en un acantilado junto a la playa, con la cámara en la mano. Se enfadó y le acusó de seguirla.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

"¿Me estás acosando?", le preguntó.

Brian se rió. "No, sólo he venido a hacer fotos. Es un lugar público, ¿sabes?".

Publicidad

Alice se cruzó de brazos. "Bueno, sigue siendo raro".

Se fijó en la moto de Brian, aparcada cerca. "¿Montas en esa cosa? Es peligroso. Arriesgas tu vida y la de los demás".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Brian negó con la cabeza. "Lo tengo todo bajo control. No te preocupes".

Brian le contó una leyenda sobre el acantilado. "Dicen que hace mucho tiempo, una joven pareja saltó junta por este acantilado. Estaban enamorados, pero tenían prohibido estar juntos. Se dice que si saltas desde aquí con alguien a quien amas, vuestro vínculo durará para siempre".

Alice escuchó, fascinada por la historia. Mientras caminaban de vuelta al pueblo, sintió que la conexión con Brian se hacía cada vez más fuerte. Pero justo cuando empezaba a sentirse esperanzada, sobrevino el desastre.

Publicidad

Ese mismo día le robaron el bolso, el dinero y la tarjeta de crédito. Brian intentó detener al ladrón, pero fracasó. Alice estaba desolada. "Quería ir a un restaurante local para probar la comida, pero ahora no puedo".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Midjourney

Brian se lo pensó un momento. "Yo puedo preparar la cena. Mi abuela vivía aquí y me enseñó todo lo que sé sobre los platos locales".

Alice se sintió conmovida por su ofrecimiento. Brian preparó la comida, compartiendo historias sobre su abuela. Alice se dio cuenta de que se sentía cómoda con Brian y de que le parecía interesante. Hacía mucho tiempo que no se sentía así con nadie.

Brian recogió los platos sucios y los puso junto al fregadero. Alice lo observó, sintiendo un calor que no había sentido antes.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Empezó a ver a Brian con otros ojos, apreciando su amabilidad y la forma en que la escuchaba. Podían ser diferentes, pero empezaban a encontrar puntos en común.

"Se caerán", advirtió Alice, mirando los platos precariamente apilados.

"No se caerán", insistió Brian con una sonrisa confiada.

Alice suspiró y sacudió la cabeza mientras salían al balcón. La vista del océano era impresionante, y el sonido de las olas, tranquilizador.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Publicidad

"No he estado en esta ciudad desde que murió mi abuela", dijo Brian, suavizándose la voz con el recuerdo.

"No he viajado a ningún sitio desde la universidad", admitió Alice. "Entonces fui con un amigo".

"Te lo estás perdiendo", replicó Brian. "El mundo es grande e interesante. Hay tanto que ver".

Alice asintió lentamente. "Me he quedado tan atrapada en el trabajo. Siento que necesito tener éxito, o mi vida no tendrá sentido".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Brian la miró pensativo. "El sentido de la vida está en el vivir. Está en las emociones que experimentamos, en los momentos que compartimos".

Publicidad

Alice sonrió un poco. "Probablemente tengas razón".

"Siempre tengo razón", bromeó Brian, mostrándole una sonrisa juguetona.

Alice se rió y le dio un codazo suave. "Quizá sí que necesite salir más a menudo de mi zona de confort. Explorar nuevos lugares".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

"Y conocer gente nueva", añadió Brian, y sus ojos se clavaron en los de ella.

Se inclinaron hacia él, con las caras muy juntas, y justo cuando sus labios estaban a punto de encontrarse, se oyó un fuerte estruendo en la cocina.

Ambos retrocedieron de un salto. "Te dije que se caerían", dijo Alice, incapaz de ocultar una sonrisa triunfal.

Publicidad

"Oh, no seas petulante", replicó Brian, sacudiendo la cabeza mientras volvía a entrar para limpiar el desastre.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Alice le siguió, observando cómo Brian recogía los trozos rotos, pensando en lo diferentes que se habían vuelto las cosas desde que se conocieron.

Al día siguiente, sonó el teléfono de Alice. Era Michael. Dudó, pero contestó.

"Hola, Michael", dijo en voz baja.

"Hola, Alice. He estado pensando", empezó Michael. "He visto las fotos que has publicado. Has cambiado. Cuando vuelvas, ¿quizá podamos intentarlo de nuevo?".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Publicidad

Alice sintió una oleada de excitación. "¿De verdad? Me gustaría", respondió, sintiendo una sensación de esperanza.

Más tarde, Brian se acercó a ella. "¿Quieres ir a algún sitio?", le preguntó, con un brillo travieso en los ojos.

"No puedo. No me queda dinero", admitió Alice.

Brian sonrió. "No te preocupes. Es gratis. Vamos, te encantará".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Salieron del apartamento y Brian le entregó a Alice un casco de moto.

"No pienso subirme a esa cosa", dijo Alice, mirando la moto con los ojos muy abiertos.

Publicidad

"No pasará nada. ¿Confías en mí?", preguntó Brian, ya sentado en la moto.

Alice dudó, y luego asintió lentamente. Se puso el casco y se subió detrás de Brian.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

"Agárrate fuerte", le indicó Brian, llevando las manos de ella a su cintura.

Alice lo agarró con más fuerza cuando la moto rugió y empezaron a moverse. Al principio se sintió nerviosa, pero a medida que avanzaban la invadió una nueva sensación. Empezó a sonreír, sintiendo una sensación de libertad y ligereza que no había sentido en años.

Brian llevó a Alice hasta una gran cascada, cuyo potente rugido resonaba en el bosque circundante. El espectáculo era impresionante, y Alice sintió una sensación de asombro.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Se quitaron la ropa hasta quedar en traje de baño y se zambulleron en el agua fresca y refrescante. Nadaron juntos, chapoteando y riendo, sintiendo un raro momento de pura alegría.

Al cabo de un rato, Brian condujo a Alice hasta un pequeño acantilado que daba al agua. "Venga, vamos a saltar", le dijo con una sonrisa alentadora.

Alice miró hacia abajo, con el corazón palpitándole de miedo. "No sé si podré hacerlo", admitió.

"Sí que puedes. Yo iré primero", dijo Brian, y sin dudarlo, saltó del acantilado y se zambulló en el agua.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Publicidad

Alice lo vio salir a la superficie, mirándola con una sonrisa. Armándose de valor, respiró hondo y saltó. Al caer al agua, sintió una descarga de adrenalina y una euforia increíble.

Salió a la superficie riendo de alegría. Brian se acercó nadando y tiró de ella. Sin pensarlo, se besaron, y el mundo a su alrededor se desvaneció.

Al cabo de unos instantes, Alice se apartó y la realidad volvió a golpearla. "Esto está mal", dijo en voz baja. "He vuelto con mi ex".

Se hizo el silencio entre ellos. Volvieron al apartamento, donde Brian empezó a recoger sus cosas. "He decidido marcharme", dijo en voz baja.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Alice sintió una punzada de confusión y tristeza. "¿Por qué? Tenemos que hablar de esto", le suplicó, pero Brian no respondió. Terminó de hacer la maleta y salió por la puerta.

Publicidad

Minutos después, el teléfono de Alice zumbó. Era un mensaje de Michael: quería que dejara el trabajo y se dedicara a las tareas domésticas. Alice se dio cuenta de una cosa. No quería estar con alguien que no la aceptaba por lo que era.

Salió corriendo y vio a Brian alejándose en moto. Desesperada, cogió un taxi y le dijo al conductor que le siguiera. Cuando lo alcanzaron, le pidió que le cerrara el paso. El automóvil se paró delante de Brian, obligándole a detenerse.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Alice saltó del automóvil, con el corazón acelerado.

"Por favor, no te vayas", suplicó Alice, con voz temblorosa.

"¿Por qué? Dame una buena razón", respondió Brian, mirándola a los ojos.

Publicidad

"Porque... porque me he enamorado de ti, Brian", admitió Alice, con lágrimas en los ojos.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Midjourney

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Midjourney

Brian se acercó y su expresión se suavizó. La besó con suavidad.

"Yo también te quiero" -dijo Brian en voz baja, y volvió a besarla, esta vez con más seguridad.

Alice sintió que la invadía una oleada de alivio y alegría. Por primera vez en mucho tiempo, todo le parecía bien.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Publicidad

Dinos lo que piensas de esta historia y compártela con tus amigos. Puede que les inspire y les alegre el día.

Si te ha gustado esta historia, lee esta otra: En una fiesta universitaria, los mejores amigos Roy y Kelly acuerdan que si siguieran solteros a los 30, se casarían entre ellos. Cuando se acerca el 30 cumpleaños de Kelly, se entera de que Roy se va a casar. ¿Podrá aceptarlo y dejarlo marchar, o tomará medidas decisivas, sabiendo que ha estado enamorada de Roy todos estos años? Lee la historia completa aquí.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Sorprendí a mi marido con su amante en el aeropuerto y decidí seguirles hasta París - Historia del día

07 de mayo de 2024

La examante de mi marido y su hijo vinieron a mi casa - ¿Soy una buena persona después de lo que hice?

21 de mayo de 2024

A niña discapacitada no la dejan entrar en restaurante el día de su cumpleaños, ella les da una lección - Historia del día

09 de abril de 2024

Mi hija y yo quedamos con hambre repetidamente por culpa de mi hijo y mi nuera – ¿Hice bien en llamarles la atención?

23 de abril de 2024

Hombre gana millones en la lotería y regala todo el dinero a su exesposa - Su novia planea venganza

09 de mayo de 2024

Mi marido mantuvo a su segunda familia en nuestro sótano

03 de abril de 2024

Padres ricos robaron millones de la herencia de su hija, pero el karma les da una lección

07 de marzo de 2024

Pillé a mi esposo con su amante en el aeropuerto y decidí seguirlos hasta París - Historia del día

11 de abril de 2024

Familia confundida por frecuentes peleas de anciana vecina hasta que esposo entra accidentalmente en su casa - Historia del día

08 de mayo de 2024

Mis padres no acudieron a mi graduación escolar — Su excusa es ridícula

13 de junio de 2024

Mi esposa nos abandonó a mí y a nuestro hijo cuando era un bebé, llamándolo "carga" – Su reciente mensaje me hizo palidecer

21 de junio de 2024

Mi hija de 4 encontró por accidente un test de embarazo positivo en el maletín de su padre - La verdad que hay detrás me destrozó

06 de junio de 2024

Madre pretenciosa deja que su hijo me robe mi bastón guía - El mesero se venga por mí

08 de mayo de 2024

Mi marido me escribió que estaba en una reunión de negocios y canceló nuestra cita - Lo vi salir del trabajo a la misma hora

08 de mayo de 2024