Perritos abusados esperaban la muerte en refugio. Personal horrorizado tenía que actuar rápido

Cuando un animal entra a tu hogar, sólo quieren amarte, y ser amados. Pero tristemente, muchas mascotas jamás reciben ese amor.

Según reporta Good Insideus, cuando Truman y Mandi fueron abandonados por sus dueños en el refugio animal del condado Harris, en Houston, Texas, los trabajadores del refugio quedaron atónitos al ver a los perritos. Dos mujeres arrastraron a los perros por el estacionamiento.

Era obvio que los perros sabían lo que estaba ocurriendo, y no querían irse, pero las mujeres se reían de los perros que forcejeaban contra sus cadenas. El pobre Truman se acostó de espalda y se dio la vuelta, como rogando a sus dueños que no lo dejaran en el refugio. Pero las mujeres sólo se rieron.

Cuando llevaron a los perros al interior, prácticamente los arrojaron como si fueran basura, sin pensarlo dos veces. Era obvio que los perros habían sido víctimas de negligencia. Ambos estaban en malas condiciones, y tenían parásitos y otros problemas. Mandi tenía sarna y una grave infección ocular.

Mira el video del caso para ver cómo terminó esta historia a continuación.

"Estaba muy, muy molesta, y sentía mi presión sanguínea subir", dijo Ann Flores, quien tomó fotos de las mujeres y los perros. "¿Por qué tener una mascota si no vas a conservarla, y les va a hacer algo así? No es justo".

Ya que el refugio estaba repleto, sólo podrían tener a los perros pocos días antes de tener que sacrificarlos. Tras todo el abuso y abandono que sufrieron estos pobres animales, los trabajadores del refugio decidieron que debían hallarles un buen hogar, pero sabían que había que actuar con rapidez.

Ann le envió algunas de sus fotos a voluntarios animalistas del condado de Harris, que compartieron el video. Afortunadamente, el video rápidamente llamó la atención de algunos amantes de los animales de la localidad, que vinieron al rescate. El refugio halló un hogar temporal para salvarlos

Kellie Donogue, directora de una ONG de rescate animal, recogió a los perros del refugio y contó lo devastadora que era su condición al conocerlos. Sin embargo, tras apenas una hora, vio la transformación, y de temblar en el suelo sin caminar, pasaron a sentirse seguros y dormir en el auto.

Donoghue afirma que estos animales solo necesitaban un poco de amor. Y con eso, comenzaron a salir de sus caparazones y volver a confiar. Truman y Mandi ahora viven con amorosas familias en hogares temporales, y esperan pronto ser adoptados permanentemente. ¡Les deseamos mucha suerte!