Mesero queda anonadado por la propina que recibió pero todo fue sólo un confuso error

El cliente dejó billete de 500 pesos a un mesero aunque el total de su consumo fue apenas 155 pesos, un tercera parte de la cuantiosa propina.

Un video en el que joven y emocionado mesero muestra su afortunada propina tras la aparente confusión de un cliente, ha llamado la atención en las redes sociales, pues al parecer el error fue causado por el enorme parecido entre el billete de 20 pesos y el de 500.

Según El Diario Mexicano, en el país azteca se acaba de introducir el billete de 500 pesos con la imagen de Benito Juárez, prócer que también aparece en el de 20. Ante la similitud de ambos, lo más seguro es que el cliente no prestó atención y entregó la moneda equivocada.

"A mi compañero le acaban de dejar un billete de 500 pensando que era uno de 20, miran su cara de felicidad", dijo uno de los presentes en el clip.

NUEVO BILLETE GENERA PELIGROSAS CONFUSIONES

A pesar de que los billetes pueden ser diferenciados si se los mira con atención, es fácil confundirlos, sobre todo si no se es cuidadoso con su manipulación, de acuerdo a la información de Daily Trend.

Aunque el chico está muy feliz con este afortunado error, decidió buscar al dueño del billete, para cambiarselo por el de 20 pesos que pretendía darle en principio. Así que publicó una imagen en Facebook convocándolo con un mensaje.

"Te cambio tus $500 por el de  $20 que me ibas a dar", publicó el joven mesonero.

 Ante el gesto del chico, los internaútas inmediatamente reaccionaron, expresando el apoyo a su inciativa llena de honestidad y consideración ante una circunstancia generada por la confusión.

"Con esa honestidad no duden que gente irá a su negocio. Esos buenos valores ya se han perdido en muchos lados", comentó un usuario, mientras otro aseguró que: "Ahora los ando queriendo más Alitas y Costillas. Con este tipo de acciones dan más ganas de seguir visitándolos".

Mira el video a continuación.

Aunque no se ha revelado si el billete de 500 pesos volvió a manos de su dueño original, el gesto de honestidad y humildad del chico, se robó el protagonismo de toda la situación. Esperemos que los valores de este muchacho contagien a todo el que tenga contacto con él.

Muy diferente a aquella mesera que fue atrapada robando a sus clientes, luego de que una mujer descubriera que la empleada, insatisfecha con su propina del 25% de la cuenta, la duplicara hasta un 50% sin pedir perdón ni permiso a nadie.